Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "An intermediate Spanish reader"

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing tliis resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for in forming people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at |http: //books .google .com/I 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



TX 468.43 .H318¡ 
Harrison, Earl Stanley, 
Intermediate Spanish readef ; 

Stanford University Libraries 

Illllllllllllilllllllllllilllillllllllllillllllllll 

3 6105 04927 6202 



READER 

V 

as ON 



-«^sSS- 




SCHOOL OF EDUCATION 
LIBRARY 



TEXTBOOK 
COLLECTION 



STANFORD \^p/ UNIVERSITY 
LIBRARIES 



• í 



I • 






•• I • * • I ^ 



« • 

1 1 

1 1 



if 






• ■ 



• i r V 



.^- : 1. «>. »i ^ • • j .V i^ :::^.\:>ir kccj 



AN INTERMEDIATE 

SPANISH READER 



BY 



E. S. HARRISON . 

HBAD OF THB SPANISH DEPARTMENT OP 

THE COMMERCIAL HIGH SCHOOL 

BROOKLYN, NEW YORK 



ii Dr.PARTi ;rNv of 



MAR 1 

5 l.E!.ANL) üTrtNí ORD 

n ilhsHyA UNtVtRSiTY 



GINN AND COMPANY 

BOSTON • NEW YOKK • CHICAGO • UOmtOK 
ATLANTA • DALLAS • COLUMBUS • SMI VHfiKCWLO 



600315 
C 

ENTERED AT STATIONERS' HALL 



COPYRIGHT, 1917, BY 
E. S. HARRISON 



ALL RIGHTS RBSBRVBD 
PRINTED IN THE UNITED STATES OP AMERICA 

136.5 



9%t at>e«««« ilre« 

GINN AND COMPANY . PRO- 
FJUETOR8 • BOSTON • UJSA. 



PREFACE 

The present text offers material for reading and translation 
suitable for use in the latter part of the ñrst year's work in high 
schools or in the first year of college work. 

The selections increase in difficulty very gradually and are 
chosen with the intention of supplying matter that is interesting 
in itself and that lends itself easily to reproduction. 

Exercises for translation from English into Spanish, based 
on the text, are added after the notes. These exercises empha- 
size the most useful, practical words and the most constantíy 
recurring idioms. 

All irregular verb forms occurring in the text are given in 
the vocabulary. 



ui 



CONTENTS 

PAGB 

El sabio y el barquero i 

¿ÉL o ELLA? 2 

£l heredero y sus ACREEDORES 3 

El duque y el vagabundo 3 

El pago de la consulta 4 

Una firma rara 5 

Un comprador ingenioso 5 

a un pfcaro, otro mayor 6 

La BROMA DE Henri Monnier 7 

La piedra en el camino 9 

La experiencia del viejo Mauricio Magre 1 1 

Salomón y la hormiga Fernán Caballero 1 5 

Los GATOS DE MADRID 1 7 

El rey durmiente en su lecho i8 

Los tres claveles 29 

Aventuras del Barón de la Castaíía 35 

El pescadorcito Urashima Juan Valera 42 

El Sr. Nichtverstehen Juan Valera 47 

Desde allX Emilia Pardo Bazán 51 

MONTECRISTO José Estremera 58 

El décimo Emilia Pardo Bazán 65 

La HERENaA DE D. Hilarión Luis Taboada 68 

El DESENGAÑO DE UN LIBRO Luis Taboada 73 

El PARÁSITO DEL TREN Vicente Blasco Ibáñez i^ 

El PORTAPLIEGOS Federico UrrecHa "í^s 

V 



vi INTERMEDIATE SPANISH READER 

PAGE 

Golpe doble Vicente Blasco Ibáñez 91 

Doña Marta de Monleón . D. Luciano Garcia del Real 98 

El caballero del azor Juan Valera 1 09 

NOTES 121 

EXERCISES 133 

VOCABULARY 159 

CLASSROOM SPANISH 230 



SPANISH READER 



EL SABIO Y EL BARQUERO 

Embarcóse un sabio para pasar cierto caudaloso río, y acaso 
por distraerse, preguntó al barquero : 

— ¿ Sabes filosofía ? 

— No, señor, — contestó aquél. 

— Pues hazte cuenta tal vez que has perdido la cuarta parte 5 
de la vida. ¿ Sabes matemáticas ? 

— Tampoco. 

— Pues hazte cuenta que has perdido la mitad de la vida. 
¿ Sabes historia ? 

— Tampoco. lo 

— Pues hazte cuenta que has perdido las tres cuartas partes 
de tu vida. 

Entonces un golpe de viento hizo zozobrar la embarcación 
y el barquero le interrogó sinceramente : 

— Diga, señor mío, ¿ sabe usted nadar ? • 15 

— No, — respondió el sabio. 

— Pues entonces, — replicó el barquero, — hágase usted 
cuenta que ha perdido la vida entera. 

1. ¿ Cuál es el título de esta anécdota ? 2. ¿ Dénde estaban el sabio 
y el barquero? 3. ¿ Por qué se embarcó el sabio? 4. ¿ Qué preguntó 
d sabio al barquero ? 6. ¿ Qué parte de su vida ha perdido el bar- 
quero? 6. ¿Qué hizo un golpe de viento? 7. ¿Qué preguntó el 
barquero al sabio? 8. ¿ Qué ha perdido el sabio? 9. ^Q>i€ tl<:^ ^a^^s». 
el barquero y qu^ no sabía el sabio ? % 

I 



2 INTERMEDIATE SPANISH READER 

¿ÉL O ELLA? 

Un joven al ll^ar a la puerta del matrimonio, preguntó a 
su padre: 

— Padre, ¿ quién debe ser el amo, yo o mi esposa ? 
El viejo sonrió y dijo : 

5 — Aquí tienes cien gallinas y dos caballos. Engancha los 
caballos, pon las gallinas en el carro, y en donde quiera que 
veas im matrimonio detente y pregunta quién es el amo. 
Cuando la mujer sea la que manda, déjales una gallina, y si es 
el hombre deja im caballo. 

10 Después de haber dejado noventa y nueve gallinas, llegó el 
mozo a una casa e hizo la consabida pregunta. 

— Yo soy el amo aquí, — dijo el hombre. 

— Tome usted el caballo que más le agrade, — dijo el 
muchacho. 

15 — ' Tomo el bayo, — dijo el marido. 

Pero la esposa le llamó aparte y habló un rato con él. El 
marido volvió y dijo : 

— Me inclino a tomar el tordo. 

— No, señor, — dijo el joven. — Le corresponde una gallina. 

1. ¿ Qué título tiene esta anécdota? 2. ¿ Qué preguntó el joven a 
su padre? 3. ¿ Qué dio el padre a su hijo? 4. ¿ Qué pregunta ha de 
hacer el joven ? 6. ¿A quién dará un caballo y a quién una gallina ? 
6. ¿ Dio muchas gallinas ? 7. ¿ Por qué dio más gallinas que caba- 
llos ? S. ¿ Qué contesta cierto hombre a la pregunta del muchacho ? 
9. ¿ Qué caballo le agrada más ? 10. ¿ Qué hizo la esposa ? 11. ¿ Por 
qué no dio el muchacho el caballo tordo a este matrimonio ? 



EL DUQUE Y EL VAGABUNDO 3 

EL HEREDERO Y SUS ACREEDORES 

Después de veinte años de vida de bohemio, X . . . hereda 
diez millones de reales. 

— El momento de pagar a mis acreedores ha llegado, — dice. 
Los acreedores comienzan a presentarse. 

Uno de ellos, sonriente y cariñoso, se presenta en casa 5 
de X. . . . 

— Ya ve V. que yo no le he molestado mucho y creo, — 
exclama, — tener algún derecho a cobrar antes que los demás. 

— Si no recuerdo mal, — dice X . . ., — V. se llama Zoilo 
Zamora. 10 

— Para servir a Dios y a V. 

— ¡Pues, amigo mío, siento en el alma decirle que voy a 
pagar por orden alfabético. A usted no le llega el tumo hasta 
ñnes del siglo 1 

1. ¿ Cómo se titula esta anécdota ? 2. ¿ Qué es heredero ? 3. ¿ Qué es 
acreedor ? 4. ¿ Cuánto dinero hereda X ... y cuándo ? 5. ¿ Qué quiere 
hacer con este dinero ? 6. ¿ Quiénes se presentan ? 7. ¿ Qué dice cierto 
acreedor ? S, ¿ Qué responde X . . . ? 9, ¿ Por qué no paga a este 
hombre en seguida ? 10. ¿ Cuándo le pagará ? 

EL DUQUE Y EL VAGABUNDO 

Un día un vagabundo, cargado con su hatillo, iba por im 15 
bosque perteneciente al duque de Norfolk; casualmente el 
duque lo halló y le dijo : 

— ¿ Usted sabe que va por mis tierras } 

— ¿Por sus tierras? — preguntó el vagabundo. — Bueno; 
pero como yo no poseo tierra ninguna, debo pisar necesaria- 20 
mente tierra ajena. Pero a propósito, ¿ dónde adquirió el señor 
estas tierras ? 

— Me ¡as liaron mis antepasados, — dí\o ^ ^Mo^afc» 



4 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— ¿Y ellos, cómo las obtuvieron ? 

— Las heredaron de sus antepasados. 

— ¿Y cómo las obtuvieron sus antepasados ? 

— Se batieron por ellas. 

5 — I Venga para aquí entonces, — exclamó el vagabundo con 
bravura, arrojando el hatillo, — también yo quiero batirme para 
conquistarlas, como hicieron sus antepasados ! 

Mas el duque, retirándose apresuradamente, no aceptó tan 
extraña proposición. 

1. ¿Por dónde iba el vagabundo? 2. ¿De quién era el bosque.'* 
3. ¿Qué preguntó el duque al vagabundo? 4. ¿Por qué tenía el 
vagabundo que pisar tierra ajena? 5. ¿ Cómo adquirid sus tierras el 
duque? ¿sus antepasados? ¿y los antepasados de sus antepasados? 
6. ¿ Qué proposición hizo el vagabundo ? 7. ¿ Qué hizo el duque ? 

EL PAGO DE LA CONSULTA 

10 Un inglés fué a consultar a Hahnemann, el padre de la 
homeopatía. 

Hahnemann le ausculta, le pasa un frasquito delante de las 
narices, y dice : 

— Respire V. 

15 El inglés respira con fuerza. 

— Está V. curado. 

Disimulando su asombro, el inglés pregunta : 

— ¿ Qué le debo a V. ? 

— Mil francos. 

20 El inglés saca un billete de mil francos de su cartera, se lo 
pasa al doctor por delante de la nariz y dice : 

— I Respire V. ! 

Y antes de que Hahnemann diga nada, 

— I Está V. pagado I 

1. ¿ Quién era Hahnemann ? 2. ¿ Cómo cura éste al inglés ? 
s: ¿Cuánto le debe e¡ inglés? 4. ¿Cómo pagó éste al médico? 



UN COMPRADOR INGENIOSO 



UNA FIRMA RARA 



Whistler, el célebre pintor americano, tomó la costumbre de 
ñrmar sus cuadros con su inicial W dibujada en forma de mari- 
posa. Poco a poco fué acostumbrándose a ñrmar así cartas y 
toda dase de documentos. Su fama y su seriedad para los 
negocios eran tan grandes, que los bancos y oficinas aceptaron 5 
como una firma corriente la « mariposa de Whistler ». 

Así las cosas, llegó un día en que fué a visitarle en su estudio 
un coleccionista que, al parecer, estaba furioso. Había recibido 
de Whistler un cheque de 32 chelines, con la consabida firma, 
y exigía que le firmara el documento «como Dios manda». A 10 
Whistler le disgustó muchísimo ver que había quien desconocía 
su famosa inicial ; pero, accediendo a lo que se le pedía, firmó 
con todas sus letras, regocijándose luego al pensar que la casa 
de banca contra la cual estaba girado el cheque no lo pagaría, 
por extrañar la firma que lo autorizaba. «Así recibirá ese 15 
hombre el castigo que merece», pensaba. 

Al otro día. Whistler casi se puso enfermo de rabia, al 
enterarse de que el astuto coleccionista había vendido el cheque, 
como documento curioso, por la bagatela de 1.150 francos. 

1. ¿ Quién era Whistler ? 2. ¿ Cómo firmaba sus cuadros ? 3. ¿ Fir- 
maba otras cosas de la misma manera? 4. ¿Quiénes aceptaban su 
firma y por qué? 5. ¿Quién le hizo una visita? 6. ¿Qué había 
recibido y qué exigía de Whistler ? 7. ¿ Qué hizo Whistler ? 8. ¿ Qué 
pensó Whistler al firmar el cheque ? 9. ¿ Qué hizo el coleccionista con 
el cheque? 

UN COMPRADOR INGENIOSO 

Cierto parisiense entró en una camisería y pidió calcetines. 20 
Escogió seis pares que valían siete francos. 
¥1 comerciante los envolvió en un papel de seda y tendió el 
paquetito al comprador. 

Éste se fijó de pronto en una camisa ^ ^gte^jsoX^ ^\x t^x^^kí- 



6 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Siete francos; pero es un género superior; le durará a 
usted hasta que se muera. 

— ¿ Tendrá usted la bondad de cambiármela por los calcetines ? 

— Sí, señor; con muchísimo gusto. 

5 Deshizo el paquete, dobló y envolvió la camisa. El compra- 
dor la cogió, saludó y se dirigió a la puerta. 

— I Eh, caballero, que no ha pagado usted la camisa I 

— Naturalmente, para esto le dejo los calcetines. 
: — I Pero es que tampoco los ha pagado usted 1 

lo — I No faltaba más sino que los pagara sin llevármelos 1 

Y mientras el comerciante duda, el comprador desaparece 
con su envoltorio. 

1. ¿Qué es parisiense? 2. ¿Dónde está Paris? 3. ¿En dónde 
entró el parisiense y qué pidió? 4. ¿Qué hizo el comerciante con 
los calcetínes que escogió el comprador? 5. ¿Qué es comprador? 
6. ¿ Qué es comerciante? 7. ¿ En qué se fijó el comprador? 8. ¿Qué 
dijo el comerciante acerca de la camisa ? 9. ¿ Qué pidió el comprador 
al comerciante? 10. ¿Qué hizo el comerciante? 11. ¿Por qué no 
pagó las camisas el comprador ? 12. ¿ Por qué no pagó los calcetines? 
13. ¿ Qué hace el comprador ? 

A UN PICARO, OTRO MAYOR 

Uno de los mejores pintores franceses contemporáneos, cuya 

tacañería es legendaria en los círculos artísticos de París, se vio 

1 5 hace poco atacado súbitamente de una afección a los ojos que 

le obligó a ir a consultar a \m famoso oculista. Sin embargo, 

antes de ir, quiso enterarse previamente de los honorarios. 

— Son cuarenta pesetas la primera visita, — le dijeron, — y 
veinte las restantes. 

2o Desolado ante la idea de tener que desembolsar ocho duros, 
el pintor ideó una pequeña estratagema. Apenas entró en el 
gabinete del especialista, le tendió la mano y le dijo sonriendo : 
— Buenas tardes, doctor. Aquí me tiene usted otra vez. 



LA BROMA DE HENRI MONNIER 7 

El oculista no hizo la menor objeción. í Naturalmente, — 
pensó el artista para sus adentros, radiante de jubilo al ver el 
éxito de su idea, que le permitía ahorrarse veinte pesetas, — 
naturaknente 1 i Si ya lo sabía yo I ¿ Cómo es posible que el 
doctor conozca a todos sus clientes? 5 

El médico reconoció al enfermo, le examinó concienzuda- 
mente y, por fin, le dijo con una sonrísita maliciosa : 

— Mi querido señor, está usted lo mismo que la ultima vez 
que le vi. No hay necesidad de recetar de nuevo. Siga usted 
con el mismo tratamiento que le prescribí. 10 

El pintor pagó sus veinte pesetas y salió de la consulta aver- 
gonzado y contrito. 

1. ¿ Por qué fué cierto pintor a consultar al oculista? 2. ¿ Qué le 
dijeron acerca de los honorarios ? 3. ¿ Qué hizo el pintor al entrar 
en el gabinete del especialista y qué dijo ? 4. ¿ Qué pensó el pintor 
cuando el oculista no hizo objeción ? b, ¿ Qué hizo el médico y qué 
dijo? 6. ¿Por qué no podía seguir el pintor con el mismo trata- 
miento? 7. ¿Tenía que pagar cuarenta pesetas? 

LA BROMA DE HENRI MONNIER 

Conocidísimas son en Francia y en París sobre todo las bro- 
mas de Henri Monnier a sus amigos. 

Una de ellas merece mención especial. 15 

Fué de este modo : 

Henri Monnier se presenta en una portería y dice : 

— I Está el Sr. Monnier ? 

— No vive aquí, — dice el portero. 

— ¿De modo que no está ? 20 

— ¿ Cómo ha de estar ? 

— I Como que soy yo I 

El portero celebra la broma ; al día siguiente, Monnier ^x^isJN^ 
a presentarse^ pero disfrazado. 



8 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— I Está en casa el Sr. Monnier ? 

— No, señor, porque no vive aquí. 

— ¿No está ? 

— I Cuando digo que no I 

5 — I Cuando yo le digo a V. que sí ! 

Y quitándose peluca y anteojos, se presenta de nuevo. 

Al tercer día nuevo disfraz y nueva pregunta y nueva broma. 

— Como vuelva V. por aquí, — dice el portero, — no sale vivo. 
Aquella misma noche Monnier escribe cuarenta cartas a otros 

10 tantos acreedores. 

Todas ellas dicen poco más o menos : « He heredado y deseo 
pagar a V. Me he mudado a la calle tal, número tantos, le 
espero a almorzar mañana, el portero le dirá a V. mi cuarto. » 
A la mañana siguiente un caballero se acerca a la portería : 
IS . — ¿ El Sr. Monnier? 

I Qué de estacazos y de carreras durante todo el día 1 El 
portero está ya loco, los amigos o descalabrados o en la preven- 
ción, y Monnier en el restaurant de enfrente, mirando detrás 
de la cortina y diciendo : 
20 — I No va a quedar uno 1 

1. ¿Qué merece mención especial? 2. ¿En dónde se presentó 
Henri Monnier? 3. ¿Qué dijo? 4. ¿Qué respondió el portero? 
5. ¿ Tenía razón el portero ? 6. ¿ Qué hizo Monnier al día siguiente ? 
7. ¿Por qué no le reconoció el portero? 8. ¿Cómo le reconoció al 
fin ? 9. ¿ Qué sucedió el tercer día ? 10. ¿ Qué dijo entonces el por- 
tero? 11. ¿Qué escribió Monnier aquella misma noche? 12. ¿Qué 
es acreedor? 13. ¿Qué decían las cartas? 14. ¿Qué sucedió a las 
personas que se presentaron a la mañana siguiente? 15. ¿Dónde 
estaba entretanto el Sr. Monnier ? 16. ¿ Qué dijo ? 



LA PIEDRA EN EL CAMINO 



LA PIEDRA EN EL CAMINO 



Hace mucho tiempo existió un rey que se complacía en 
enseñar buenas costumbres a su pueblo. 

— El infortunio viene solamente a los perezosos, — decía ; — 
pero, en cambio, a los que tienen voluntad y son trabajadores, 
les ocurren todas las cosas buenas. S 

Una noche salió reservadamente de palacio, y colocó una 
gruesa piedra en medio del camino. Después volvió a su real 
residencia y dispúsose a observar desde una ventana. 

No había aun despuntado el día, cuando un tintineo de cas- 
cabeles le advirtió de que alguien se acercaba. lo 

Era un carrero que conducía a la ciudad un carro lleno de 
panochas. 

— I Oh, los perezosos 1 — exclamó, separando el carro hada 
un lado para que no tropezase en la gruesa piedra. — i Bien 
podían haberla quitado del paso 1 1 5 

Y pasó, sin pensar que lo mismo podía haber hecho él. 

Al poco acertó a venir por el camino un joven soldado, que 
marchaba cantando alegremente una canción en boga. Llevaba 
una airosa pluma en el sombrero y una larga espada al naneo. 
Como no viese la piedra, dio un gran tropezón, que estuvo a 20 
punto de comprometer su equilibrio. 

— \ Qué vergüenza 1 — exclamó. — ¿ Habrá gandules ? i Bien 
podían haber desembarazado el camino de obstáculos 1 

Y siguió su andar, reanudando la briosa canción. 

Una hora más tarde pasaron tres ricos comerciantes, que se 25 
dirigían a la feria de la ciudad, conduciendo tres mulos carga- 
dos de mercancías. 

Cuando llegaron junto a la piedra, observaron que el camino era 
tan estrecho, que apenas podían pasar entre la piedra y el muro. 

— ¿Se ha visto nunca una cosa parecida ? . . . KvwgasNa ^fc •>p 
ha cuidado de quitar este pedrusco. \ Qué ^etófc Xasx N^3g^\ 



lO INTERMEDIATE SPANISH READER 

Y maldiciendo la pereza de los demás, como pudieron, pasa- 
ron adelante. 

La piedra permaneció en el mismo sitio durante tres semanas, sin 

que nadie se ocupase de limpiar el camino de semejante estorbo. 

5 Entonces el viejo rey dirigió \m mensaje al pueblo, invitándolo 

a reunirse en un día y hora determinados junto al palacio, pues 

tenía necesidad de hablarle. 

Llegó el plazo señalado, y entre la multitud estaban el carrero, 
el soldado y los tres mercaderes. Un toque de trompa anunció 
lo la presencia del monarca, el cual acercándose a la famosa piedra, 
habló así : 

— Amigos míos; fui yo quien puso la gruesa piedra en el 
camino. Por tres semanas espié vuestros pasos y escuché innu- 
merables comentarios e imprecaciones ; pero todos echando la 
15 culpa a los demás, dejasteis siempre la piedra en el mismo sitio. 

Esto dicho, se inclinó y entre el estupor de la gente, movió 
la piedra y la retiró a un lado del camino. 

En aquel preciso momento apareció como una pequeña fosa, 

en la cual había una caja de hierro. El viejo rey la cogió y la 

20 puso en alto para que todos viesen lo que sobre ella había escrito. 

Decía así : 

« Para aquél que remueva la piedra. » 

Cuando el buen rey se aseguró de que todos lo habían leído, 
abrió la cajita, la vació y cayeron un magnífico anillo de oro 
25 y 20 monedas del mismo metal. 

Ante su vista todos aquellos perezosos se arrepintieron de no 
haber quitado la piedra del camino. 

Y es que hay muchos que encuentran más fácil y más có- 
modo protestar contra el prójimo en vez de hacer el bien que 

30 pretenden de los demás. /^fn ^^ Blanco y Negro''* 

1. ¿En qué se complacía el rey? 2. ¿A quiénes viene el infor- 
tunio? 3. ¿A quiénes ocurren las cosas buenas? 4. ¿Qué hizo el 
rey una. noche? 6, ¿De qué le advirtió el tintineo de cascabeles? 



LA EXPERIENCIA DEL VIEJO 1 1 

6. ¿Quién era? 7. ¿Qué exclamó? 8. ¿Por qué separó el carro a 
un lado ? 9. ¿ Qué podía haber hecho él ? 10. ¿ Quién pasó luego ? 
11. ¿Qué hacía? 12. ¿Qué llevaba? 13. ¿Qué hizo cuando no vio 
la piedra? 14. ¿Qué exclamó? 15. ¿Quitó la piedra del paso? 
16. ¿Quiénes pasaron después? 17. ¿A dónde iban? 18. ¿Qué ob- 
servaron ? 19. ¿ Qué dijeron ? 20. ¿ Quitaron la piedra del camino ? 
21. ¿ Cuánto tiempo permaneció la piedra en el camino ? 22. ¿ Qué 
mensaje envió el rey al pueblo? 

23. ¿Quiénes estaban entre la multitud? 24. ¿Qué anunció la 
presencia del monarca? 25. ¿ Qué dijo el rey ? 26. ¿ Qué hizo el rey 
después de hablar al pueblo ? 27. ¿ Qué había debajo de la piedra ? 
28. ¿ Qué estaba escrito en la caja ? 29. ¿ Qué hizo el rey con la caja ? 
30. ¿ Qué había en la caja? 31. ¿ Cuál fué el efecto en el pueblo? 

LA EXPERIENCIA DEL VIEJO 

En otro tiempo Rumania era un país salvaje. Los hombres 
no estaban aún civilizados, y sus costumbres eran bárbaras. 
Una de ellas consistía en matar a los padres cuando eran viejos 
y constituían un estorbo. 

Había entonces en un pueblo situado en medio de los bosques 5 
un viejo muy viejo que vivía con su hijo. El muchacho, que se 
llamaba Tiarko y sólo tenía quince años, veía con espanto 
aproximarse la fecha en que los guerreros de la tribu decidirían 
la muerte de su padre. El día terrible llegó por fin. Los gue- 
rreros se reunieron en consejo, decidieron la ejecución, designaron i o 
al verdugo y acordaron las honras fúnebres que se habían de 
otorgar al cadáver. Esta costumbre era considerada santa y justa. 

Pero antes de que el alba fatal apareciese, Tiarko, que no 
podía soportar la idea de perder a su padre, le hizo salir mis- 
teriosamente de la casa y le condujo al bosque. Había en él un 15 
árbol centenario, en cuyo tronco el rayo había tallado un gran 
boquete, espacioso como una cabana. Una hiedra espesísima ce- 
rraba por completo la entrada. Tiarko hizo que su padre se escon- 
diese allí y le prometió que todas las rvodv^s \^VL'eN^xV'aA^^<55^s¿>.^ 



12 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Volvió luego a su casa, y cuando llegaron los hombres de la 
tribu en busca del reo salió a recibirlos con el rostro descom- 
puesto por el dolor, crispando los cabellos y rasgando las 
vestiduras. 

5 — í Desgraciado de mí 1 — les dijo llorando — | Desgraciados 
de nosotros 1 Mi padre ha desañado a la muerte. , No ha querido 
esperar a que llegara y ha ido a buscarla al fondo del pozo. 

En efecto, delante de la casa de Tiarko había im gran pozo 
que no se secaba jamás, ni aun en las épocas de mayor carestía, 

lo y al cual acudían por agua todos los vecinos del pueblo. Los 
guerreros, al ver los gestos de desesperación que daba el joven, 
creyeron lo que decía y se contentaron con cerrar el pozo con 
una gran piedra redonda, para que el alma del muerto no 
viniera a atormentar a los vivos. 

15 Cuando llegó la noche, Tiarko fué misteriosamente a llevar 
la comida a su padre. 

Algunos días después, varios hombres que habían ido a cazar 
al bosque trajeron una noticia terrible. Una tribu guerrera 
avanzaba a marchas forzadas sobre el pueblo para conquistarlo. 

20 Los enemigos eran tan sanguinarios, que por donde pasaban 
no dejaban piedra sobre piedra. Asesinaban a los niños y 
reducían a esclavitud a los hombres y las mujeres. Los espías 
que los habían visto aseguraban que eran veinte veces superiores 
en número a los guerreros del pueblo. En estas condiciones la 

25 lucha era imposible. No quedaba más solución que huir. 

Tiarko, que seguía viendo todas las noches a su padre, le 
expuso la situación y le pidió un consejo. 
El viejo le dijo : 
— No hay por qué asustarse. Ahora mismo os vais todos, 

30 incluso las mujeres y los niños, a la montaña y encendéis una 

hoguera en la punta de cada colina. Luego, a media noche, 

los guerreros más ágiles irán recorriendo todas las alturas y 

tocando las trompas de guerra, de manera que parezca que 



LA EXPERIENCIA DEL VIEJO 1 3 

se contestan las unas a las otras. En cuanto sea de día, el 
enemigo partirá. 

Tiarko volvió al pueblo y repitió el consejo a sus compañeros. 
Todo se cumplió como el viejo había predicho. Todos los picos 
de la montaña se coronaron de llamas, y las trompas estuvieron 5 
sonando toda la noche con tal estrépito, que no parecía sino 
que la montaña estaba ocupada por uft ejército numerosísimo. 
Los enemigos, creyendo que eran refuerzos que acudían en 
favor del pueblo, levantaron el campamento y emprendieron 
la retirada. 10 

Tiarko, a pesar de sus pocos años, fué promovido al consejo 
de los jefes. 

Pasaron los días y una nueva calamidad se cernió sobre el 
pueblo. Un monstruo, una especie de serpiente gigante, asolaba 
la comarca, devoraba los ganados, atacaba a los hombres que 15 
trabajaban en los campos y a los imprudentes que se aventura- 
ban por los senderos de la montaña. Llegó un momento en 
que nadie se atrevía a salir ni aun armado. 

Algunos guerreros verdaderamente heroicos que osaron seguir 
las huellas del monstruo, descubrieron que se guarecía en el 20 
fondo de una caverna. Hubiera sido relativamente fácil sorpren- 
derle en el sueño y darle muerte. Mas ¿quién era el valiente 
que se decidía a penetrar en la caverna ? Porque la caverna era 
un verdadero laberinto, lleno de galerías y corredores misterio- 
sos entrenzados en las tinieblas. Aun suponiendo que se 25 
supiera entrar, ¿ cómo se acertaría a salir ? 

Tiarko volvió a pedir consejo a su padre. 

— Los guerreros — dijo el viejo — pueden entrar sin temor 
por los corredores subterráneos. Basta que lleven una perra y 
un perrito recién nacido. Dejarán al perrito en la puerta y He- 30 
varán consigo a la perra en su expedición. Por difícil que sea 
el camino de vuelta, la perra dará con éL No habt^ xsw^ o^». 
seguirla. 



14 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Al día siguiente, Tiarko, a la cabeza de un grupo de guerre- 
ros y llevando a la perra y al perrito, se dirigió a la caverna. 
A la luz de grandes antorchas, se aventuraron por los subte- 
rráneos y encontraron a la serpiente dormida. La dieron muerte 

5 y soltaron la perra que habían llevado encadenada. El animal, 
en cuanto se vio libre, olfateó con fuerza el aire y se lanzó por 
un corredor, y luego por otro y por otro. . . . 

A partir de aquel día, Tiarko fué proclamado el hombre más 
sabio de toda la región. De todas partes venían a conocerle y 

I o a felicitarle. 

Y hé aquí que aquel verano hizo un gran calor. El calor 
trajo la sequía. Se agotaron las fuentes y dejaron de correr los 
arroyos. El pueblo se moría de sed. No había más pozo 
bueno que el de la puerta de casa de Tiarko ; pero nadie se 

15 atrevía a levantar la piedra, por suponer que el agua estaba 
corrompida. Se invocó a los dioses, se hicieron rogativas y sa- 
crificios, se reunieron los sabios en consejo, pero todo resultó 
inútil. Entonces, y como último recurso, acudieron todos a 
Tiarko. Éste les dijo: 

20 — Yo os daré el agua que pedís y os daré algo que vale 
todavía más que el agua; os daré la verdad. Levantad la 
piedra del pozo y bebed, que está pura. Mi padre no estuvo 
nunca en él. Mi padre vive. Su experiencia y no la mía, es la 
que os ha salvado de los peligros que os amenazaban. Son los 

25 viejos y no los niños, los salvadores de los pueblos, por ser los 
que tienen experiencia, que es, en resumen, la esencia de la vida. 
Honrad a los viejos y seréis felices. 

Todo el mundo aplaudió estas palabras. Aquella misma noche 
fueron en busca del padre de Tiarko, le sacaron del árbol y le traje- 

30 ron al pueblo con gran pompa. Los festejos duraron varios días. 

Y desde entonces quedó abolida en Rumania la bárbara cos- 
tumbre de matar a los viejos. 

Mauricio Magh^ in ^* Blanco y Negro^^ 



SALOMÓN Y LA HORMIGA 1 5 

1. ¿ Cómo era Rumania en otro tiempo ? 2. ¿ Cuál era una de sus 
costumbres bárbaras ? 3. ¿ Quiénes vivían en un bosque de Rumania ? 
4. ¿ Cómo se llamaba el hijo y qué edad tenía? 5. ¿ Qué fecha temía 
ver aproximarse? 6. ¿Qué hicieron los guerreros en consejo? 
7. ¿Cómo era considerada esta costumbre? 8. ¿Qué hizo Tiarko 
con su padre? 9. ¿En dónde le escondió? 10. ¿Qué cerraba la 
entrada? 11. ¿Por qué no murió de hambre el viejo? 12. ¿Cómo 
explicó Tiarko a los hombres de la tribu la ausencia de su padre? 
13. ¿ Qué importancia tenía este pozo ? 14. ¿ Qué hicieron los gue- 
rreros con el pozo y por qué eso ? 15. ¿ Qué hizo Tiarko durante la 
noche ? 16. ¿ Qué noticia trajeron varios hombres ? 17. ¿ Qué hacían 
estos enemigos al conquistar un pueblo? 18. ¿ Eran los enemigos 
más fuertes que los guerreros del pueblo ? 

19. ¿Qué solución quedaba? 20. ¿Qué consejo dio el padre de 
Tiarko? 21. ¿Cuál fué el efecto de seguir este consejo? 22. ¿Cuál 
fué la recompensa de Tiarko ? 23. ¿ Qué nueva calamidad amenazaba 
al pueblo ? 24. ¿ En dónde se guarecía este monstruo ? 25. ¿ Por qué 
no podían penetrar en la caverna y matarle ? 26. ¿ Cuál era el con- 
sejo del padre de Tiarko? 27. ¿Quiénes penetraron en la caverna 
y qué hicieron ? 28. ¿ Cómo podían salir de la caverna ? 29. ¿ Qué 
fama tenía ahora Tiarico? 30. ¿Cuál era el efecto del gran calor 
aquel verano ? 31. ¿ Por qué no podían beber el agua del pozo de 
Tiarko? 32. ¿Qué hicieron los sabios? 33. ¿Qué dijo Tiarko al 
pueblo acerca del pozo y de su padre ? 34. ¿ Por qué valen más los 
viejos que los niños? 35. ¿Cómo volvió el padre de Tiarko a su 
pueblo? 36. ¿Qué costumbre quedó abolida? 

SALOMÓN Y LA HORMIGA 

Todos los hombres no pueden ser los primeros ; pero todos 
pueden ser sabios y virtuosos. El rey Salomón convocó un día a 
todos los animales de la tierra, del aire y de las aguas, y les dijo : 

— Quiero edificar un palacio que sea digno de mí; ponga 
cada uno de vosotros mano a la obra y tráigame el producto de 5 
su trabajo. 

Al punto los zorros, que saben ahondar los terrenos, fueron 
a hacer excavaciones en Jas montañas qvie eTvcie^c^x^.€^xí^á.^í:'o^s5s.^ 



l6 INTERMEDIATE SPANISH READER 

y pusieron al descubierto los mejores y más bellos trozos. Los 
bueyes se uncieron a ellos y los condujeron. Los castores, a 
orillas de los ríos, cortaron los árboles que dan ébano y caoba. 
El rinoceronte y el elefante cargaron sobre sus espaldas las 

5 vigas gruesas y las llevaron. El águila, que conoce los valles 
en donde están ocultos los diamantes, bajó a ellos con la ayuda 
de sus grandes alas y los remontó entre sus garras. Los peces 
se sumergieron en el fondo de los mares, y fueron a depositar 
sobre la orilla las perlas y el coral. La oveja soltó su vellón 

10 suave, y el cisne su blanco plumaje más suave todavía. El 
gusano que hila la seda, se puso a tejer magníficas colgaduras. 
La abeja dio las antorchas hechas de la cera que fabrica ella 
misma. La gacela corrió hasta el desierto para buscar en él la 
mirra y el incienso, y el rápido caballo acudió llevando en sus 

15 espaldas, asiento del hombre, al hijo del hombre que iba a 
ofrecer sus servicios al rey. 

La hormiga llegó la última, arrastrando un grano de arena, 
carga muy pesada para ella. 

Cuando Salomón vio a todos los animales reunidos alrededor 

20 de su trono, cada uno cerca del objeto que había traído, les dijo : 
— « Estoy contento de vosotros. )► 

Pero como notase que la hormiga estaba avergonzada por su 
débil tributo, añadió : 

— El que ha creado los mundos ha distribuido entre sus 

25 criaturas la fuerza y la destreza en proporciones desiguales; 
pero todas las faenas son iguales, cuando se han ejecutado con 
probidad y conciencia del deber. Sí, estoy contento de todos 
vosotros. 

Cualquiera que sea la tarea que Dios nos haya encomendado, 

30 permanezcamos firmes en el cumplimiento del deber, a fin de 
que la Patria, madre común, cuyo palacio venidero todos cons- 
truimos, nos diga a su vez : — « Estoy contenta de vosotros. » 

Fernán Caballero 



LOS GATOS DE MADRID 1 7 

1. ¿ Qué pueden ser todos los hombres ? 2. ¿ A quiénes convocó 
Salomón? 3. ¿Qué les dijo? 4. ¿Qué había de traer cada uno? 
5. ¿Qué saben los zorros? 6. ¿Qué hicieron los zorros? 7. ¿los 
bueyes ? 8. ¿ los castores ? 9. ¿ el rinoceronte y el elefante ? 10. ¿ el 
águila? 11. ¿los peces? 12. ¿la oveja? 13. ¿el cisne? 14. ¿el gu- 
sano de seda? 15. ¿la abeja? 16. ¿la gacela? 17. ¿el caballo? 
18. ¿la hormiga? 19. ¿ Qué dijo Salomón a los animales? 20. ¿Ha 
dado Dios la misma fuerza y destreza a todos? 21. ¿Por qué dijo 
esto Salomón ? 22. ¿ Qué dirá la Patria si hacemos nuestro deber ? 



LOS GATOS DE MADRID 

Los habitantes de Madrid son llamados gafos por sus detrac- 
tores : ellos se hacen un título de honor de este dicterio y tienen 
para explicarlo una curiosa tradición : 

En el reinado de Alfonso VI, en una de las muchas conquis- 
tas de este rey, una vez que deseaba rendir una importante 5 
fortaleza, acudió a ella con cuanta gente pudo allegar, y sólo los 
madrileños faltaban, retrasados por imprevista circunstancia 
que la conseja no se para a referir. El rey estaba furioso por 
la tardanza y ya era cerca de la noche víspera del asalto cuando 
los madrileños se presentaron a engrosar su ejército. Acercóse lo 
al monarca el que los mandaba y le pidió alojamiento para los 
suyos en el campo ; pero el rey, que estaba de muy mal humor, 
le dijo que ya no tenía alojamiento para él, y señalando el cas- 
tillo o fortaleza que iban a atacar pocas horas después, le dijo : 

— Allí hay alojamiento para los que tan tarde se presentan 15 
en el campo. 

Saludóle muy cortésmente el jefe de los soldados madrileños, 
que comprendió la indirecta, y yéndose para los suyos les contó 
lo que el rey le había dicho, añadiendo en su arenga que era 
preciso procurarse alojamiento para aquella noche, y buscarlo en 20 
la fortaleza enemiga ; después de lo cual se fué mujj dsíá!3¿¿sa -a. 
ella, seguido de todos Jos suyos, que,We^^,do^ "2Xio^o.,ecw$^'L-a;^^'^ 



I8 INTERMEDIATE SPANISH READER 

el asalto sumamente difícil, por estar la fortaleza cortada a pico ; 
pero tal maña se dieron y tal coraje tenían, que trepaban por 
los muros agarrándose a las más leves desigualdades de las 
piedras. El rey, que acudió a presenciar el ataque, muy gozoso 
5 con lo que pasaba, estaba mirando a sus leales madrileños cómo 
subían por las escalas con gran arrojo y no pequeña mortandad, 
y volviéndose a uno que le acompañaba, le decía : 
— Miradlos, miradlos, cómo suben, ¡ parecen gatos ! 
Envió refuerzos a poco y la fortaleza se tomó en seguida, y 
I o aquella noche se alojaron ya en ella los madrileños, a quienes el 
rey dio por buenos, olvidando en seguida su enojo y antes por 
el contrario muy satisfecho del efecto que había producido. 
Desde entonces son llamados gatos los naturales de Madrid. 

Biblioteca de las Tradiciones Populares Españolas 

1. ¿Qué es Madrid.^ 2. ¿Qué nombre se da a los madrileños? 
3. i Qué quería hacer Alfonso VI ? 4. ¿ Por qué no estaban allí los 
madrileños ? 5. ¿ Cuándo se presentaron éstos.? 6. ¿ Qué pidió el jefe 
de los madrileños.'* 7. ¿Les dio alojamiento el rey.'* 8. ¿Qué contó 
el jefe a los suyos 1 9. ¿ Qué hicieron los madrileños ? 10. ¿ Por qué 
era difícil el asalto ? 11. ¿ Qué vio el rey cuando acudió a presenciar 
el ataque.-* 12. ¿Qué dijo el rey? 13. ¿Tomaron la fortaleza los 
madrileños solos ? 14. ¿ En dónde se alojaron los madrileños aquella 
noche ? 15. ¿ Por qué son llamados gatos los naturales de Madrid ? 

EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 

Pues señor, este era una vez un rey que tenía una hija muy 

15 bonita a quien quería mucho y en todo le daba gusto ; y como 

a la princesa le gustaba mucho el campo, había hecho una casa 

de recreo, donde pasaban la mitad del tiempo. Un día que 

había caído una gran nevada, todo el campo estaba tan blanco 

que daba gusto verlo. Se asomó la princesa a un balcón a 

20 tiempo que un pastor estaba degollando un borreguito, y la 

sangre caía en el suelo manchando la nieve. Un zagal que 



EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 19 

estaba mirando la faena se quedó mirando el contraste que 
hacía el color de la sangre con la blancura de la nieve y dijo : 

— Lo blanco con lo encamado 
qué bien está. 

Como el rey que dormirá, 5 

y no despertará 
hasta la mañanita 
del Señor San Juan. 

Llamó la atención de la princesa lo que había dicho el mu- 
chacho y lo mandó llamar. Así que vino, le dijo : 10 

— A ver, repite lo que dijiste antes sobre lo blanco y 
lo encamado. 

El muchacho repitió: 

— Lo blanco con lo encamado 

qué bien está. 15 

Como el rey que dormirá, 
y no despertará 
hasta la mañanita 
del Señor San Juan. 

— Y eso, ¿ qué quiere decir ? — dijo la princesa. 20 

— Es una cosa que nos ha contado mi madre. 

— A ver, cuéntamelo a mí. 

— Dice mi madre, que en un castillo que hay muy lejos de 
aquí, está un rey encantado. Dice que es muy guapo y que se 
pasa todo el año durmiendo y sólo despierta en la madrugada 25 
del día de San Juan ; si al despertar no encuentra a nadie, 
vuelve a dormirse hasta el año siguiente ; y así estará hasta que 
una princesa vaya al castillo y se siente a la cabecera de la cama, 

y allí se esté hasta que llegue el día de San Juan, para que 
cuando despierte la encuentre. Dice mi madre, <\vie osaxsAsi ^'áyc» -v^ 
suceda, se acaba el encanto y el rey se casatk eow\2L Y^^s\^^^'2^« 



20 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— ¿ Y dónde dice tu madre que está ese castillo ? 

— Yo no sé decirle a S. A., pero debe ser muy lejos, porque 
dice mi madre que hay que romper unos zapatos de hierro para 
llegar a él. 

5 La princesa se calló, pero como era dada a aventuras, se 
propuso buscar el castillo y como sabía que su padre no había 
de consentirlo, nada le dijo, sino que mandó hacer los zapatos 
de hierro y así que se los hicieron, una noche desapareció dd 
palacio. El rey la mandó buscar por todas partes, pero no 

lo pudieron encontrarla, por lo que creyó que se había muerto o 
la habían robado. 

Entretanto la princesa iba caminando por sitios extraviados 
para que no la encontrasen, pero siempre hacia adelante. 
Cuando veía alguna comitiva de las que fueron en su busca, 

15 se escondía hasta que pasaba y así salió de su reino sin que 
hubieran podido encontrarla. 

Pues señor, que siguió andando, y andar, andar, se metió por 
una selva y allá a lo lejos encontró una casa aislada. Llamó a 
la puerta y salió una vieja que le preguntó lo que quería. 

20 — I Ay, señora 1 Yo venía a ver si usted quiere recogerme 
porque se acerca la noche y no hay por aquí más viviendas. 

— I Pobre niña 1 ¿ Dónde vas por aquí ? ¿ Vas muy lejos ? 

— Voy buscando el palacio del « Rey que dormirá, y no des- 
pertará hasta la mañanita del Señor San Juan ». 

25 — Yo, hija mía, no sé donde está ese palacio, tal vez lo sepa 
mi hijo el Sol, pero temo que al verte aquí te haga daño. 

Entró la princesa y la vieja la escondió en un cuarto. Al 
poco tiempo llegó el Sol que dijo: 

— Madre, a carne humana me huele ; si no me la das te mato. 
30 — ¡ Ay, hijo mío 1 no te enfades ; es que he recogido a una 

pobrecita niña que viene buscando el palacio del « Rey que dor- 
mirá, y no despertará hasta la mañanita del Señor San Juan », y 
^o le dije que tú tal vez lo sabrías. 



EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 21 

— Yo no he visto nunca ese palacio, pero quizá mis hermanas 
las Estrellas, que son muchas, lo ha3ran visto. 

Así que vino el día, la princesa se puso otra vez en camino, 
y andar, andar, hasta que encontró otra casa. Pidió que la 
recogieran, y otra vieja que estaba allí, la recogió y le preguntó 5 
lo que buscaba. 

— Voy buscando el palacio del « R^y que dormirá, y no des- 
pertará hasta la mañanita del Señor San Juan ». 

— Yo no he oído hablar de ese palacio, pero quizá lo sepan 
mis hijas las Estrellas. 10 

Durmió allí aquella noche, y por la mañana, conforme iban 
llegando las Estrellas, la vieja les iba preguntando si sabían 
donde estaba el palacio ; pero todas dijeron que no sabían, que 
quien lo conocería de seguro, era su hermano el Aire, porque 
ése entraba en todas partes. 15 

La pobre princesa volvió a tomar el camino, y anda que te 
andarás, al cabo de mucho tiempo llegó a la casa del Aire. 
Allí salió una vieja que le dijo : 

— ¿ Quién te trae por aquí ? 

— Vengo buscando el palacio del « Rey que dormirá, y no 20 
despertará hasta la mañanita del Señor San Juan ». 

— Yo, hija, no sé donde está ese palacio ; mi hijo el Aire 
será posible que lo sepa, pero yo no me atrevo a decirte que le 
esperes porque puede sucederte una desgracia, pues mi hijo 
nada respeta y todo lo destroza. 25 

La princesa rogó tanto a la vieja, que ésta consintió en ello 
y la escondió. De allí a poco, llegó el Aire que venía bramando 
y entró diciendo : 

— Madre, a carne humana me huele; si no me la das te 
mato. 30 

— No hay nadie, hijo mío ; es que hace poco estuvo ahí una 
jovendta preguntando por el palacio del « Rey que dormirá.^ ^ 
no despertará hasta h mañanita del Setiot ^aTv^\xds\^. 



22 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Aunque está lejos, por el camino que hay enfrente de 
la puerta se llega a él. 

— Pues entonces ya lo encontrará, porque por ese camino se fué. 

— ¿Si? Pero no va a poder entrar. 
5 — ¿Y por qué ? 

— Porque a la puerta están dos leones que devoran a todo 
el que intenta hacerlo. 

— Y entonces, ¿ no es posible entrar en ese palacio ? 

— Sí, pero tienen que llevar un bocado de comida que yo 
I o haya tenido en la boca, y cuando lleguen y los leones avancen, 

partir el bocado en dos y echárselo, y mientras ellos se lo comen 
entrar de prisa en el palacio sin mirar atrás. 

En esto, el Aire se puso a comer, y una de las veces que 
tenía la boca llena, le dijo la madre: 
1 5 — Tira ese bocado que lleva un pelo. 

El Aire arrojó todo lo que tenía en la boca y la vieja lo cogió 

para tirarlo, pero lo que hizo fué guardarlo. Se acabó la comida 

y el Aire se acostó. Entonces la vieja fué a ver a la princesa, 

y dándole el bocado de comida, le enseñó el camino y le dijo 

20 todo lo que tenía que hacer. 

Pues señor, la princesa se puso en camino y al cabo de mucho 
tiempo vio que los zapatos se habían roto. Entonces miró hacia 
todos lados, y divisó los torreones de un palacio. 

— Éste debe ser, — dijo ella, y se dirigió a él. 

25 Cuando llegó, vio a la puerta dos leones que, así que la 
vieron, empezaron a rugir y vinieron furiosos hacia ella con las 
melenas encrespadas ; pero ella, sacando el bocado que le había 
dado la vieja, lo partió en dos pedazos y se lo echó a los leones. 
Ellos se pusieron a comérselo y entretanto ella echó una ca- 

30 rrera, y sin mirar atrás, atravesó la puerta que se había abierto 
al llegar ella y se volvió a cerrar dejándola dentro. 

El palacio era hermosísimo ; la princesa empezó a recorrerlo 
tcfdo y por todas partes encontraba estatuas de hombres y 




LA PRINCESA PASANDO UaS 



24 INTERMEDIATE SPANISH READER 

mujeres que parecían de came pero que no se movían; jar- 
dines muy hermosos, salones magníficos con colgaduras regias 
y alfombras de terciopelo, y en íin, todo lo más bueno que un 
rey pueda tener en su palacio. Lo que más le llamaba la aten- 

5 don era que, fuera de las estatuas, no veía a ninguna persona 
ni sentía ningún ruido, y sin embargo, todo estaba más limpio 
que el oro. 

Después de mirarlo todo, entró en una alcoba donde había 
un lecho suntuoso con grandes colgaduras de oro y plata y 

lo sobre él estaba un joven hermosísimo durmiendo. 

— Éste debe ser el rey, — dijo la princesa, y se sentó a la 
cabecera del lecho. 

Todos los días, sin que ella viera cómo, se le aparecía una 

mesa llena de los manjares más exquisitos, y después que comía, 

15 volvía a desaparecer del mismo modo. Ella ño se movía de la 

cabecera de la cama, no sea que el rey se despertara y no la 

encontrase allí. 

Pasaron algunos meses, y aunque estaba contenta, sin 
embargo, estaba aburrida de estar tan sola. Un día oyó 
20 una voz en el campo que decía: 

— ¿ Quién compra una esclava ? 

Ella se asomó a una ventana y vio que vendían una esclava 

negra. Llamó al que la llevaba y se la compró, y aunque no 

tenía nada que mandarle porque todo estaba hecho, se puso muy 

25 contenta porque ya tenía con quien hablar y quien la acompañara. 

Pues sucedió que la esclava, que era muy envidiosa, notó que 
su señora no quería moverse nunca del lecho, ni de día ni de 
noche, por más que ella le había rogado muchas veces que fuese 
con ella para ver el palacio. 
30 — Aquí hay algiín misterio, — decía la negra, — y o poco 
puedo o he de averiguarlo. 

Llegó la noche de San Juan y la princesa que no sabía si lo 
je/3 o no, estaba, sentada en su silla cuando entró la negra y dijo : 



EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 25 

— Señora, si quiere usted asomarse a uno de los balcones 
del jardín, oirá usted una música deliciosa ; yo me estaré aquí 
mientras usted va. 

La princesa no quería moverse, pero como desde que estaba 
allí no había oído ninguna música, fué al balcón pensando en 5 
volverse en seguida. 

Así que llegó, oyó efectivamente una armonía tan deliciosa 
que parecía que la tocaban los ángeles, y se quedó embobada 
escuchándola. 

Entretanto, la negra se había sentado en una silla; dieron 10 
las doce de la noche y el rey despertó ; tendió la mano hacia la 
silla, y tocando a la negra, dijo : 

— I Gracias a Dios que ha terminado mi encanto ! Tú has 
velado mi sueño y tienes que ser mi mujer. 

La negra al oir esto no cabía en sí de gozo ; el rey se sentó 15 
en el lecho, y al ver a la negra, se disgustó mucho ; pero como 
no tenía más remedio que cumplir lo del encanto, se resignó 
con su suerte. 

En esto vino el día y cesó la música, y la princesa, saliendo 
de su embeleso, trató de volverse al lado del rey, pero se quedó 20 
sorprendida al ver el movimiento que se notaba en el palacio. 
Todas aquellas estatuas que ella había visto al entrar y que 
parecían hombres dormidos, habían recobrado la vida y anda- 
ban de acá para allá. 

La princesa estaba tan aturdida, que no encontraba el camino 25 
para ir a la alcoba. En esto ve venir al rey del brazo de la 
negra y lo comprendió todo, diciendo para sí : 

— Esa picara es la que me ha engañado. ¿ Cómo voy yo a 
decir que soy la que estaba a la cabecera del lecho y que ella es 
mi esclava? No me creerían. Tendré paciencia y sea lo que 30 
Dios qmera. 

Por su parte el rey la había visto, y como era tan hermosa, 
preguntó a la negra quién era. 



26 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Es una de mis damas, — dijo la negra. 

Pues señor, que aunque al rey no le gustaba mucho la negra, 

se dispuso el casamiento y el rey salió para la capital a comprar 

los regalos de la boda y a todos les fué preguntando qué era lo 

5 que querían. Cada uno pidió lo que más le agradaba y cuando 

le tocó a la princesa dijo : 

— Yo sólo quiero que me traiga S. R. M. 

ima piedra, dura, dura, 
y un ramito de amargura. 

lo Se fué el rey y compró todo lo que le habían pedido, menos 
lo de la princesa que no lo encontraba en parte ninguna. Por 
fin lo encontró en casa de un químico, al cual le dijo : 

— Dígame usted, ¿ para qué sirve esto ? 

— Esto sólo lo compran los que están cansados de la vida y 
iS quieren matarse. 

Se marchó el rey a su palacio y así que llegó, dio a cada uno 
el regalo que le había comprado y a la princesa le dio el suyo. 
La princesa se fué a su cuarto y cerró la puerta, pero el rey se 
quedó escuchando y mirando por la cerradura, la vio que se 
20 sentó y se puso a contemplar la piedra. Luego empezó a pre- 
guntarle y la piedra contestaba. 

— Piedra dura, dura, — decía la princesa — ¿te acuerdas 
cuando el zagal del pastor me contó la historia del rey que 
dormirá y no despertará hasta la mañanita del Señor San Juan ? 

25 — Sí, — contestó la piedra. 

— ¿Te acuerdas que me dijo que para encontrar su palacio 
necesitaba romper unos zapatos de hierro ? 

— Sí, me acuerdo. 

— ¿Te acuerdas que mandé hacer los zapatos y abando- 
30 nando al rey mi padre que tanto me quería, me fui a buscar el 

palacio ? 

— Sí, me acuerdo. 



EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 2/ 

— ¿Te acuerdas que después de pasar muchos trabajos pude 
encontrar el palacio y sentarme a la cabecera del lecho del rey 
dormido ? 

— Sí, me acuerdo. 

— ¿Te acuerdas cuando compré la esclava negra para que 5 
me diera compañía ? 

— Sí. 

— ¿ Y te acuerdas que esa picara me engañó la noche de 
San Juan, haciéndome ir a oir la música, sentándose ella en mi 
silla para que el rey al despertar la viese a ella ? 10 

— Sí, me acuerdo. 

— Pues si todos mis sacrificios han sido inútiles y se casa el 
rey con otra, ¿ qué me resta ? ; sólo morir 1 

Y fué a coger el ramito de amargura para matarse, cuando 
el rey que lo había oído todo, dio un empujón a la puerta y 15 
entrando dijo : 

— No morirás, porque si tú fuiste la que velaste mi sueño y 
sólo engañada faltaste un momento, tú eres mi verdadera 
esposa y no la picara de la negra. 

Ejitonces mandaron matar a la esclava y se casaron y luego 20 
fueron a ver al padre de la princesa que se volvió loco de 
contento cuando la vio. 

Biblioteca de las Tradiciones Populares Españolan 

1. ¿A quién quería el rey? 2. ¿Dónde pasaba la hija mucho 
tiempo y por qué ? 3. ¿ Cómo estaba el campo este día ? 4. ¿ Qué 
vio la princesa desde el balcón ? 5. ¿ Qué estaba mirando el zagal ? 
6. i Qué dijo el zagal ? 7. ¿ Qué pidió la princesa al zagal ? 8. ¿ Qué 
dijo el muchacho? 9. ¿Había leído esto el muchacho? 10. ¿Qué 
dice la madre del zagal acerca del rey encantado ? 11. ¿ Cuándo des- 
pierta el rey ? 12. Si no encuentra a nadie, ¿ qué hace ? 13. ¿ Cuándo 
se acabará el encanto? 14. ¿Por qué cree el muchacho que está 
lejos el castillo del rey? 15. ¿ Qué se propuso la princesa? Ift» ^^^-t 
qué no dijo nada a su padre? 17. ¿Qué maxid6 Y^ajcett ^&. vS^^ 



28 INTERMEDIATE SPANISH READER 

creyó el rey cuando no podía encontrar a su hija? 19. ¿ Qué hizo la 
princesa para que no la encontrasen ? 

20. ¿ Qué encontró al fin la princesa ? 21. ¿ Quién salió ? 22. ¿ Qué 
dijo la princesa a la vieja? 23. ¿ Qué preguntó la vieja a la princesa? 
24. ¿ Qué estaba buscando la princesa? 25. ¿ Podía ayudarla la vieja? 
26. ¿ Dónde la escondió la vieja y por qué ? 27. ¿ Qué dijo el Sol 
cuando llegó ? 28. ¿ Qué explicación dio la vieja a su hijo ? 29. ¿ Podía 
ayudarla el Sol? 30. ¿Qué hizo la princesa cuando vino el día? 
31. ¿Qué pidió al llegar a otra casa? 32. ¿Qué estaba buscando la 
princesa? 33. ¿Sabía la segunda vieja donde estaba el palacio? 
34. ¿Qué preguntó la vieja a sus hijas? 35. ¿Por qué sabría el 
Aire donde estaba el palacio? 

36. ¿ A dónde fué la princesa luego ? 37. Cuando llegó a la casa 
del Aire ¿cómo explicó su presencia? 38. ¿Por qué no quería la 
tercera vieja que esperase allí la princesa? 39. ¿Qué dijo el Aire 
cuando llegó? 40. ¿Qué contestó la madre del Aire? 41. Según 
el Aire ¿ qué camino ha de tomar la princesa ? 42. ¿ Por qué era 
difícil entrar en el castillo ? 43. ¿ Cómo era posible evitar este peli- 
gro? 44. ¿Cómo obtuvo la vieja el bocado de comida? 45. ¿Qué 
hizo el Aire después de la comida ? 46. ¿ Qué hizo la vieja con el 
bocado de comida ? 47. ¿ En qué condición estaban los zapatos de la 
princesa ? 48. ¿ Qué divisó ? 49. ¿ Qué vio a la puerta del palacio ? 
50. ¿ Cómo entró en el palacio ? 51. ¿ Qué encontró en el palacio ? 
52. ¿Qué llamaba especialmente la atención? 53. ¿En qué cuarto 
entró la princesa y qué había allí? 

54. ¿Dónde se sentó? 55. ¿Tenía algo que comer? 56. ¿Por 
qué no se movía de la cabecera de la cama ? 57. ¿ Cuánto tiempo 
pasó? 58. ¿Estaba contenta la princesa? 59. ¿Qué oyó un día? 
60. ¿ Qué compró ? 61. ¿ Por qué no tenía la esclava nada que hacer ? 
62. ¿ Por qué quería la princesa tener esta esclava? 63. ¿ Qué notó la 
esclava ? 64. ¿ Qué rogó la esclava a la princesa ? 65. ¿ Qué quería 
averiguar la esclava? 66. ¿ Qué noche llegó? 67. ¿ Por qué era im- 
portante esta fecha? 68. ¿Qué propuso la negra a la princesa? 
69. ¿ Por qué fué la princesa al balcón ? 70. ¿ Qué oyó ? 71. ¿ Dónde 
estaba entretanto la negra? 72. ¿Qué sucedió cuando dieron las 
doce ? 73. ¿ Qué dijo el rey a la negra ? 74. ¿ Quería casarse el rey 
con la negra? 75. ¿Por qué se resignó? 76. ¿Qué vio la princesa 



LOS TRES CLAVELES 29 

al tratar de vplvcr al rey ? 77. ¿ A quiénes ve venir ? 78. ¿ Qué dijo 
la princesa para sí ? 

79. ¿ Por qué preguntó el rey quién era? 80. ¿ Qué respondió la 
negra? 81. ¿ Para qué fué el rey a la capital ? 82. ¿ Qué preguntó a 
todos? 83. ¿ Qué quería la princesa que le trajese el rey ? 84. ¿ Com- 
pró todo el rey? 85. ¿ Dónde encontró lo de la princesa? 86. ¿ Qué 
dijo el químico acerca de estos artículos? 87. ¿Qué hizo el rey al 
volver al palacio ? 88. ¿ Qué hizo la princesa al recibir su regalo ? 
89. ¿ Cómo podía saber el rey lo que hacía la princesa ? 90. ¿ Cuál era la 
primera pregunta que hizo la princesa a la piedra (Autoría del zagal) ? 
91. ¿la segunda {los zapatos de hierro)} 92. ¿la tercera {abandonar 
al rey)} dZ, ¿la. cuarta, (encontrar el paüicio)} 9^. ¿la qmnta (compra 
de la esclava)} 95. ¿la s^xta (engaño de la esclava)} 96. ¿la última? 
97. ¿ Se mató la princesa ? 98. ¿ Qué le dijo el rey ? 99. ¿ Qué suce- 
dió a la esclava? 100. ¿Qué hicieron el rey y la princesa? 



LOS TRES CLAVELES 

Era una vez un labrador que tenía una hija a quien quería 
mucho. Una vez que salió al campo, se encontró tres claveles 
tan bonitos, que los cortó y se los trajo a su hija. 

Ella se puso muy contenta con los claveles y un día que estaba en 
la cocina contemplándolos, se le cayó uno en la candela y se quemó, s 
Entonces se le apareció un joven muy guapo que le preguntó : 

— ¿ Qué tienes ? ¿ Qué haces ? 
Ella no contestó y él le dijo : 

— ¿ No me hablas ? Pues a la^ piedras de toito el mundo me 
has de ir a buscar. — Y desapareció. 10 

Entonces ella cogió otro de los claveles y lo echó en el fuego ; 
en el mismo instante salió otro joven que le preguntó : 

— ¿ Qué tienes ? ¿ Qué haces ? 
Pero ella no contestó y él le dijo : 

— ¿No me hablas ? Pues a la^ piedras de toito el mundo me 15 
has de ir a buscar. — Y desapareció. 



30 INTERMEDIATE SPANISH READER 

María, que así se llamaba la joven, cogió el otro clavel que 
le quedaba y lo tiró al fuego, apareciéndose otro joven más 
guapo todavía que los otros dos, y que le preguntó : 

— I Qué tienes ? ¿ Qué haces ? 

5 Pero ella no contestó y él le dijo : 

— ¿ No me hablas ? Pues a las piedras de toito el mundo me 
has de ir a buscar. — Y se fué. 

María, que había quedado enamorada del último joven que 
salió, se quedó tan triste, que a los pocos días determinó ir a 
lo buscar las piedras de toito el mundo. 

Salió al campo sola, y anda que anda, llegó a un sitio donde 
había tres piedras muy altas, y como la pobre estaba tan cansa- 
da, se sentó en el sudo y se puso a llorar. Estando llorando, 
ve que se abre una piedra de las tres y salió el joven de quien 
15 ella se había enamorado, y le dijo : 

— I María ! ¿ Qué tienes ? ¿* Por qué lloras ? 

Y viendo que seguía llorando y no contestaba, le dijo : 

— No te apures, llégate a aquel alto, desde allí verás una 
casa de campo, entra en ella y pr^unta a la dueña si quiere 

20 admitirte por criada. 

Se fué la joven y cuando llegó al cerro que le habían dicho, 
vio una casa de campo muy bonita, entró en ella, y así que 
llegó donde estaba la dueña, le preguntó si quería admitirla por 
criada. La señora, como la vio tan joven y tan bonita, le dijo 

25 que bueno, que se quedara para doncella suya. Como ella era 
tan trabajadora y tan buena, a los pocos días ya era la favorita 
de la señora que la quería mucho, tanto, que las otras criadas, 
que eran muy envidiosas, determinaron perderla en el ánimo de 
su ama. Estuvieron pensando lo que habían de hacer, y un día 

30 fueron a decir a su señora : 

— ¿ No sabe usted lo que ha dicho María ? 

— ¿ Qué ha dicho ? 



LOS TRES CLAVELES 3 1 

— Que no sabe para qué tiene usted tantas criadas, pues 
ella sola se atreve a lavar toda la ropa sucia en un día. 

— Ven acá, María, — dijo la señora — ¿has dicho tú que 
lavarías sola en un día toda la ropa sucia ? 

— No, señora, — dijo María, — yo no he dicho eso. 5 

— Pues las muchachas dicen que tú lo has dicho y no tienes 
más remedio que hacerlo. 

Mandó unos criados que llevaran toda la ropa al río y la 
pobre María, no sabiendo cómo salir de su apuro, se fué a las 
piedras y se puso a llorar ; en seguida se abrió una de ellas y 10 
salió el mismo joven y le preguntó : 

— ¿ Qué tienes ? i Por qué lloras ? 

Pero ella no contestaba y seguía llorando, y él prosigue así : 

— No te apures por la ropa que mi madre te ha mandado 
lavar, vete al río y di a los pájaros: «Pajaritos de foüo el 15 
mundo, venir a a)aidarme a lavar.» 

Se fué María al río y tan pronto como dijo las palabras que 
le había dicho el joven, vio venir por todas partes una multitud 
de pájaros de todas clases que se pusieron a lavar la ropa ; así 
es, que en menos de un decir Jesüs, ya estaba enjuta. 20 

Fl ama se puso tan contenta que cada vez quería más a su 
nueva doncella, lo que les daba mucha rabia a las otras criadas 
que siempre estaban inventando cosas para que la señora riñera 
a María. 

Sucedió que aquella señora estaba enferma de la vista, por- 25 
que había tenido tres hijos, los cuales, un día que salieron de 
caza fueron encantados y no volvieron ni se supo donde se 
hallaban. La pobre señora tuvo tanta pena, que a fuerza de 
llorar tenía los ojos siempre malos. Las criadas, que andaban 
buscando siempre un pretexto para perder a María en el ánimo 30 
de su ama, fueron y le dijeron : 

— I No sabe usted lo que ha dicho María ? 



32 INTERMEDÍATE SPANISH READER 

— I Qué ha dicho ? 

— Que ella sabe donde se encuentra un agua que cura la vista. 

— ¿Sí? — dijo la señora, — ven acá, María. ¿Conque tú 
sabes donde se encuentra un agua que me pondrá buenos los 

5 ojos, y nada me has dicho ? 

— No, señora, — dijo María, — yo no he dicho una cosa que 
no sé. 

— Pues cuando ellas lo dicen, — repuso su ama, — es que te 
lo habrán oído a ti, porque ellas no lo hubieran inventado. Si 

I o no me traes el agua, no volverás más a esta casa. 

La pobre María salió al campo y como ella no sabía donde 
estaba aquella agua, se fué a sentar llorando junto a las piedras, 
y al oir el llanto salió el joven y le dijo : 

— I Qué tienes ? ¿ Por qué lloras ? 
15 Ella no contestó y él repuso : 

— No te apures porque mi madre te haya pedido el agua 
para curar sus ojos ; toma este vaso, vete a la orilla del río y 
dices : « Pajaritos de foiío el mundo, venir conmigo a llorar. » 
Cuando hayan venido todos, el ultimo dejará caer una pluitia, 

2o la mojas en el vaso y le das con ella en los ojos a tu ama y 
verás cómo se le ponen buenos. 

Así lo hizo ; se fué al río y dijo : « Pajaritos de íotto el mundo, 
venir conmigo a llorar. » 

Como la vez anterior, empezaron a venir bandadas de pájaros 

25 por todas partes y todos iban dejando en el vaso unas gotitas 

hasta que se llenó. El último, sacudiendo las alas dejó caer 

una pluma. María cogió el vaso y la pluma y se fué a la casa. 

Así que llegó, mojó la pluma en el vaso y la pasó por los 

ojos a su ama, que a los pocos días estaba ya buena y muy 

30 contenta con su doncella. Las otras criadas no sabían qué 

hacer para que María se fuese de la casa. Un día fueron y 

dijeron a su ama: 

— ¿Sabe usted lo que ha dicho María? 



LOS TRES CLAVELES 33 

— I Qué ha dicho ? 

— ¿Que es capaz de sacar a sus hijos del encantamiento. 

— Eso no es posible que lo haga. 

— Sí, señora, que lo ha dicho. 

Llamó la señora a María y le preguntó si ella había dicho 5 
aquello. 

— No, señora, — dijo María, — no lo he dicho. 

— Pues las criadas dicen que lo has dicho y es preciso que 
lo hagas como hiciste las otras dos cosas. 

La pobre María se fué al campo adonde estaban las piedras 10 
y se puso a llorar. Salió el joven y le dijo : 

— i Qué tienes, María ? ¿ Por qué lloras ? 
Ella siguió llorando sin contestar y él repuso ; 

— Ya sé lo que tienes ; mi madre te ha dicho qué nos saques 
del encantamiento. Pero no te apures, vas y le dices que reúna 1 5 
todas las doncellas de los alrededores y que vengan en procesión 
con una vela encendida, y den tres vueltas alrededor de las 
piedras, pero que tengan cuidado que no se apague ninguna vela. 

Se fué María y dijo todo esto a su ama. Entonces ésta mandó 
reunir todas las jóvenes solteras y les dio una vela encendida 20 
a cada una y otra a María. Fueron en procesión hasta las 
piedras, dieron las tres vueltas y al dar la ultima vino una bo- 
canada de viento y apagó la vela de María. Ella, acordándose 
del encargo que la había hecho el joven, dio un grito y dijo : 

— I Ay, que se me ha apagado ! 25 
Entonces se abrieron las piedras y saUeron los tres hermanos, 

diciendo el más chico a María : 

— Gracias a Dios que has hablado. 

Desaparecieron entonces las piedras y los jóvenes estuvieron 
contando que al pasar por aquel sitio, un mágico los había 30 
encantado, convirtiéndolos en claveles, pudiendo sólo salir de 
su encantamiento cuando hablase junto a las piedras la persona 
que quemase aquellos tres claveles. 



34 INTERMEDIATE SPANISH READER 

La madre y los hijos se pusieron muy contentos y el más 

chico preguntó a María si quería casarse con él, y como ella 

también lo quería, le dijo que sí. Se casaron y todos fueron muy 

felices. Las criadas, como ya María era su ama, no se volvieron 

S a meter con ella, le pidieron perdón y María las perdonó. 

Biblioteca de las Tradiciones Populares Españolas 

1. ¿Cuántos hijos tenía el labrador? 2. ¿Qué encontró en el 
campo? 3. ¿Qué hizo con ellos? 4. ¿Qué sucedió a uno de los 
claveles ? 5. ¿ Quién apareció ? 6. ¿ Qué preguntó éste ? 7. Cuando 
la muchacha no contestó, ¿qué dijo el joven? 8. ¿Qué hizo la 
muchacha con el segundo clavel? 9. ¿Cuál era el resultado? 
10. ¿Qué dijo este joven? 11. ¿Qué hizo María con el tercer 
clavel? 12. ¿Qué dijo el tercer joven? 13. ¿Le gustó a María 
este joven? 14. ¿Qué determinó hacer María? 15. ¿A dónde llegó? 
16. Estando cansada, ¿qué hizo María? 17. ¿Quién salió a ha- 
blarle? 18. ¿ Qué preguntó este joven a María? 19. ¿Qué consejo le 
dio a ella? 20. ¿ Hizo María lo que le aconsejó el joven ? 21. ¿ Qué 
preguntó María a la dueña de la casa? 

22. ¿ La admitió la señora ? 23. ¿ Por qué era María la favorita 
de la señora ? 24. ¿ Qué determinaron hacer las otras criadas y por 
qué? 25. ¿ Qué fueron a decir a su señora? 26. ¿ Qué dijo la señora 
a María? 27. ¿Qué mandó la señora que hiciesen algunos criados? 
28. ¿Qué hizo María? 29. ¿Quién le habló y qué dijo? 30. ¿Qué 
consejo dio el joven? 31. ¿ Cómo se lavó la ropa? 32. ¿ Cuál era el 
efecto en la señora y en las otras criadas ? 33. ¿ De qué enfermedad 
padecía la señora? 34. ¿Cuál era la causa de esta enfermedad? 
35. ¿Cómo querían ahora las criadas perder a María en el ánimo 
de su ama? 36. ¿Qué dijo la señora a María? 37. ¿Cuál será el 
resultado si María no trae el agua? 38. ¿Dónde se sentó María? 
39. ¿Quién le habló a ella? 

40. ¿ Qué consejo dio el joven ? 41. ¿ Qué hará el último pájaro ? 
42. ¿ Qué ha de hacer María con la pluma ? 43. ¿ Qué hicieron los 
pájaros? 44. ¿ Qué hizo el ultimo pájaro? 45. ¿ Qué hizo María con 
el agua y la pluma y con qué resultado ? 46. ¿ Qué otra cosa dijeron 
las criadas que María podía hacer? 47. ¿Quería la señora que lo 
hjáese María? 48. ^A dónde fué María? 49. ¿Quién le habló y 



AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 35 

qué dijo? 60. ¿Qué consejo dio d joven? 51. ¿Hizo la señora lo 
que le dijo María? 52. ¿ Qué sucedió cuando daban la última vuelta? 
63. ¿Qué gritó María? 54. ¿Cuál era el resultado? 55. ¿Cómo 
habían sido encantados los tres jóvenes ? 66. ¿ Cuándo podían salir 
de su encantamiento? 57. ¿Qué preguntó el más chico a María y 
qué dijo ella? 58. ¿Castigó María a las criadas? 

AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 

Dominado por el irresistible deseo de conocerlo todo, y sin 
reparar en peligros, marché a Rusia en el rigor del invierno. 
Iba a caballo, que es la manera más segura de viajar, estando 
en buenas condiciones caballo y caballero, porque ni se expone 
uno a tener un lance con algún mayoral grosero, ni a verse en el 5 
caso de detenerse en todas las ventas, esperando que el posti- 
llón apague su sed, y no precisamente con agua. Iba muy abrí- 
gado y sin embargo sentía cada vez más frío a medida que 
avanzaba hada el nordeste. 

Seguí mi camino hasta que la noche y la obscurídad me 10 
obligaron a detenerme. No se divisaban señales que indicaran 
la proximidad de alguna población. Todo estaba tan cubierto 
de nieve que ni sabía siquiera adonde podría dirígirme. 

Cansado de caminar me apeé del caballo y lo até a una 
especie de estaca que sobresalía de la nieve. Para mayor seguri- 15 
dad saqué mis pistolas, me eché en la nieve, y quedé tan profunda- 
mente dormido que no me desperté hasta muy entrado el día. 
I Pero cuál fué mi sorpresa cuando al despertar me vi en medio 
de la plaza mayor de un pueblo ! Mi caballo había desaparecido ; 
pero a poco rato lo oí relinchar en lo alto. Alcé la cabeza y vi 20 
que estaba atado a la veleta del campanarío de la iglesia de la 
que estaba colgando, y que estaba a doscientos pies de altura. 
Pronto comprendí lo ocurrido. Durante la noche la nieve había 
cubierto el pueblo y luego, cambiando la temperatura, se derri- 
tió la nieve y yo, dormido, había ido ba\axvA.o ^>3aN^TftKc&&\>K» a.^ 



36 INTERMEDIATE SPANISH READER 

que en la obscuridad había tomado por tronco de un arbolito 
que sobresalía de la nieve, y a que había atado mi caballo, era 
nada menos que la cruz o veleta del campanario de la iglesia. 
Sin reflexionar mucho tomé mis pistolas, y apuntando a las 

5 riendas, las rompí, con lo que mi caballo cayó; lo recibí en 

brazos para que no se hiciera daño al caer, y seguí mi viaje. 

Ya no me ocurrió nada de particular hasta que llegué a Rusia, 

en donde no está muy de moda el viajar a caballo en invierno. 

Siguiendo mi eterna máxima de adoptar siempre las costum- 

10 bres del país en que vivo, tomé allí un pequeño trineo de un solo 

caballo y seguí alegremente el camino hacia San Petersbuigo. 

En un bosque muy extenso me persiguió un espantoso lobo 

con toda la velocidad que puede prestar el hambre más voraz. 

Pronto me alcanzó y no pude escaparme. Maquinalmente me 

1$ eché a lo largo en el fondo del trineo y dejé obrar al caballo 
para bien suyo y mío. Pronto sucedió lo que yo me temía. El 
lobo, sin ocuparse de mi pobre persona, saltó por encima de mí, 
atacó furiosamente al caballo y devoró con espantosos bocados 
las ancas del pobre animal que, espantado y dolorido, apretaba 

20 aun más los pasos. 

Habiendo de esta manera escapado por el pronto del peligro, 
alcé poco a poco la cabeza y vi con espanto que el lobo, devo- 
rando al caballo, se iba metiendo en el cuerpo de éste. Apenas 
le vi encerrado de esta manera, empecé a darle terribles latigazos. 

2$ Semejante ataque le causó un susto muy grande ; con todas 
sus fuerzas trató de escapar hacia adelante; el cadáver del 
caballo cayó a tierra y en su lugar quedó enganchado el espan- 
toso lobo. Yo por mi parte no dejaba de darle latigazos y 
contra todas nuestras respectivas esperanzas, llegamos a galope 

30 buenos y sanos a San Petersburgo, donde nos vieron llegar 
con bastante sorpresa. 

Cierta mañana vi desde la ventana de mi dormitorio un 
estanque grande que estaba a alguna distancia, cubierto de 




KL BARÓN MATA AL 



CON EL CKR£ZO ENTRE LA£ ASTfcS 



38 INTERMEDIATE SPANISH READER 

ánades silvestres. A escape cogí la escopeta de un rincón y 
bajé tan de prisa la escalera que tropecé y perdiendo el equi- 
librio me di con tal fuerza con la cabeza contra una puerta que 
los ojos me echaron chispas. Llegué al estanque y cuando iba 

5 a apuntar, observé que con aquel golpe violento que acababa 
de darme había saltado la piedra de escopeta. ¿ Qué hacer ? 
Porque no había que perder un solo instante. Felizmente me 
acordé de lo que me acababa de pasar con los ojos. Abrí la 
cazoleta, apunté a las aves silvestres, y dándome im formidable 

lo puñetazo en un ojo, salieron chispas bastantes, prendieron, y 
maté cinco pares de patos de un solo tiro. La serenidad es el 
alma de los actos heroicos. Si soldados y marinos se salvan 
muchas veces merced a ella, el cazador también le debe su 
suerte en no pocas ocasiones. 

15 Un día que ya había gastado todos mis perdigones, me 
encontré con el ciervo más arrogante del mundo. Éste se 
quedó mirándome con cierta ironía como si supiera perfecta- 
mente que mi bolsa estaba vacía. Pero inmediatamente cargué 
mi escopeta con pólvora y un puñado de huesos de cerezas, y 

20 apuntando a su frente, le di en medio de las dos astas. £1 
animal, atontado, vaciló; sin embargo, logró escaparse. Un 
año o dos después iba cazando en el mismo bosque y de 
repente veo aiite mi vista un hermosísimo ciervo que llevaba 
entre sus astas un formidable cerezo de más de diez pies de 

25 altura. Recordé al instante mi aventura anterior y con un solo 
tiro maté al ciervo, adquiriendo al mismo tiempo asado y 
cerezas para cinco o seis años, tan buenas que no las había 
probado mejores en mi vida. En caso de necesidad el cazador 
prueba todos los medios antes de dejar escapar una buena 

30 ocasión. 

Después de la guerra de los rusos con los turcos, me marché 

de Rusia porque los turcos me habían ofrecido el empleo de 

g^eneral y el cargo de ministro de la Guerra, con un sueldo 



AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 39 

enorme si consentía en pasar a su servicio. Antes, sin em- 
bargo, quise volver a dar un vistazo a España. En aquellos 
tiempos el invierno era tan crudo en todos los países de Europa 
que sufrí mucho más a la vuelta a mi patria que a la ida a Rusia. 

Como mi caballo había perecido en Turquía, tuve que viajar 5 
en diligencia. 

Al llegar a un camino estrechísimo, entre zarzales muy altas, 
aconsejé al postillón que diese señales con su cometa para que 
en aquel camino tan estrecho no chocásemos con algún otro 
coche. El hombre sopló con violencia, pero todos los esfuerzos 10 
eran vanos : no salía ni un solo sonido ; parecía incomprensible 
y en efecto era una verdadera desdicha, puesto que al poco 
rato chocamos con otro carruaje y era completamente imposi- 
ble pasar adelante. Sin embargo me bajé y ante todo desen- 
ganché los caballos. 1 5 

Luego, cargándome sobre los hombros el coche con las 
cuatro ruedas y con todo el equipaje, salté por encima del 
vallado de zarzas a una altura de unas cinco varas. Pasado 
el otro carruaje, salté de nuevo al camino llevando conmigo 
el carruaje, al cual puse el tiro y continuamos nuestro camino 20 
y llegamos sin novedad a la venta. 

EH postillón colgó su cometa en la pared al lado de la lumbre 
y yo me senté en frente de él. 

Entonces sucedió una cosa extraña. De repente oímos : 

/ Tratari / / tararí I / tratarari ! 25 

Y pronto comprendimos por qué el postillón no había podido 
tocar la cometa. Los sonidos se habían helado en la cometa y 
salían ahora poco a poco a medida que se deshelaban, claros y 
distintos, con mucha honra del postillón, porque el buen hombre 
nos entretuvo allí un rato tocando todas las canciones nacionales 30 
sin acercar la boca a la cometa. 

El primer viaje que hice en mi vida, poco antes del de Rusia. 
de que acabo de dar idea, fué un v\a\e ^i xcvax •a.X^K^». ^^ 



40 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Ceilán. Habrían pasado unos' quince días desde nuestra llegada 
cuando el hijo mayor del gobernador me propuso ir con él de 
cacería, lo que acepté con mucho gusto. Mi amigo era alto y 
fornido y acostumbrado al calor de aquel clima; pero yo me 

5 cansé tan pronto que cuando llegamos al bosque me quedé 
atrás a gran distancia de él. 

Estaba por sentarme para descansar un poco a orillas de un 
espumoso torrente que me había llamado la atención por su 
profundidad y el espantoso ruido de sus aguas, cuando de 

10 pronto oí un ruido en el camino por donde acababa de pasar. 
Volví la cabeza y me quedé petrificado al ver un tremendo 
león que se lanzaba sobre mí, dándome a comprender que 
se dignaría desayunarse con mi pobre cadáver sin pedirme 
permiso. Mi escopeta sólo estaba cargada con perdigones 

15 pequeños. Ni el tiempo ni la turbación que me dominaba me 
permitían reflexionar mucho; sin embargo, resolví disparar el 
tiro, en la esperanza de asustar a la bestia o herirla quizás. 
Pero como en la angustia no esperé siquiera a que el león se 
pusiera a tiro, sólo conseguí enfurecerle más; de manera que 

20 se me echó encima con espantosa violencia. Más bien por 
instinto que por reflexión intenté un imposible, huir. Me resolví 
a hacerlo y todavía me estremezco de espanto al recordarlo ; a 
pocos pasos de mí vi un cocodrilo horroroso, abriendo ya su 
espantosa boca para devorarme. 

25 ¡ Figúrense ustedes aquella terrible situación I Detrás el 
león, delante el cocodrilo, a mi izquierda el torrente y a mi 
derecha un abismo lleno de serpientes venenosas. 

Aturdido, caí a tierra. El único pensamiento que mi alma 
podía concebir fué el terror de sentir los dientes o las garras 

30 del furioso animal o de encontrarme en la boca del cocodrilo. 
Pero a los pocos segundos oí un sonido fuerte y sumamente 
extraño, y atreviéndome por fin a alzar la cabeza, miré a mi 
alreáeáor y vi con inmensa aleexía que el león se había lanzado 



AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 41 

a mí con tanto furor en el instante en que me caí, que por 
encima de mí había saltado a la boca del cocodrilo que se dis- 
ponía a devorarme. Su cabeza estaba ahora en el tragadero de 
este monstruoso reptil y ambos hacían mil esfuerzos para des- 
prenderse el uno del otro. Felizmente me levanté a tiempo, 5 
saqué mi cuchillo y de un solo golpe corté la cabeza al león. 
Luego, con la escopeta empujé su cabeza aún más dentro de la 
garganta del cocodrilo, que se ahogó miserablemente. Poco 
después de esta gloriosa viótoría vino mi amigo para enterarse 
por qué me había quedado atrás. 10 

Después de mutuas felicitaciones medimos el cocodrilo que 
tenía veinte metros de largo. 

Cuando contamos al gobernador esta extraordinaria aventura, 
envió gente con un inmenso carro tirado por treinta y seis 
muías para que le trajesen los dos animales. La piel del león 15 
era tan hermosa que me valió tres mil duros y con la del coco- 
drilo hubo para hacer petacas cinco o seis años. 

1. ¿Cuándo fué el barón a Rusia y por qué? 2. ¿Por qué fué 
a caballo ? 3. ¿ Qué tal tiempo hacía ? 4. ¿ Por qué se detuvo el 
barón ? 6. ¿ Por qué no sabía donde estaba ? 6. ¿ Qué hizo con el 
caballo ? 7. ¿ Cómo pasó la noche ? S. ¿ Qué le sorprendió al desper- 
tar? 9. ¿Dónde estaba su caballo? 10. ¿Cuál era la explicación 
de esto? 11. ¿Qué era la estaca a la cual había atado el caballo? 
12. ¿Cómo recobró el caballo? 13. ¿Por qué no se hizo daño el 
caballo al caer? 14. ¿Qué cambio hizo el barón en su modo de viajar 
y por qué ? 16. ¿ Qué es San Petersburgo ? 16. ¿ Cuándo cambiaron 
los rusos el nombre de esta ciudad y por qué ? 17. ¿ Qué animal le 
persiguió en el bosque ? 18. ¿ Qué hizo el barón ? 19. ¿ Se ocupó el 
lobo del barón? 20. ¿Qué vio el barón al alzar la cabeza? 21. ¿Cómo 
castigó al lobo ? 22. ¿ Cuál era el efecto en el lobo ? 23. ¿ Cómo lle- 
garon a San Petersburgo ? 24. ¿ Qué vio el barón desde la ventana ? 
26. ¿ Qué pasó al barón al bajar la escalera ? 

26. ¿ Por qué no podía matar los patos? 27. ¿De qué se acordó? 
28. ¿Qué hizo para disparar la escopeta? 29. ¿Cómo se salvan 
muchas veces soldados y marinos? dO. ¿'E^.^o c^<^ <¿aoxc&\»&s5k2a& 



42 INTERMEDIATE SPANISH READER 

se encontró con un dervo? 31. ¿ Cómo le miró el ciervo? 32. ¿De 
qué se sirvió en vez de perdigones ? 33. ¿ Mató al animal ? 34. ¿Vio 
al ciervo otra vez ? 35. ¿ Qué llevaba el ciervo ? 36. ¿ Qué adquirió 
al matar al ciervo ? 37. ¿ Por qué se marchó de Rusia el barón ? 
38. ¿Qué quería hacer antes de aceptar esta oferta? 39. ¿Cómo 
era el invierno? 40. ¿Cómo viajaba esta vez? 41. ¿Qué aconsejó 
al postillón y por qué ? 42. ¿ Obedeció el postillón ? 43. ¿ Por qué 
era esta una desdicha? 44. ¿Qué hizo primero el barón? 45. ¿Qué 
hizo el barón luego para que pudieran pasar? 46. ¿A dónde llega- 
ron ? 47. ¿ Qué hizo el postillón con la cometa ? 48. ¿ Qué cosa ex- 
traña sucedió ? 49. ¿ Cómo se explica esta cosa extraña ? 50. ¿ Cuál 
era el primer viaje del barón ? 

51. ¿ Qué propuso el hijo del gobernador? 52. ¿Por qué se quedó 
atrás el barón ? 53. ¿ Dónde estaba por sentarse ? 54. ¿ Qué oyó ? 
65. ¿ Qué vio? 56. ¿ Qué quería hacer el león? 57. ¿ No tenía esco- 
peta el barón? 68. ¿Qué resolvió hacer? 59. ¿Cuál era el efecto del 
tiro ? 60. ¿ Qué hizo el león ? 61. ¿ Por qué no podía huir el barón ? 
62. Dé Vd. un resumen de la situación. 63. ¿ Qué esperaba el barón 
al caer a tierra? 64. ¿ Qué oyó el barón y qué vio al alzar la cabeza ? 
65. ¿Dónde estaba la cabeza del león ? 66. ¿Qué esfuerzos hacían los 
dos animales? 67. ¿ Qué hizo el barón con su cuchillo? 68. ¿ Cómo 
mató al cocodrilo? 69. ¿Cómo sabían el largo del cocodrilo? 70. ¿Qué 
hizo el gobernador? 71. ¿Qué hizo el barón con la piel del león y 
con la del cocodrilo? 



EL PESCADORCITO URASHIMA 

Vivía muchísimo tiempo hace, en la costa del mar del Japón, 
un pescadorcito llamado Urashima, amable muchacho, y muy 
listo con la caña y el anzuelo. 

Cierto día salid a pescar en su barca ; pero en vez de coger 
5 un pez, ¿ qué piensas que cogió ? Pues bien, cogió una grande 
tortuga con una concha muy recia y una cara vieja, arrugada y 
fea, y un rabillo muy raro. Bueno será que sepas una cosa, 
que sin duda no sabes, y es que las tortugas viven mil años : 
s2 menos las japonesas los viven. 



EL PESCADORCITO URASHIMA 43 

Urashima, que no lo ignoraba, dijo para sí : 

— Un pez me sabrá tan bien para la comida y quizás mejor 
que la tortuga. ¿ Para qué he de matar a este pobrecito animal 
y privarle de que viva atín novecientos noventa y nueve años ? 
No, no quiero ser tan cruel. Seguro estoy de que mi madre 5 
aprobará lo que hago. 

Y en efecto echó la tortuga de nuevo en la mar. 

Poco después aconteció que Urashima se quedó dormido en 
su barca. Era tiempo muy caluroso de verano, cuando casi 
nadie se resiste al mediodía a echar una siesta. 10 

Apenas se durmió, salió del seno de las olas una hermosa 
dama que entró en la barca y dijo: 

— Yo soy la hija del dios del mar y vivo con mi padre en el 
Palacio del Dragón, allende los mares. No fué tortuga la que 
pescaste poco ha, y tan generosamente pusiste de nuevo en el 1 5 
agua en vez de matarla. Era yo misma, enviada por mi padre, 

el dios del mar, para ver si tií eras bueno o malo. Ahora, como 
ya sabemos que eres bueno, un excelente muchacho, que repug- 
na toda crueldad, he venido para llevarte conmigo. Si quieres, 
nos casaremos y viviremos felizmente juntos, más de mil años, 20 
en el Palacio dd Dragón, allende los mares azules. 

Tomó entonces Urashima un remo y la princesa marina otro; 
y remaron, remaron, hasta arribar por ultimo al Palacio del 
Dragón, donde el dios de la mar vivía e imperaba, como rey, 
sobre todos los dragones, tortugas y peces, i Oh qué sitio tan 25 
ameno era aquel 1 Los muros del Palacio eran de coral; los 
árboles tenían esmeraldas por hojas, y rubíes por fruta; las 
escamas de los peces eran plata, y las colas de los dragones, 
oro. Piensa en todo lo más bonito, primoroso y luciente que 
viste en tu vida, ponió junto, y tal vez concebirás entonces lo 30 
que el palacio parecía. Y todo ello pertenecía a Urashima. Y 
I cómo no, si era el yerno del dios de la mar y el marido de la 
adorable princesa ? 



44 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Allí vivieron dichosos más de tres años, paseando todos los 
días por entre aquellos árboles con hojas de esmeraldas y 
frutas de rubíes. 

Pero una mañana dijo Urashima a su mujer : 
5 — Muy contento y satisfecho estoy aquí. Necesito, no 
obstante, volver a mi casa y ver a mi padre, a mi madre, a mis 
hermanos y a mis hermanas. Déjame ir por poco tiempo y 
pronto volveré. 

— No gusto de que te vayas, — contestó ella. — Mucho temo 
I o que te suceda algo terrible ; pero vete, pues así lo deseas y no 

se pnede evitar. Toma, con todo, esta caja, y cuida mucho de 
no abrirla. Si la abres, no lograrás nunca volver a verme. 

Prometió Urashima tener mucho cuidado con la caja y no 
abrirla por nada del mundo. Luego entró en su barca, navegó 
í 5 mucho, y al fin desembarcó en la costa de su país natal 

Pero¿ qué había ocurrido durante su ausencia.? ¿Dónde 
estaba la choza de su padre ? ¿ Qué había sido de la aldea en 
que solía vivir? Las montañas, por cierto, estaban allí como 
antes ; pero los árboles habían sido cortados. El arroyuelo, que 
2o corría junto a la choza de su padre, seguía corriendo ; pero ya 
no iban allí mujeres a lavar la ropa como antes. Portentoso era 
que todo hubiese cambiado de tal suerte en sólo tres años. 

Acertó entonces a pasar un hombre por allí cerca y Urashima 
le preguntó : 
25 — ¿Puedes decirme, te ruego, donde está la choza de 
Urashima, que se hallaba aquí antes ? 
El hombre contestó : 

— I Urashima ? ¿ cómo preguntas por él, si hace cuatro- 
cientos años que desapareció pescando ? Su padre, su madre, 

30 sus hermanos, los nietos de sus hermanos, ha siglos que 
murieron. Esa es una historia muy antigua. Loco debes de 
estar cuando buscas aún la tal choza. Hace centenares de años 
g'ue era escombros. 




URASHIHA CORRE EN POS DE LA NUBlil 



46 INTERMEDIATE SPANISH READER 

De sübito acudió a la mente de Urashima la idea de que el 
Palacio del Dragón, allende los mares, con sus muros de coral 
y su fruta de rubíes y sus dragones con colas de oro, había 
de ser parte del país de las hadas, donde un día es más largo 

5 que un año en este mundo, y que sus tres años, en compañía 
de la princesa, habían sido cuatrocientos. De nada le valía, 
pues, permanecer ya en su tierra, donde todos sus parientes 
y amigos habían muerto, y donde hasta su propia aldea había 
desaparecido. 

lo Con gran precipitación y atolondramiento pensó entonces 
Urashima en volverse con su mujer, allende los mares. Pero 
¿cuál era el rumbo que debía seguir? ¿quién se lo mar- 
caría? 

— Tal vez, — caviló él, — si abro la caja que ella me dio, 

15 descubra el secreto y el camino que busco. 

Así desobedeció las órdenes que le había dado la princesa, o 
bien no las recordó en aquel momento por lo trastornado que 
estaba. 

Como quiera que fuese, Urashima abrió la caja. Y ¿qué 

20 piensas que salió de allí? Salió una nube blanca que se fué 
notando sobre la mar. Gritaba él en balde a la nube que se 
parase. Entonces recordó con tristeza lo que su mujer le había 
dicho de que, después de haber abierto la caja, no habría ya 
medio de que volviese él al palacio del dios de la mar. 

25 Pronto ya no pudo Urashima ni gritar ni correr hacia la playa 
en pos de la nube. 

De repente, sus cabellos se pusieron blancos como la nieve, 
su rostro se cubrió de arrugas, y sus espaldas se encorvaron 
como las de un hombre decrépito. Después le faltó el aliento. 

30 Y al fin cayó muerto en la playa. 

I Pobre Urashima 1 Murió por atolondrado y desobediente. 
Si hubiera hecho lo que le mandó la princesa, hubiese vivido 
aun más de mil años. 



EL SR. NICHTVERSTEHEN 47 

Dime : ¿ no te agradaría ir a ver el Palacio del Dragón, allende 

Jos mares, donde el dios vive y reina como soberano sobre 

dragones, tortugas y peces, donde los árboles tienen esmeraldas 

por hojas y rubíes por fruta, y donde las escamas son plata y 

las colas oro ? t -.r ^ 

Juan V alera 

1. ¿Dónde vivía Urashima? 2. ¿En qué se ocupaba? 3. ¿Qué 
cogió un día ? 4. Dé Vd. una descripción de esta tortuga. 6. ¿ Qué 
sabe Vd. de las tortugas japonesas ? 6. ¿ Por qué echó Urashima la 
tortuga en la mar? 7. ¿Siguió pescando? 8. ¿Qué tal tiempo hacía? 
9. ¿ Quién salió del agua y qué hizo ? 10. ¿ Dónde vivía ? 11. ¿ Qué 
dijo ella de la tortuga que Urashima había pescado? 12. ¿Qué quería 
saber? 13. ¿Qué propuso a Urashima? 14. ¿Cómo llegaron al Pa- 
lacio del Dragón ? 15. Describa Vd. los muros, los árboles, los peces, 
los dragones. 16. ¿De quién era todo eso y por qué? 17. ¿Qué 
hacían Urashima y la princesa? 

18. ¿ Por qué quería Urashima volver a casa ? 19. ¿ Qué contestó 
la princesa? 20. ¿Qué le dio la princesa? 21. ¿Qué sucedería si 
abría Urashima la caja ? 22. ¿ Qué prometió Urashima ? 23. ¿ Qué 
cambios encontró Urashima al volver a casa ? 24. ¿ En qué no había 
cambio ? 25. ¿ Qué preguntó Urashima a cierto hombre que pasaba ? 
26. ¿Qué dijo este hombre de Urashima, de sus parientes y de 
la choza? 27. ¿Cuánto tíempo había estado ausente Urashima? 
28. ¿Cómo se explica esto? 29. ¿Por qué no quería permanecer 
Urashima en su tierra? 30. ¿Por qué no volvió en seguida al palacio? 
31. ¿ Qué idea le ocurrió? 32. ¿ Qué salió de la caja? 33. ¿ Qué recordó 
entonces Urashima? 34. ¿Qué le sucedió? 35. ¿Qué te agradaría 
ir a ver? 

EL SR. NICHTVERSTEHEN 

Con rico cargamento de vinos generosos, higos, pasas, almen- 
dras y limones, en la estación de la vendeja llegó a Hamburgo, 
procedente de Málaga, una goleta mercante española. El 
patrón, el piloto y el contramaestre sabían muy bien su oficio o 
dígase el arte de navegar, pero de todas las demás cosas^ v^ 
menester es confesarlo, sabían poco o ivad^L*. XeoSass. xomj^ ^js^^^a- 



48 INTERMEDIATE SPANISH READER 

la letra, como vulgarmente suele decirse. Por dicha, remediaba 
este mal y aun le trocaba en bien un malagueño muy listo que 
iba a bordo como secretario del patrón, y que apenas había 
ciencia ni arte que no supiese o en la que no entendiese, escri- 

5 biese y hablase con corrección y soltura. 

Había en el puerto gran multitud de buques de todas clases 
y tamaños, resplandeciendo entre ellos, llamando la atención 
y hasta excitando la admiración y la envidia de los españoles, 
un enorme y hermosísimo navio, construido con tal perfección, 

10 lujo y elegancia que era una maravilla. 

Los españoles naturalmente tuvieron la curiosidad de saber 
quién era el dueño del navio, y encargaron al secretario que, 
sirviendo de intérprete, se lo preguntase a algunos alemanes 
que habían venido a bordo. 

15 Lo preguntó el secretario, y dijo luego a sus paisanos y 
camaradas : 

— El buque es propiedad de un poderoso comerciante y 
naviero de esta ciudad en que estamos, el cual se llama « el Sr. 
Nichtverstehen ». 

20 — I Cuan feliz y cuan acaudalado ha de ser ese caballero I — 
dijo el patrón envidiándole. Saltaron luego en tierra y se dieron 
a pasear por las calles, contemplando y celebrando la grandeza 
y el esplendor de los edificios. 

A través de una reja preciosa de bronce dorado y en el 

25 centro de un parque lleno de corpulentos y frondosos árboles 

y cubierto el suelo de verde césped y de lindas flores, vieron 

uno de los más suntuosos palacios que habían visto en su vida. 

Encomendaron al secretario que preguntase quién era el amo 

del palacio. 

30 El secretario se dirigió a un transeúnte, le preguntó y volvió 
a sus amigos diciéndoles : 

— Quien habita en ese palacio y le posee es el mismo co- 
merciante y naviero, dueño del buque ; el Sr. Nichtverstehen. 



EL SR. NICHTVERSTEHEN 49 

Siguieron recorriendo las calles, muy distraídos en ver pasar 
muchedumbre de pueblo, gran número de gente bien vestida, 
a pie, a caballo y en coche, y no pocas gallardas mujeres, que 
les cautivaban la atención y atín los corazones. Una, sobre 
todo, los dejó embelesados, porque era un prodigio de hermosura, 5 
joven y rubia, y tan majestuosa como una emperatriz. Iba 
sentada en reluciente lando abierto, del cual tiraban dos briosos 
caballos de la más pura sangre inglesa. 

Deslumhrados ante la pomposa aparición de aquella mujer, 
que les pareció más divina que humana, ansiaron saber quién 10 
era. Fué el secretario a preguntarlo y volvió diciendo : 

— Es la mujer del comerciante y naviero, dueño del buque y 
del palacio : es la señora de Nichtverstehen. 

Aunque los españoles somos por lo comdn poco envidiosos y 
hasta magnánimos, no se ha de negar que, en esta ocasión y 15 
harto fundado motivo había para ello, el piloto y los demás de 
la goleta se morían de envidia. 

A fin de consolarse de no ser tan venturosos como el 
Sr. Nichtverstehen, tomaron dos cochecitos de punto y se fue- 
ron a pasear por los floridos alrededores de Hamburgo. 20 

Durante este paseo en coche, crecieron la admiración y la 
envidia de tódqs. Y la cosa no era para menos. Vieron una 
magnífica fábrica de tejidos. Preguntaron quién era el fabri- 
cante capitalista, y supieron por el mismo conducto y medio que 
era el Sr. Nichtverstehen. Admiraron después una suntuosa 25 
quinta circundada de bosques y jardines, con colosales inverná- 
culos, donde había palmas gigantescas, heléchos arborescentes, 
naranjos, limoneros, higueras de la India, orquídeas y mil otras 
plantas de los climas cálidos, y donde bramaban, gruñían y 
cantaban, en grandes jaulas, multitud de fieras y de aves. 30 
Con asombro supieron que aquel regio y campestre retiro era 
también propiedad del Sr. Nichtverstehen. 

— Debe de ser xm potentado, — exdacnva^^ ^ ^-tova» 



50 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Lo que posee valdrá muchos millones de florines, — aña- 
día el patrón. 

— ¡Quién fuera como el Sr. Nichtverstehen ! — decían los 
demás en coro. 

5 Haciendo estas exclamaciones volvieron a entrar en la ciudad, 
se apearon y prosiguieron a pie su paseo formando grupo. 
De pronto se llenó la calle de gente. 

— ¿ Qué será ? — decían. 

Era un entierro de mucho lujo. 
10 El secretario, según tenía ya de costumbre, se dirigió a una 
persona de las que vio más cerca para enterarse y saber a 
quién llevaban a enterrar. 

Luego que se enteró, el secretario volvió a sus compañeros, 
y como era docto y sentencioso y no sólo sabía alemán sino 
15 también latín, les dijo con mucha gravedad : 

— Sic transit gloria mundi. No hay que envidiar la opulen- 
cia, los deleites y el regalo. De nada le han valido todos sus 
millones al Sr. Nichtverstehen. Era tan mortal como el más 
miserable pordiosero. Ahí le tenéis encerrado en ese féretro, 

20 y dentro de poco estará en el sepulcro y será pasto de gusanos. 

Luego se enteraron con sorpresa de que la palabra que el 

secretario tomaba por nombre propio quería dedr que «no le 

entendían». 

Juan V alera 

1. ¿Qué cargamento tenía la goleta que llegó a Hamburgo? 
2. i Dónde está Hamburgo ? i Málaga ? 3. ¿ Quiénes sabían su 
oficio? 4. ¿Qué no sabían estos oficiales? 5. ¿Qué remediaba este 
mal? 6. ¿Qué es malagueño? 7. ¿Qué sabía este secretario? 
8. ¿ Qué había en el puerto ? 9. ¿ Qué llamaba sobre todo la aten- 
ción de los españoles ? 10. ¿ Qué encargaron los españoles a su 
secretario? 11. ¿Qué información les dio éste? 12. ¿Por qué no 
hicieron esta pregunta los españoles ? 13. ¿ Qué hicieron luego los 
españoles? 14. ¿Qué vieron a través de una reja? 16. ¿Dónde 
estaba el palacio ? 



DESDE ALLÁ 5 1 

16. ¿ Qué encomendaron los españoles al secretario ? 17. ¿ A quién 
pr^untó el secretario ? 18. ¿ Qué dijo a sus amigos ? 19. ¿ Qué otra 
cosa vieron los españoles ? 20. ¿ Quién sobre todo llamaba su aten- 
ción y por qué ? 21. ¿ Cómo se enteraron de quién era ? 22. ¿ Cuáles 
eran los sentimientos de los españoles al saber esto ? 23. ¿ Cómo se 
consolaron? 24. ¿Qué edificio vieron luego y de quién era? 26. Des- 
criba Vd. la quinta que vieron. 26. ¿ A quién pertenecía ? 27. ¿ Qué 
exclamaciones hicieron el patrón y los demás ? 28. ¿ Por qué se llenó 
la calle de gente ? 29. ¿ Qué querían saber los españoles ? 30. ¿ Qué 
dijo el secretario y en qué idioma ? 31. ¿ Cuáles eran las reflexiones 
dd secretario ? 32. ¿ De qué se enteraron al fin los españoles ? 



DESDE ALLÁ 

Don Javier de Campuzano iba acercándose a la muerte, y la 
veía llegar sin temor ; arrepentido de sus culpas confiaba en la 
misericordia de Aquél que murió por tenerla de todos los hom- 
bres. Sólo una inquietud le acuciaba algunas noches de esas en 
que el insomnio fatiga a los viejos. Pensaba que, faltando él, 5 
entre sus dos hijos y únicos herederos nacerían disensiones, 
acerbas pugnas y litigios por cuestión de hacienda. Era don 
Javier muy acaudalado propietario, muy pudiente señor, pero 
no ignoraba que las batallas más encarnizadas por dinero las 
riñen siempre los ricos. Ciertos amarguísimos recuerdos de la 10 
juventud contribuían a acrecentar sus aprensiones. Acordábase 
de haber pleiteado largo tiempo con su hermano mayor ; pleito 
intrincado, encarnizado, interminable, que empezó entibiando el 
cariño fraternal y acabó por convertirlo en odio sangriento. 
El pecado de desear a su hermano toda especie de males, de 15 
haberle injuriado y difamado y hasta — ¡ tremenda memoria ! — 
de haberle esperado una noche en las umbrías de un robledal 
con objeto de retarle a espantosa lucha, era el peso que por 
muchos años tuvo sobre su conciencia don Javier. Con la 
intención había sido fratricida y temblaba 3\ \ma3gissax ^aj^^ %>^^ 



•i.^ 



52 INTERMEDIATE SPANISH READER 

hijos, a quienes amaba tiernamente, llegasen a detestarse por un 
puñado de oro. La naturaleza había dado a don Javier elocuente 
ejemplo y severa lección ; sus dos hijos, varón y hembra, eran 
mellizos ; al enviarles al mundo a la nüsma hora^ Dios les había 

5 mandado imperativamente que se amasen ; y herida desde su 
nacimiento la imaginación de don Javier, sólo cavilaba en que 
dos gotas de sangre de las mismas venas, cuajadas a un tiempo, 
podían, sin embargo, aborrecerse hasta el crimen. Para evitar 
que celos de la ternura paternal engendrasen el odio, don Javier 

10 dio a su hijo la carrera militar y le tuvo casi siempre apartado 
de sí; sólo cuando conoció que la vejez y los achaques le 
empujaban a la tumba, llamó a José María y permitió que sus 
cuidados ñliales alternasen con los de María Josefa. A fuerza 
de reflexiones, el viejo había formado un propósito, y empezó a 

1 5 cumplirlo llamando aparte a su hija en gran secreto, y didén- 
dole con solemnidad : 

— Hija mía, antes que llegue tu hermano tengo que ente- 
rarte de algo que te importa. Óyeme bien y no olvides ni una 
sola de mis palabras. No necesito añrmar que te quiero mucho ; 

2o pero además tu sexo debe ser protegido de im modo especial y 
recibir mayor favor. He pensado en mejorarte, sin que nadie 
te pueda disputar lo que te regalo. Así que yo cierre los ojos 
... así que reces un poco por mí ... te irás al cortijo de 
Guadeluz, y en la sala baja, donde está aquel arcón muy viejo 

25 y muy pesado que dicen es árabe, contarás a tu izquierda, desde 
la puerta, diez y seis ladrillos — fíjate, diez y seis — una onza 
de ladrillos, ¿ entiendes ? y levantarás el que hace el número diez 
y siete, que tiene como la señal de una cruz, y algunos más 
alrededor. Bajo los ladrillos verás una piedra y una argolla; 

30 la piedra, sellada con argamasa fuerte. Quitarás la argamasa, 
desquiciarás la piedra, y aparecerá un escondrijo, y en él un 
millón de reales en peluconas y centenes de oro. Son mis aho- 
rros de muchos años. El millón es tuyo, sólo tuyo ; a ti te lo 



DESDE ALLÁ 53 

dejo en plena propiedad. Y ahora, chiton, y no volvamos a tra- 
tar de este asunto. | Cuando yo falte ... I 

María Josefa sonrió dulcemente, mostróse muy agradecida y 
aseg^ó que deseaba no tener jamás ocasión de recoger el cuan- 
tioso legado. Llegó José María aquella misma noche, y ambos 5 
hermanos, relevándose por tumo, velaron a don Javier, que 
decaía a ojos vistas. No tardó en presentarse el ultimo trance, 
la hora suprema, y en medio de las crispaciones de una agonía 
dolorosa notó María Josefa que el moribundo apretaba su mano 
de un modo significativo, y creyó que los ojos, vidriosos ya, sin 10 
luz interior, decían claramente a los suyos : « Acuérdate, diez y 
seis ladrillos. . . . Un millón de reales en peluconas. ...» 

Los primeros días después del entierro se consagraron, natu- 
ralmente, al duelo y a las lágrimas, a los pésames y a las efusiones 
de tristeza. Los dos hermanos abatidos y con los párpados rojos, 1 5 
cambiaban pocas palabras, y ninguna que se refiriese a asuntos 
de interés. Sin embargo, fué preciso abrir el testamento ; hubo 
que conferenciar con escribanos, apoderados y albaceas, y una 
noche en que José María y María Josefa se encontraban solos 
en el vasto salón de recibir, y la luz desfallecida del quinqué 20 
hacía, al parecer, visibles las tinieblas, la hermana se aproximó 
al hermano, le tocó en el hombro y murmuró tímidamente en 
voz muy queda : 

— José María, he de decirte una cosa . . . una cosa rara . . . 
de papá. 25 

— Di, querida . . . ¿ una cosa rara ? 

— Sí, verás. . . . No te admires. . . . Hay un millón de reales 
en monedas de oro, escondido en el cortijo de Guadeluz. 

— No, tonta, — exclamó sobrecogido y con súbita vehemencia 
José María. — No has entendido bien. ¡ Ni poco ni mucho 1 30 
Donde está oculto ese millón es en la dehesa de la Corchada. 

— I Por Dios, Josefllo ! Pero si papá me lo explicó divina- 
mente con pelos y señales. ... Es en \aL saX^ Xi^^a^vV^ ^5^^ 



54 INTERMEDIATE SPANISH READER 

contar diez y seis ladrillos a la izquierda, desde la puerta, y al 
diez y siete está la piedra con argolla que cubre el tesoro. . . . 

— I Te aseguro que te equivocas, mujer 1 Papá me dio tales 
pormenores que no cabe duda. En la dehesa, junto al muro del 

5 redil viejo que ya se abandonó, existe una especie de pilón 
donde bebía el ganado. Detrás hay una arqueta medio arrui- 
nada y al pie de la arqueta una losa rota por la esquina. 
Desencajando esa losa se encuentra un nicho de ladrillos y en 
él un millón de peluconas y centenes. . . . 

10 — Hijo del alma, ¡ pero si es imposible 1 Créeme a mí. 
Cuando papá te llamó estaba ya peor, muy en los últimos, 
quizás la cabeza suya no andaba ñrme ; ] pobrecito ! Yo tengo 
sus palabras aquí esculpidas. . . . 

— María, — declaró José, cogiendo la mano de la joven des- 
15 pues de meditar un instante, — lo cierto es que hay dos de- 
pósitos y sólo así nos entenderemos. Papá me advirtió que 
me dejaba ese dinero exclusivamente a mí. . . . 

— Y a mí que el de Guadeluz era tínicamente mío. . . . 

— j Pobre papá ! — murmuró conmovido el oñciaL — ; Qué 
20 cosa más extraña I Pues ... si te parece, lo que debe hacerse 

es ir a Guadeluz primero y a la Corchada después. Así saldre- 
mos de dudas. | Qué gracioso sería que no hubiese sino imo ! 

— Dices bien, — confirmó María Josefa triunfante. — Primero 
a donde yo digo, porque verás cómo allí está el tesoro. 

25 — Y también porque tuviste el acierto de hablar antes, ¿ verdad, 
chiquilla ? Has de saber que yo no te lo decía, porque temía 
afligirte, podías creer que papá te excluía, que me prefería a 
mí . . . i qué sé yo ? Pensaba sacar el depósito y darte la 
mitad sin decirte la procedencia. Ahora veo que fui un tonto. 

30 — No, no; tenías razón, — repuso María confusa y apurada. 
— Soy una parlanchína, una imprudente. Debió prevenírseme 
eso. . . . Debí buscar el tesoro y hacer como ttí, entregártelo 
s/n deár de dónde venía. . . . i Qué falta de pesquis ! 




S MELLIZOS ABRIENDO LAS DOS CAJAS 
55 



S6 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Pues yo deploro que te hayas adelantado, — contestó sin- 
ceramente José apretando los finos dedos de su hermana. 

De allí a pocos días los mellizos hicieron la excursión a 
Guadeluz y encontraron todo puntualmente como lo había 
5 animciado María Josefa. El tesoro se guardaba en un cofrecillo 
de hierro, cerrado ; la llave no pareció. Cargaron el cofre y sin 
pensar en abrirlo siguieron el viaje a la Corchada donde al pie 
de la derruida arqueta hallaron otra caja de hierro también, 
de igual peso y volumen que la primera. 
10 Lleváronse a casa las dos cajas, encerráronse de noche, y José 
María, provisto de herramientas de cerrajero, las abrió, o mejor 
dicho, forzó y destrozó el cierre. Al saltar las tapas brillaron las 
acumuladas monedas, las hermosas onzas y las doblillas, que los 
dos hermanos, sin contarlas, uniendo ambos caudales derramá- 
is ron sobre la mesa donde se mezclaron como Pactólos que con- 
funden sus aguas maravillosas. De pronto María se estremeció: 

— En el fondo de mi caja hay un papel. 

— Y otro en la mía, — observó el hermano. 

— Es letra de papá. 
20 — Letra suya es. . . . 

— El tuyo ¿qué dice.^^ 

— Aguarda . . . acerca la luz . . . dice así : « Hijo mío, si lees 
esto a solas, te compadezco y te perdono ; si lo lees en compañía 
de tu hermana, salgo del sepulcro para bendecirte. ...» 
25 — El sentido del mío es idéntico, — exclamó después de un 
instante sollozando y riendo a la vez María Josefa. 

Los mellizos soltaron los papeles, y por encima del montón de 
oro pisando monedas esparcidas en la alfombra, se tendieron los 
brazos y estuvieron abrazados buen trecho. 

Emilia Pardo Bazán 

1. ¿Tenía don Javier mucho tiempo que vivir? 2. ¿En qué con- 
fiaba ? 3. ¿ Dormía bien ? 4. ¿ Qué podría suceder después de su 
muerte? 5. ¿Tenía, mucho dinero? 6. ¿Qué no ignoraba? 7. ¿De 



DESDE ALLÁ 57 

qué suceso de su juventud se acordaba ? S. ¿ Cuál había sido el efecto 
de este pleito ? 9. ¿ Por qué había esperado una noche a su hermano ? 
10. ¿Qué es fratricida? 11. ¿Qué efecto podría tener en sus hijos 
el tener mucho dinero? 12. ¿Cuántos hijos tenía don Javier? 
13. ¿ Qué son mellizos ? 14. ¿ Se aborrecen generalmente los melli- 
zos? 15. ¿Por qué dio don Javier a su hijo la carrera militar? 
16. ¿Cómo se llamaba el hijo? ¿la hija? 17. ¿Por qué llamó don 
Javier a José María a su lado ? 

18. ¿ Cómo empezó a cumplir su propósito ? 19. ¿ Cuáles eran las 
primeras palabras que dirigió a su hija? 20. ¿Qué había de hacer 
la hija antes de ir al cortijo de Guadeluz ? 21. Repita Vd. las direc- 
ciones necesarias para hallar el dinero. 22. ¿Cómo había obtenido 
don Javier este dinero ? 23. ¿ A quién dejó este dinero ? 24. ¿ Qué 
aseguró María Josefa ? 25. ¿ Qué hicieron los hermanos aquella noche? 
26. ¿Qué notó María cuando se moría don Javier? 27. ¿Qué creyó 
que decían los ojos del moribundo? 28. ¿En qué se ocupaban los 
primeros días después del entierro ? 29. ¿ Hablaban los mellizos de 
dinero? 30. ¿Con quiénes tenían que conferenciar? 31. ¿Qué cosa 
rara dijo la muchacha a su hermano ? 32. ¿ Qué exclamó el hermano 
al oir esto ? 

33¿ ¿ Qué otros pormenores dio la hermana ? 34. ¿ Qué pormenores 
dio el hermano? 35. ¿Cómo explicó eso la hermana? 36. ¿Cómo 
explicó el asunto José y qué propuso a María? 37. ¿ Por qué querían 
ir primero a Guadeluz? 38. ¿Por qué no había hablado José del 
dinero que don Javier le había dejado? 39. ¿Qué cosas duras dijo 
María de sí misma ? 40. ¿ Qué encontraron en Guadeluz ? 41. ¿ Dónde 
estaba el tesoro ? 42. ¿ Por qué no abrieron la caja ? 43. ¿ Adonde 
fueron y qué hallaron ? 44. ¿ Cómo abrió José las dos cajas ? 45. ¿ Qué 
hicieron los hermanos con el contenido de las cajas ? 46. ¿ Qué ha- 
llaron en el fondo de las cajas? 47. ¿ Cuya letra era? 48. ¿ Qué decía 
el papel de José ? 49. ¿ y el de María ? 60. ¿ Se pusieron a contar el 
dinero en s^^da? 



58 INTERMEDIATE SPANISH READER 

MONTECRISTO 

Cuando acabó Damián la carrera de medicina, le escribió 
su padre didéndole : 

— Vente al pueblo a ejercer tu proíesi<^ Aquí no encontrarás 

grandes riquezas ; pero con lo que ganes con tu trabajo, y con 

5 la pequeña hacienda que has de heredar a mi muerte, tendrás 

lo suficiente para vivir en una modesta holgura, honrado y 

querido como lo han sido tus abuelos. 

Pero Damián tenía aspiraciones mucho más grandes. { Él, ir 
a v^etar ignorado y miserable en im villorrío ! { Él, que había 
lo nacido para ser rico, poderoso, y para brillar en medio de los 
escogidos por la suerte ! i Jamás ! Madrid podía sólo ofrecerle 
medios de llegar a la realización de sus sueños; Madrid era, 
pues, su campo de operaciones. 

£1 ejercicio de la medicina no le lisonjeaba, poique le parecía 
15 muy difícil y lento llegar a hacerse médico famoso. Sería nece- 
sario, por ejemplo, empezar de alimmo interno en un hospital, 
pasar malas noches y ver miserias continuamente en derredor. 
No había nacido él para tan bajos fines. 

Damián no era tonto y tenía grandes aptitudes para las bellas 
20 artes. Empezó a pintar por entretenimiento, y sus amigos y 
compañeros le alentaban augurándole un porvenir brillante. 

Pasaron varios años sin que el artista-médico supiera a qué 

carta quedarse y al cabo su padre le retiró la modesta pensión 

que le enviaba, creyendo que así le obligaría a ir a su lado. 

25 Pero él había de ser rico, i Cómo ? No lo sabía ; sólo sabía que 

en su pueblo no había de conseguirlo. 

Viéndose sin recursos, se dedicó a pintar tablitas que vendía 

a bajo precio a los comisionistas que van ofreciéndolas de café 

en café. 

30 Una noche no pudo dormir ; dando vueltas a imo y otro lado 

áe su catre, comparaba el miserable ajuar de su habitación con 



MONTECRISTO 59 

el de una casa donde había ido a llevar por miserable precio el 
fruto de su trabajo de una hora. 

De tales meditaciones vino a sacarle la voz lastimera de un 
hombre que cerca de allí se quejaba. Puso oído atento y oyó 
que el vecino continuaba quejándose y que a poco, a los ayes s 
de dolor sucedieron gritos en demanda de socorro. 

— Otro desdichado como yo, — pensó Damián, e impulsado 
por un sentimiento de compañerismo, se puso su ropa precipi- 
tadamente y salió al descanso de la escalera, en donde la voz 
dolorida le guió hasta otra buhardilla contigua a la suya. lo 
Empujó la puerta, que cedió sin gran resistencia, y se halló 
en im chiribitil semejante al suyo ; tendido en el suelo, junto a una 
cama cuyas ropas estaban en completo desorden, vio a un hombre 
enjuto y demacrado que trataba de levantarse inútilmente. 

— I Por Dios, levánteme usted de aquí 1 — dijo el desgraciado 15 
tendiéndole los descamados brazos. 

Damián cogió en peso al desconocido, le colocó en la cama, 
puso en orden la ropa y le cubrió con ella. 

— Gracias, caballero, gracias ; ha hecho usted una verdadera 
obra de caridad. Estoy enfermo, muy enfermo; acaso me 20 
quedan poquísimas horas de vida. Hace poco pude conciliar 

el sueño, que había huido de mí ; pero ha sido tan agitado, que 
hubiera preferido una vigiHa eterna. Al despertar me he encon- 
trado en el suelo, yerto y dolorido, y no tenía fuerzas para 
levantarme. Sufro mucho, caballero. ... | Pero a qué voy a 25 
molestar a usted con lamentaciones inútiles ! Retírese usted a 
descansar y cuente con mi gratitud. Retírese usted, y si puedo, 
ya tendré el gusto de devolverle su visita. 

— No, señor ; usted está malo y necesita usted quien le 
ayude. ¿ Tiene usted familia o amigos ? ¿ Quiere usted que 30 
avise a alguien que venga a asistirle ? 

— No, señor ; estoy solo en el mundo, pues aunque tengo per- 
sonas muy allegadas y muy queridas, todas itve Yv^ii?iíc«ccAQrKa.^<2>^ 



6o INTERMEDIATE SPANISH READER 

y sería inútil ir a pedirles a\ixilio para el pobre anciano. Retí 
resé usted, amigo mío. Ya ha hecho usted cuanto podía hacer 
por mí. Mil gracias y buenas noches. 

Insistió Damián en quedarse y el viejo en que se fuera, y al 

5 fin salió de la triste morada prometiendo al enfermo volver a 
verle si podía serle ütil en algo. 

Repitió sus visitas, cuidó al pobre anciano valiéndose de lo 
poco que había aprendido de medicina y notó que el enfermo 
se le iba aficionando y aun teniendo con él alguna confianza. 

lo — Joven caritativo, — le dijo un día el moribundo, en tono 
misterioso, — usted, que es médico, habrá comprendido ya que 
me quedan muy pocas horas de vida. Se ha portado usted con- 
migo como nunca se ha portado mi propia hija. ... Sí, señor, 
yo tengo una hija. ... Le debo a usted entera confianza. . . . 

15 Yo no soy lo que parezco. Debía ser ahora presidente de la 
república de Méjico ; pero vendido y acusado por falsos amigos, 
tuve que emigrar a España. . . . Soy inmensamente rico ; pero 
al abandonar mi país tuve que enterrar toda mi fortuna para 
no infundir sospechas. Muerto yo, esa fortuna quedará igno- 

20 rada y sin dueño si usted no quiere aceptarla. 

Al oir aquella inesperada revelación, Damián creyó que so- 
ñaba ; veía que estaba próximo a ver realizadas todas sus ambi- 
ciones, y que al fin la fortuna iba a hacerle la anhelada visita. 

— Pero usted acaba de decirme que tiene una hija, — dijo 
25 Damián lleno de esperanzas y temores. 

— j Mi hija 1 . . . Mi hija es poderosa. Búsquela usted. Hoy 
se llama la marquesa viuda de Vicencio, vive en Méjico. . . . 
Búsquela usted ; pero será inútil y verá usted cómo, si se pre- 
senta en mi nombre, ni siquiera se digna recibirle. Usted no 

30 sabe cuántas veces he ido a implorar de rodillas que me per- 
mitiera darle un beso paternal ¿y sabe usted lo que ha hecho 
cuando he logrado verla ? Pues ha mandado a sus criados que 
jne arrojen de su casa. Mil veces de palabra y por escrito le 



MONTECRISTO 6 1 

he ofrecido mi fortuna a cambio de una mirada filial, y siempre 
me ha contestado con el mismo desdén. 

— Pero ¿ qué motivo tiene para semejante desvío ? 

— Ninguno ; pero llega a tal punto, que no quiere reconocer 
en mí a su padre. Así, noble joven, no dude usted en aceptar 5 
la fortima que le ofrezco, porque ella no había de admitirla de 
ningún modo. Si quiere usted acallar escrúpulos de conciencia, 
vaya a verla y ofrézcasela, y en el caso improbable de que la 
acepte, aun puede usted ser rico quedándose con la tercera 
parte, de la que puedo disponer a mi antojo. lo 

£n las visitas sucesivas insistió el viejo en sus revelaciones e 
hizo prometer a Damián que aceptaría la herencia, y le dio unos 
papeles en que se indicaba puntualmente el sitio donde estaban 
enterradas las riquezas. 

Murió el viejo y Damián creyó ver realizados los sueños de su 15 
vida y se consideró poderoso. Vendió lo poco que había here- 
dado de sus padres para costear su viaje a Méjico, pensando 
dirigirse en primer término a la hija de su bienhechor, más que 
para satisfacer su conciencia, con el fin de hacer mayor su for- 
tuna si lograba conquistar la simpatía y la mano de la marquesa 20 
duda. Apenas llegado, preguntó por ella y supo que, en efecto, 
era una de las personas más ricas y bienquistas del país, con lo 
cual vio que el viejo no le había engañado. Solicitó una 
audiencia de la ilustre dama, tomando el nombre de su difunto 
vecino, y la marquesa se negó a recibirle a pesar de sus 25 
repetidas instancias. 

En vista de lo cual, dispuso y emprendió los trabajos de 
excavación en d lugar en que, según los papeles que le dejó el 
difunto, debía estar el tesoro. Los planos y demás noticias 
indicaban perfectamente el sitio, de modo que ya no le cabía la 30 
menor duda : iba a ser rico. 

{Con cuánta ansiedad presenciaba y dirigía los traba.\Q^l. 
Cada golpe de piqueta le parecía ñutido dfe Vsofclíicí^'t N^ctox»* 



62 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Cuando calculó que faltaba cavar muy poco para encontrar 
d tesoro, mandó suspender los trabajos pensando concluirlos él 
mismo en el silencio y soledad de la noche para que nadie pu- 
diera saber lo que buscaba. 

5 Llegó la noche, y Damián, a la luz de la luna, cavó horas 

enteras sin sentir el cansancio, ni aun limpiarse el sudor que en 

gruesas gotas caía de su frente. Era la primera vez que trabajaba. 

A la profundidad marcada con admirable precisión por los 

planos del viejo, descubrió al fin entre la tierra im cofrecillo de 

lo madera, cerrado con llave y reforzado además con cintas de 
hierro. Impaciente y febril, trató de abrirlo, pero no pudo. Si 
le daba un golpe con la piqueta podría destruir alguna joya de 
valor. Era necesario diferir su felicidad y llevarse el cofre a su 
casa para abrirlo con herramientas a propósito. 

15 Se dirigió a la fonda con pasos cautelosos, y en cada trans- 
eúnte imaginaba ver un ladrón o un individuo de policía que iba a 
pedirle cuentas de sus acciones y a confiscarle los bienes del 
anciano. 

Al entrar en poblado sintió que le faltaban las fuerzas. El 

20 trabajo, rudo para él, y las varias emociones que había sentido 
en pocas horas le habían aniquilado, y comprendió que de 
seguir podía desmayarse en el camino, abandonando su tesoro 
a la rapacidad de cualquier malvado. A pesar de su impaciencia 
creyó necesario dilatar la apertura del cofrecillo y entró en im 

25 café a tomar algo para reparar sus fuerzas. 

En la mesa inmediata a la en que se sentó hablaban de polí- 
tica varios sujetos, entre los que reconoció a un compañero de 
hotel y vecino suyo en la mesa redonda. 

— El actual presidente no puede hacerlo peor, — decía uno 
30 de los comensales. 

— Mejor hubiera gobernado el bueno de D. Anselmo 
Echevarría, — dijo el conocido de nuesti'o héroe, sonriendo. 

Al oír aqud nombre, Damián abrió desmesuradamente los 



MONTECRISTO 63 

ojos y aplicó el oído. Anselmo Echevarría se llamaba el dueño 
de la imnensa fortuna, el pobre viejo de la guardilla. 

En el grupo vecino no volvió a hablarse del muerto. 

Cuando se retiraron los políticos, el conocido de Damián se 
acercó a su mesa y le dijo : 5 

— Si va usted a la fonda, le esperaré un rato y podemos ir j untos. 
Mucho disgustó a Damián la cortesía, pero no supo qué 

contestar. Y entrando en conversación, se atrevió a decir : 

— ¿ Usted conoció a D. Anselmo Echevarría ? 

— ¿ Quién no conoce en Méjico al constante pretendiente a 10 
la presidencia de la república, al padre putativo de la marquesa 
viuda de Vicencio ? — dijo el conhuésped sonriendo siempre. 

— Y esa mujer, ¿ porqué no quería a su padre ? — preguntó 
Damián. 

— ¿ A Echevarría ? 15 

— Sí. 

— I Pero usted conoce a Echevarría ? 

— Le he conocido en Madrid. 

— ¿ Y no sabe usted quién es ? 

— Sólo sé que era un distinguido hombre político y el padre 20 
de la marquesa. . . . 

— I Pero usted le ha tratado y no ha conocido que era un 
pobre loco! 

— I Loco I — dijo Damián sintiendo que le faltaban de nuevo 
las fuerzas. 25 

— Loco rematado. Era un pobre maestro de escuela que se 
creía inmensamente rico, hombre público muy importante, con 
derecho a la presidencia de la república y siempre perseguido 
por sus contrarios. Creía además que la marquesa de Vicencio 
era una hija que se le murió hace muchos años, y con esta 3a 
manía ha dado serios disgustos a esa señora. 

Al oir esto, el pobre soñador cayó sobre el diván presa de un 
síncope. 



64 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Al despertar a la mañana siguiente se halló acostado en su 
cama, y vio sobre la mesita de noche el cofrecillo que debía 
encerrar su tesoro. Lo descerrajó con un resto de esperanza y 
lo encontró Ueno de pedazos de vidrio. ^^^^ Estremera 

1. Dé Vd. un resumen de la carta que escribió el padre de 
Damián. 2. ¿ Cuál era la profesión de Damián ? 3. ¿ Por qué no 
quería volver a su pueblo ? 4. ¿ Qué podía ofrecerle Madrid ? 5. ¿ Por 
qué no le gustaba su profesión ? 6. ¿ Qué tendría que hacer antes de 
llegar a ser médico famoso ? 7. ¿ Qué hizo Damián en vez de ejercer 
la medicina? 8. ¿Cómo pensaba su padre obligarle a volver a casa? 
9. ¿ Por qué no podía hacerse rico en su pueblo ? 10. ¿ Qué hizo para 
ganar la vida? 11. ¿ Qué comparación hizo una noche? 12. ¿ Qué le 
sacó de sus meditaciones? 13. ¿*Qué oyó en la buhardilla contigua? 
14. ¿Qué halló al entrar en el cuarto de su vecino? 15. ¿Qué le pidió 
su vecino ? 16. ¿ Lo hizo Damián ? 17. ¿ Cómo se había hallado el 
enfermo en el suelo? 18. ¿Quería el enfermo que Damián le ayudase 
más ? 19. ¿ Qué le preguntó Damián ? 

20. ¿ Por qué no quería el enfermo que Damián escribiese a sus 
amigos? 21. ¿Qué prometió Damián? 22. ¿Volvió a visitar al en- 
fermo ? 23. ¿ Cómo le ayudó ? 24. ¿ Sabía el enfermo que se moría? 

26. ¿ Qué confianza hizo a Damián? 26. ¿Dónde estaba su fortuna? 

27. ¿Quién tendría este dinero a su muerte? 28. ¿Por qué no aceptó 
Damián esta oferta inmediatamente ? 29. ¿ Cómo se llamaba la hija 
del enfermo? 30. ¿Qué había implorado el enfermo a su hija? 
31. ¿ Cómo le había tratado la hija ? 32. ¿ Qué había ofrecido el en- 
fermo a su hija ? 33. ¿ Cómo podría Damián convencerse de la ver- 
dad de lo que le dijo el enfermo? 34. ¿No tendría nada Damián si la 
hija aceptara la fortuna? 35. ¿ Qué papeles dio el viejo a Damián? 
36. ¿ Qué hizo Damián para costear su viaje a Méjico ? 37. ¿ Por 
qué pensaba dirigirse a la hija de su bienhechor? 38. ¿ Qué supo 
respecto de ella? 

39. ¿ Le recibió la marquesa ? 40. ¿ Cómo sabía dónde estaba el 
tesoro ? 41. ¿ Hizo las excavaciones él mismo ? 42. ¿ Cuándo mandó 
suspender los trabajos? 43. ¿Cuándo pensaba concluirlos y por 
qué? 44. ¿Trabajó mucho esa noche? 45. ¿Qué descubrió al ñn? 
^S, ¿Abrió el cofre? 47. ¿Por qué no lo rompió? 48. ¿Qué hizo 



EL DÉCIMO . 65 

ccm el cofre ? 49. ¿ Qué temía al volver a su fonda ? 50. ¿ Por qué 
entró en un café? 51. ¿Había conocidos suyos en el café? 52. ¿Qué 
dijo este conocido acerca del gobierno ? 53. ¿ Por qué llamó esto la 
atención de Damián? 54. ¿Qué propuso el conocido de Damián? 
55. ¿Qué dijo a Damián acerca de Echevarría? 56. ¿Qué sabía 
Damián de Echevarría? 57. ¿ Qué otros informes recibió Damián 
acerca de Echevarría? 58. ¿Cuál fué el efecto de estas noticias? 
59. ¿ Qué hizo Damián a la mañana siguiente ? 

EL DÉCIMO 

¿ La historia de mi boda ? 

Óiganla ustedes : no deja de ser rara. 

Una escuálida chiquilla de pelo greñoso, de raído mantón, fué 
la que me vendió el décimo de billete de lotería, a la puerta de 
un café, a las altas horas de la noche. La di de prima una 5 
enorme cantidad, un duro. ; Con qué humilde y graciosa son- 
risa recompensó mi largueza 1 

— Se lleva usted la suerte, señorito, — afirmó con la insi- 
nuante y clara pronunciación de las muchachas del pueblo de 
Madrid. 10 

— ¿ Estás segura ? — la pregunté en broma, mientras desli- 
zaba el décimo en el bolsillo del gabán entretelado y subía la 
chalina de seda que me servía de tapabocas, a fin de preser- 
varme de las pulmonías que auguraba el remusguillo barbero 
de diciembre. 15 

— I Vaya si estoy segura ! Como que el décimo ese se lo 
lleva usted por no tener yo cuartos, señorito. El numero, ya lo 
mirará usted cuando salga, es el 1.420: los años que tengo, 
catorce, y los días del mes que tengo sobre los años, veinte justos. 
Ya ve si compraría yo todo el billete. 20 

— Pues, hija, — respondí echándomela de generoso, con la 
tranquilidad del jugador empedernido que sabe que no le ha 
caido jamás ni una aproximación, ni un mal Tem\»^c>, — xnr> \fc 



66 . INTERMEDIATE SPANISH READER 

apures : si el billete saca premio ... la mitad del premio, para 
ti. Jugamos a medias. 

Una alegría loca se pintó en las demacradas facciones de 
la billetera, y con la fe más absoluta, agarrándome de una 

5 manga, exclamó: 

— I Señorito ! por su padre y por su madre, déme su nombre 
y las señas de su casa. Yo sé que de aquí a cuatro días 
cobramos. 

Un tanto arrepentido ya, la dije cómo me llamo y dónde 

I o vivía; y diez minutos después, al subir a buen paso por la 

Puerta del Sol a la calle de la Montera, ni recordaba el incidente. 

Pasados cuatro días, estando en la cama, oí vocear « la lista 

grande». Despaché a mi criado a que la comprase, y cuando 

me la subió, mis ojos tropezaron inmediatamente con la cifra 

15 del premio gordo: creí soñar: no soñaba: allí decía realmente 
1.420 ... mi décimo, la edad de la billetera, la suerte para ella 
y para mí. Eran muchos miles de duros lo que representaban 
aquellos benditos guarismos, y un deslumbramiento me asaltó 
al levantarme, mientras mis piernas flaqueaban y un sudor 

20 ligero enfriaba mis sienes. Hágame justicia el lector: ni se 
me ocurrió renegar de mi ofrecimiento. ... La chiquilla me 
había traído la suerte, había sido mi « mascota ». . . . Era una 
asociación en que yo sólo figuraba como socio industrial. 
Nada más justo que partir las ganancias. 

25 Al punto deseé sentir en los dedos el contacto del mágico 
papelito. Me acordaba bien: lo había guardado en el bolsillo 
exterior del gabán, por no desabrocharme. ¿ Dónde estaba el 
gabán ? \ Ah ! allí, colgado en la percha. ... A ver. . . . Tienta 
de aquí, registra de acullá. ... Ni rastro del décimo. 

30 Llamo al criado con furia, y le pregunto si ha sacudido el 
gabán por la ventana. ... i Ya lo creo que lo ha sacudido y 
vareado 1 Pero no ha visto caer nada de los bolsillos, nada 



EL DÉCIMO 67 

absolutamente. ... Le miro a la cara : su rostro expresa verad^ 
dad y honradez. En cinco años que hace que está a mi servicio 

no le he cogido jamás en ningún gatuperio chico ni grande 

Me sonroja lo que se me ocurre, las amenazas, las injurias, las 
barbaridades que suben a mis labios. ... 5 

Desesperado ya, enciendo una bujía, escudriño los rincones, 
desbarato armarios, paso revista al cesto de los papeles viejos, 
interrogo a la canasta de la basura. . . . Nada y nada : estoy 
solo con la fiebre de mis manos, la sequedad de mi amarga 
boca y la rabia de mi corazón. 10 

A la tarde, cuando ya me había tendido sobre la cama a 
fumar, para ver de ir tragando y digiriendo la decepción 
horrible, suena un campanillazo vivo y fuerte, oigo en la puerta 
discusión, alboroto, protestas de alguien que se empeña en 
entrar, y al punto veo ante mí a la billetera que se arroja en 15 
mis brazos, gritando con muchas lagrimas : 

— I Señorito, señorito I ¿* Lo ve usted t Hemos sacado el 
gordo. 

I Infeliz de mí ! Creía haber pasado lo peor del disgusto, y 
me faltaba este cruel y afrentoso trance : tener que decir, bal- 20 
buceando como un criminal, que se había extraviado el billete, 
que no lo encontraba en parte alguna, y que por consecuencia 
nada tenía que esperar de mí la pobre muchacha, en cuyos 
ojos negros, ariscos, temí ver relampaguear la duda y la des- 
confianza más infamatoria. ... '25 

Pero la billetera, alzándolos todavía húmedos, me miró sere- 
namente y dijo encogiéndose de hombros : 

— I Vaya por la Virgen 1 Señorito ... no nacimos ni usted 
ni yo para millonarios. 

I Cómo podía recompensar la confianza de aquella desintere- 30 
sada criatura ? ¿ Cómo indemnizarla de lo que la debía — sí, 
de lo que la debía ? Mis remordimientos y la convicción de mi - 



68 INTERMEDIATE SPANISH READER 

grave responsabilidad pesaban sobre mí de tal suerte, que la 
traje a casa, la amparé, la eduqué y por ultimo me casé con ella. 
Lo más notable de esta historia es que he sido feliz. 

Emilia Pardo BazAn 

1. Describa Vd. la billetera. 2. ¿Dónde vendió el décimo y a 
qué hora? 3. ¿Cuánto pagó el escritor y qué recompensa recibió? 
4. ¿ Qué afirmó la muchacha? 5. ¿ Dónde puso el billete el escritor? 
6. ¿ Qué hizo a causa del mal tíempo ? 7,¿ Por qué dice la muchacha 
que el comprador se lleva la suerte? 8. Si el billete saca premio, 
¿ qué hará el comprador ? 9. ¿ Qué efecto tenía esta promesa en la 
billetera? 10. ¿ Qué pidió la muchacha ? 11. ¿ Por qué olvidó el inci- 
dente este hombre ? 12. ¿ Qué oyó cuatro días después ? 13. ¿ A qué 
despachó a su criado? 14. ¿Qué halló al ver la lista? 15. ¿Era 
grande la suma? 

16. ¿ Era necesario partir las ganancias ? 17. ¿ Se acordó este hom- 
bre dónde estaba el billete ? 18. ¿ Lo halló sin dificultad ? 19. ¿ Qué 
había hecho el criado con su gabán ? 20. ¿ Por qué creía el amo que 
su criado era honrado? 21. ¿Buscó el billete? 22. ¿Qué sucedió 
por la tarde ? 23. ¿ Por qué temía el hombre confesar que no podía 
encontrar el billete ? 24. ¿ Qué exclamó la muchacha al saber que se 
había extraviado el billete? 25. ¿Cómo fué recompensada la con- 
fianza de la billetera? 26. ¿ Qué es lo más notable de esta historia? 



LA HERENCIA DE D. HILARIÓN 

I 

D. Hilarión necesitaba un matrimonio que se dedicase a 
5 servirle y hacerle compañía. 

Pasaba por hombre rico y no tenía parientes. 

D. Frutos y su esposa se le presentaron un día y le dijeron : 
, — Hemos sabido que busca V. im matrimonio de buenos 

antecedentes para que le sirva de báculo en la vejez, 
lo — Es cierto. 

— Nosotros cornos cariñosísimos. 



LA HERENCIA DE D. HILARIÓN 69 

— Pues eso es lo que busco: personas que me quieran y 
me ayuden a sobrellevar la carga de los años. 

— Nadie como nosotros. ¿ Verdad, Cipriana ? 

— Cuando V. nos trate, verá que tenemos un corazón buení- 
simo, — dijo la esposa de D. Frutos. — i Había V. de vemos s 
llorar el día que se nos murió el mirlo! 

— ¿ Qué mirlo ? — preguntó D. Hilarión. 

— Uno que nos habían regalado y le queríamos como si 
fuera una persona. 

— Porque se parecía a un tío de ésta, — agregó D. Frutos. i« 
D. Hilarión pudo convencerse, desde los primeros momentos, 

de que aquel matrimonio le convenía y acabó por decirle : 

— Trato hecho. Ustedes se vienen a vivir conmigo. Yo les 
doy casa de balde y ustedes se compran lo necesario para su 
alimentación. 15 

D. Frutos frunció el ceño ; pero su esposa le hizo señas para 
que no revelase contrariedad alguna. Ya a solas con su espo- 
so, le dijo: 

— No te preocupe lo de la comida. Tenemos lo principal, 
que es el cariño de D. Hilarión, y mañana o el otro se muere. ... 20 

— ¿Y qué? 

— I Como no tiene herederos forzosos ! 

Estas palabras convencieron a D. Frutos, que se fué a vivir 
con su consorte a casa de D. Hilarióa 

II 

D. Hilarión guardaba como oro en paño una caja de caoba 25 
que debía encerrar im tesoro. 

— I Serán billetes ? — decía Cipriana a su marido. 

— Más bien creo que sean alhajas riquísimas, — contestaba 
éste. 

— El caso es que si no fuera por la esperanza de heredar a 30 
D. Hilarión, ya le habría mandado a paseo. 



TO INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Tengamos paciencia. 

— Es insoportable. 

— Y sucio. I Un hombre que se lava los pies en una ensaladera 1 

— Eso consiste en que tiene unas manías muy raras. 

5 Todo esto se lo decía el matrimonio en el mayor secreto. En 
cambio, delante de D. Hilarión le bailaba el agua, tributándole 
lisonjas a cada momento. 

— ¿ Qué tal cara tengo hoy ? — preguntaba. 

— Está V. guapísimo, — contestaba la mujer de D. Frutos. 
10 — Yo siempre he sido agraciado, — replicaba D. Hilarión. — 

Lo único que me afea es este ojo, porque se me irrita. 

— i Quia ! j Si es un ojo claro y hermosísimo 1 — añadía 
D. Frutos. 

Por las noches D. Hilarión quería que le distrajeran y el 

15 matrimonio para complacerle comenzaba a recitar versos del 

« Tenorio » o bien se ponía a hacer títeres sobre una mesa, pues 

D. Frutos en sus buenos tiempos había sido aficionado a la 

gimnasia. 

A lo mejor a D. Hilarión le hacía daño la cena y entonces 
ZQ la esposa de D. Frutos le ponía sobre la boca del estómago 
una cataplasma, hecha con huevos duros y ruda, o le daba unas 
fricciones con aceite de almendras dulces y sebo. 

Para distraerle y que no sufriera le decía : 

— Vaya, anímese V., que eso no es nada. Frutos, haz cual- 
25 quiera cosa divertida para que se alegre D. Hilarión. 

D. Frutos, entonces, se tiznaba la cara con corcho quemado 
y se ponía en la cabeza un bonete que había sido de un cuñado 
suyo sacerdote. Otras veces se ataba al cuello una falda de su 
esposa y comenzaba a dar saltos. 
30 D. Hilarión se reía y acababa por coger a D. Frutos y 
besarlo, diciendo : 

— No les echaré a ustedes en olvido a la hora de la muerte. 
No^ no. . . . Otro beso : son ustedes la alegría de mi vejez. 



LA HERENCIA DE D. HILARIÓN 71 

Cuando el matrimonio se metía en la cama, la esposa, 
recordando las promesas de D. Hilarión, decía con acento 
jubiloso : 

— Ya has oído. Frutos. Ese hombre nos va a hacer felices. 

— Así lo espero. 5 

— Hay que halagarlo mucho. 

— Mañana me pienso vestir de moro, con unas enaguas 
tuyas y el tapete de la camilla. 

III 

D. Hilarión cogió un catarro horroroso por haber dormido 
con los pies fuera de las sábanas. 10 

Vino el médico y dispuso que se le hiciese sudar. 
Entonces D. Frutos fué y dijo al enfermo : 

— ¿ Quiere V. que me acueste ahí para cuidar de que no se 
destape ? 

— Bueno, — contestó D. Hilarión. 15 
Y D. Frutos se puso tres días en la cama con el enfermo, 

mientras la esposa le daba las medicinas y lo animaba con sus 
chistes. 
Algunas veces decía D. Hilarión a su compañero de almohada: 

— Frutos, cuénteme V. un cuento. 20 
D. Frutos obedecía; pero una noche, cuando estaba en lo 

más animado de la relación, el enfermo le largó dos patadas en 
el vientre ; después hizo una mueca y dejó de existir. 

— I Cipriana 1 — gritó D. Frutos : — ven al momento. 

— I Qué ocurre ? — preguntó ella desde su alcoba. 25 

— Que D. Hilarión está dando las boqueadas. 

IV 
El testamento de D. Hilarión disponía que se le enterrase 
bien, aunque para ello hubiese que enajenar los muebles y 
ropas de la casa. 



72 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Y así tuvo que hacerse, pues, registrados los cajones no se 
le encontraron más que tres pesetas en plata y otras dos en 
calderilla. 

«Dejo al matrimonio que me asiste la caja de caoba que 
5 está en el armario del gabinete» — decía D. Hilarión en su 
testamento. 

Y D. Frutos y doña Cipriana se incautaron del tesoro 
inmediatamente. 

— I Qué bueno ha sido para nosotros 1 — exclamó D. Frutos, 
lo acariciando la caja. 

— Pesa poco, — observó ella tomándola al peso. 

— Porque estará llena de billetes, — objetó él. 

V 
D. Frutos abrió la caja con manos trémulas. 
— ¿Qué contiene ? — preguntó Cipriana con acento anhelante. 
15 D. Frutos lanzó un grito, mitad de sorpresa, mitad de rabia. 
La caja sólo contenía un papel cuidadosamente doblado y 
que decía así : 

Receta para hacer Unta, etc,^ etc, 

Luis Taboada 

I 

1. ¿Qué necesitaba D. Hilarión? 2. ¿Era pobre? 3. ¿Qué familia 
tenía? 4. ¿Qué habían sabido D. Frutos y su esposa? 6. ¿Qué 
clase de personas quería D. Hilarión? 6. ¿Qué mostró que este 
matrimonio tenía un buen corazón ? 7. ¿ Habían comprado el mirlo ? 
8. ¿ Cómo le querían y por qué ? 9. ¿ De qué se convenció D. Hila- 
rión? 10. ¿Qué trato hizo con el matrimonio? 11. ¿Qué hizo la 
esposa de D. Frutos para hacerle aceptar el trato? 12. ¿Cómo con- 
venció ella a D. Frutos que hacían bien en aceptar el trato ? 

II 

13. ¿ Qué guardaba D. Hilarión con cuidado ? 14. ¿ Cómo se lla- 
maba la esposa de D. Frutos ? 16. ¿ Qué creían Cipriana y su esposo 
que contenía, la, caja? 16. ¿Qué espetaxiLa tes^ia. Q^riana? 17. Si 



EL DESENGAÑO DE UN LIBRO 73 

no fuera por esto, ¿ qué hubiera hecho ? 18. ¿ Por qué dijo D. Frutos 
que D. Hilarión era sudo ? 19. ¿ Cómo se portó el matrimonio de- 
lante de D. Hilarión ? 20. ¿ Qué dijo Cipríana acerca de la apariencia 
de D. Hilarión? 21. ¿Qué dijo D. Hilarión de su ojo? 22. ¿Qué 
dijo D. Frutos de este ojo? 23. ¿Cómo distraía el matrimonio a 
D. Hilarión ? 24. ¿ Qué hizo Cipriana cuando le hizo daño la cena 
a D. Hilarión? 25. ¿De qué otra manera entretenía D. Frutos a 
D. Hilarión ? 26. ¿ Cómo prometió D. Hilarión recompensar al 
matrimonio ? 27. ¿ Qué dijo la esposa respecto de estas promesas ? 
28. ¿ Qué pensaba hacer D. Frutos al día siguiente ? 

in 

29. ¿Cómo cogió un catarro D. Hilarión? 30. ¿Qué dispuso el 
médico ? 31. ¿ Qué propuso D. Frutos ? 32. ¿ Cuánto tiempo tenía 
que quedar en la cama? 33. ¿Qué hacía entretanto su esposa? 
34. ¿Cómo divertía D. Frutos a D. Hilarión? 35. ¿Qué sucedió 
una noche? 

IV 

36. ¿ Qué disponía el testamento de D. Hilarión ? 37. ¿ Qué que- 
daba después de los gastos del entierro ? 38. ¿ Qué decía D. Hilarión 
en su testamento ? 39. ¿ Qué observaciones hicieron los esposos ? 

V 

40. ¿ Qué hizo D. Frutos con la caja? 41. ¿ Qué preguntó Cipriana? 
42. ¿ Respondió inmediatamente D. Frutos ? 43. ¿ Qué contenía la 
caja ? 44. ¿ Qué decía el papel ? 

EL DESENGAÑO DE UN LIBRO 

— Tiene un talento muy grande, — nos decía la mamá de 
Serafía 

— Pero ¿ ha acabado la carrera ? 

— No, ni le hace falta. Él con la pluma tiene bastante. 
Ahora va a publicar un libro y de seguro lo vende todo. Como 
los editores son unos infames, ninguno quiso adquirir la obra, 
y entonces todos le aconsejamos que la pub\icas^ ^x ^m oaKc*a« 



74 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Hace perfectamente. 

— Y asi no se dará el caso de que se enriquezca a su costa 
ningún editor. 

Serafín, alentado siempre por su familia, que le tiene por un 
5 genio colosal y maravilloso, está a punto de echar a la calle su 
primer libro, y desde que concibió este pensamiento no cesa de 
hablar del asunto. Él siempre ha sido un vanidoso muy grande, 
pero ahora no hay medio de resistirle. Penetra en el café con 
im rollo de papeles en la mano, dándose tono, y dice, dejándose 
10 caer sobre el asiento : 

— I Maldito impresor ! i Uf ! | Cuántos disgustos me está 
ocasionando I 

— I Qué pasa ? — le pregunta uno. 

— I Una friolera ! Me había asegurado que el libro estada 
15 impreso en i.^ de abril; estamos en junio y aun faltan las 

cubiertas. No sabe él los perjuicios que esto me ocasiona. 

— ¿ Por qué ? 

— Porque temo que alguien se haya aprovechado de las 
ideas que emito en mi obra y salga publicando un libro antes 

20 que yo. Además, los libreros lo esperan con impaciencia. 

— I Tienes muchos pedidos ? 

— Muchos. Aun ayer estuvo en mi casa una prima segunda 
de mi madre, que ha sido ama seca de un corresponsal de 
Barcelona, y me pidió por favor que no retrasara el envío de 

25 ejemplares. Anteanoche en Apolo, mientras hacían Zas Cam- 
panadas^ vino San Martín, el librero, a rogarme que le reservara 
150 tomos. « — I Hombre ! — le dije. — Déjeme Vd. oir el coro 
de vendimiadores. » Pero él no se fijaba en la música ni en 
nada, y tuve que prometerle solemnemente que los 150 prime- 

30 ros ejemplares serían para él. 
— I Qué suerte 1 

— Hombre, sí : no puedo quejarme. La verdad es que había 
cierto empeño en el público porque yo escribiese un libro ; y 



EL DESENGAÑO DE UN LIBRO 75 

un tío que tengo en Jadraque está esperando que aparezca, 
para publicar mi retrato en la Guzla sonora^ periódico literario 
que ve la luz en aquella localidad. 

Serafín consiguió ver impresa su obra, y lo primero que hizo 
fué dedicar ejemplares a los directores de periódicos, para que 5 
le diesen bombos. Después acudió a las librerías diciendo : 

— Servidor de Vd. 

— Beso a Vd. la mano, — contestaba el librero. 

— Yo soy Serafín García de la Chumacera. Supongo que 
conocerá Vd. mi nombre. 10 

— No, señor. 

— ¿ Que no ? i Parece raro 1 Pues bien : he dado a luz un 
libro original, que se titula Ecos de una lira, { Cuántos ejem- 
plares quiere Vd. que le envíe ? 

— Hombre, la verdad : no me mande usted ninguno. 15 

— I Ninguno ? Permita Vd. que me asombre. ¿ Es posible 
que desdeñen Vds. la buena literatura ? 

— Bueno, pues, remítame Vd. . . . seis ejemplares, en comisión. 

— ¿ Qué quiere decir eso ? 

— En comisión quiere dedr que tendrá aquí los tomos, y a 20 
medida que los vaya despachando, irá Vd. recibiendo su importe, 
después de deducida mi comisión. 

El pobre Serafín experimentó un desengaño horrible ; pero 
no tuvo más remedio que reprimir su mal humor, y fué deposi- 
tando ejemplares en las librerías, a la espera de los correspon- 25 
dientes rendimientos. 

Todas las mañanas salía de su domicilio con objeto de recorrer 
los escaparates y contemplar su obra. De pie en la acera, es- 
peraba que apareciese un comprador misericordioso, y en cuanto 
veía salir alguno con un libro en la mano, clavaba en él sus ojos 30 
y le seg^a de cerca hasta poder leer el título de la obra. 

I Estéril afán 1 Nadie compraba los Ecos de una lira ; pero 
no era cosa de que Serafín comunicase a\ lívvmi^o ^"&fc ^wás. 



76 INTERMEDIATE SPANISH READER 

éxito. Antes, por el contrarío, entraba todos los días en el 
café diciendo: 

— Pues, señor, lo que yo me figuraba. El libro se vende 
como pan bendito. 

5 —¿Sí? 

— Esta mañana un senador del reino se llevó él solo quince 
ejemplares. Yo creo que deben ser para repartir entre sus 
electores más instruidos. 

La mamá de Serafín no cabía en el pellejo de puro gozo, 

I o desde que el hijo de su corazón había dado a luz los Ecos ; y en 

el paseo, en el teatro, en la iglesia, en todas partes sacaba la 

conversación del libro, a íin de que supiera el mundo entero 

que ella era la madre legítima del poeta famoso. 

— I Qué calor 1 — decía buscando im pretexto para hablar de 
15 su asunto. — En días así no debía una salir de casa. No hay 

cosa mejor que quedarse en casa con un buen libro en la mano. 
No es porque sea mi hijo, pero ha publicado mi Serafín un 
tomo precioso . . . Ecos de una lira, . . . i Jesús 1 ; Qué manera 
de vender ! . . . 
20 La prensa permanecía silenciosa respecto a la aparición del 
libro, y Serafín recorría las redacciones preguntando : 

— ¿No han recibido Vds. mis Ecos ? 

— Los ecos ... los ecos. . . . No hago memoria. 

— Pues yo he enviado un ejemplar a cada redactor, y además 
2$ uno para el ordenanza, porque sé que es aficionado a la lírica. 

— Aquí no hemos visto nada ; pero es igual. Le haremos a 
Vd. un suelto expresivo. 

Pero el suelto no salía y Serafín comenzaba a perder las 
ilusiones y a maldecir a esta sociedad grosera que no lee versos 
30 ni se postra ante los favoritos de las musas. 

Una mañana Serafín entró en la librería de Guttenberg con 
el ánimo preocupado y la mirada triste. 



EL DESENGAÑO DE UN LIBRO jy 

— I Qué hay ? — preguntó al jefe de la casa. 

— Buena noticia, — dijo éste. 

— I Cómo ! 

— He vendido un ejemplar de los Ecos, 

El corazón de Serafín latió con violencia. 5 

— I Por fin 1 — exclamó lleno de jübib. 

. — Ha venido a comprarlo una señora rubia, con lentes, y un 
lunar de pelo junto a la barba. 

— ¡Mi mamál — dijo Serafín, dejando caer los brazos con 

desaliento. t n^ ^o 

Luis Tascada 

1. i Qué decía la madre de Serafín ? 2. ¿ Por qué no quiere ella 
que acabe su hijo la carrera? 3. i Por qué cree que los editores son 
unos infames ? 4. ¿ Qué ventaja tendrá Serafín en publicar la obra 
por su cuenta? 5. ¿Qué opinión tenía de Serafín su familia? 
6. i Cómo se porta Serafín en el café ? 7. ¿ Qué dijo Serafín de la 
demora del impresor ? 8. ¿ De qué modo le causa a Serafín perjuicio 
esta demora? 9. ¿Qué dijo Serafín de los pedidos de su libro? 
10. ¿Qué sucedió una noche en Apolo? 11. ¿Qué hará el tío de 
Serafín cuando aparezca el libro ? 12. Publicado el libro, ¿ qué hizo 
Serafín primero? 

13. ¿ Qué dijo Serafín de su libro en las librerías ? 14. ¿ Logró 
vender muchos libros a los libreros? 16. ¿ Qué es librería? 16. ¿ Cómo 
se dice library en español? 17. ¿Qué quiere decir en comisión! 
18. ¿ Por qué hacía visita Serafín cada día a las librerías? 19. ¿Vendía 
muchos libros ? 20. ¿ Comunicó al mundo este mal éxito ? 21. ¿ Qué 
dijo dd senador del reino ? 22. ¿ Qué hizo la madre de Serafín para 
llamar atención de sus amigos al libro? 23. ¿Qué decía la prensa 
acerca del libro? 24. ¿Habían recibido ejemplares los redactores? 
26. ¿ Qué prometían los redactores ? 26. ¿ Vendió Serafín al fin un 
libro ? 27. j Cómo sabía Serafín que su madre lo había comprado ? 



78 INTERMEDIATE SPANISH READER 

EL PARÁSITO DEL TREN 

— Sí, — dijo el amigo Pérez a todos sus contertulios de café, 
— en este periódico acabo de leer la noticia de la muerte de un 
amigo. Sólo le vi una vez, y sin embargo, le he recordado en 
muchas ocasiones. ¡ Vaya un amigo ! 
5 Le conocí una noche viniendo a Madrid en el tren-correo de 
Valencia. Iba yo en un departamento de primera ; en Albacete 
bajó el único viajero que me acompañaba, y al verme solo, 
como había dormido mal la noche anterior, me estremecí volup- 
tuosamente, contemplando los almohadones grises. ; Todos para 
lo mí ! I Podía extenderme con libertad ! | Flojo sueño iba a echar 
hasta Alcázar de San Juan ! 

Corrí el velo verde de la lámpara, y el departamento quedó 
en deliciosa penumbra. Envuelto en mi manta me tendí de 
espaldas, estirando mis piernas cuanto pude con la deliciosa 
15 seguridad de no molestar a nadie. 

El tren corría por las llanuras de la Mancha, áridas y desoladas. 
Las estaciones estaban a largas distancias ; la locomotora extre- 
maba su velocidad, y mi coche gemía y temblaba como una vieja 
diligencia. Balanceábame sobre la espalda impulsado por el 
20 terrible traqueteo ; las franjas de los almohadones arremoliná- 
banse ; saltaban las maletas sobre las comisas de red ; temblaban 
los cristales en sus alvéolos de las ventanillas, y un espantoso 
rechinar de hierro viejo venía de abajo. Las ruedas y frenos 
gruñían ; pero conforme se cerraban mis ojos, encontraba yo en 
.25 su ruido nuevas modulaciones, y tan pronto me creía mecido 
por las olas, como me imaginaba que había retrocedido hasta 
la niñez y me arrullaba una nodriza de voz bronca. 

Pensando tales tonterías me dormí, oyendo siempre el mismo 
estrépito y sin que el tren se detuviera. 
30 Una impresión de frescura me despertó. Sentí en la cara 
como un golpe de agua. fría. Al abrir los ojos vi el departamento 



EL PARÁSITO DEL TREN 79 

solo ; la portezuela de enfrente estaba cerrada. Pero sentí de 
nuevo el soplo frío de la noche aumentado por el huracán que 
levantaba el tren con su rápida marcha, y al incorporarme vi la 
otra portezuela, la inmediata a mí, completamente abierta, con 
un hombre sentado en el borde de la plataforma, los pies afuera, 5 
en el estribo, encogido con la cabeza vuelta hada mí y unos ojos 
que brillaban mucho en su cara obscura. 

La sorpresa no me permitía pensar. Mis ideas estaban aún 
embrolladas por el sueño. En el primer momento sentí cierto te- 
rror supersticioso. Aquel hombre que se aparecía estando el tren 10 
en marcha, tenía algo de los fantasmas de mis cuentos de niño. 

Pero inmediatamente recordé los asaltos en las vías férreas, 
los robos de los trenes, los asesinatos en un vagón, todos los 
crímenes de esta clase que había leído, y pensé que estaba solo, 
sin un mal timbre para avisar a los que dormían al otro lado 15 
de los tabiques de madera. Aquel hombre era seguramente 
un ladrón. 

Eí instinto de defensa, o más bien el miedo, me dio cierta 
ferocidad. Me arrojé sobre el desconocido, empujándolo con 
codos y rodillas; perdió el equilibrio; se agarró desesperada- 20 
mente al borde de la portezuela, y yo seguí empujándole, pug- 
nando por arrancar sus crispadas manos de aquel asidero, para 
arrojarlo a la vía. Todas las ventajas estaban de mi parte. 

— I Por Dios, señorito ! — gimió con voz ahogada. — Señorito, 
déjeme usted. Soy un hombre de bien. 25 

Y había tal expresión de humildad y angustia en sus palabras, 
que me sentí avergonzado de mi brutalidad y le solté. 

Se sentó otra vez jadeante y tembloroso en el hueco de la 
portezuela mientras yo quedaba en pie, bajo la lámpara, cuyo 
velo descorrí. 30 

Entonces pude verle. Era un campesino pequeño y enjuto ; 
un pobre diablo con una zamarra remendada y mugrienta y 
pantalones de color claro. Su gorra tvegca cas\ ^^ cax&>3sj>^>aw 



8o INTERMEDIATE SPANISH READER 

con el tinte cobrizo y barnizado de su cara, en la que se destaca- 
ban los ojos de mirada mansa y una dentadura de rumiante, 
fuerte y amarillenta, que se descubría al contraerse los labios 
con sonrisa de estúpido agradecimiento. 

5 Me miraba como un perro a quien se ha salvado la vida, y 
mientras tanto sus obscuras manos buscaban y rebuscaban en 
la faja y los bolsillos. Esto casi me hizo arrepentir de mi ge- 
nerosidad, y mientras el gañán buscaba, yo metía mano en el 
cinto y empuñaba mi revólver. ¡ Si creyó pillarme descuidado ! . . . 

I o Tiró él de su faja, sacando algo, y yo le imité sacando 
de su funda medio revólver. Pero lo que él tenía en la mano 
era un cartoncito mugriento y acribillado, que me tendió con 
satisfacción. 

— Yo también llevo billete, señorito. 
15 Lo miré y no pude menos de reirme. 

— I Pero si es antiguo 1 — le dije. — Ya hace años que sirvió. 
. . . ¿ Y con esto te crees autorizado para asaltar el tren y asus- 
tar a los viajeros ? 

Al ver su burdo engaño descubierto, puso la cara triste, como 
20 si temiera que intentase yo arrojarlo otra vez a la vía. Sentí 
compasión y quise mostrarme bondadoso y alegre, para ocultar 
los efectos de la sorpresa, que aún duraba en mí. 

— Vamos, acaba de subir. Siéntate dentro y cierra la 
portezuela. 

25 — No, señor, — dijo con entereza. — Yo no tengo derecho a 
ir dentro como un señorito. Aquí, y gracias, pues no tengo 
dinero. 

Y con la firmeza de un testarudo se mantuvo en su puesto. 
Yo estaba sentado junto a él ; mis rodillas en sus espaldas. 
30 Entraba en el departamento un verdadero huracán. El tren 
corría a toda velocidad ; sobre los yermos y los terrosos des- 
montes resbalaba la mancha roja y oblicua de la abierta porte* 
zuela, y en ella la sombra encogida del desconocido y la mía 



EL PARÁSITO DEL TREN 8 1 

indinada sobre él. Pasaban los postes telegráficos como pince- 
ladas amarillas sobre el fondo negro de la noche, y en los 
ribazos brillaban un instante, cual enormes luciérnagas, los car- 
bones encendidos que arrojaba la locomotora. 

El pobre hombre estaba intranquilo, como si le extrañase que 5 
le dejara permanecer en aquel sitio. Le di un cigarro y poco a 
poco fué hablando. 

Todos los sábados hacía el viaje del mismo modo. Esperaba 
al tren a su salida de Albacete ; saltaba a "un estribo con riesgo 
de ser despedazado, corría por fuera todos los vagones buscando 10 
un departamento vacío, y en las cuatro estaciones, hasta el 
pueblo donde iba, apeábase poco antes de la llegada y volvía a 
subir después de la salida, siempre mudando de sitio para evitar 
la vigilancia de los empleados, unos malas almas enemigos de 
los pobres. 1 5 

— Pero i a dónde vas ? — le dije. — ¿ Por qué haces este 
viaje, exponiéndote a morir despedazado? 

Iba a pasar el domingo con su familia. ; Cosas de pobres ! 
Él trabajaba algo en Albacete y su mujer servía en un pueblo. 
El hambre les había separado. Al principio hacía el viaje a pie ; 20 
toda una noche de marcha, y cuando llegaba por la mañana caía 
rendido, sin ganas de hablar con su mujer ni de jugar con los 
chicos. Pero ya se había despabilado, ya no tenía miedo y 
hacía el viaje tan ricamente en el tren. Ver a sus hijos le daba 
fuerzas para trabajar toda la semana. Tenía tres; el más 25 
pequeño era así, no levantaba dos palmos del suelo, y sin 
embargo, le reconocía y al verle entrar tendíale los brazos al 
cuello. 

— Pero tií, — le dije — ¿no piensas que en cualquiera de 
estos viajes tus hijos van a quedarse sin padre? 3a 

Él sonreía con confianza. Entendía muy bien aquel negocio. 
No le asustaba el tren cuando llegaba como caballo desbocado, 
bufando y echando chispas ; era ágil y seteivo \ wxv^'a^Xa^ 'ax'cía^'^ 



82 INTERMEDIATE SPANISH READER 

y en cuanto a bajar, podría darse algún coscorrón contra los 
desmontes, pero lo importante era no caer bajo las ruedas. 

No le asustaba el tren sino los que iban dentro. Buscaba 
los coches de primera, porque en ellos encontraba departamentos 
5 vacíos. I Qué de aventuras 1 Una vez abrió sin saberlo el reser- 
vado de señoras ; dos monjas que iban dentro gritaron ; ladrones ! , 
y él, asustado, se arrojó del tren y tuvo que hacer a pie el resto 
del camino. 

Dos veces había estado próximo, como aquella noche, a ser 
10 arrojado a la vía por los que despertaban sobresaltados con su 
presencia ; y buscando en otra ocasión un departamento obscuro, 
tropezó con un viajero que sin decir palabra le asestó un garro- 
tazo, echándole fuera del tren. Aquella noche sí que creyó morir. 

Y al decir esto, señalaba una cicatriz que cruzaba su frente. 

15 Le trataban mal, pero él no se quejaba. Aquellos señores 

tenían razón para asustarse y defenderse. Él comprendía que 

era merecedor de aquello y más, pero | qué remedio, si no tenía 

dinero y deseaba ver a sus hijos ! 

El tren iba limitando su marcha como si se aproximara a una 
20 estación. Él, alarmado, comenzó a incorporarse. 

— Quédate, — le dije, — aun falta otra estación para llegar a 
donde tií vas. Te pagaré el billete. 

— í Quia ! No, señor, — repuso con candidez maliciosa. — El 
empleado, al dar el billete, se fijaría en mí. Muchas veces me 

25 han perseguido sin conseguir verme de cerca, y no quiero que 
me tomen la filiación. | Feliz viaje, señorito ! Es usted la más 
buena alma que he encontrado en el tren. 

Se alejó por los estribos, agarrado al pasamano de los coches, 
y se perdió en la obscuridad, buscando sin duda otro sitio donde 
30 continuar tranquilo su viaje. 

Paramos ante una estación pequeña y silenciosa. Iba ya a 
tenderme para dormir, cuando en el andén sonaron voces 
imperiosas. 



EL PARÁSITO DEL TREN ^ 83 

Eran los empleados, los mozos de la estación y una pareja de 
la guardia civil, que corrían en distintas direcciones como cer- 
cando a alguien. 

— I ÍPor aquí ! . . . ; Cortadle el paso I . . . Dos por el otro 
lado para que no escape. . . . Ahora se ha subido sobre el tren s 
... i Seguidle ! 

Y, efectivamente, al poco rato las techumbres de los vagones 
temblaban bajo el galope loco de los que le perseguían en aque- 
llas alturas. 

Era, sin duda, el amigo ^ a quien habían sorprendido, y vién- 10 
dose cercado, se refugiaba en lo más alto del tren. 

Estaba yo en una ventanilla de la parte opuesta al andén, y 
vi cómo un hombre saltaba desde la techumbre de un vagón 
inmediato, con la asombrosa ligereza que da el peligro. Cayó 
de bruces en un campo, gateó algunos instantes como si la vio- 1 5 
lencia del golpe no le permitiera incorporarse, y al fin huyó a 
todo correr, perdiéndose en la obscuridad la mancha blanca de 
sus pantalones. 

EU jefe del tren gesticulaba al frente de los perseguidores, 
algunos de los cuales reían. 20 

— I Qué es eso ? — pregunté al empleado. 

— Un tuno' que tiene la costumbre de viajar sin billete, — 
contestó con énfasis. — Ya le conocemos hace tiempo: es un 
parásito del tren, pero poco hemos de poder o le pillaremos 
para que vaya a la cárcel» 25 

Ya no vi más al pobre parásito. En invierno, muchas veces 
me he acordado del infeliz, y le veía en las afueras de una esta- 
ción, tal vez azotado por la lluvia y la nieve, esperando el tren 
que pasa como un torbellino, para asaltarlo con la serenidad del 
valiente que asalta una trinchera. 30 

Ahora leo que en la vía férrea, cerca de Albacete, se ha 
encontrado el cadáver de un hombre despedazado por el tren. 
... Es él, el pobre parásito. No necesilo Ycvk's» d-aXa^ ^^ax-a. 



84 INTERMEDIATE SPANISH READER 

creerlo ; me lo dice el corazón. « Quien ama el peligro en él 
perece. » Tal vez le faltó inesperadamente la destreza : tal vez 
algún viajero asustado por su repentina aparición fué menos 
compasivo que yo y le arrojó bajo las ruedas, i Vaya usted a 

5 preguntar a la noche lo que pasaría ! 

— Desde que le conocí, — terminó diciendo el amigo Pérez, 
— han pasado cuatro años. En este tiempo he corrido mucho 
por dentro y fuera de España, y viendo cómo viaja la gente, 
por capricho o por combatir el aburrimiento, más de una vez he 

I o pensado en el pobre gañán, que separado de su familia por la 
miseria, cuando quería ver a sus hijos, tenía que verse perseguido 
y acosado como alimaña feroz, y desafiar la muerte con la sere- 
nidad de un vaHente. Vicente Blasco Ibáñez 

1. ¿Qué acaba de leer Pérez? 2. ¿Cuántas veces le vió.^ 3. ¿Cuándo 
le conoció.'^ 4. ¿Cuántas personas había en el departamento? 6. ¿Qué 
pensaba Pérez al verse solo? 6. ¿Qué preparativos hizo para dormir? 
7. Describa Vd. la marcha del tren. 8. ¿Qué tonterías pensaba 
Pérez? 9. ¿Qué le despertó? 10. ¿Qué vid en la portezuela abierta? 
11. ¿Qué pensaba primero al ver a este hombre? 12. ¿Por qué creyó 
luego que era un ladrón ? 13. Describa Vd. la lucha para arrojar al 
desconocido del tren. 14. ¿Qué gimió este hombre? 15. ¿Dónde 
se sentó el desconocido? 16. ¿Cuándo le soltó Pérez? 17. Dé Vd. 
una descripción del hombre. 18. ¿ Qué buscaba en la faja el gañán ? 
19. ¿ Qué buscaba Pérez? 20. ¿Por qué se rió Pérez al ver d billete? 
21. ¿Porqué no entró el gañán en el departamento? 22. ¿Cómo 
hacía este viaje todos los sábados ? 23. ¿ Por qué tenía que hacer el 
viaje ? 24. ¿ Cómo había hecho el viaje al principio ? 25. ¿ Cuántos 
hijos tenía ? 26. ¿ No le asustaba el tren ? 

27. ¿Qué le asustaba? 28. ¿Qué coches buscaba y por qué? 
29. ¿Qué había sucedido con las dos monjas? 30. ¿con el via- 
jero en el departamento obscuro? 31. ¿Por qué no se quejaba? 
32. ¿Por qué iba limitando su marcha el tren? 33. ¿Qué ofreció 
Pérez? 34. ¿Por qué rehusó el gañán? 35. ¿Cómo se alejó? 
36. ¿Qué sucedió cuando Pérez se tendía para dormir? 37. ¿Qué 
exclamaáones se oyeron? 38. ¿Por dónde perseguían al gañán? 



EL PORTAPLIEGOS 8$ 

89. ¿ Qué vio Pérez desde la ventanilla? 40. ¿ Qué dijo el empleado 
acerca de lo ocurrido? 41. ¿Qué cuadro se le presentaba muchas 
veces a Pérez en invierno? 42. ¿Qué ha leído Pérez en el perió- 
dico? 43. ¿Sabe quién es el desgraciado? 44. ¿Qué habrá sucedido? 
45. ¿ Qué ha hecho Pérez y en qué ha pensado durante los cuatro años 
que han pasado ? 

EL PORTAPLIEGOS 

Si hubieran preguntado uno por uno a todos los números de 
la compañía por qué llamaron Centrimeto a Pablito, ninguno 
hubiera sabido dar respuesta satisfactoria; el cabo Pedrizas, 
que era ima piedra de molino en lo de triturar el castellano, fué 
el primero que le llamó con aquel apodo, porque el apellido 5 
vascongado de Pablito se le atravesaba como una espina, y 
acaso fundándose en que Pablito había aportado como único 
petate de la vida civil un metro dobladizo, en recuerdo del taller 
de carpintería en que le había cogido el servicio. A aquel uten- 
silio carpinteril llamó Pedrizas centrimeto^ y por fácil extensión ic 
a Pablito, Centrimeto \ de tal modo que tampoco los oficiales 
le llamaron de otra manera, aunque éstos pronunciaban la pala- 
bra como Dios manda. 

Pasó Centrimeto tan rápidamente por el servicio que es casi 
seguro que hoy nadie se acordará ya de él; era un muchacho 15 
vigoroso, achaparrado, musculoso y fuerte, por el oficio de que 
procedía, pero sumamente reservado y silencioso ; tenía la nos- 
talgia del taller, de la vida civil, y un profundo aborrecimiento de 
la servidumbre militar, para la cual, — me dijo muchas veces, — 
no servia; pero a la que jamás faltó, siendo un soldado modelo. 2c 

— Si alguna vez, — me dijo cuando se estableció el bloqueo 
de Recuenca, — entramos en fuego, no sé si tendré valor. 

Aquel bloqueo de Recuenca empezó desastrosamente, cos- 
tándole al regimiento doce bajas aun antes de intentar mover- 
nos, y provocó una reunión de los jefes eiv e\ KyvxcvfcaxKv^x^^^ i.% 



86 INTERMEDIATE SPANISH READER 

convertido desde el primer día del aprieto en cuartel general, 
con gran contentamiento de los reconquenses, que veían muy 
negro el final del fregado en que nos habíamos metido. Hada 
el 27 de diciembre pasó con gran trabajo el ultimo incorporado 

5 que vino de la capital, y por él se supo que más allá de los lla- 
nos de Alcaucil, en la venta de Remondo, y como guardando el 
desfiladero y la carretera, se había establecido Mendaro — Men- 
darillo como se le llamaba en Recuenca en cuenta a su estatura 
y desmedrada persona. No pasaba por delante de Mendarillo 

10 una mosca sin que él la viese y oliese, de la capital acá ; pero 
de Recuenca a la capital no fué nadie en aquel angustioso mes 
y medio. 

Excepto Centrimeto. No se ha sabido nunca muy exacta- 
mente cómo el melancólico Pablito logró pasar de la temible 

15 venta de Remondo, porque en cuanto llegó a la capital, entregó 
el pliego de la comandancia y le libraron la absoluta, se sumió 
de nuevo en la vida civil y volvió a su taller ; pero por gentes 
de Mendarillo se vino a averiguar algo después de la guerra ; y 
este algo es una de las más grandes cosas que hizo nunca el 

20 sereno valor de aquel Centrimeto, que odiaba el uniforme y 
dudaba de si volvería la espalda en el primer aprieto. 

Tan graves se pusieron las cosas en Recuenca al mes de ce- 
rrársenos todos los caminos, que en principio de año se puso 
todo el mundo a ración, y se pensó por la Junta de jefes en la 

25 necesidad de hacer llegar un pliego al cuartel general, costase lo 
que costase. Pero i quién lo llevaba 1 Durante dos días se dis- 
cutió en el Ayuntamiento y en la tertulia de oficiales en el Ca- 
sino, con evidente tristeza, con punzante seguridad de no poder 
intentar aquel medio ; no había que pensar en los reconquenses 

30 del campo hechos a las veredas, porque igualmente hecha estaba 

la gente de Mendarillo, ni en los reconquenses de la ciudad, 

resueltos a morirse de hambre detvtio de sus gloriosos muros, 



EL PORTAPLIEGOS 87 

antes que verse delante de aquel duro Mendarillo. A la tercera 
noche, y por orden de la comandancia, el capitán Mancera reu- 
nió a la compañía en los soportales del cabildo y exploró su 
voluntad ; nadie se movió ante la invitación de una licencia 
absoluta conseguida, si se conseguía, a trueque de engañar a s 
Mendarillo, cosa que todos tenían por imposible, y pasaron 
cinco minutos de conversaciones en voz baja, interrumpida de 
pronto por la voz suave y tranquila de Centritneto, que decía : 

— Yo, mi capitán. 

Sí, Centímetro iba a intentar aquel disparate con tal de salir 10 
de la pesadumbre de una vida aborrecida, y, por tanto, sin la 
menor pretensión de hacer una heroicidad, con modesto conti- 
nente y sencilla apostura, en la actitud de quien va a recibir un 
favor y no a hacerlo. Entró en el Ayuntamiento detrás del capi- 
tán y me llamó con un gesto; dentro estaban los jefes esperando. 15 

— Éste, mi coronel, — dijo Mancera. 

El ayudante de plaza tomó nota y la puso marginal al pliego. 
«Pablo Aguirre Bengoa; de la 2.* compañía del primer bata- 
llón, etc., etc. ...» Se le preguntó qué necesitaba y pidió una 
borrica con carga de carbón y traje completo de carbonero, todo 20 
lo cual se llevó a las seis de la mañana, antes de romper el alba, 
a los soportales del Ayuntamiento ; allí se vistió Centímetro, 
silencioso y con satisfacción de quitarse el uniforme, y allí le 
refregó el cabo Pedrizas con carbón la cara y las manos, con 
arte bastante para que no pareciese lo que era, sino lo que 25 
quería ser. El pliego, que no abultaba más que un naipe, iba 
entre las dos suelas del borceguí del pie derecho. 

A las siete empezó a amanecer trabajosamente ; bajó Centí- 
metro de la comandancia, y acompañado dé Pedrizas y de un 
servidor arreó la borrica carretera adelante, camino de los pastos 30 
de Alcaucil y en derechura a la venta de Remondo, contra la 
opinión de Pedrizas, que aconsejó el paso por los atajos del 
desfiladero. 



88 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— Échate por la vedera, — dijo, estropeando como de cos- 
tumbre el idioma. 

No quiso Centímetro ir por la vereda, sino por la carretera, 
para ser menos sospechoso, y al llegar a los pastos de Alcaucil 
5 le dejamos; ir más allá era peligroso. Estuvimos mirándole 
alejarse con la borrica, y por tres veces nos saludó de lejos con 
el acebnche que llevaba en la mano, hasta que desapareció en 
la distancia, confundido en el gris uniforme de la fría mañana 
de invierno. 
10 Le despedí mentalmente como si fuera a morirse. 

A las ocho y media de la mañana y al romper el sol pálido, 
topó Centímetro, cosa prevista, con una pareja de la avanzada 
de Mendarillo. 

— I Alto I — sonó a diez pasos. 

15 — I Sóo 1 — contestó Centímetro, deteniendo tranquilamente 
a la burra. 

Llegaron hasta él y le examinaron. 
-^ ¿ De dónde vienes ? 

— De Recuenca. 
2o — ¿ Qué es eso ? 

— Carbón. 

— ¿ Para dónde ? 

— Para la capital. 

— I Ah I Pues al capitán. 

25 — Vamos, — replicó Centímetro, encogiéndose de hombros. 

El capitán dormía ; no quisieron despertarle, y mientras se 

preparaba una pareja para conducirlo hasta la venta de Remondo, 

Centímetro lió un cigarrillo de papel sentado en un poste de la 

carretera, y ajeno,* al parecer, a lo que los otros hacían. Poco 

30 después montaba de nuevo en las ancas de la burra, y s^;uía 
con la pareja camino de la venta, a la que llegaron a las diez ; 
de manos a boca topó Centímetro con el propio Mendarillo, que 
^^b4 ismt^o con tres o cuatro oficiales en d pórtico de la 



EL PORTAPLIEGOS 89 

venta, bebiendo el agrio vinillo blanco del Alcaucil ; se enteró 
del parte de la pareja, mandó registrar minuciosamente la borrica, 
la enjalma y la carga, y llamó con la mano al carbonero. 

Centímetro se acercó sin prisa, se quitó la gorra de pelo y se 
dejó mirar ; Mendarillo le examinó de pies a cabeza, se sentó 5 
de nuevo y habló : 

— ¿ Qué llevas ? 

— Carbón, mi coronel. 

— ¿Y qué más ? 

Centímetro no pestañeó. 10 

— Carbón, nada más, — .contestó. 

La sospecha que concibió Mendarillo salió afuera en esta 
forma: 

— Si te encuentro un papel, te fusilo. 

— Bueno, — dijo sencillamente Centímetro, encogiéndose de 15 
hombros. 

Le registraron de arriba abajo dos hombres, sin perdonar 
rincón de su individuo, y cuando acabaron le alargó Mendarillo 
un vaso de vino. Centímetro lo apuró de una vez sin que tem- 
blara su mano, que Mendarillo observó atentamente. 20 

— Muchas gracias, — dijo. 

Recogió su carga de carbón, enjalmó la burra, saludó y montó. 

— Elspera, — dijo Mendarillo — ¿y los borceguíes ? 

No se le movió a Centímetro un músculo de la fisonomía; 
desmontó, se sentó en la bancada de piedra del pórtico, y sin 25 
apresurarse, se quitó los borceguíes que alargó a Mendarillo, 
el cual les dio im par de vueltas y se los devolvió. ... En 
aquel supremo minuto sí que debió encogérsele el corazón a 
Centímetro. 

Volvió a calzarse pausada y tranquilamente los borceguíes, y 30 
preguntó si podía irse ; díjole que sí Mendarillo, volviéndole la 
espalda, montó en la burra, arreándola con la vara de acebuche, 
y sin volver la vista atrás, silbando como si tai co?».^ ^^ \snríc¿> 



90 INTERMEDIATE SPANISH READER 

por el desfiladero adelante apoyado de codos sobre la carga de 
carbón, llevando en las suelas del zapatón aquel pliego en el que 
iba la salvación de la afligida Recuenca, y que durante un mi- 
nuto había tenido colgada de un hilo entre las manos de Menda- 
5 rillo, la vida de aquel bravo de quien no conservan rastro las 
historias de los grandes hechos. Federico Urrecha 

1. ¿A qué pregunta no hubiera podido contestar la compañía? 
2. ¿ Quién le dio primero este apodo y por qué ? 3. ¿ Cómo le llama- 
ban los oficiales? 4. ¿Cómo pronunciaban la palabra? 5. ¿Por qué 
no se acordó nadie de Centrímeto ? 6. Dé Vd. una descripción de 
Centrimeto, 7. ¿De qué modo era desastroso el bloqueo de Re- 
cuenca ? 8. i Qué se supo por el último incorporado que vino de la 
capital ? 9. ¿ Qué nombre se dio a Mendaro y por qué ? 10. ¿ Pasa- 
ban muchas personas entre Recuenca y la capital? 11. ¿Qué hizo 
Centrimeto en cuanto llegó a la capital? 12. ¿Se ha sabido cómo 
logró pasar de la venta de Remondo? 13. ¿Qué mostró que eran 
graves las cosas en Recuenca ? 14. ¿ Por qué no había que pensar 
en los reconquenses ? 15. ¿ Qué sucedió la tercera noche ? 16. ¿ Qué 
recompensa tendría el hombre que llevara el pliego ? 17. ¿ Quién se 
ofreció al fin y por qué ? 

18. ¿ Adonde le llevaron ? 19. ¿ Qué escribió el ayudante de plaza 
en el pliego? 20. ¿Qué pidió Centrimetol 21. ¿Qué preparativos se 
hicieron por la mañana ? 22. ¿ Dónde estaba el pliego ? 23. ¿ Quié- 
nes acompañaban a Centrimeto} 24. ¿Adonde se dirigió? 25. ¿Qué 
aconsejó Pedrizas ? 26. ¿ Por qué no quiso ir Centímetro por la 
vereda? 27. ¿Dónde le dejaron sus compañeros y por qué? 28. ¿ Qué 
hizo con el acebuche ? 29. ¿ Con qué topó ? 30. ¿ Cómo le examina- 
ron? 31. ¿Por qué tenía que esperar Centímetro? 32. ¿Qué hizo 
mientras tanto? 33. ¿ Dónde estaba Mendarillo y qué estaba haciendo? 
34. ¿Qué mandó? 35. ¿Qué preguntas hizo Mendarillo a Centímetro y 
cómo respondió éste? 36. ¿Qué amenaza hizo Mendarillo? 37. ¿Qué 
hicieron dos hombres ? 38. ¿ Qué dio Mendarillo a Centímetro y por 
qué ? 39. ¿ Por qué mandó Mendarillo a Centímetro que esperase ? 
40. ¿Qué hizo Centímetro? 41. ¿Qué preguntó? 42. ¿Cómo se portó 
al marcharse ? 43. ¿ Qué dice de este hecho la historia ? 



GOLPE DOBLE 91 

GOLPE DOBLE 

Al abrir la puerta de su barraca encontró Sentó un papel en 
el ojo de la cerradura. 

Era un anónimo destilando amenazas. Le pedían cuarenta 
duros y debía dejarlos aquella noche en el homo que tenía 
frente a su barraca. 5 

Toda la huerta estaba aterrada por aquellos bandidos. Si 
alguien se negaba a obedecer tales demandas, sus campos apa- 
recían talados, las cosechas perdidas y hasta podía despertar a 
media noche sin tiempo apenas para huir de la techumbre de 
paja, que se venía abajo entre llamas y asfixiando con su humo 10 
nauseabimdo. 

Pimento, que era el mozo mejor plantado de la huerta de 
Ruzafa, juró descubrirles y se pasaba las noches emboscado en 
los cañares, rondando por las sendas, con la escopeta al brazo ; 
pero una mañana lo encontraron en una acequia con el vientre 1 5 
acríbillado y la cabeza deshecha ... y adivina quién te dio. 

Hasta los papeles de Valencia hablaban de lo que sucedía en 
la huerta, donde al anochecer se cerraban las barracas y reinaba 
un pánico egoísta, buscando cada cual el salvarse, olvidando el 
vecino. Y a todo esto, el tío Batiste, alcalde de aquel distrito 20 
de la huerta, echando rayos por la boca cada vez que las auto- 
ridades, que le respetaban como potencia electoral, hablábanle 
del asunto ; y asegurando que él y su fiel alguacil el &grd^ se 
bastaban para acabar aquella calamidad. 

A pesar de esto. Sentó no pensaba ir al alcalde. ¿ Para qué ? 25 
No quería oir en balde baladronadas y mentiras. 

Lo cierto era que le pedían cuarenta duros y si no los dejaba 
en el homo le quemarían su barraca, aquella barraca que miraba 
ya como un hijo próximo a perderse ; con sus paredes de des- 
lumbrante blancura, la montera de negra paja con cmcecitas en 30 
los extremos, las ventanas azules, la parra sobre Va. ^Met\2. ojs^sia 



92 INTERMEDIATE SPANISH READER 

verde celosía, por la que se filtraba el sol con palpitaciones de 
oro vivo ; los macizos de geranios y dompedros orlando la vi- 
vienda, contenidos por una cerca de cañas ; y más allá de la 
vieja higuera, el homo de barro y ladrillos, redondo y achatado 

5 como un hormiguero de África. Aquello era toda su fortuna, el 
nido que cobijaba a lo más amado, su mujer, los tres chiquillos, 
el par de viejos rocines, fieles compañeros en la diaria batalla 
por el pan, y la vaca blanca y sonrosada que iba todas las 
mañanas por las calles de la ciudad, despertando a la gente con 

10 su triste cencerreo y dejándose sacar unos seis reales de sus 
ubres siempre hinchadas. 

I Cuánto había tenido que arañar los cuatro terrones, que 
desde su bisabuelo venía regando toda la familia con sudor y 
sangre, para juntar el puñado de duros que en \m puchero 

15 guardaba enterrados bajo de la cama I i En seguidita se dejaba 
arrancar cuarenta duros ! . . . Él era un hombre pacífico ; toda 
la huerta podía responder ]por él. Ni riñas por el riego, ni 
visitas a la taberna, ni escopeta para echarla de majo. Trabajar 
mucho para su Pepeta y los tres mocosos, era su única afición ; 

20 pero ya que querían robarle sabría defenderse i Cristo 1 En su 
calma de hombre bonachón despertaba la furia de los mercaderes 
árabes, que se dejan apalear por el beduino, pero se toman 
leones cuando les tocan su hacienda. 

Como se aproximaba la noche y nada tenía resuelto, fué a 

25 pedir consejo al viejo de la barraca inmediata ; un carcamal que 

sólo servía para segar brozas en las sendas, pero de quien se 

decía que en la juventud había puesto más de dos a pudrir tierra. 

Le escuchó el viejo con los ojos fijos en el gmeso cigarro que 

liaban sus manos temblorosas cubiertas de caspa. Hacía bien 

30 en no querer soltar el dinero. Que robasen en la carretera, 
como los hombres, cara a cara, exponiendo la piel. Setenta 
años tenía ; pero podían irle con tales cartitas. Vamos a ver, 
¿ tenía agallas para defender lo suyo ? 



GOLPE DOBLE 93 

La ñrme tranquilidad del viejo contagiaba a Sentó, y se sentía 
capaz de todo para defender el pan de sus hijos. 

£1 viejo, con tanta solemnidad como si fuese una reliquia, 
sacó de detrás de la puerta la joya de la casa: una escopeta 
de pistón que parecía un trabuco y cuya culata apolillada 5 
acarició con fruición. 

La cargaría él, que entendía mejor a aquel amigo. Las temblo- 
rosas manos se rejuvenecían. \ Allá va pólvora ! Todo un puñado. 
De una cuerda de esparto sacaba los tacos. Ahora una ración de 
postas, cinco o seis ; a granel los perdigones zorreros, metralla 10 
fina, y al final im taco bien golpeado. Si la escopeta no reven- 
taba con aquella indigestión de muerte, sería misericordia de Dios. 

Aquella noche dijo Sentó a su mujer que esperaba tumo para 
regar, y toda la familia le creyó, acostándose temprano. 

Cuando saüó, dejando bien cerrada la barraca, vio a la luz de 1 5 
las estrellas, bajo la higuera, al fuerte vejete ocupado en ponerle 
el pistón al amigo. 

Le daría a Sentó la ultima lección, para que no errase el 
golpe. Apuntar bien a la boca del homo y tener calma. Cuando 
se inclinase buscando el gato en el interior . . . j fuego I Era 20 
tan sencillo, que podía hacerlo un chico. 

Sentó, por consejo del maestro, se tendió entre dos macizos 
de geranios, a la sombra de la barraca. La pesada escopeta 
descansaba en la cerca de cañas, apuntando fijamente a la boca 
del homo. No podía perderse el tiro. Serenidad y darle al 25 
gatillo a tiempo. | Adiós, muchacho I A él le gustaban mucho 
aquellas cosas ; pero tenía nietos, y además estos asuntos arregla 
mejor uno solo. 

Se alejó el viejo cautelosamente, como hombre acostumbrado 
a rondar la huerta, esperando un enemigo en cada senda. 30 

Sentó creyó que quedaba solo en el mundo ; que en toda la 
inmensa vega, estremecida por la brisa, no había más seres 
vivientes que él y aquéllos que iban a llegar, \ 0\«ikxvo >toxsrsrs\\ 



94 INTERMEDIATE SPANISH READER 

El cañón de la escopeta sonaba al temblar sobre la horquilla de 
cañas. No era frío, era miedo. ¿ Qué diría el viejo si estuviera 
allí ? Sus pies tocaban la barraca, y al pensar que tras aqudb 
pared de barro dormían Pepeta y los chiquitines sin otra defensa 
5 que sus brazos, y a los que querían robar, el pobre hombre le 
sintió otra vez fiera. 

Vibró el espacio, como si lejos, muy lejos, hablase desde k 
alto la voz de un chantre. Era la campana del Migudete. Lis 
nueve. Oíase el chirrido de un carro, rodando por un cammo 
lo lejano. Ladraban los perros, transmitiendo su fiebre de flnHw^w 
de corral en corral y el rae rae de las ranas en la vecina acequia, 
interrumpíase con los chapuzones de los sapos y las ratas que 
saltaban de las orillas por entre las cañas. 

Sentó contaba las horas que iban sonando en el Miguekte. 
15 Era lo único que le hacía salir de la somnolencia y el entorpe- 
cimiento en que le sumía la inmovilidad de la espera, i Las once 1 
¿ No vendrían ya ? ¿ Les habría tocado Dios en el corazón ? 

Las ranas callaron repentinamente. Por la senda avanzaban 
dos cosas obscuras, que a Sentó le parecieron dos perros enormes. 
20 Se irguieron: eran hombres, que avanzaban encorvados, caá 
de rodillas. 

— Ya están ahí, — murmuró, y sus mandíbulas temblaban. 
Los dos hombres volvíanse a todos lados, como temiendo una 
sorpresa. Fueron al cañar, registrándolo ; acercáronse después 
25 a la puerta de la barraca, pegando el oído a la cerradura, y en 
estas maniobras pasaron dos veces por cerca de Sentó sin que 
éste pudiera conocerles. Iban embozados en sus mantas, por 
bajo de las cuales asomaban las escopetas. 

Esto aumentó el valor de Sentó. Serían los mismos que 

30 asesinaron a Pimento. Había que matar para salvar la vida. 

Ya iban hacia el homo. Uno de ellos se inclinó metiendo las 

manos en la boca y colocándose aiite la apuntada escopeta. 

Magnífico tiro. Pero ¿ y el otro que quedaba libre ? 




SENTÓ DEFENDIENDO SU MOGAK 



96 INTERMEDIATE SPANISH READER 

El pobre Sentó comenzó a sufrir las angustias dd miedo; 
a sentir en la frente un sudor frío. Matando a uno, quedaba 
desarmado ante el otro. Si les dejaba ir sin encontrarnada, 
se vengarían quemándole la barraca. 
5 Pero el que estaba al acecho se cansó de la torpeza de su 
compañero y fué a a3aidarle en la busca. Los dos formaban 
una obscura masa, obstruyendo la boca del homo. Aquella era 
la ocasión, i Alma, Sentó 1 ¡ Aprieta el gatillo I . . . 

El trueno conmovió toda la huerta, despertando una tempestad 

I o de gritos y ladridos. Sentó vio un abanico de chispas, sintió 

quemaduras en la cara, la escopeta se le fué y agitó las manos 

para convencerse de que estaban enteras. De seguro que el 

amigo había reventado. 

No vio nada en el homo : habrían huido. Y cuando él iba a 

15 escapar también, se abrió la puerta de la barraca y salió Pepeta 

en enaguas, con un candil. La había despertado el trabucazo y 

salía impulsada por el miedo, temiendo por su marido, que 

estaba fuera de casa. 

La roja luz del candil, con sus azorados movimientos, llegó 
20 hasta la boca del homo. 

Allí estaban dos hombres en el suelo, uno sobre otro, 
cruzados, confundidos, formando un solo cuerpo, como si un 
clavo invisible los uniese por la cintura, soldándolos con 
sangre. 
25 No había errado el tiro. El golpe de la vieja escopeta había 
sido doble. 

Y cuando Sentó y Pepeta, con aterrada curiosidad, alum- 
braron los cadáveres para verles las caras, retrocedieron con 
exclamaciones de asombro. 
30 Eran el tío Batiste, el alcalde, y su alguacil el Sigró. 
La huerta quedaba sin autoridad, pero tranquila. 

Vicente Blasco Ibáñez 



GOLPE DOBLE 97 

1. ¿Qué encontró Sentó al abrir la puerta? 2. ¿Qué le pedían a 
Sentó? 3. ¿Dónde había de dejar el dinero? 4. ¿Qué sucedía si 
alguien se negaba a entregar el dinero? 5. ¿Qué juró Pimento? 
6. ¿ Qué le sucedió ? 7. ¿ Qué hacían todos al anochecer ? 8. ¿ Qué 
aseguró el tío Batiste? 9. ¿Por qué no quería dirigirse Sentó al 
alcaide? 10. ¿Qué sucedería si no entregaba el dinero? 11. Dé Vd. 
una descripción de la propiedad de Sentó. 12. ¿ Tenía Sentó mucho 
dinero? 13. ¿Qué esfuerzos había hecho para ganarlo? 14. ¿Dónde 
estaba el dinero? 15. ¿Qué reflexiones hizo Sentó acerca de su propio 
carácter ? 16. ¿ De qué modo se asemejaba a los mercaderes árabes ? 
17. ¿ A quién pidió consejo ? 18. ¿ Qué se decía de este hombre ? 
19. ¿Cómo le escuchó el viejo? 20. ¿En qué hacía bien Sentó? 
21. ¿ Qué preguntó el viejo a Sentó ? 22. ¿ Qué sacó ? 23. ¿ Cómo 
cargó la escopeta? 24. ¿Qué dijo Sentó aquella noche a su mujer? 
25. ¿ Qué vio al salir de la barraca? 

26. ¿ Cuál era la lección que dio el viejo a Sentó ? 27. ¿ Dónde se 
tendió Sentó? 28. ¿Dónde puso la escopeta? 29. ¿Cómo se alejó 
el viejo? 30. ¿Qué dijo Sentó para sí? 31. ¿Por qué temblaba el 
cafión de la escopeta? 32. ¿Qué pensamiento le prestó valor? 
33. ¿ Cómo supo la hora? 34. ¿ Qué ruidos se oían ? 35. ¿ Qué hizo 
para no dormirse? 36. ¿ Por qué callaron las ranas? 37. ¿ Qué mur- 
muró Sentó? 38. ¿ Qué hacían los dos hombres? 39. ¿ Por qué era im- 
posible reconocerlos? 40. ¿Qué aumentó el valor de Sentó? 41. ¿Qué 
hizo uno de los hombres ? 42. ¿ Por qué no tiró Sentó ? 43. ¿ Qué 
harían los hombres si no podían encontrar el dinero? 44. ¿ Qué hizo al 
fin el segundo hombre ? 45. ¿ Por qué tiró Sentó en este momento ? 
46. ¿ Qué sucedió cuando iba a escapar ? 47. ¿ Qué vio Sentó a la 
luz del candil ? 48. ¿ Por qué retrocedieron Sentó y Pepeta al ver 
los cadáveres? 



98 INTERMEDIATE SPANISH READER 

DOÑA MARTA DE MONLEÓN 

I 
D. RODRIGO DE MALDONADO 

La obstinación de D. Rodrigo de Maldonado en pro de los 

derechos de D.* Juana la Beltraneja parecería una prueba sim- 

pátíca de lealtad si no hubiera sido tan funesta al bien público. 

Preparado a todo evento, conservó D. Rodrigo en la ciudad 

5 de Salamanca su casa solariega, que, con las de sus deudos, 
formaba una manzana casi aislada y fortificada en el barrio de 
San Benito ; pero, no considerándose seguro, retuvo el castillo 
de Monleón, que se le diera en tenencia, trasladando a él su 
mujer e hijos y mucha parte de su hacienda, y preparándose 

I o allí para una resistencia obstinada. 

Los numerosos partidarios que en Salamanca había ganado 
el bando aragonés no se atrevían a afrontar sus iras. Odiaban 
muchos al campeón de D.* Juana, mas, temiéndole, disfrazaban 
su ñaqueza con la capa de la prudencia. Sabían todos que eran 

15 los Maldonados celosos por extremo de su honra, y que afron- 
tarían los mayores peligros antes de someterse: de aquí el 
convencimiento de que se debía emplear, para domeñarlos, 
recursos extremos y no acostumbrados expedientes. 

Llegó un día en que la ciudad con sus cabildos y corpora- 

20 ciones, tomándose hacia la estrella que se alzaba en tnunfo, 
declaróse por el aragonés y su consorte, y, sin embargo, los 
Maldonados obraban como no vencidos, y nadie osaba requerir- 
los para que depusieran sus querellas. Libremente entraban y 
salían en la ciudad y i ay del que se atreviese a cerrarles el paso 1 

25 Entonces sus adversarios recurrieron a otros medios para 
librarse de él. Muy sigilosamente organizaron una hueste con- 
siderable, y, ya todo dispuesto, el corregidor D. García Osorio 
pasó a Medina del Campo a exponer al rey la urgencia y 



DOÑA MARTA DE MONLEÓN 99 

utilidad de que viniese a Salamanca, donde hallaría un bando 
numeroso y aguerrido para castigar al rebelde. Protestaban 
que así volvería por el esplendor de su corona, y en realidad 
satisfacían principalmente los personales resentimientos que les 
movían a tal resolución. 5 

Reforzaba el corregidor su idea, manifestando que las dema- 
sías de D. Rodrigo no tenían límites. Añadía también, que, sin 
temor alguno a las justicias, entraba D. Rodrigo en Salamanca, 
dando en rostro con su osadía a los buenos vasallos de SS. A A. ; 
y que, además de mantener contra todo derecho el castillo de 10 
Monleón, batía moneda, cosa privativa de los reyes, y corría 
con frecuencia la tierra para ensañarse contra los que no 
s^uían sus pendones. 

Compartió el rey con Osorio la opinión de que urgía poner 
remedio a aquellos males, y advertido de que a la sazón se hallaba 1 5 
en la ciudad el principal de los Maldoiiados, determinó trasladarse 
allá con toda presteza y secreto, para caer de improviso sobre D. 
Rodrigo, precediéndole el corregidor, a fin de preparar la sorpresa. 

Cundió por Salamanca la alarma tan luego como se supo la 
llegada del soberano ; cerráronse las puertas de la ciudad, sonaron 20 
los instrumentos bélicos, y armáronse nobles y pecheros. 

Sintióse D. Rodrigo preso en la red que sus contrarios le 
tendían, y cogiéndole desprevenido, rugió de despecho y 
ardimiento. Estaban tomadas todas las cercanías de su casa, 
y no había medio de evadirse ni de congregar a sus parciales. 25 

Fué su primer arbitrio resistir en su casa y no dejar las 
armas sino con la vida; pero hubo de considerar la enorme 
desigualdad de la lucha, puesto que los medios de ataque eran 
muy superiores a los de defensa. 

En esto llega el rey a una plaza próxima a su domicilio, y 30 
Maldonado piensa que no se intenta reducirle, entregándole a 
jueces severos, pero honrados, que le juzguen, sino satisfacer el 
rencor de los magnates que eran sus eneim^os ^ex^oTfiífi.'s»; 



lOO INTERMEDIATE SPANISH READER 

Midiendo entonces la gravedad del peligro que corría, acuerda 
pedir asilo a un lugar sagrado, y poniendo en ejecución su 
pensamiento, logra introducirse por vías desconocidas en el 
convento de San Francisco, donde, s^dn la usanza de aquella 
5 edad, se le acoge sin tener para nada en cuenta ni el carácter 
de sus faltas ni la calidad de sus perseguidores. 

II 

ALCAIDESA Y ALCAIDE 

Las «vías desconocidas» eran un subterráneo que desde los 
sótanos de su palacio iba a dar cerca del convento. 

Allanaron su hogar, y ya demostraban sus perseguidores 

lo brutalmente el despecho y la rabia, por no encontrarle, cuando 

recibieron aviso de que se le había visto entrar en el convento. 

La inmunidad del sagrado asilo no debía ser respetada. 

Trasládanse todos a las cercanías del convento, y el católico 

monarca, atendiendo más que a su piedad a su autoridad, pide 

15 perentoriamente la entrega del fugitivo, amenazando con entrar 

por la fuerza a buscarle. 

Alborótase la comunidad y niega al rey derecho para obrar 
como pretende. Pide se respete la santidad de la casa, y 
D. Femando, vacilante entre desconocer un fuero por todos 
20 acatado, exponiéndose, de no hacerlo, a graves conflictos, y 
ceder en algo de sus pretensiones, toma este partido, consi- 
guiendo que el guardián consienta en que se apodere de Mal- 
donado, bajo la promesa de respetar su libertad y vida. 

Fiado el religioso en la real palabra, abre las puertas del 
25 monasterio, y entrega a D. Rodrigo. Sale éste desarmado, y 
no obstante le maniatan iracimdos, mientras el mismo D. Fer- 
nando le increpa : luego, sin darle reposo, ordena que le lleven 
a Monleón, adonde él se dirige en persona, asistido de hueste 
nwnerossu 



DOÑA MARTA DE MONLEÓN lOI 

Yérguese el castillo de Monleón sobre enriscada cumbre, a 
algunas leguas de Salamanca, y es una fortísima defensa, llave 
de la frontera castellana en sus confines con la portuguesa. 

Bañan su base las aguas de tres distintos ríos que, aunque la 
aislan con sus corrientes, no impiden su unión al vecino terri- 5 
torio por un estrecho istmo, aumentando así la naturaleza en la 
parte baja las defensas que arriba acumuló la mano del hombre. 

AHÍ está D.* Marta con sus hijos, sus servidores, y una 
guarnición leal y valerosa ; y en la torre del homenaje ondea el 
pendón puesto por su marido. lo 

Ya llegó a su oído la nueva fatal de lo que ocurrió en Sala- 
manca, y el dolor y la ira acrecientan su resolución de defender 
a todo trance la fortaleza. 

Ricahembra castellana de antiguo abolengo, orgullosa de su 
marido y del prestigio de su nombre, por la figura y por el 15 
carácter parece una evocación de las Porcias, de las Lucrecias 
y de las Virginias. 

Tiene continente de reina y la energía viril de su mirada no 
perjudica ni a la delicadeza femenil ni al atractivo armonioso de 
sus facciones romanas. 20 

Cuando le anunciaron la llegada del rey con sus tropas, subió 
al adarve entre sus defensores, y lo primero que hirió su vista 
fué el espectáculo de su esposo desarmado, triste y rodeado de 
lanzas, pero alta la frente, nunca humillada. 

Llegóse a él D. Femando el Católico y, según testimonio de 25 
la historia, con acento imperioso le dijo estas mismas palabras : 

— Alcaide, cumple que luego me deis esta fortaleza. 

— No soy yo el alcaide, señor. 

— ¿Qué decís.? 

— No lo soy desde que se me ha privado de mi libertad. 30 
Mordióse el rey los labios, apartando el rostro ante la mirada 

de reconvención del altivo procer y exclamó : 

— j Pues DO está la fortaleza, en poder de \os Nue.'&xxo^'^. 



102 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— No me obedecerán a mi, no viéndome libre. Previendo un 
caso como éste, porque hay que fiar muy poco de las palabra^ 
de los hombres, y no hay que fiar nada en la constancia de la^ 
suerte, he delegado mi autoridad, abdicándola completamente^ 

5 — Eso no os corresponde. 

— Lo que no me corresponde, señor, es tratar de este asunto^ 
hallándome en poder de V. A. 

— Entonces ¿ quién es el alcaide ? 

— No hay alcaide, sino alcaidesa. Allá en el adarve está. 

I o Siguió el rey la mirada de D. Rodrigo y vio con admiración, 
la majestuosa figura de D.* Marta, bien que a la distancia a que:= 
se hallaban no se distinguiese toda su imponente belleza. 

— Si es vuestra esposa os obedecerá sin duda. . . . 

— Es la alcaidesa de Monleón, y únicamente a la alcaidesa 
15 de Monleón ha de dirigirse V. A. 

III 

UN CORREGIDOR QUE SE ENCUENTRA CON LA 

HORMA DE SU ZAPATO 

Dio el rey encargo tan importante al mismo corregidor de 
Salamanca D. García Osorio y recibióle doña Marta con sereno 
rostro, que reflejaba una firme resolución. Osorio se presentó 
en Monleón acompañado de un escudero real y le dijo : 
20 — Mándame el rey, señora, y os ruego que me atendáis, para^ 
evitar graves males. 

— I Qué quiere D. Femando ? 

— Que le entreguéis la fortaleza. 

— Que venga por ella, si trae fuerzas suficientes. 
25 — ¡ Doña Marta 1 

— Monleón no se entrega. 

— Ved que vuestro esposo se halla en poder del rey. 

— ¡Indigno de un rey es el modo de aij^ewx^^ de su personal 



DOÑA MARTA DE MONLEÓN 1 03 

— Señora, no vengo a discutir eso, sino a exponeros la reali- 
dad de la situación y el peligro de que no acatéis la voluntad 
real . . . 

— ¿ Os ha encargado de que me amenacéis, don García ? 

— Sólo de advertiros su resolución de no volverse a Sala- 5 
manca antes de haber abatido en esta fortaleza la bandera 
de D.a Juana. 

— Que pruebe a realizarlo. 

— ¿ Queréis sacrificar inútilmente las vidas de vuestros 
servidores .^ 10 

— Cumplo mi deber, y advertid a D. Femando que, si aquí 
nos vemos en el ultimo trance, antes de que la guarnición su- 
cumba, entregaré la fortaleza a su enemigo el rey de Portugal 

— I Y vos sois castellana ! . . . 

— Correspondo a la amenaza con la amenaza. 15 

— Doña Marta, si amáis a vuestro esposo temed la cólera 
del rey. . . . 

— \ Ah I ya sospechaba el exclusivo objeto de vuestra 
misión : que si no entrego la fortaleza degollarán a mi Rodrigo 
¿no es verdad? 20 

— Si irritáis al rey, todo es de temer. . . . 

— Tan convencida estoy i^e ello, señor Corregidor, que con 
el mismo procedimiento con que vuestro rey se ha apoderado 
de mi esposo, violando el derecho de asilo, yo he de reteneros 

a vos sin atender a vuestro carácter de embajador suyo. ... 25 

— ¿ Qué intentáis ? 

— I Hola, guardias, a mí 1 poned preso al corregidor. 

Y, en el acto, fué desarmado y maniatado sin que aquellos 
hombres hicieran el menor caso de sus protestas. 

— I Señora, — vociferaba, — os atrevéis a atropellarme a mí, 30 
el corregidor de Salamanca, el enviado del rey ! . . . 

— Y si seguís gritando, mandaré que pongan una mordaza 
a] corregidor de Salamanca y al enviado del re^. ... 



I04 INTERMEDIATE SPANISH READER 

— I Mirad que no os pese de este atropello I 

— Vos sois el instigador del atropello de mi marido y vuestra 
cabeza me responde de la suya. . . . 

— ¡ D.* Marta, temed al rey I 

5 — Temed vos al cadalso : lo haré alzar en el adarve y si no 

respetan a mi marido, toda Salamanca podrá presenciar mi 

venganza. 

Y con gesto soberano mandó a sus guardias que se llevasen 

al corregidor a las prisiones del castillo. 
10 En seguida, volviéndose al escudero real, que le acompañaba 

y había asistido a la escena mudo de asombro, le habló en estos 

términos : 

— Id a contar a vuestro soberano lo que habéis visto y lo 
que habéis oído, y decidle que no admitiré nueva embajada ni 

15 pondré en libertad al corregidor, si previamente no queda libre 
mi esposo D. Rodrigo de Maldonado. 

El real escudero partió, después de inclinarse con profundísimo 
respeto ante la soberanía de aquella mujer que así trataba de 
potencia a potencia a un hombre como D. Femando el Católico. 

IV 

ENTRE DOS (ÍADALSOS 

20 E^ fama que de las cosas del mundo ninguna sorprendía al 

astuto príncipe aragonés, tan conocedor de los resortes humanos ; 

pero como no hay regla sin excepción, la audacia y el valor de D.* 

Marta le sorprendieron, y aun le turbaron extraordinariamente. 

Acampaba delante de Monleón, convencido de que las artes 

¿S de su astucia bastarían a poner en sus manos la importantísima 
fortaleza, sin necesidad de apelar a la fuerza ; pero de repente 
trastornaba sus planes la resolución de aquella mujer. 

Encerróse en su tienda, y si alguien hubiera penetrado entonces 
le hubiese oído expresarse así : 



DOÑA MARTA DE MONLEÓN 105 

— Tiene Monleón muy fuertes defensas. . . . García Osorio 
) ha prestado muy valiosos servicios, y esa mujer es capaz de 
mplir su amenaza. . . . Pero yo no debo ceder, al menos 
arentemente y ¿quién sabe? Ella amenaza con el cadalso 
ra el corregidor . . . quizás si lo ve alzado para su marido 5 
queará su resolución ... ¡el hacha del verdugo es muy 
ivincente 1 

Ordenó en seguida que llevasen a su presencia a D. Rodrigo, 
le buenas a primeras le dijo : 

— Disponeos a la muerte, si no me entregáis la fortaleza. 10 

— Repito a V. A. que la entrega no depende de mí. 

— Vuestra esposa- es quien os condena con su negativa, 
abéis adonde ha llegado su osadía ? 

— Si V. A. se refiere a la detención del corregidor. . . . 

— I Ya veis! ... 15 

— Pues nadie extrañará que haya tomado alguna precaución, 
no para evitar mi muerte, a lo menos para vengarla. . . . 
Pronunció esas palabras D. Rodrigo con calma tan estoica 
e no pudo menos D. Femando de conmoverse, como hombre 
nbién de probado valor ; mas no le convenía mostrar su con- 20 
>ción, y al replicarle continuó su rostro con la máscara de 
aldad impenetrable que le caracteriza en la historia : 

— Maldonado: aunque despreciéis la muerte, debíais con- 
erar que la venganza de vuestra esposa será fatal a todos 
estros descendientes. 25 
Estremecióse D. Rodrigo, pero ni se alteró su calma, ni 
Ivió a despegar los labios. 

Salió de la tienda real y se dispuso cristianamente a la 
lerte. 

EH rey mandó que se levantase el cadalso enfrente de 30 
fortaleza. 

Apenas empezaron los carpinteros a trabajar, se observó 
e alzaban otro cadalso en la parte más elevada d<& "^ox^^^t^. 



I06 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Era espectáculo a la vez curioso y terrible el de la competencia 
que parecía entablada entre los obreros de ambos, a ver cuáles 
concluían más pronto su funesta faena. 

Ganaron los de la fortaleza, llevando un breve espacio de 
5 delantera; fueron sacados los reos respectivos, y cuando el 
corregidor llegaba a la ultima grada del cadalso disponíase 
D. Rodrigo a subirlas. 

Presenciaba el imponente espectáculo un gentío inmenso, 
que había acudido de Salamanca y de los pueblos próximos. 
I o El rey esperaba impacientemente la presencia de D.* Marta, 
confiando en que, al ver a su marido en aquel trance, entregada 
la fortaleza. 

Pero la heroica señora no parecía y entretanto el verdugo se 

apoderó de D. García Osorio, que estaba pálido como la muerte. 

1$ Ella asistía oculta a la escena, y a su vez confiaba en que, 

siendo la del corregidor la primera cabeza amenazada por el 

hacha fatal, cedería el monarca para librarle. 

El verdugo de Monleón hizo sus últimos preparativos, cor- 
tando con unas tijeras los cabellos del reo, para que no estorba- 
20 sen el golpe fatal, y sólo aguardaba ya la seña que debía dar 
la castellana para la ejecución. 

En esto apareció D. Rodrigo sobre el cadalso y entonces fué 
cuando D.* Marta subió también sobre el adarve. 

En la mirada que cambiaron, entre un silencio sepulcral, 
25 vieron, lo mismo el rey que la muchedumbre, el dolor de aque- 
lla suprema despedida y la firmeza inquebrantable con que 
mutuamente se animaban. 

Irguióse la heroína, sobreponiéndose a la emoción que la 
subyugaba, y señalando a D. García Osorio en poder del ver- 
30 dugo, dijo con voz sonora : 

— Mira, Rodrigo : ése es el causante de tu muerte ; pero 
antes rodará su cabeza que la tuya. 

y dicho esto, volvióse para dar la seña fatal. 



ki 


^^ÍM 


M 




^-•V^ ® 


1 


i 



EL CORREGIDOR A PUNTO DE SUBIR AL CADALSO 



I08 INTERMEDIATE SPANISH READER 

Pero al mismo tiempo se levantó el rey, tendiendo su brazo 
en actitud de clemencia. 

Suspendidas las ejecuciones, mandó poner en libertad a I). 
Rodrigo Maldonado, y D.* Marta correspondió en el acto, 
5 quedando libre también el corregidor. 

Rompió la muchedumbre en formidables clamores de alegría, 
celebrando la clemencia real, y pronto el astuto D. Femando 
logró el fruto de aquella magnanimidad tan política. 

Maldonado le entregó la fortaleza; en cambio le otorgó el 

I o rey el perdón más amplio para sus partidarios y cuantos habían 

trabajado en favor de la Beltraneja, y así pudo contar en adelante 

con la adhesión de aquellos temibles proceres, acabando con 

los gérmenes de la rebelión en la esclarecida Salamanca. 

La dama a cuyas relevantes dotes y a cuyo heroísmo singu- 

15 larmente se debía tan venturoso resultado, fué objeto de la 

veneración de la ciudad y de la admiración de toda Castilla. 

Aunque se nombra D.* Marta de Maldonado, más se la 
conoce por el apellido que simboliza su imperecedera memoria. 
Nobleza y pueblo la llamaron Doña Marta de Monleón, 

D. Luciano García del Real 
I 

1. i Por qué fué odiado D. Rodrigo por el bando aragonés ? 2. ¿ A 

qué medios recurrieron para librarse de él ? 3. ¿ Cómo se escapó D. 

Rodrigo de sus contrarios? 

II* 

4. ¿Cómo fué cogido al fin D. Rodrigo? 5. Describa Vd. el cas- 
tillo de Monleón. 6. ¿ Qué conversación ocurrió entre D. Femando 
y D. Rodrigo? 

7. Dé Vd. un resumen de la conversación entre el corregidor y 
D.^ Marta. 8. ¿Qué dijo D.* Marta al escudero? 

IV 

9. i Cuáles eran las reflexiones de D. Femando en su tienda? 10. Des- 
críba Vd, Ja erección de los dos cadalsos. 11. ¿Cuál era el resultado? 



EL CABALLERO DEL AZOR lOQ 

EL CABALLERO DEL AZOR 



Hará ya mucho más de mil años, había en lo más esquivo y 
fragoso de los Pirineos una espléndida abadía de benedictinos. 
El abad Eulogio pasaba por un prodigio de virtud y de ciencia. 

Las cosas del mundo andaban muy mal en aquella edad. 
Tremenda barbarie había invadido casi todas las regiones de 5 
Europa. Por donde quiera luchas feroces, robos y matanzas. 
Casi toda España estaba sujeta a la ley de Mahoma, salvo dos 
o tres Estadillos nacientes, donde entre breñas y riscos se 
guarecían los cristianos. 

En medio de aquel diluvio de males, pudiera compararse la 10 
abadía de que hablamos al arca santa en que se custodiaban el 
saber y las buenas costumbres y en que la humana cultura 
podía salvarse del universal estrago. Gran fe tenían los monjes 
en sus rezos y en la misericordia de Dios, pero no desdeñaban 
la mundana prudencia. Y a fin de poder defenderse de las 15 
invasiones de bandidos, de barones poderosos y desalmados o 
de infieles muslimes, habían fortificado la abadía como casi 
inexpugnable castillo roquero, y mantenían a su servicio cen- 
tenares de hombres de armas de los más vigorosos, probados y 
hábiles para la guerra. 20 

La abadía era muy rica y famosa : rica por los fértilísimos 
valles que en sus contomos los monjes habían desmontado, cul- 
tivándolos con esmero, y recogiendo en ellos abundantes cose- 
chas ; y famosa, porque era como casa de educación, donde 
muchos mozos de toda Francia y de la España que permanecía 25 
cristiana acudían a instruirse en armas y en letras. Entre los 
monjes había sabios filósofos y teólogos y no pocos que habían 
militado con gloria en sus mocedades antes de retirarse del 
mundo. Éstos enseñaban indistintamente las artes de la paz y 
de la guerra ; cuanto a la sazón se sabía. Y \m^%o^ ^^'^xv N». -^ 



IIQ INTERMEDIATE SPANISH READER 

indole de cada educando, los pacíficos y humildes se hacían 

sacerdotes o monjes, y los belicosos y aficionados a la vida 

activa salían de allí para ser guerreros y aun grandes capitanes. 

Cincuenta novicios había en la abadía de continuo. Y todos, 

5 salvo en las horas consagradas a ejercicios caballerescos, vestían 
el hábito de la orden. 

En una tarde de abril, terminadas las vísperas, salieron los 
novicios del coro, donde habían estado entonando salmos, y 
fueron, segiín costumbre, a pasar dos horas de recreo jugando 

I o en un gran patio. 

Había un novicio de origen obscuro, lo cual se contraponía a 
la alta nobleza de que se jactaba con razón la mayoría de los 
otros. Este novicio era español. 

Seis años hacía que había venido a refugiarse en el convento 

15 sin saber de dónde. El caritativo abad le dio asilo, y él, con su 
humildad profunda, con su aplicación constante, con la rara 
inteligencia que desplegó en el estudio y con la robustez y 
agilidad que mostró en todos los ejercicios corporales, se ganó 
la voluntad de aquel venerable siervo de Dios, que le amaba 

20 como a un hijo y que candorosamente le admiraba. De aquí la 
envidia que le tenían los otros novicios y especialmente los 
franceses. Tratábanle con desdén, le hacían mil burlas y hasta 
le dirigían improperios, que él sufría con resignación evangélica. 
Por esto le llamaban Plácido. 

2$ En aquella ocasión la envidia de los otros novicios había 
llegado a su colmo. Plácido acababa de alcanzar brillante 
triunfo. Había compuesto un devoto e inspirado himno latino 
a la Santísima Virgen María, tan lleno de bellezas y tan rico 
de amor místico, que, entusiasmados los monjes, lo habían 

30 cantado en el coro, dando al joven poeta mil alabanzas y 
bendiciones. 

Sus malos compañeros, deseosos de humillarle, y tal vez 
nados en que Plácido era pacífico y sufrido, se encararon con 



EL CABALLERO DEL AZOR 1 1 1 

él, aunque él se apartaba de ellos con mansedumbre y modes- 
tia, y llegaron dos de los más insolentes al último extremo 
de la injuria. Recordando la obscuridad de su origen, se la 
echaron en rostro y calificaron a su madre de la más infame 
manera. 5 

El cordero se convirtió entonces de repente en bravo león. 
Por dicha, no tenía armas, pero le valieron los puños. Con 
certero y fuerte golpe derribó por tierra, maltrecho y con la 
boca ensangrentada, al primero que le había ofendido. Des- 
pués siguió peleando él solo contra otros tres o cuatro, apoyado lo 
contra el muro y acosado por ellos. 

Fué todo tan rápido, que nadie había acudido a interponerse 
y a restablecer la paz, cuando otro de los novicios, de nobilísima 
alcurnia francesa, intervino en la contienda, diciendo : 

— Es cobardía que vayáis tantos contra él ; apartaos ; dejad- 15 
melé a mí solo ; yo le castigaré como merece. 

Fué tan imperiosa la voz, fué tan imponente el ademán de 
aquel muchacho, que se apartaron todos, formando ancho cerco 
en tomo suyo. 

Cayó entonces el francés sobre Plácido, el cual paró los 20 
golpes que le asestaba, sin recibir ninguno, y le ciñó con fuerza 
terrible en sus nervudos brazos. 

Pasmosa fué la lucha. Firmes se mantenían ambos. Nin- 
guno cejaba ni caía. Hubieran semejado dos estatuas de 
bronce, si no se hubiera sentido el resoplido de la fatigada res- 25 
piración de los combatientes y si no se hubiera visto correr 
abundante sudor por sus encendidas mejillas. 

I Quién sabe cómo hubiera terminado aquel combate 1 Mal 
hubiera terminado, sin duda, si no llega precipitadamente el 
abad y logra al punto separarlos. 30 

Después de censurar con breves y enérgicas palabras la 
acción de todos, ordenó a Plácido que le siguiese, y le llevó 
a su celda. 



112 INTERMEDIATE SPANISH READER 

II 

— En balde he esperado, hijo mío, hacer de tí un dechado 
de santidad y de paciencia, para que con el tiempo llegases a 
ser mi sucesor en el gobierno de esta abadía. Sé todo lo ocu- 
rrido y no me atrevo a culparte. La afrenta que te han hecho 

5 era difícil, era casi imposible de tolerar. Está visto. Dios no te 
quiere para la vida contemplativa. Imposible es además que 
permanezcas ya ni una hora en esta santa casa, donde has 
promovido un escándalo feroz, aunque disculpable. Por otra 
parte, el mozo con quien luchabas es poderosísimo por su naci- 

lo miento y riqueza y tu no puedes seguir viviendo donde él está. 
No me queda más recurso que el de obligarte a salir inmediata- 
mente de la abadía. Pero no saldrás desvalido y sin prendas 
de mi afecto hacia ti. La abadía es rica, el abad también lo es, 
y en nada mejor puede emplear su dinero. Toma esta bolsa 

1 5 llena de oro ; Hugo, el capitán de los arqueros, tiene orden mía 
para entregarte enjaezado el mejor de los corceles que hay en 
nuestras caballerizas. Corre, revístete a escape de tus armas, 
monta a caballo y vete. 

Vertiendo muchas lágrimas de gratitud y besándole respe- 

2o tuosamente las manos, Plácido se despidió del abad y éste le 
abrazó y le bendijo. 

Dos horas después cabalgaba Plácido, solo y armado, por 
medio de un pinar espeso y por senda apenas trillada,' que iba 
serpenteando junto a la orilla de un arroyo, entre cerros altísimos. 

III 

25 Llegó la noche medrosa y sombría. En aquella soledad 
asaltaron a Plácido mil ideas tristes. Los recuerdos de la 
niñez surgieron en su mente con claridad extraña. 

Recordó que, seis años hacía, le habían arrojado de otro 
asilo con severidad y dureza harto diíeieivte^. Desde muy niño, 



EL CABALLERO DEL AZOR 1 1 3 

desde el albor de su vida, de que no tenía sino muy confusas 
memorias, se había criado en el castillo del terrible D. Fruela, 
poderoso magnate de la montaña. El castillo estaba en una 
altura muy cerca de la costa. Desde allí, ora salía D. Fruela 
con buen golpe de gente a caballo para penetrar en tierra de 5 
moros y talar y saquear cuanto podía, ora embarcaba a sus 
satélites en algunas fustas y galeras de su propiedad, e iba, 
a piratear o a dar caza a otros más crueles piratas que infesta- 
ban aquellos mares e invadían y asolaban a menudo las costas 
de Noruega y de la ultima Tule. 10 

Plácido, recogido por caridad en el castillo, e hijo de padres 
desconocidos, había sido criado con amor por doña Aldonza, la 
mujer de don Fruela. Hasta la edad de ocho años, vivió 
Plácido en fraternal familiaridad con Elvira, la hija de doña 
Aldonza, que era de edad poco menor que éL Juntos jugaban 15 
los niños, y juntos aprendieron a leer y la doctrina cristiana. 

Plácido y Elvira sintieron que sus almas se habían imido con 
el lazo del cariño más inocente. 

Algo hubo de recelar o de prever D. Fruela, y ordenó a su 
mujer que alejase al expósito del trato y de la convivencia de 20 
su hija. 

Sumisa doña Aldonza, cumplió las órdenes de su marido; 
pero no hasta el extremo de evitar por completo que el pajecillo 
y la niña se viesen y se hablasen. 

La menor frecuencia en el trato produjo un efecto contrario 25 
al que D. Fruela deseaba. En las mentes candorosas de él y 
de ella se trocó en adoración el afecto, y se iluminó y hermoseó 
con las galas y el esplendor de los sueños la imagen de la 
persona querida. 

Así llegaron ambos a cumplir catorce años. En un día en 30 
que salieron de caza con D. Fruela, el caballo de Elvira corrió 
desbocado y fué a perderse en la espesura de un bosque. 
Plácido la siguió para salvarla, y acertó 2l \\e%iax oaasA<2k ^ 



114 INTERMEDIATE SPANISH READER 

caballo que ella montaba tropezó y cayó, derribándola pord 
suelo. Elvira, por fortuna, no se hizo el menor daño. Plácido 
se apeó con ligereza, acudió en su auxilio y la levantó en sus 
brazos. 

5 Instintivamente, sin saber qué hacían, cediendo ambos a un 
impulso irreflexivo, tal vez movidos por los invisibles genios y 
espíritus de la selva, acercaron sus rostros y se dieron un beso. 
Plácido se creyó por breves instantes transportado al paraíso; 
pero la realidad más cruel hubo de mostrarle en seguida que 

I o estaba en la dura y áspera tierra. Una lluvia de infamantes 
latigazos cayó sobre sus espaldas. D. Fruela le había sorpren- 
dido, le castigaba y le afrentaba furioso. La jauría de sus 
podencos y lebreles y sus monteros se acercaban ya. Afrentado 
el mozo, aunque en edad tan tierna, no reflexionó en el peligro 

15 ni en lo desigual de la lucha, y venablo en mano se lanzó contra 

D. Fruela para matarle. Elvira se interpuso, dispuesta a recibir 

las heridas y salvar a su padre. Plácido dejó caer al suelo el 

venablo. La humillación le hizo verter amargas lágrimas. 

El feroz D. Fruela, lejos de apiadarse, le azuzó los perros 

20 para que le devoraran, y ordenó a los monteros que disparasen 
contra él sus agudas flechas. 

— I Sálvate, Plácido, sálvate ! — dijo entonces Elvira. — Si 
no huyes, mi cuerpo te servirá de escudo y me matarán antes 
de que te maten. 

25 Plácido conoció entonces lo peligroso, lo imposible de la 
defensa. Temió más por la vida de ella que por la suya. Era 
ágil y ligero como un gamo ; conocía los mas intrincados sitios 
y las más extraviadas sendas del bosque, y pronto desapareció 
como por encanto, no sin exclamar antes con su voz de niño, 

30 que se contraponía a la firmeza del tono : 

— Ser padre de ella te ha salvado de la muerte. Ahora huyo, 
pero tal vez un día vuelva a buscarte y a exigirte su mano como 
sola satisfacción de mi afrenta. 



EL CABALLERO DEL AZOR 1 1 5 

Refugiado Plácido en la abadía, no olvidó la afrenta jamás, 
pero guardó oculto su recuerdo en el lastimado centro del alma. 
El horror que le causaba volver de nuevo contra el padre de 
Elvira, la humildad y la resignación y otros sentimientos religio- 
sos inclinaron su espíritu y le excitaron a desistir de vengarse. 5 
Y como afrentado y sin venganza no quería vivir en el mundo, 
se decidió a hacer la vida del claustro. Hasta el día en que el 
insulto hecho a su madre despertó en él de nuevo la ingénita 
fiereza, fué el más paciente y dulce de los cenobitas. Lanzado 
ya al mundo de nuevo, con veinte años de edad, con aliento y 10 
brío y con caballo y armas, ¿ dónde había de ir Plácido sino al 
castillo de D. Fruela a pedirle estrecha cuenta de todo ? 

IV 

Sin detenerse sino para tomar el indispensable descanso, 
llegó Plácido a la morada donde había pasado la niñez. Con- 
fiado en Dios, en su derecho, y en su valentía, sin arredrarse, 15 
se acercó a la puerta del castillo. 

Todo estaba mudado. En tomo, soledad y silencio. Aunque 
era medio día, Plácido no vio ni hombres de armas ni campesi- 
nos. El puente levadizo, tendido sobre el foso, dejaba franca la 
entrada. El escudo de piedra berroqueña, que había sobre la 20 
puerta principal, estaba cubierto de negro paño de luto. 

Pronto, por un anciano criado, única persona que halló y que 
al desmontar le tuvo el estribo, se enteró de la inmensa desven- 
tura que abrumaba a aquella familia. D. Fruela, acusado de 
alta traición, estaba en Oviedo y debía ser condenado a muerte. 25 
Su acusador era D. Raimundo, mayordomo de palacio. Tres 
caballeros de la casa de D. Raimundo estaban prontos a sos- 
tener la acusación en palenque abierto contra los defensores de 
D. Fruela, el cual había apelado al Juicio de Dios. Pero 
D. Raimundo era tan poderoso y temido, y por su inaudita 30 
soberbia era D. Fruela tan odiado, que Tvaj^\e ^cw^iSac "^ 



Il6 INTERMEDIATE SPANISH READER 

defenderle. Sólo faltaban tres días para expirar el plazo. No bie 
Plácido supo todo esto, el rencor antiguo se convirtió en lástim 
en su alma generosa, y resolvió ser el campeón de quien ta 
rudamente le había ofendido, probar su inocencia y librarle ¿ 

5 la muerte. En el castillo no había nadie, sino el anciano ser\ 
dor. Doña Aldonza y Elvira habían ido a Oviedo a echarse 
los pies del rey y pedirle el perdón, si bien con poquísin 
esperanza, por ser muy justiciero el soberano. De todos modo 
la honra de la familia quedaría manchada. 

I o Sin demora se dispuso Plácido a salir para Oviedo, peí 
antes el anciano servidor le refirió y encareció lo mucho qi 
doña Aldonza y Elvira habían pensado en él durante su ause 
cia, y le dijo que habían dejado para él un presente a fin de qi 
lo recibiese y se lo llevase si por dicha aparecía por el castill 

15 El anciano fué por el presente y se lo entregó a Pládd 
Era una fuerte rodela, en cuya plancha de acero figuraba c 
esmalte, sobre campo de gules, un azor, cubierta la cabeza p< 
el capirote y asido por la pihuela a una blanca mano que par 
cía de mujer. 

20 — Tii tienes en el hombro derecho, — dijo el anciano, — gr 
bado con indeleble marca, un azor semejante al del escudo. P< 
él serás un día reconocido y se sabrá quiénes son tus padre 
Entre tanto mi señora y su hija te declaran y apellidan Caballé: 
del Azor, y te dan en testimonio de ello esa prenda. Conceda 

25 Dios, Caballero del Azor, la buena ventura en lides y amores qi 
ellas y yo te deseamos. 

A los tres días, pocas horas antes de expirar el plazo, despu< 
de reposar en Oviedo y de aprestarse para el combate, sonare 
las trompetas y entró en el palenque el Caballero del Azor, c( 
30 la visera calada y la lanza en la cuja. 

En alta y sonora voz proclamó la inocencia de D. Fruel 
/¿amó calumniadores a los que le acusaban^ y retó a los tres, 



\ ^ 




^\^^c^ 


Mb 


^^^is^i^ 


^^^ 


^'^^^B 


*^^ 


'"^^%iiiJr^w 


^>~^ 


"V^^^g 


¡^ 


^0 


b-- 


-"''P*^ 






« 



ENTRANDO EM EL PALENQUE EL CABALLERO DSL A20R 



Il8 INTERMEDIATE SPANISH REiÍDER 

sucesivamente o juntos contra él solo. Los campeones de 
D. Raimundo fueron sucesivamente apareciendo. Los combates 
fueron muy cortos. 

El Caballero del Azor, con pasmosa destreza y bizarría, logró 
5 que en menos de media hora los tres mordiesen el polvo, muy 
mal herido uno de ellos. 

El gentío que rodeaba el palenque rompió en estrepitosas 
aclamaciones y vítores. El Caballero del Azor fué llevado en 
triunfo a palacio e introducido en la regia cámara. 

1 o El rey, informado de todo el suceso, ansiaba verle, y más lo 

ansiaba aiin su noble y desventurada hermana, la infanta doña 
Ximena, que estaba con el rey en aquel momento. 

— Caballero del Azor, — dijo la infanta antes de que el rey 
hablase — ¿ por qué llevas un azor esmaltado en la rodela ? 

1 5 — Alta señora, — contestó Plácido, — porque lo tengo también 
estampado en el hombro derecho, como indeleble marca. 

Doña Ximena puso entonces los ojos con cariñoso ahinco en 
el rostro hermosísimo de Plácido, e imaginó que veía al Conde 
de Saldaña, como estaba en su muy lozana juventud, veinte 
20 años hacía. 

Ya no pudo contenerse doña Ximena ; se acercó al joven, le 
estrechó en sus brazos y le cubrió el rostro de besos, exclamando: 

— ¡ Hijo mío, hijo mío I 

El rey depuso su severidad, y dirigiéndose al joven, le estrechó 

2 5 también en sus brazos, y le dijo : 

— Yo te reconozco; eres mi sobrino Bernardo; te hago 
merced de la Casa Fuerte y señorío del Carpió. Como Bernardo 
del Carpió serás en adelante conocido y famoso en todos los 
países y en todas las edades. Perdonado tu padre, saldrá de 

30 la prisión y será reconocido como el legítimo esposo de mi 
hermana. 

En efecto ; el rey cumplió su promesa. El Conde de Saldaña 
salió del castillo de Luna donde estaba eivcerrado. Se aseó 



EL CABALLERO DEL AZOR II9 

y se atavió con esmero, de suerte que todavía tenía buen ver, 
a pesar de su prolongado martirio. 

Durante cinco días consecutivos hubo magníficas fiestas en 
Oviedo, al cabo de los cuales se celebraron las bodas de Ber- 
nardo del Carpió y de Elvira. 5 

Pocos días después pudo averiguarse que don Raimundo, el 
mayordomo de palacio, había sido quien robó al niño Bernardo 
y quien le mandó matar, furioso como desdeñado pretendiente 
que fué de doña Ximena. Los sicarios, encargados de matar al 
niño, habían tenido piedad de él y le habían expuesto a la puerta 10 
del castillo de D. Fruela. Por esta y por otras muchas maldades 
que se descubrieron, se comprendió que don Raimundo era un 
monstruo abominable, por lo cual el rey pudo ejercer prove- 
chosamente su justicia mandándole ahorcar, como le ahorcaron 
con general regocijo de los ciudadanos de Oviedo, porque 15 
D. Raimundo era muy aborrecido y porque en aquella edad 
tan ruda la filantropía no era cosa mayor y no infundía 
repugnancia la pena de muerte. 

Sólo queda por decir que Bernardo fué felicísimo con su 
Elvira y que vivieron siempre muy enamorados ella de él y él 20 
de ella. 

Por los antiguos romances y por la historia se sabe que 
aquella lucha a brazo partido, que interrumpió el abad en el 
convento de los Pirineos, se reanudó más tarde no lejos de allí, 
y terminó gloriosamente para Bernardo, muriendo ahogado 25 
entre sus brazos hercúleos el paladín D. Roldan, pues no era 
otro quien había luchado con él, cuando los dos eran novicios. 

Y aquí terminan los sucesos de la mocedad de Bernardo del 
Carpió, ignorados hasta hace poco, y recientemente descubiertos 
en ciertos vetustos e inéditos anales de la orden de San Benito, 30 
escritos en latín bárbaro en el siglo X y conservados en el 
monasterio de la Cava, cerca de Ñapóles. 



I20 INTERMEDIATE SPANISH READER 



1. ¿Dónde estaba la abadía de esta historia? 2. ¿A qué pudiera 
compararse la abadía? 3. ¿ Cuáles eran las ocupaciones de los monjes? 
4. ¿Por qué envidiaban los otros novicios al español? 5. ¿Cuál era la 
causa de la lucha entre los novicios ? 6. Describa Vd. la lucha. 

II 

7. ¿ Por qué era imposible que Plácido permaneciese en la abadía? 
8. ¿ Qué le dio el abad? 9. ¿Cómo se despidieron Plácido y el abad? 

III 

10. ¿ Qué recordó Plácido de su vida en el castillo de D. Fruela? 
11. ¿ Por qué fué arrojado del castillo? 12. ¿ Cuáles eran las últimas 
palabras que dirigió a D. Fruela? 

IV 

13. ¿En qué condición estaba el castillo ? 14. ¿ De qué se enteró 
Plácido por el anciano criado ? 

V 

15. ¿ Cómo entró Plácido en el palenque ? 16. ¿ Cuál era el resul- 
tado de los combates? 17. ¿ Quién le reconoció y cómo? 18. ¿Qué 
prometió el rey ? 19. ¿ Cómo fué castigado don Raimundo? 20. ¿ Cómo 
se reanudó el combate del convento ? 



NOTES 

The heavy-faced figures refer to the pages of the text, and the light-^ed 
figures to the numbers of the Imes on the page 

1 1 embarcóse : = se embarcó ; when a sentence or clause begins 
with a verb the pronoun object may follow. 

1 5 hazte : haz is the imperative singular of hacer, followed by the re- 
flexive te. The objective personal pronoun generally precedes its verb, 
but follows the infinitive, present participle, and positive command. 

1 13 hizo zozobrar la embarcación : * upset the boat ' ; literally, * made 
the boat upset.' In English most verbs can be used transitively or in- 
transitively, but as this is rarely the case in Spanish, it becomes neces- 
sary to supply a verb of causing (frequently hacer) before an intransitive 
verb to gain a transitive sense. 

115 diga: *say.' 

1 17 hágase : Tpresent subjunctive of hacerse. The subjunctive is 
used for formal or polite requests or commands, and for all negative 
commands. 

2 1 al llegar: *on arriving.' To express the time of an action, al 
with the infinitive is frequently used. Translate generally by *on' or 
*upon' and the present participle. 

2 7 yeas : present subjunctive of ver. The subjunctive is used in 
a dependent clause which refers to indefinite future time. — detente : 
imperative singular of detenerse. See note 1 5. 

2 13 tome usted : see note 1 17. — agrade : present subjunctive of 
agradar. The subjunctive is used after a relative pronoun with an in- 
definite antecedent. 

2 19 Le corresponde una gallina : *you get a hen' ; literally, *a hen 
belongs to you.' 

8 11 Para servir a Dios y a V. : 'at your service.' This form, as 
well as para servir a Yd. and servidor de Yd., is used to acknowledge 
a remark addressed to one. 

8 17 lo : ' him.' The grammars generally recommend the use of le 
for 'him' and lo for the masculine direct object referring to inanimate 
things, but the distinction is not strictly observed. 

121 



122 INTERMEDIATE SPANISH READER 

4 5 yenga : present subjunctive of venir. See note 1 17. 

4 20 se . . . nariz : * passes it under the doctor's nose.' Se, used for 
le Uo him,' is repeated by the indirect object al doctor. Se is substituted 
for le or les when these pronouns immediately precede another per- 
sonal pronoun of the third person. 

4 23 diga : present subjunctive of decir. See note 2 7 under veas. — 
nada: * anything.' Nada is used here as the sentence has a negative 
force. Compare sin decirnada * without saying anything.' 

6 1 Whistler : a distinguished American-English painter and etcher. 
Bom at Lowell, Massachusetts, 1834; died in London, England, 1903. 

6 3 fué acostumbrándose : ' he fell into the habit of.' The verb ir 
followed by the present participle expresses progressive action. 

6 7 así las cosas : * this being the state of affairs.' 

6 12 lo que se le pedía : 'what was asked of him.' 

6 13 al pensar : see note 2 1. 

6 15 por extra9ar la firma : * not being familiar with the signature.' 

6 19 1. 150 : the period is commonly used in Spanish instead of the 
comma to point off thousands. For the decimal point Spanish uses 
the comma and sometimes the period. 

6 7 que no ha pagado : an elliptical expression ; some such form 
as digo * I say ' is understood. Omit que in translating. 

6 10 no faltaba . . . pagara : * that would be a fine thing, for me 
to pay for them.' 

6 23 aquí me tiene usted : *here I am.' 

7 4 ¡ Si ya lo sabía yo I U knew it.' Si is frequently used to in- 
tensify the meaning of expressions. It is left untranslated or the force 
is expressed in various ways ; often by the introductory *why,' as, si no 
ve, la pobre 'why, she doesn't see, poor girl.' 

7 18 ¿ Está el Sr. Monnier ? ' is Mr. Monnier at home ? ' The 
words en casa are understood after está. 

7 21 ¿ Cómo ha de estar ? ' how can he be (since he does n't live 
here).?' 

7 22 I Como que soy yo I *well, I am he.' 

7 23 Yuelye a presentarse: * presents himself again.' This is a 
common way of expressing * again' in Spanish, the literal translation 
being *he returns to present himself.' 

8 4 I Cuando digo que no I * don't I tell you he is n't ! ' 
8 5 I Cuando ... sí 1 * well, I tell you he is ! ' 

5 8 como yuelya V. por aquí : * as sure as you come round here again.' 



NOTES 123 

9 8 dispúsose : see note 1 1. 

9 10 de : omit in translating. Spanish uses the same preposition 
before a noun clause that it uses before a noun. 

9 14 I Bien podían haberla quitado del paso I * surely some one 
might have taken it out of the way.* 

9 20 que estuvo . . . equilibrio: * which almost made him lose his 
balance.' 

9 22 ¿ Habrá gandules ? * did you ever see such a set of lazy ras- 
cals?* 

9 31 I Qué gente tan yaga 1 * what shiftless people ! * In expressions 
beginning with qué and a noun an intensive tan or más is frequently 
used with the adjective. 

10 23 de : see note 9 10. 

11 14 le hizo salir : * took him away.' See note 1 13. 

11 18 hizo que su padre se escondiese : * had his father conceal 
himself.' 

12 7 esperar a que llegara : *wait for it to come.' 

12 29 No hay por qué asustarse : * there is no reason for being 
frightened.' 

12 32 irán recorriendo: *will repair to/ 'will go and occupy.' See 
note 5 3. 

18 6 que no parecía sino que : *that it seemed just as if.' 
18 21 hubiera sido: *it would have been.' The imperfect subjunc- 
tive in -ra may be used instead of the conditional, especially in com- 
pound tenses. 

13 25 que se supiera : * that one knew how.' 

13 27 volvió a pedir : ' again asked.' See note 7 23. 

13 32 No habrá más que seguirla : * nothing more will be necessary 
than to follow her.' 

14 25 por ser : 'on account of being,' *as they are.' 

16 31 todos construimos : 'we are all building.' 

17 4 Alfonso VI : king of León and Castile ; born 1030, died 1 109. 

18 2 tal maSa se dieron : ' so skillful were they.' 

18 14 pues seSor, este era una vez : ' once upon a time there was.' 

20 15 sin que hubieran podido: 'without their having been able.' 

Spanish has a preposition sin and a conjunction sin que. Since English 

has no corresponding conjunction, this construction is generally turned 

into English by 'without,' followed by the present participle. 

20 17 que : omit in translating. 



124 INTERMEDIATE SPANISH READER 

S4 90 poco . . . ayerignarlo : * I'm not much good if I can't find 
it out* 

26 17 lo del encanto : *what concerned the enchantment' 

26 30 sea lo que Dios quiera : * leave everything to the will of God'; 
literally» ' be it what God may wish.' 

26 9 ramito de amargura : literally, * branch of bitterness.' Amargura 
is not the name of an herb or poison, but is used symbolically; the 
phrase may be translated *cup of sorrow.' 

26 11 lo de la pñncesa : *what the princess asked for.' 

29 1 era una yez : * once upon a time there was.' 

29 9 me has de ir a buscar: *you must go and look for me.' With 
haber de and other auxiliary verbs, such as poder, querer, etc., the pro- 
noun object may stand before the auxiliary instead of following the 
dependent infinitive. 

80 1 que: 'for.' 

80 24 le dijo que bueno : *told her she would,' *said, ** All right" ' 
81 16 yenir : the infinitive is used as an imperative. 

81 20 en menos de un decir Jesús : *in no time at all,' *in less time 
than you could say Jack Robinson.' 

31 29 andaban buscando: 'kept looking for.' Andar, like ir, followed 
by the present participle, expresses progressive action. See note 6 3. 

82 8 te lo habrán oído a ti: 'they must have heard it from you,' 
'they must have heard you say it.' 

32 9 hubieran: 'would have.' The imperfect subjunctive is used 
for the conditional. See note 13 21. 

33 25 que : omit in translating. See note 6 7. 

36 Title Barón de la CastaSa : under this name are known in 
Spain the adventures of Baron Munchausen. These tales were first 
published in London in 1785 and were added to at different times by 
various authors. 

36 15 dejé . . . mío : ' let the horse do his best for his own safety 
and mine.' 

88 6 ¿ Qué hacer ? 'what was to be done ? ' 

38 7 no había . . . instante : ' not a single moment was to be lost.' 

39 25 I Tratari I ) tararí 1 ¡ tratararí 1 words imitating the sound of 
the bugle. 

40 1 habrían pasado: 'must have passed,' 'had probably passed.' 
The conditional is used to denote probability when referring to past time 

41 17 hubo para hacer : ' there was enough to make.' 



NOTES 125, 

42 9 los viyen: Mive that long.' Los refers to afios. 

43 25 qué sitio tan ameno : * what a pleasant spot' See note 9 31, 

43 32 cómo no : * why not' 

44 31 debes de estar: *you must be.' Debes is followed by de to 
express supposition; otherwise no preposition is used before the 
following infinitive. 

46 17 por lo trastornado que estaba : * on account of being so upset.' 

48 3 y que . . . supiese : * there being scarcely any science or art 
that he did not know.' The relative que is used loosely. 

49 14 los espaSoles somos : *we Spaniards are.' 
49 33 debe de ser : see note 44 31. 

60 3 quién fuera como : * if I were only like.' 

6016 Sic transit gloria mundi: (Latin) *so passes away earthly 
glory.' — no hay que envidiar: *we must not envy.' 

61 3 por tenerla de: * because he had compassion on.' La refers to 
ciiisericordia. 

61 4 algunas noches de esas en que : *some of those nights when.' 

61 9 las : the pronoun ot>ject las repeats the noun object batallas. 
This repetition is customary when the noun object precedes the verb. 

62 7 cuajadas : * brought into the world.' 

62 26 onza : a gold coin worth sixteen duros. Don Javier uses the 
word to fix the number 16 in his daughter's mind. 

63 32 and 64 10 si : see note 7 4. 

64 13 aquí esculpidas : * engraved here ' (pointing to her breast). 
64 20 más : see note 9 31. 

64 28 ¿ qué sé yo ?* oh, I don't know what.' 

64 30 repuso : the verb reponer in its meaning * reply ' is restricted 
I» the preterit indicative. 

64 31 Debió prevenírseme eso : * I should have foreseen that.' 

64 32 debí buscar : * I should have looked for.' 

66 15 Pactólo : ancient rumor about the wealth of the city of Sardis 
said that there was gold in the sand of the brook Pactolus, which ran 
through the market place. Modern geology says there was never any 
gold there. 

68 Title Montecristo : the principal character in Dumas's novel 
** Lc Comte de Monte Cristo." The hero of the story is unjustly im- 
prisoned, escapes, becomes immensely wealthy, and carries out an elab- 
orate system of revenge on his enemies. The suitability of the present 
title will be seen on reading the story, 



126 INTERMEDIATE SPANISH READER 

59 25 a qué voy a : *why should I.* 

60 9 se le iba aficionando : *was getting to like him.* 

61 18 más que . . . fortuna : construe más con el fin de hacer mayor 
8u fortuna, que para satisfacer su conciencia. This inversion is common 
in Spanish in similar constructions. 

62 1 faltaba cavar muy poco : ' there was but little digging left to do.' 
62 21 de seguir : ' if he went on.' De followed by the infinitive is 

used as the equivalent of a conditional clause. 

62 31 el bueno de D. Anselmo : de is used to denote apposition 
between an adjective and a noun or between two nouns; omit in 
translating. 

63 3 no volvió a hablarse del muerto: *the dead man was not 
spoken of again.' 

65 14 que . . . diciembre: * threatened by the keen, penetrating 
December wind.' 

65 22 que sabe . . . reintegro : * who knows that he has never come 
near getting back even a part of his money.' 

66 12 la lista grande : * the big list,' that is, the list of those drawing 
the big lottery prizes. 

66 28 Tienta de aquí, registra de acullá : * I examine it here, there, 
all over.' 

67 2 en cinco . . . servicio : * during the five years that he has been 
in my service.' In order to denote an act or state that continues from 
one period into another, the present, imperfect, and future tenses are 
used in Spanish, corresponding to the English perfect, pluperfect, and 
future perfect tenses. So está is used here, as the servant is still in the 
speaker's service. 

67 8 nada y nada : * absolutely nothing.' 

67 12 para ver . . . digiriendo: *to see if I could swallow and digest' 

67 26 alzándolos : los refers to ojos. 

69 4 buenisimo : used for the more correct bonísimo. 

69 5 había V. de vernos : * you should have seen us.' 

69 6 nos : omit in translating. 

69 27 ¿ Serán billetes ? * can they be bank notes ? * The future is 
used to express probability. 

70 5 se lo decía : *said to each other.' For lo see note 51 9. 
70 12 si : see note 7 4. 

70 IG Tenorio : = Don Juan Tenorio, a drama by José Zorrilla y 
Moral, públishtá in 1844. 



NOTES 127 

721 tuyo que hacerse: *it had to be done/ — registrados: 'being 
examined.' — no se le encontraron más que: Uhere were found belong- 
ing to him only.* 

78 4 ni le hace falta : ^and he does n't need to either.' 

75 1 Jadraque : a small town about ñfty miles northeast of Madrid. 

76 12 ¿Que no? 'you don't? 

75 22 después de deducida mi comisión : ' after my commission 
has been deducted.' The past participle is frequently used in detached 
clauses without being connected with a verb. These clauses may be 
preceded by antes de, después de, and sometimes by luego de, to express 
relation of time. 

75 31 hasta poder : ' until he was able.^ 

76 18 ¡ Qué manera de yender 1 'how it 's selling I ' 

78 6 Valencia : the third city of Spain, situated on the Mediter- 
ranean Sea. — Albacete: a town in the southeastern part of Spain, 
some one hundred and sixty miles from Madrid. 

78 11 Alcázar de San Juan : a town about eighty miles south of 
Madrid. 

80 16 Ya hace aSos que siryió : ' that has n't been any good for years.' 

82 5 el reservado : = el departamento reservado. 

82 24 al dar el billete : 'when the ticket was handed to him.' 

88 2 guardia civil : the Spanish constabulary, a picked body of 
national police whose duty is to guard the highways, enforce law and 
order in the rural districts, and aid the regular police of the large towns. 
They go in pairs, hence the use of pareja. 

83 24 poco . . . pillaremos : ' we are n't worth much if we can't 
catch him.' 

84 5 pasaría : the conditional is used to express probability. See 
note 40 1. 

85 2 por qué . . . Pablito : 'why they called Pablito Centrimeto.' 

85 13 como Dios manda : ' in a proper manner,' that is, pronouncing 
the name Centímetro. 

86 19 que hizo nunca : 'that was ever accomplished by.' 

86 22 al mes de cerrársenos todos los caminos : ' a month after all 
the roads were closed to us.' 

86 24 se pensó . . . general : 'the council of officers considered the 
necessity of getting a message through to headquarters.' 

86 26 lleyaba : the imperfect used for the conditional. — Durante 
. . . medio : ' for two days that measure was d\sc\i."&^€id vet xXs». X-'Cisirc». 



128 INTERMEDIATE SPANISH READER 

hall and at the mformal meeting of officers in the club, with evident 
sadness and with the bitter certainty that it was impossible to attempt 
it' The sentence is loosely constructed, medio the object of intentar 
being taken also as the subject of discutió. 

86 29 no había que pensar en : ^ there was no use in thinking of/ 

87 4 ante . . . conseguía: *at the offer of an honorable discharge 
to be obtained, if it were obtained at all.' 

87 10 con tal de salir : ^provided he might escape.' 

87 29 de un seryidor : 'by your humble servant,* that is, the writer. 

89 4 se dejó mirar : * let himself be looked at' 

89 14 te : 'on you.' 

89 28 8Í que . . . Centímetro : ' Centimetro's heart must surely have 
quaked.' Si, generally followed by que, is used to intensify a word or 
statement. 

89 33 se metió . . . adelante : 'went right on into the defile.' 

90 3 que : the antecedent is pliego. 

91 6 la huerta : besides its ordinary meaning of ' orchard ' and 
'garden' huerta means an 'irrigated garden district' The huerta of 
Valencia, where rain seldom falls, is dependent on the water furnished 
by irrigation canals (acequias). The water is distributed according to 
a strict system, each person entitled to its use having a definite time 
when he is allowed to turn the water from the canals into his own fields. 

91 16 y adivina quién te dio : ' and the question was who did it ' ; 
literally, ' and guess who hit you.' 

92 10 dejándose sacar unos seis reales de : 'allowing some six reales' 
worth of milk to be drawn from.' 

92 13 venía regando toda la familia: 'the whole family had gone 
on watering.' 

92 15 {En seguidita . . . duros 1 'all in a moment he was to let 
forty dollars be snatched away from him 1 ' 

92 22 The Bedouins, or wandering tribes of Arabia, are well known 
to entertain very loose notions of the rights of property and to scorn 
those Arabs who devote themselves to the soil or to peaceful com- 
mercial life. 

92 30 que robasen : ' let them commit robbery.* 

92 32 podían irle con tales cartitas: 'just let them come to him 
with such letters.* 

98 3 como si fuese : 'as if it were.' 

08 10 postaa : small shot, somewhat larger than perdigones. 



NOTES 129 

08 13 tumo para regar : see note 91 6. 

98 20 gato : used to avoid mentioning that anything more serious 
was contemplated. 

96 10 un abanico de chispas : * a fan-shaped shower of sparks.' 
96 11 la escopeta se le fué : * the gun escaped from his grasp.* 
96 22 cruzados, confundidos : ' crosswise, in a single heap.' 
98 2 D.A Juana la Beltraneja : the daughter of Joan of Portugal. 
She was called la Beltraneja after her reputed father, Beltrán de la 
Cueva. Henry IV of Castile designated her as his successor and she 
had many prominent supporters, among whom were the Marquis of 
Villena, the Archbishop of Toledo, Alfonso V of Portugal, and Louis XI 
of France. Ferdinand of Aragón defeated Alfonso at Toro, with the 
result that the whole of Castile submitted to Ferdinand and Isabella 
in 1479. ^'^ Juana took the veil in Portugal, but continued till her 
death, in 1 530, in Lisbon, to be a source of discord and dispute between 
the courts of Castile and Portugal. 

98 5 Salamanca : a city in western Spain, about sixty miles from 
the Portuguese border. 

98 8 que se le diera : * which had been given him.' The imperfect 
subjunctive in -ra, derived from the Latin pluperfect, is still used 
occasionally as a pluperfect indicative. 

98 12 el bando aragonés: Uhe Aragonese party,' that is, the sup- 
porters of Ferdinand of Aragón, who had married Isabella, sister of 
Henry IV of Castile. See note 98 2. 

98 21 ay del que : *woe to him who.' 

99 11 batía moneda: *he coined money.' Under Henry IV of Cas- 
tile it is estimated that there were about one hundred and fifty mints 
openly licensed by the crown, in addition to many others erected by 
individuals without any legal authority. 

99 31 piensa que no se intenta : * considers that the intention is 
not.' 

100 8 iba a dar : * came out.' 

100 14 más que . . . autoridad : construe más a su autoridad que a 
su piedad. See note 61 18. 

100 20 de no hacerlo : ^if he did not do so.' See note 62 21. 

101 16 Porcia : * Portia,' the wife of Marcus Brutus, said to have 
killed herself by swallowing live coals. Her love for her husband is 
well portrayed in Shakespeare's "Julius Caesar." — Lucrecia: * Lucretia,' 
in Roman legend the wife of Tarquinius Collatings. ^\xc tc.ní^ííX's» \a\v^x 



I30 INTERMEDIATE SPANISH READER 

husband and her father the injuries she has received at the hands of 
Sextus Tarquinius, makes them swear to avenge her, then stabs herself. 

101 17 Virginia : in Roman legend the daughter of Virginius, a 
plebeian. She was slain by her father to keep her from the power of 
the decemvir Appius Claudius. 

101 27 deis : the second person plural, used as a singular, with vos 
implied as subject, is employed to represent antique style. 

101 30 lo : after ser, in the predicate, lo is used to refer to a preceding 
phrase or idea. 

102 5 Eso no OS corresponde : Uhat is not your right.' 
102 24 Que yenga por ella : * let him come and take it.' 
108 21 de temer : ' to be feared.' 

108 27 a mi: *come hither.' 

104 1 { Mirad que no os pese de este atropello 1 * take care that you 
do not regret this outrage.' 

106 15 Ya veis : * as you see.' 

106 4 llevando un breve espacio de delantera : * finishing a short 
time before the others,' *with the advantage of a few moments.* 

109 2 benedictinos : * Benedictines,' the general name of all the 
monks following the rule of St. Benedict. The first Benedictine mon- 
astery was that founded at Monte Cassino, in the kingdom of Naples, 
by St. Benedict himself. The order increased so rapidly after the sixth 
century that the Benedictines must be regarded as the main agents in 
the spread of Christianity, civilization, and learning in the west. They 
are said at one time to have had as many as 37,000 monasteries. 

110 14 seis a9os hacía que había venido: *it was six years since 
he had come.' 

111 29 llega : the present tense is used instead of the pluperfect 
subjunctive to give more vivacity and color to the statement. 

111 30 logra : see preceding note. 

112 2 llegases a ser: *you might come to be,' *you might become.' 
118 10 la última Tule: * ultima Thule.' Thule is the name given 

by Pytheas of Marseilles to a region or island north of Great Britain, 
the position of which has never been exactly determined. The Romans 
frequently added to Thule the designation of "ultima" (the farthest 
Thule), and from classic times to the present day, in the literature of 
nearly all languages, Thule has been in constant use to designate some 
unknown northern or m3rthical region, or even some goal sought to 
be attained. 



NOTES I 3 I 

113 19 hubo de recelar: *must have suspected.* 

116 25 Oviedo : a city in northwestern Spain. 

116 29 Juicio de Dios : the practice of referring disputed questions 
to the * judgment of God,* or * ordeal,* has existed among various widely 
separated nations. Throughout Europe in the dark ages the ordeal had 
the sanction of law and of the clergy. The most prevalent kinds were 
those of fire, water, and the wager of battle. In the latter case, instead 
of the challenger and challenged meeting in the lists, their places 
were frequently taken by their supporters. 

116 11 lo mucho que : *how much.* 

118 11 la infanta do2a Ximena : see the following note. 

118 26 Bernardo : Bernardo del Carpió is probably an entirely ficti- 
tious character. According to the best-known version of his legend he 
was the son of Ximena, sister of Alfonso II of Asturias, and the Count 
of Saldaña, who had been married secretly. When Alfonso discovered 
the secret he imprisoned the count, put the princess in a convent, and 
took the child to be educated at court, where he became noted for his 
valor. He led the Spanish forces against Charlemagne when the latter 
invaded Spain to punish Alfonso for repudiating his alliance with him. 
The French were defeated at Roncevaux, and Bernardo is said to have 
vanquished Roland in single combat. 

When Bernardo learned of his father*s imprisonment he demanded 
his release, but Alfonso refused. Later Alfonso promised several times 
to free him, but did not keep his word. It was only after Bernardo had 
built the castle of El Carpió and made war on Alfonso that the latter 
agreed to release the father in exchange for the castle. Before the re- 
lease could be effected the father died, but was placed on horseback and 
led out to meet Bernardo, whose greeting was addressed to a corpse. 

It will be noted that the version given above differs considerably 
from the account given in Valera's story. 

119 8 pretendiente que fué: ^former suitor.* 

119 17 la filantropía no era cosa mayor: Mittle account was made 
of philanthropy.* 

119 26 Roldan : * Roland.* See note 118 26. 



EXERCISES 

EL SABIO Y EL BARQUERO 
(p. i,U. 1-18) 

1. He knows history, mathematics, and philosiophy. 

2. He does n't know how to swim. ~ 

3. The boat upset. 

4. He upset the boat 

5. He lost his life. 

6. A certain wise man was crossing a river. 

7. He has lost three fourths of his life. 

8. Take note {familiar and formal) that you have lost one 
^d of your life. 

9. They don't know history either, 
lo. Neither do we know philosophy. 

¿ÉL O ELLA? 
(p. 2, 11. 1-19) 



1. On arriving at a certain house he asked the question. 

2. After talking with his wife he is inclined to take the bay 
^orse. 

3. Who is to be the master ? 

4. He called his wife aside. . 

5. He left them a hen or a horse. ■ 

6. He returned after a while. 

7. I like the gray horse best 

8. He hitched up the horses. 

133 



^34 INTERMEDIATE SPANISH READER 

9. The young man smiled and said, " I shall leave you 
a hen." 

10. Wherever he saw a married couple he stopped. 



EL HEREDERO Y SUS ACREEDORES 

(p.3, 11. 1-14) 

1 . He presented himself at his creditor's. 

2. I am sorry to trouble you, my friend. 

3. He is going to pay his creditors in alphabetical order. 

4. Your name is Zamora ? It is. 

5. When will my turn come ? 

6. Well, you have no right to collect before the rest. 

7. The smiling heir says that he will pay you. 

8. The time to pay will not come until about the end of 
the century. 

9. If I remember rightiy he inherited ten million reales. 

I o. After twenty years he is beginning to pay his creditors. 

EL DUQUE Y EL VAGABUNDO 
(p. 3, 1. 1 5-p. 4, 1. 9) 

1. The duke drew back hastily. 

2. He threw away the bundle he was carrying. 

3. He had to walk on ground belonging to another. 

4. They were going through a forest belonging to the duke. 

5. His ancestors fought for the land. 

6. What a strange proposal ! I shall accept it 

7. How did you obtain the land? I inherited it from my 
ancestors. 

8. His ancestors bequeathed the land to him. 

9. The duke happened to be passing through the forest. 
10, The tramp wants to fight iu order to conquer the land. 



EXERCISES 135 

EL PAGO DE LA CONSULTA 

(p. 4, 11. 10-24) 

1. He concealed his amazement and asked what he owed. 

2. The father of homeopathy passed a flask under his nose. 

3. The payment was one thousand francs, which he took 
rom his pocketbook. 

4. He passes the bank note under the doctor's nose. 

5. After breathing vigorously he is cured. 

6. '* Breathe ! " says the doctor, ^* and you will be cured." 

7. " Breathe 1 " says the Englishman. " Now you are paid." 

8. He went to consult the doctor. 

9. He will pay the doctor one hundred francs. 

UNA FIRMA RARA 
(p. 5, 11. 1-19) 

1. The signature of the celebrated painter displeased him. 

2. He received the check and sold it 

3- The bahk accepted the check that he had drawn. 

4. Apparently he granted what the collector asked of him. 

5. He demands that I sign the document properly. 

6. On learning that he had authorized the signature I 
ecame furious. 

7. I went to see his pictures with the above-mentioned 
^ature in the form of a butterfly. 

8. On the next day he received the punishment he deserved. 

9. Is there any one who does n't know the initial that he 
raws? 



136 intermediate; Spanish reader 

un compradojl ingenioso 

(p. 5, l2C>-p.6, 1. 12) 

1. Six pairs of socks are worth seven francs. 

2. This shirt will last me until I die. 

3. He did not pay for the shirt because he left the socks. 

4. After undoing the parcel the merchant wrapped up theshirt 

5. He folds the shirt and goes toward the door. 

6. The buyer disappears with his package wrapped in 
tissue paper. 

7 . He does n't pay for the socks, nor for the shirt either. 

8. He enters a haberdashery and asks for a shirt of 
superior material 

9. While the merchant was hesitating the purchaser picked 
up the package. 

10. He carried off the package without paying for it 

- A UN PÍCARO, OTRO MAYOR 

(p.6,1. 13-p. 7, 1. 12) 

1 . He stretched out his hand to the oculist, who prescribed 
the same treatment. 

2. Before leaving he had to pay twenty pesetas. 

3. "I knew it. It is not possible for the doctor to recog- 
nize me," he said to himself. 

4. Scarcely had the patient entered when the specialist 
examined him conscientiously. 

5. This idea will allow me to save twenty pesetas. 

6. A short time ago he found out about the fees. 

7. Radiant with joy the rascal entered the doctor's office. 

8. The last time he saw me he told me of the success of 
his stratagem. 

9. The painter obliged him to prescribe again. 
JO, He smiled and said, " Here I am again," 



EXERCISES - Í37 

LA BROMA DE HENRI MONNIER 

■ • 

(p. 7, Li3-p.8,lao) 

1. Doesn't Mr. Monnier Uve here? I have told you he 
oes n't. 

2. He moved to such-and-such a street and disguised him- 
^If again. 

3. On the following day he wrote about forty letters to his 
reditors. 

4. When he approached the porter's lodge he took off his 
isguise. 

5. He took breakfast in the restaurant with his friends. 

6. The porter told him that he deserved the blows. 

7. I took off my wig behind the curtain. 

8. If he comes back here he won't get away alive. .. 

9. On presenting himself that same night he had a new 
[isguise. 

10. Is Mr. Monnier at home? He doesn't live lierc, he 
ives in the house opposite. 

LA PIEDRA EN EL CAMINO 
(p. 9, 1. i-p. 10, 1. 30) 

1. Some one is approaching the king's palace. 

2. Did any one ever see such lazy people I 

3. Why have they not taken away the stone ? 

4. He was taking his way to the village. 

5. He took pleasure in placing the stone in the middle of 
be road. 

6. The stone remained there without any one's stumbling 
iver it 

7. After a little while a merchant passed, wearing a feather 
1 his hat. 



138 INTERMEDÍATE SPANISH READER 

8. The lazy soldier, singing a popular song, was driving 
three mules to the fair. 

9. Having said this he prepared to move the box. 

10. The fact is that he threw the blame on the merchants. 

1 1 . He was on the point of holding up the gold ring. 

12. At the appointed time he read what he had written. 

13. He assured them that they would be sorry for not 
having listened to him. 

14. He remained in that spot instead of going to the royal 
residence. 

15. A tinkling of bells announced the monarch's presence. 

LA EXPERIENCIA DEL VIEJO 
(p. II, 1. i-p. 13, 1. 10) 

I. The tribe was to assemble in council, 
á. Every night he carried food to his father. 

3. He is twenty years old. 

4. He took his father to the forest in order that he might 
conceal himself there. 

5. At midnight they will all go to the mountains, including 
women and children. 

6. As soon as it is daylight the savage tribe will advance 
by forced marches. 

7. Wherever they passed they murdered the young and 
the old. 

8. There is no reason for running away. 

9. The son's name was Tiarko. 

10. He made the warriors answer each other. 



EXERCISES 139 

LA EXPERIENCIA DEL VIEJO 
(p. 13,1. ii-p. 14,1.32) 

1 . No one dared to kill the serpent, however easy it might 
sem. 

2. In spite of this calamity he decided to enter the cavern. 

3. On the following day some warriors discovered the 
aonster. 

4. It is very warm this summer. 

5. He did not fail to repeat his father's advice. 

6. As soon as he was free he started for the door. 

7. The truth is worth more than water. 

8. Not Tiarko's experience, but his father's, saved them 
rom danger. 

9. From that day on everybody honored the old man. 

10. He knows how to get in, but how will he manage to 
jet out? 

SALOMÓN Y LA HORMIGA 
(p. 15, 1. i-p. 16, 1.32) 

1. They brought him the product of their work. 

2. Solomon was content with all the animals. 

3. The animals gathered around Solomon's throne. 

4. They all set to work, each one doing his duty. 

5. The elephant carried thick beams of ebony and ma- 
logany. 

6. The eagle gave him diamonds, the ñsh gave him coral 
ind pearls. 

7. The silkworm wove the hangings. 

8. The ant, whose load was heavy, arrived last. 

9. Whatever the tribute may be, bring it. 

10. He executes his task well in order that the king may 
ay, " I am content with you." 



I40 INTERMEDIATE SPANISH READER 

LOS GATOS DE MADRID 
(p. 17, 1. i-p. 18, 1. 13) 

1. Having arrived at the fortress they at once climbed the 
walls. 

2. The king was not satisfied with the one who commanded 
the soldiers. 

3. He began the assault with his men. 

4. Alfonso VI was in a very bad humor. 

5. The Madrid men hastened up to witness what was 
going on. 

6. It is necessary to seek quarters in the castie. 

7. The leader of the soldiers told his men what the king 
had said. 

8. After a litde while the reenforcements arrived and the 
monarch forgot his anger. 

9. Those who are lacking are the Madrid soldiers. 

10. They attacked the fortress, which was taken a few 
hours afterwards. 

EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 
(p. 18, 1. 14-p. 20, 1. II) 

1. The shepherd likes the country. 

2. How pretty the princess is I 

3. The snow was falling on the ground. 

4. As soon as she looked out from the balcony she saw the 
shepherd boy. 

5. When will the sleeping king wake up ? 

6. The king sent for the pretty princess. 

7. The red forms a contrast with the white. 

8. He repeated what he had said. 

9. My mother has told me what it means. 



EXERCISES 141 

10. The enchanted king goes to sleep again. 

11. He will sleep until midsummer's day comes. 

12. The king married the princess who sat down at his 
bedside. 

13. She says nothing to her father, but disappears from the 
palace. 

14. She will have iron shoes made. 

EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 

(p. 20, 1. I2-p. 21, 1. 30) 

1. She approached the palace in the morning. 

2. Perhaps he will do you harm. 

3. He became angry because she had sheltered the girl. 

4. I fear that my son will get angry. 

5. It is possible that they have seen it. 

6. Meanwhile I do not dare to leave the kingdom. 

7. The fact is that they are going in search of her. 

8. He tells me to wait for him. 

9. He told me to wait for him. 
10. She set out again. 

EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 
(p. 21, 1. 31-p. 24, 1. 25) 

1. A short time ago she asked for the king's palace. 

2. He had to throw away the mouthful of food. 

3. I consent to what you say. 

4. She showed her the way and went to bed. 

5. She entered the palace hastily and found statues every- 
where. 

6. As soon as she divided the food into two parts she threw 
It to the lions. 



142 INTERMEDIATE SPANISH READER 

7. She started to run toward the palace door. 

8. The table appeared and disappeared again without her 
hearing a voice. 

9. She sits down at the bedside and does not move. 

10. Nevertheless she bought the slave in order to have 
somebody to talk to. 

EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 
(p. 24, 1. 26-p. 26, 1. 6) 

1. I begged him to move from the bed. 

2. She wished to move and she wished him to move. 

3. He does n't want me to move by day or night. 

4. While she goes to the balcony the negress remains sit- 
ting on the chair. 

5. On listening to the delicious music she cannot contain 
herself for joy. 

6. She had to return when it struck twelve o'clock. 

7. He is going to bring her what she wants from the capital. 

8. He has to buy the wedding presents. 

9. She saw the king coming on the arm of the envious 
slave. 

10. He doesn't like the music 



EL REY DURMIENTE EN SU LECHO 
(p. 26, 1. 7-p. 27, 1.22) 

1. The king is going to marry the slave. 

2. He had the slave killed. 

3. He bought it at the chemist's. 

4. He could n't buy the present anywhere. 

5. She had the shoes made when she went to look for the 
kmg. 



EXERCISES 143 

6. I remember that my father loved me. 

7. Do you remember that the shepherd boy told me this 
tory ? 

8. What is the use of all these sacrifices ? 

9. She sat down at the king's bedside in order that he might 
«e her when he woke up. 

10. The king gave each one his present and gave the prin- 
^ss hers. 

LOS TRES CLAVELES 
(p. 29,1. i-p. 31,1. 7) 

1. She b^an to throw the carnations into the fire. 

2. She had one carnation left. 

3. Once upon a time there was a handsome young man. 

4. The mistress became quite pleased with this maid 
)f hers. 

5. The carnations are to be buried. 

6. I will venture to wash the dirty clothes in one day. 

7. At the same moment she entered the kitchen. 

8. As soon as he saw her he said, "What's the matter 
\n\h you ? " 

9. The girl whom he loved arrived at the country house. 
10. The poor girl was tired and continued weeping. 

LOS TRES CLAVELES 
(p. 31, 1. 8~p. 32, 1. 23) 

I.I order her to take the clothes to the river. 

2. I ordered her to take the clothes to the river. 

3. Tell my mother why you are crying. 

4. She began to cry and to wash the clothes. 

5. I know what you have said. 

6. She sat down near the bank of the livei. 



144 INTERMEDIATE SPANISH READER 

7. The last bird dropped a feather in the glass. 

8. She had invented many things to get out of her difficulty. 

9. In order that her mistress might not scold her she found 
a water to cure her eyes. 

10. She took the glass and went to the river. 

LOS TRES CLAVELES 
(p. 32, 1. 24-p. 34, 1. 5) 

1. As soon as the bird dropped the feather Mary seized it 

2. She filled the glass with the drops. 

3. She begins to cry because her mistress is not pleased 
with her. 

4. She went to the field and gathered all the birds together. 

5. Her mistress tells her to be careful. 

6. It is necessary that the candles do not go out. 

7. She remembered what the young man had said. 

8. Mary married the young man and pardoned the maids. 

9. She burned the carnations in order that the young mer»» 
might come out of their enchantment. 

10. She said " yes " when he wanted to marry her. 

AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 

(p. 35. 1- i-P- 36, 1. 20) 

1. He quenched his thirst with water. 

2. He tied his horse to the weather vane of the church. 

3. The steeple was covered with snow. 

4. The wolf overtook me in the midst of the forest. 

5. The postilion stopped at every inn. 

6. The snow melted during the night. 

7. I threw myself down at full length and the wolf jumped 
over me. 



EXERCISES 145 

8. He feels colder and colder in proportion as the night 
dvances. 

9. My horse was hanging at a height of two hundred feet. 
10. He continued his way in a sleigh because traveling on 

lorseback is not the custom in Russia. 

AVENTURAS DEL BARON DE LA CASTAÑA 

(p. 36, 1. 2i-p. 39, 1. 4) 

1. On going downstairs he stumbled and lost his balance. 

2. He tried to kill the ducks at a single shot. 

3. He remembered what had caused him such a fright. 

4. He had just arrived at the pond. 

5. Littie by little the wolf was devouring the horse. 

6. He is aiming at the wild ducks. 

7. He consented to go away from Russia. 

8. Suddenly, however, he ceased lashing him. 

9. They have arrived safe and sound. 

10. In this manner he acquired good cherries and roast meat. 

AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 

(P-39i 1. 5-p. 40»1' 10) 

1. He had to leap over the brambles. 

2. I advised him not to collide with another carriage. 

3. Not a single sound came from the postilion's bugle. 

4. I went hunting with the governor's eldest son. 

5. Suddenly sounds came from the bugle which I had hung 
m the waU. 

6. He had just played the song when the lion rushed 
ipon him. 

7. He has just made his first voyage to the island of 
3eylon. 



146 INTERMEDIATE SPANISH READER 

8. I shall entertain you for a while on my return. 

9. The noise of the torrent attracted my attention. 
10. The frozen sounds are coming out gradually. 

AVENTURAS DEL BARÓN DE LA CASTAÑA 

(p. 40, 1. ii-p. 41,1. 17) 

1. Nevertheless he looked about him. 

2. Finally he fired a shot at the lion. 

3. He couldn't even raise his head. 

4. He leaped over the abyss rather by instinct than by 
reñection. 

5. I ventured to get up and draw my knife. 

6. The crocodile is twenty meters long. 

7. The lion's skin brought him one thousand dollars. 

8. He rushed at me, preparing to devour me. 

9. In front, behind, at my right, and at my left the furiou^ 
animals were waiting for me. 

10. Imagine my terror on seeing the crocodile a few step^ 
away. 

EL PESCADORCITO URASHIMA 
(p. 42, 1. I -p. 44, 1. 12) 

1. He caught an ugly old tortoise a long time ago. 

2. He took a nap in his boat 

3. Instead of killing the tortoise he threw it back into th^ 
water. 

4. " Perhaps the dragon lives beyond the sea," he said ta 
himself. 

5. I am to take you with me to my father's palace. 

6. The emeralds and rubies belong, without doubt, to the 
king's son-in-law. 

/. I am sure they will live together more than three years. 



EXERCISES 147 

8. What a beautiful lady ! What a cruel king ! 

9. You are not satisfied, but I do not want you to go away. 
10. He is to return to his home for a short time. 



EL PESCADORCITO URASHIMA 
(p.44, I.13-P.47, 1. 5) 

1. After he entered the hut his breath failed. 

2. More than a thousand years ago he ruled over the 
Iragons. 

3. What has become of the princess ? 

4. It was no use for him to run after the cloud. 

5. The village in which he used to live had disappeared. 

6. He is no longer able to go on running. 

7. He never succeeded in seeing her again. 

8. He opened the box and died. 

9. My hair is turning white. 

10. You must be crazy when you disobey the princess's 
•rders. 

EL SR. NICHTVERSTEHEN 
(p. 47, 1. 6-p. 49, 1. 8) 

1. The skipper knows his business. 

2. Fortimately the secretary was on board. 

3. The passer-by acted as interpreter. 

4. I requested him to ask who the owner was. 

5. A great multitude of well-dressed Spaniards attracted 
iicir attention. 

6. The boat is a marvel of luxury and elegance. 

7. They saw the people pass on foot and on horseback. 

8. He addressed the merchant, whose name was N. 

9. How happy the empress must be I 

10. It is necessary to write and speak coitecXlL^. 



148 INTERMEDIATE SPANISH READER 

EL SR. NICHTVERSTEHEN 
(p. 49, 1. 9-p. 50, 1. 23) 

1. The secretary found out that they were going to bur) 
the beggar. 

2. He owned not only the factory but also the schooner. 

3. That manufacturer must be a potentate. 

4. It is not to be denied that you Germans are magnanimous. 

5. During the drive we saw orange trees, lemon trees, and 
fig trees. 

6. There were a thousand other plants in the garden. 

7. I mean that this property is worth many millions. 

8. According to what you say we must not envy his wealth. 

9. He again addressed the capitalist. 

I o. We went for a drive through the suburbs of Hamburg. 

DESDE ALLÁ 
(p. 51,1. i-p. 53, 1. 2) 

1 . He orders the twins to love each other. 

2. He called his daughter aside and told her that he was 
approaching death. 

3. Before I close my eyes I have to give you a handful of 
gold. 

4. Do not discuss this matter again. 

5. Pay attention, my savings are yours. 

6. You will remember that dissensions arose between the 
heirs. 

7. They may come to hate each other. 

8. As soon as your elder brother arrives you must go to 
Guadeluz. 

9. On taking away the mortar you will see a stone. 

10, She said she would not forget a single one of his words. 



EXERCISES 149 

DESDE ALLÁ 
(p. S3» 1. 3-p. 54, 1. 24) 

1. The dying man smiled sweetly. 

2. It was necessary to explain it to her. 

3. I must tell you that you are mistaken. 

4. She approached her brother and told him where the 
loney was hidden. 

5. There is no doubt that there are two deposits. 

6. What a silly girl I Why, it is impossible ! 

7. It is necessary to confer with the notary. 

8. The stone which covers the treasure is broken. 

9. There is but one way of explaining the matter. 
10. The truth is that he left the money to me. 

DESDE ALLÁ 
(p. 54, 1. 25-.p. 56, 1. 29) 

1. I know where the money comes from. 

2. You ought to have given it to me. 

3. You intended to give me half, did n't you ? 

4. You are to take the box home, or rather I am to take it. 

5. She sobbed and laughed at the same time. 

6. My paper is in papa's handwriting, is yours ? 

7. He pities me if I read it alone. 

8. He stretched out his arms to his sister and embraced her. 

9. A few days after this the twins opened the box. 
10. They let go of the coins without counting them. 

MONTECRISTO 
(p. 58, 1. I -p. 60, 1. 6) 

1. He is to inherit great wealth from his father. 

2. The sick man was trying to rise from the floor. 

3. Damián insisted on his friend's vnthdT^:*NV£v!^. 



I50 INTERMEDIATE SPANISH READER 

4. We did all that we could for him. 

5. The artist was going to be rich without his father^s 
knowing it 

6. He heard the groans of the old man in the attic next 
to his. 

7. He has friends on whom he relies. 

8. I shall have enough to live on. 

9. I put on my clothes and went out 

10. He became a famous doctor in this small village. 

MONTECRISTO 
(p. 60, 1. 7-p. 61, 1. 20) 

1. I have just told you that I had to abandon my country. 

2. She doesn't even wish to recognize her father. 

3. I had to bury my fortune, but I offer it to you if you 
will accept it 

4. He intends to sell his inheritance. 

5. You may keep a third of this fortune. 

6. He succeeded in seeing her again. 

7. He does not avail himself of what he has learned. 

8. He had ordered his servants to throw me out of th^ 
house. 

9. He did not hesitate to accept the fortune. 

10. He implored me on his knees to indicate wher^ th^ 
wealth was buried. 

MONTECRISTO 

(p. 61, 1. 2I~p. 62, 1.33) 

1. In spite of his fortune she refuses to see him. 

2. He learned that the old man had deceived him. 

3. The present president is a neighbor of his. 

4. He ordered the box to be oi^rved. 



EXERCISES I S I 

5. He cannot dig any longer. 

6. They tried to undertake the work according to the plans. 

7. Among those who sat down at the next table he recog- 
¡zed Anselmo. 

8. On entering the café he fainted. 

9. By the light of the moon he carried the box home. 
10. He is the richest person in the country. 

MONTECRISTO 
(p. 63, 1. i-p. 64, 1. 4) 

1. The dead man's name was Anselmo. 

2. The poor schoolmaster has no right to the presidency. 

3. His opponents have always persecuted him. 

4. On the following morning they went together to the hotel. 

5. Damián's fellow guest waited for him a while. 

6. His strength is again failing him. 

7. Damián's acquaintance ventured to enter into conversa- 
ion with them. 

8. He made his acquaintance in Madrid many years ago. 

9. He is stark mad, but she loves him. 

10. The politicians again approached the table. 

EL DÉCIMO 
(p. 65, 1. I -p. 66, 1. 24) 

1. She seized me by the sleeve. 

2. She is twenty years of age. 

3. She sold me the lottery ticket because she had no money. 

4. I shall reward her with half the prize. 

5. With what a smile she listened to the story of. my 
redding! 

6. The ticket seller has brought me luck. 



152 INTERMEDIATE SPANISH READER 

7. He told me his name and where he lived. 

8. On getting up I thought I was dreaming. 

9. Don't worry, we shall divide the profit 
10. We shall not fail to collect the money. 



EL DÉCIMO 
(p. 66, 1. 25-p. 68, 1. 3) 

1. He imbuttoned his overcoat at once. 

2. This servant has been in my service for five years. 

3. He married the ticket seller. 

4. I know what I owe her. 

5. I found the ticket in the outside pocket of my overcoat 

6. He insists that the worst has happened. 

7. Finally I had to teU her that the ticket was lost 

8. She shrugged her shoulders and raised her eyes. 

9. He found nothing in the waste-paper basket 
10. He had to hear her threats. 

LA HERENCIA DE D. HILARIÓN 
(p. 68, 1. 4-p. 70, 1. 25) 

1. You will come and live with me. 

2. You will serve me as a staff in my old age. 

3. I have learned that he needs a married couple. 

4. If you suit me I shall give you your food for nothing. 

5. They went to live at D. Hilariones. 

6. The mahogany box contains bills or jewels. 

7. He frowned when his supper did not agree with him. 

8. You look like a relative of my husband. 

9. They helped to amuse him in order that he might not 
suffer. 

10. I want you to amuse me. 



EXERCISES 153 

LA HERENCIA DE D. HILARIÓN 
(p. 70, 1. 26-p. 72, 1. 18) 

1. It is necessary to open the box at once. 

2. I want you to remember your promise. 

3. He wanted him to dress as a Moor. 

4. He will not forget us. 

5. They had to sell the furniture in order to bury him. 

6. A brother-in-law of ours is going to leave us a treasure. 

7. D. Frutos gave him the medicine while his wife was 
elling him the story. 

8. I intend to flatter him a great deal. 

9. He went to bed because he had caught a cold. 
10. He ceased laughing and uttered a cry of surprise. 

EL DESENGAÑO DE UN LIBRO 
(p. 73, 1. i-p. 75, 1. II) 

1. I advise you to acquire the work. 

2. We advised him to finish his career. 

3. The publishers will certainly become rich. 

4. He gives himself airs because he is going to publish a 
K)ok. 

5. He wanted me to send him one hundred and fifty copies. 

6. The bookseller did not allow him to pay attention to 
he music. 

7. They are waiting impatiently for the book to appear. 

8. He was on the point of publishing my portrait in his 
)aper. 

9. The night before last he came and asked me to write 
I book. 

10. He has n't sold a volume, nor does he need to. 



154 INTERMEDIATE SPANISH READER 

EL DESENGAÑO DE UN LIBRO 
(p. 75, 1. 1 2-p. 77, 1. lo) 

1. Every day he sent the bookstore six copies on com- 
mission. 

2. What does the title of this work mean ? 

3. He entered the café in order that he might speak of his 
book. 

4. He remained standing on the sidewalk. 

5. At last I have good news. 

6. The senator has distributed the volumes among his 
electors. 

7. The book which Serafín has published is selling well. 

8. There is nothing better than to read good books. 

9. The whole world is beginning to read his verses. 

10. His heart was beating violently when he entered the 
theater. 

EL PARÁSITO DEL TREN 
(p. 78, 1. i-p. 79, 1. 25) 

Once when he was going to Madrid in the mail train 
Mr. Pérez became acquainted with the man who has just 
died. Mr. Pérez, wrapped up in his rug, stretched himself 
out luxuriously in his first-class compartment when the other 
travelers got out. As he was alone this would not disturb 
anybody. He went to sleep while the train was running over 
the plains of La Mancha and imagined that he had gone back 
to his childhood. When he went to sleep the coach door 
was closed. However, the hurricane awakened him, and on 
opening his eyes he saw that the door was open. Feeling 
a certain superstitious terror he saw a man sitting on the 
platform. Thinking that he was a robber he threw himself on 
the uhknovm man. 



EXERCISES 155 

EL PARÁSITO DEL TREN 
(p. 79, 1. 26-p. 81, 1. 4) 

The latter (kste) was a peasant, small and thin. Mr. Pérez 
felt ashamed of his brutality and let him go. The poor fellow 
sat down, trembling and panting, and looked at him with an 
expression of anguish and humility. His hands were feeling 
for something in his pockets. He brought out a dirty old ticket 
and handed it to Mr. Pérez, who could n't help laughing. He re- 
fused to (negarse a) enter the compartment and sit down, and re- 
mained in the same position while the train was running at full 
speed and a regular hurricane was entering the compartment. 

EL PARÁSITO DEL TREN 
(p. 81, 1. 5-p. 82, 1. 18) 

The poor man made this trip every Saturday in order to 
spend Simday with his family and to play with his three chil- ' 
dren. His wife was working in the village to which he was 
going. He jumped on the running board and looked for an 
empty compartment Before the arrival of the train at the 
station he got off. The train did not frighten him, the important 
thing was not to fall under the wheels. He had had many 
adventures. Once he had frightened two nuns, who cried out, 
" Robbers ! " and he had had to throw himself from the train. 
He showed a scar he had received one night when a traveler 
had thrown him off the train. He did not complain, but said 
that the travelers were right to defend themselves. 

EL PARÁSITO DEL TREN 
(p. 82, 1. 19-p. 84, 1. 13) 

The train stopped in front of a small, silent station. The 
poor man did not wish to remain in the compartment, although 
{aunque) Mr. Pérez offered (ofrecer) to pay lot \»& >as5E^^^ 



IS6 INTERMEDIATE SPANISH READER 

because he did not want the trainmen to see him close at hand. 
However, they saw him and pursued him over the roofs of the 
cars. He jumped from the roof, fell down in a field, got up, 
and finally ran away at full speed. Mr. Pérez did not see the 
man again, but one day he read that a body had been found on 
the railroad near Albacete. He believed that it was the peasant, 
who had defied death more than once in order to see his family. 



EL PORTAPLIEGOS 
(p. 85, 1. i-p. 86, 1. 21) 

To-day no one remembers Centrimeto, because he passed 
through the service so quickly. His name was Pablo, but they 
called him Centrimeto because he had brought from his car- 
penter's workshop a folding rule, which the corporal called 
•Centrimeto, and by easy extension they applied the same nick- 
name to Pablo. 

Mendarillo had established himself beyond the plains of 
Alcaucil and guarded the defile and the highway. No one 
was able to pass from Recuenca to the capital, nor from 
the capital to Recuenca, in a month and a half. But Centri- 
meto succeeded in passing, as was ascertained from Menda- 
rillo's men after the war. 



EL PORTAPLIEGOS 
(p. 86, 1. 22-p. 87, 1. 33) 



It was necessary to put the regiment on short rations and to 
send a message to headquarters. The officers discussed this 
in the club, but they did not know who would carry the message. 
The inhabitants of Recuenca were not to be thought of, as they 
were resolved to die within their walls rather than attempt to 



EXERCISES 157 

deceive Mendarillo. The captains called the company together 
and offered honorable discharge to the man who succeeded in 
going to Madrid. In order to escape this hated military life 
Centrimeto offered to go. He said that he needed a donkey 
and a load of coal. At six o'clock in the morning he took off 
his uniform and put the message between the soles of his shoe. 



EL PORTAPLIEGOS 
(p. 88, 1. I -p. 90, 1. 6) 

Centrimeto took leave of us and disappeared in the distance. 
At half past eight he fell in with Mendarillo's outpost and 
stopped his donkey. When they examined him he shrugged 
his shoulders, rolled a cigarette, and told them he was taking a 
load of coal from Recuenca to the capital. They took him to 
Mendarillo, who ordered the donkey and the load to be searched. 
Centrimeto took off his cap and again said that he was going 
to the capital with a load of coal. They searched him, but found 
nothing. He took off his shoes and handed them to Mendarillo. 
When the latter returned them to him he put them on again, 
saluted, and went off into the defile whistling. 



TOPICS FOR REPRODUCTION 

GOLPE DOBLE 
(p.91,1. i-p.96, 1. 31) 

1. The threat against Sento. 

2. The fate of Pimento. 

3. Sento's visit to his old neighbor. 

4. Sento's night vigU and its result 



158 INTERMEDIATE SPANISH READER 

DOÑA MARTA DE MONLEÓN 
(p. 98, 1. i-p. 108, 1. 19) 

1. D. Rodrigóos preparations for defense. 

2. The corregidoras reasons for seizing D. Rodrigo. 

3. The attack on D. Rodrigo and his escape. 

4. How the king obtained possession of D. Rodrigo's 
person. 

5. The castie of Monledn and its defenders. 

6. The king's demand for the surrender of Monledn. 

7. The corregidoras parley with Doña Marta and its result 

8. The king's threat to D. Rodrigo. 

9. The two scaffolds. 

EL CABALLERO DEL AZOR 
(p. 109,1. i-p. 119, 1. 32) 

1. Description of the abbey and its inhabitants. 

2. The jealousy of Plácido shown by the other novices. 

3. The struggle in the courtyard. 

4. Plácido's dismissal. 

5. Plácido 's childhood in the castle of D. Fruela. 

6. The hunting accident. 

7. What the old servant told Plácido on his return. 

8. Plácido's triumph in the lists at Oviedo. 

9. Plácido's meeting with Doña Ximena. 



VOCABULARY 



:; {followed by an exprés- 
/ time) after ; ~ los pocos 
sifter a few days; «^ que 

verbs of waiting) until 
. abbot 
f. abbey 

)elow; de arriba ~ from 
to foot 
lar to abandon 

tn. fan 

dejected, downcast 
o overthrow, knock down, 

to abdicate 

bee 

{see abrir) open 

m. abyss 

m. ancestry, lineage 

o abolish 

Sible abominable 

M to abhor, hate 

ido hated, hateful 

iiniento m. hatred 

to embrace 
wrapped up 
. April 
• open 

r to crush, oppress 
unente absolutely ; nada 
thing at all 

} absolute; librar la (licen- 
bsolata to give an honor- 
lischarge 



abuelo m, g^ndfather, ancestor 

abultar to stick out, bulge out 

abundante abundant 

aburrido bored, weary 

aburrimiento m, boredom, ennui 

acá here, hither ; de c^ para allá 
here and there 

acabar to finish ; «^ de to have just ; 
acaba de has just; acababa de 
had just', «V con to put an end 
to ; acaba de subir get right in ; 
acabó por decir he finally said; 
acabó por convertirlo he finally 
turned it; acababa por coger y 
besar he finally seized and kissed 

acallar to silence, quiet 

acampar to camp 

acariciar to caress, fondle 

acaso perhaps 

acatar to respect, revere 

acaudalado rich, wealthy 

acceder to accede, yield 

acción f action 

acebnche m. wild-olive stick 

acecho m, lying in ambush ; al ««^ 
in ambush, on guard, on the 
watch 

aceite m. oil 

acento m, accent 

aceptar to accept 

acequia / irrigating canal 

acera /. sidewalk 

acerbo harsh, ct\3k&l 



ÍS9 



i6o 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



acaiea de about, conceming 
AoefCftr to make approach, put 

near, bring near; asm to ap- 
proach, draw near 
acero m. steel 
acertar to hit the mark, succeed ; 

cv a to happen, succeed in 
acierto m. tact, dexterity ; tener el 

<M to happen 
aclamacito f. acclamation 
acoger to receive, shelter ; «^ee a 

sagrado to take sanctuary 
acompañar to accompany; aoom- 

pafiado de accompanied by 
aconsejar to advise 
acontecer to happen 
acordar to accord, resolve, agree ; 

c*»wt de to remember 
acosar to harass, pursue 
acostado lying down 
acostarse to go to bed, lie down 
acostumbrado accustomed; no «^ 

unaccustomed 
acostumbrar to accustom; ~seto 

be accustomed 
acrecentar to increase 
acreedor m. creditor 
acnbillado full of holes 
acribillar to riddle 
actitud /. attitude 
activo active 
acto m. act ; en el <» at once, on 

the spot 
actual actual» present 
acuciar to excite, trouble, distress 
acudir (a, en) to hasten up, come, 

run (to), repair (to), apply (to) 
acullá there 
acumular to accumulate, pile up 



acaaacJAp /. accusation 

acusador m. accuser 

acoaar to accuse 

achaparrado thickset 

achaque m. chronic illness 

achatar to flatten 

adarve m. flat top of a wall 

adelantar to advance, anticipate ; 
««•e to take the lead, do a thing 
first 

adelante ahead, forward ; hadac^ 
forward; caneteia «« straight 
along the highroad; en <« 
henceforth 

ademán m, gesture 

ademáa besides ; «^ de besides 

adentro within; paxa ens <«• to 
one's self 

adhesión /. adhesion 

adiós good-by 

adivinar to guess 

admirable admirable 

admiración /. admiration, wonder 

admirar to admire ; ~se to won- 
der, be surprised 

admitir to admit, accept, receive 

adonde where, to where ; <« diri- 
girse what direction to take 

adoptar to adopt 

adorable adorable 

adoración /. adoration, worship 

adorno m. ornament, decoration 

adquirir to acquire 

adular to flatter 

adversario m, opponent, foe 

advertir to advise, inform, warn 

advirtió see advertir 

afán m. anxiety, eagerness 

afear to disfigure, make look ugly 



VOCABULARY 



l6l 



An /. affection, disease 

m, affection, love 
1 /. affection, attachment 
lado (a) fond (of) 
larse (a) to grow fond (of) 
ir to afñrm, assert 
' to afHict, distress, grieve 
A f. affront 
lar to affront, insult 
:080 ignominious, outrageous 
if. Africa 
:ar to confront, face 
I outside, out; salir «^ to 
le out, be expressed 
18 /. pi. suburbs, outskirts 
L f. gallnut ; pi. courage 
ir ^r agarrarse (de) to grasp, 
e (by) ; agarrado a seizing, 
ng hold of 
limble, active 
ad /. agility 
lo agitated, disturbed 
' to agitate, shake, wave 
1 /. agony, death pangs 
r to drain off ; ~8e to dry up 
iado handsome 
ar to please, like 
Bcido grateful 
Bcimiento m. gratitude 
&r to add 
sour 

f. water ; se le hace ~ la boca 
mouth waters ; bailar el cs» to 
ce attendance 
dar to wait, wait for, await 

sharp 
rido veteran 
L / eagle 
r to sharpen 



ah ah 

ahí there 

ahinco m, eagerness, ardor 

ahogar to choke, smother, squeeze 
to death ; cssse to be suffocated, 
choked to death 

ahondar to penetrate, dig 

ahora now; ~ mismo right now, 
this very moment 

ahorcar to hang 

ahorrar to save 

ahorro m, saving 

aire m. air 

airoso airy, graceful 

aislado isolated 

aislar to surround, isolate 

ajeno another's, belonging to an- 
other; remote; ~a not heeding, 
paying no attention to 

ajuar m, furnishings 

al = a el ; {followed by the infinitive) 
on, upon : «^ ver on seeing 

ala /. wing 

alabanza y. praise 

alargar to extend, hand 

alarma /. alarm 

alarmar to alarm 

alba /. dawn; romper el «^ day- 
break 

albacea m. executor 

albor m. dawn, beginning 

alborotar to disturb; cssse to get 
excited, be aroused 

alboroto m. disturbance 

alcaide m. governor of a castle 

alcaldesa /. wife of the governor 
of a castle 

alcalde m. mayor 

alcanzar to reach, overtake, obtain 



l62 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



alcázar m. castle, fortress 

alcoba /. bedroom 

alcurnia /. ancestry, lineage 

aldea /. village 

alegrarse to rejoice,become cheer- 
ful 

alegre gay, merry, light-hearted 

alegremente merrily, gayly 

alegría /. joy 

alejar to remove, separate; «ssse 
to go off, depart 

alemán German ; m. German 

alentar to encourage 

alfabético alphabetic 

alfombra /. carpet 

algo something, anything, some- 
what, a little 

alguacil m, constable, bailiff 

alguien some one 

algún see alguno 

alguno some, any; some one, 
any one ; alguna vez ever ; en 
parte alguna an3rwhere 

alhaja /. jewel 

aliento m. breath, vigor 

alimaSa / animal 

alimentación /. nutrition ; lo nece- 
sario para su ~ what one needs 
to eat 

aliyiar to lighten, relieve 

alma/, soul, mind, himian being; 
(excl.) courage; hijo del ~ my 
dear boy 

almendra / almond 

almohada /. pillow ; compafiero de 
ev bedfellow 

almohadón m, cushion 

almorzar to breakfast, lunch 

alojamiento m. lodging, quarters 



alojar to lodge, quarter (troops) 

alrededor around, round about; 
m. pi. environs; «sa de around; 
a mi ev about me 

alterar to alter, change 

alternar to alternate 

alteza /. highness 

altísimo very high 

altivo haughty, proud 

alto high, tall; intety. halt; m. 
height, hill ; poner en <» to hold 
up, hold aloft; enloe^» up above; 
a las altas horas de la noche late 
at night; lo más ev> the highest 
part; desde lo <» from above, 
aloft 

altura /. height, high place ; de «» 
in height, high 

aludido m. the person referred to 

aludir to allude, refer (to) 

alumbrar to light, throw light on 

alumno m. pupil, student ; de <*^ 
interno as an interne 

alvéolo m. socket, sash, frame 

alzar to raise, erect; e^^se to rise 

allá there; anciently, formerly; 
de acá para ev> here and there ; 
más ev farther; más cv de be- 
yond, on the other side of; 
desde ~ from the other world 

allanar to level; break into (j 
hotise) 

allegado near, related 

aUegar to gather, get together 

aUende beyond 

allí there; de eo a pooo shortly 
afterward ; de «^ ft pocos días a 
few days after 

ama/ mistress; ««seca dry nurse 



VOCABULARY 



163 



le amiable 

Bcer to dawn 

to love 

50 bitter, bitter-tasting 

piísimo very bitter 

jura f. bitterness, sorrow 

liento yellowish 

llo yellow 

ion /. ambition 

s both 

Lante roving; vendedor ~ 

dler 

ftza /. threat 

izar to threaten 

) pleasant, delightful 

cano American 

\ m. friend 

n. master, proprietor 

m. love 

rar to shelter, protect 

ample, full 
m. duck 

i m.pl. annals 
f. haunch, croup 
10 old ; m. old man 

wide, broad 

to go, walk; m. gait, way; 

1 que anda, anda que te anda- 
andando andando, «^ ~ going 

md on ; «s» por el mundo to be 
n earth ; ~ firme to be steady 

m, platform 
ieron see andar 
ttta /. anecdote 

m. ángel 

tia f. anguish, distress 
tioso anxious, distressing 
inte anxious, eager 
ir to covet, long for 



anillo m. ring 

animado animated, lively 

animal m. animal 

animar to animate, encourage; 
««se to take courage, " liven up " 

ánimo m, mind 

aniqnilar to annihilate, crush 

anochecer to grow dark ; al «^ at 
nightfall 

anónimo anon3anous; m. anony- 
mous letter 

ansia /. anxiety, torment 

ansiar to desire, long 

ansiedad /. anxiety 

ante before, in front of, in the 
presence of 

anteanoche night before last 

antecedente m. antecedent 

anteojos m. pi. spectacles, glasses 

antepasados m.pl. ancestors 

anterior former, previous 

antes adv. first, before; rather; 
~ de prep, before ; ~ (de) que 
conj. before 

antigno ancient, old 

antojo m. whim, fancy 

antorcha / torch 

anunciar to announce 

anuncio m. announcement, adver- 
tisement 

anzuelo m. hook 

aSadir to add 

año m. year ; los «sss que tengo my 
age in years 

apagar to quench, put out, ex- 
tinguish 

apalear to beat 

aparecer to appear 

aparentemente apparently 



164 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



aparezca see aparecer 

aparición/ apparition, appearance 

apariencia /. appearance 

apartado separated, distant, away 

apartar to part, turn aside; cssse 
to withdraw, hold off, step aside 

aparte aside 

apearse to alight, get out 

apelar to appeal 

apellidar to call, name, proclaim 

apellido m. name, surname 

apenas hardly, scarcely 

apertura f. opening 

apiadarse to take pity, have 
mercy 

aplaudir to applaud 

aplicación /. application 

aplicar to apply ; ~ el oido to listen 
intently 

apoderado m. attorney 

apoderarse (de) to seize, take pos- 
session (of) 

apodo m. nickname 

apolillado moth-eaten 

Apolo m, Apollo {one of the largest 
theaters of Madrid) 

aportar to bring with one 

apóstol m. apostle 

apostura /. gentleness, dignified 
bearing 

apoyar to protect; «^sse to lean; 
apoyado leaning ; apoyado de codos 
sobre leaning one's elbows on 

apreciable esteemed 

aprender to learn 

aprensión /. apprehension, fear 

aprestar to prepare, make ready 

apresuradamente hastily 

apresurarse to hasten, hurry 



apretar to compress, press; pull 
{a trigger) ; e^» los pasos to run 
faster ; el calor apretaba the heat 
was becoming oppressive 

aprieto m, conflict 

aprobar to approve 

aprovecharse de to profit by, 
make use of 

aproximación /. approximation 

aproximarse to approach 

aptitnd /. fitness, ability 

apuntar to aim 

apurado troubled 

apurar to consume, drain ; <vm to 
worry, be discouraged 

apuro m. strait, difficulty 

aquel that 

aquél that one, the former, he; 
ev que the one who 

aquí here; por «^ here, around 
here, this way ; para ~ here ; de 
~ hence; de «¡«^ a cuatro días 
four days from now 

árabe Arabian 

aragonés Aragonese; m. Ara- 
gonese 

araSar to scratch, scrape 

arbitrio m. expedient, plan 

árbol m. tree 

arbolito m., dim. of árbol 

arborescente arborescent, tree 
like 

area /. ark ; chest, safe 

arcón m. large chest 

ardimiento m, passion 

arena f sand 

arenga /. speech, address 

argamasa /. mortar 

argolla /. large ring, staple 



VOCABULARY 



165 



itar to argue, dispute 
id 

erce, wild 
arm, weapon 
arm 

m. closet, wardrobe 
/. harmony 
so harmonious 
m. archer 
/. small chest 
: to force, wrench, wrest, 
off] 

r to drag 

o drive, urge forward 
to terrify 
to arrange 

Lnarse to eddy, sway 
tido repentant, sorry 
tirse to repent 
bove, up ; de ~ abajo from 
:o foot 

to arrive, reach 
te spirited, proud 
to throw, throw away, 
>ut 

V. intrepidity, fearlessness 
n. brook, stream 
lo m., dim. (7/ arroyo 
f. wrinkle 
wrinkled 
: to ruin, destroy 
to lull 

and f. art; las bellas «^s 
le arts 

m. artist; e^módico artist 
r 

\ artistic 
I, roast meat 
to assault, attack, storm 



asalto m. assault 

asear to clean, cleanse 

asegurar to assure, secure, assert; 
~8e to make sure 

asemejarse to resemble 

asesinar to murder 

asesinato m. murder 

asestar to aim, strike 

asfixiar to asphyxiate, suffocate 

así so, thus; <~ que as soon as; 
en días ~ in days like this 

asidero m. handle, hold 

asido fastened, tied, attached 

asiento m. seat 

asilo m. asylum, refuge, shelter, 
sanctuary ; sagrado «^ sanctuary 

asistir to be present ; attend, ac- 
company 

asociación /. association, part- 
nership 

asolar to devastate, pillage 

asomar to appear, show; «^se to 
look out, peep out 

asombrar to astonish, amaze 

asombro m, amazement 

asombroso wonderful, astonishing 

áspero rough, harsh 

aspiración /. aspiration 

asta/, antler 

astucia/, cunning 

astuto astute, cunning 

asunto m. matter, affair 

asustar to frighten; csase to be 
frightened 

atacar to attack 

atajo m. short cut 

ataque m. attack 

atar to tie 

ataviar to dress o\it<i oAorc^ 



i66 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



atención /. attention 

atender to attend, regará, pay at- 
tention (to) 

atentamente attentively 

atento attentive 

aterrar to terrify ; «^aee to be filled 
with terror 

atolondrado thoughtiess, careless 

atolondramiento m, confusion» 
perplexity 

atontar to stun, stupefy 

atormentar to torment 

atractivo m, charm, grace 

atrás backward, back, behind; 
volver la vista ~ to look back 

atravesar to cross ; se le atravesaba 
it went through him, it pierced 
him 

atreverse to dare, venture 

atropellar to trample under foot, 
commit violence against, insult 

atropello m. abuse, insult, outrage 

aturdido stunned, amazed 

audacia /. audacity, boldness 

audiencia /. audience 

augurar to foretell, predict, fore- 
bode 

aullido m. howl 

aumentar to increase 

aun or, after the verb, aún yet, 
still, even ; «« ayer only yester- 
day 

aunque although, even if 

auscultar to auscultate {Jto listen 
with ear or stethoscope as a means 
of diagnosis) 

ausencia /. absence 

ausente absent 
autoridad/, authority 



autorizar to authorize, attest, 
approve 

auxilio m. aid 

avanzada /. outpost 

avanzar to advance 

ave /. bird 

aventura /. adventure 

aventurar to venture ; e^»8e por to 
venture into 

avergonzado ashamed 

averiguar to ascertain, find out; 
pudo cssse they were able to as- 
certain 

avidez /. avidity 

avisar to inform, notify 

aviso m. notice, information 

ay alas; m.//. groans; cv>de woe to 

ayer yesterday ; aun <v» only yes- 
terday 

a3nida /. aid, help 

ayudante m. aide, adjutant ; «^ de 
plaza post adjutant 

ayudar to aid, help, assist 

a3nintamiento m. town hall 

azor m. goshawk 

azorado trembling, agitated 

azotar to whip, lash 

azul blue 

azuzar to set on {a dog) 

báculo m. staff, support, aid 

bagatela /. trifle 

bailar to dance; <» el agua to 

dance attendance 
baja /. casualty 
bajar to go down, descend, get 

out ; hang {Jthe head) ; csase to 

get out, bend down, stoop down, 

lower one's self 



VOCABULARY 



173 



ida /. clemency 
I m. patient 

m. climate 
lia y. cowardice 
r to shelter 
• to collect 
coppery 
. /. kitchen 
ilo m. crocodile 
m, coach, car ; «^ de primera 
-class coach 

ito m., dim. of coche ; «^3 de 
to cab, hack 

OT. elbow; apoyado de ~8 
e leaning one's elbows on 
m. coffer, box 
illo m., dim. ofcoixB 
to catch, seize, take 
:tail 

LOnista m. collector 
f. wrath 
lura /. hanging, tapestry 

to hang, hang up ; colgado 

hanging (by) 
/.hill 

m. height, climax 
r to place 
m» color 

L colossal, immense 
idancia /. command, com- 
der's post 
ca f. district 
.te m. combat, fight 
.tiente m. combatant 
.tir to combat, fight against 
dador m. knight com- 
.der 
sal m, table companion. 



comentario m. remark 

comenzar to begin 

comer to eat ; «^se to eat up 

comerciante m. merchant 

comida /. food, dinner, meal 

comisión /. commission 

comisionista m. commission mer- 
chant, dealer, agent 

comitiva f. retinue, train, suite 

como as, like, something like, if, 
as if, how ; «^ que as, since ; tan 
pronto . . . ev now . . . now ; «« de 
costumbre as usual ; «^ quiera que 
fuese however it might be 

cómo how, what ; «« no why not 

cómodo convenient, comfortable 

compadecer to pity 

compadezco see compadecer 

compañerismo m. good-fellowship 

compañero m. companion; «^3 de 
almohada bedfellow 

compañía /. company ; dar ~ or 
hacer «« to keep one company 

comparar to compare 

compartir to share 

compasión /. compassion, pity 

compasivo merciful, tender- 
hearted 

competencia /. competition, ri- 
valry 

complacer to please ; «ssse to take 
pleasure 

completamente completely 

completo complete; por <>» com- 
pletely 

componer to compose 

comprador m. buyer, customer 

comprar to buy 

comprender to understatvdL 



174 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



comprometer to compromise, en- 
danger 

compuesto see componer 

común common; por lo <» gen- 
erally 

comunicar to communicate 

comunidad /. community 

con with; ev lo que by means of 
which 

concebir to conceive 

conceder to concede, grant 

concesión f. concession, award 

concibió see concebir 

conciencia f. conscience, con- 
sciousness 

concienzudamente conscien- 
tiously 

conciliar to conciliate ; «^ el suefio 
to induce sleep, go to sleep 

concluir to conclude, finish 

concha /. shell 

conde m. count 

condenar to condemn 

condición /. condition 

conducir to convey, carry, take, 
drive 

conducto m. channel, intermedi- 
ary {person through whom any- 
thing is (ucomplished) 

condujeron, condujo see conducir 

conferenciar to confer, consult 

confesar to confess 

confiado trusting 

confianza f. confidence, trust ; re- 
unión de <~ informal meeting 

confiar to trust 

confín m, boundary, border 

confirmar to confirm, assent 
COBÜBCAI to confiscate 



conflicto m. confiict 
conforme according as, as 
confundir to confuse, mingle ; ««se 
(en) to blend, be lost to sight (in) 
confuso confused 
congregar to gather together 
coahuéaped m. fellow guest 
conmigo with me 
conmoción/*, disturbance, emotion 
conmover to move, disturb, affect 
conocedor (de) familiar (with), ex- 
pert (in) 
conocer to know, recognize, be 
acquainted with, make one*s 
acquaintance 
conocidísimo very well-known 
conocido well-known; m. ac- 
quaintance 
conozca, conozco see conocer 
conque so then, so that 
conquista /. conquest 
conquistar to conquer, win 
consabido before-mentioned, in 

question 
consagrar to consecrate, devote 
consecuencia /. consequence ; por 

«« consequently 
consecutivo consecutive 
conseguir to obtain, succeed in 
conseja / story, fable 
consejo m. counsel, advice; council 
consentir (en) to consent (to) 
conservar to preserve 
considerable considerable 
consideración /. consideration 
considerar to consider 
consigo with himself, herself, etc.; 

with them 
conslcaiendo see conseguir 



VOCABULARY 



175 



oonsiiitió see consentir 

oonsiAtir to consist; «^ en to be 
due to, be accounted for by 

consolar to console 

consorte m. and/, consort 

constancia /. constancy 

constante constant 

constituir to constitute 

construir to construct» build 

consulta /. consultation 

consultar to consult 

contacto m, contact 

contagiar to infect 

contar to count; tell, relate; c^ 
con to rely on 

contemplar to contemplate, ex- 
amine 

contemplatiyo studious, contem- 
plative 

contemporáneo contemporaneous 

contener to contain, restrain, in- 
close 

contenido m. contents 

contentamiento m, contentment, 
satisfaction 

contentar to content 

contento m. joy, satisfaction 

contento (de) content, pleased 
(with) 

contertulio m, fellow guest 

contestaci6n f. answer, reply 

contestar to answer, reply 

coatienda /. dispute, conflict 

contiguo close, next 

continente m, countenance, mien 

continuamente continually 

continuar to continue 

continuo continuous, continual; 
de c« continually 



contorno m. environs ; en sua ~s 
round about it 

contra against, contrary to, on 

contraer or contraerse to contract 

contramaestre m. boatswain 

contraponer to compare, oppose ; 
cNsse a to contrast with 

contrariedad /. opposition, dis- 
appointment 

contrario contrary, opposite; m. 
opponent \ dl ^ or por el «» on 
the contrary 

contraste m» contrast 

contribuir to contribute 

contrito contrite, penitent 

convencer to convince 

convencimiento m. conviction 

convenir to agree ; suit, be to the 
purpose, suit one's interests 

convento m. convent, monastery 

conversación y! conversation; tra- 
bar «« to enter into conversa- 
tion ; sacar la «^ de to turn the 
conversation to 

convertir to convert, turn 

convicción /. conviction 

convincente convincing 

convirtiendo, convirtió see con- 
vertir 

convivencia (de) /. act of living 
together, residing in the same 
house (with) 

convocar to convene, call together 

coraje m. courage, bravery 

coral m. coral 

corazón m. heart ; el hijo de su ««^ 
her beloved son 

corcel m. charger 

corcho m. cork 



1/6 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



cordero m, lamb 

cometa /. bugle, horn 

comisa /. cornice ; ~ de red bag- 
gie rack of netting 

coro m, chorus, choir 

corona /. crown 

coronar to crown 

coronel m. colonel 

corporación /. corporation, guild 

corporal corporal, bodily 

corpulento corpulent, large 

corral m. yard, farmyard 

corrección/, correctness 

corredor m. corridor, passage 

corregidor m. corregidor, magis- 
trate, mayor 

correo m. mail ; tren-~ mail train 

correr to run, run over, go over, 
travel ; draw {a curtain) \ a todo 
~ at full speed ; ~ per las me- 
jillas to run down the cheeks; 
e>» desbocado to run away 

corresponder to correspond, an- 
swer, fit, belong, be one's right 

correspondiente corresponding 

corresponsal m, correspondent 

corriente current, acceptable; /. 
current 

corromper to corrupt; ~se to be 
contaminated, be polluted . 

cortar to cut, cut down ; ~ el paso 
to cut off, head off; cortado a pico 
perpendicular, precipitous 

cortesía /. courtesy, politeness 

cortésmente politely 

cortijo m. farmhouse 

cortina /. curtain 

corto short 
coBa /: thing, affair, matter; la «« 



DO era para menoe there was rea- 
son enough for it ; no era <« de 
it was not sufficient cause; como si 
tal «^ as if nothing had happened; 
DO es ev de it is not proper; 
cv mayot important matter; «^ 
privatiya exclusive privilege 

coscorrón m. bump 

cosecha /. harvest, crop 

costa /. cost, expense ; coast 

costar to cost; costase loque costase 
cost what it might 

costear to pay the cost 

costumbre y. custom, habit; como 
de ev as usual; tener de «s» or 
tener la <» to be accustomed, be 
one's custom 

crear to create 

crecer to g^ow, increase 

creer to believe, think ; ya lo creo 
(que) to be sure 

creyendo, creyó seí creer 

criada /. maid, servant 

criado m. servant 

criar to rear, bring up, educate 

criatura /. creature, child 

crimen m. crime 

criminal m, criminal 

crispación /. contraction of the 
muscles, convulsion 

crispar to clench ; tear {íAe hair) 

cristal m. windowpane 

cristianamente like a Christian 

cristiano Christian 

Cristo m. Christ; (excl.) heavens 

crucecita /. littie cross 

crudo raw ; cruel, hard 

cruel cruel 

crueldad /. cruelty 



VOCABULARY 



177 



cruz /. cross 

cruzar to cross 

cuadro m. picture 

cuajar to coagulate 

cual which, what, like ; el (U) «« 
who, which ; cada «« each one ; 
p<n: lo ev for which reason ; tal 
cv some or other 

cuál which, what 

cualquiera or, before a noun, cual- 
quier any, some ; some one ; cs? 
cosa something ; <» que sea what- 
ever may be 

cuan {used before adjectives and ad- 
verbs^ how 

cuando when; de e^» en e^» from 
time to time 

cuándo when 

cuantioso numerous, rich 

cuanto as much as, all that, all the 
. . . that ; //. all those who ; en 
cv as soon as, whenever ; en cw a 
as for, as regards 

cuánto how much, what 

cuarenta forty 

cuartel m. quarters, barracks ; ~ 
genexal headquarters 

cuarto fourth, quarter ; tn. copper 
coin worth about three quarters 
of a cent ; room, apartment ; //. 
cash, money 

cuatro four 

cuatrocientos four hundred 

cubierta /. cover 

cubierto j^^ cubrir 

cubrir to cover 

cuchillo m, knife 

cuello m, neck; ale» around one's 
neck 



cuenta f account, bill ; en <» a on 
account of; porsu«v on his own 
account; tener en cw to take into 
consideration ; hacerse cw to bear 
in mind, take note, consider 

cuento m. story, tale ; cw de nillo 
children's story 

cuerda f cord, string 

cuerpo m. body 

cuestión /. question, matter 

cuidado m. care, attention; tener 
íNí to be careful 

cuidadosamente carefully 

cuidar to heed, take care ; attend 
to, nurse ; ~8e to heed, care 

cuja /. lance bucket, rest ; en la cw 
in rest 

culata /. breech, butt end 

culpa f blame, fault, offense, sin 

culpar to blame 

cultivar to cultivate 

cultura /. culture 

cumbre /. top, summit, peak 

cumplimiento m. fulfillment 

cumplir to fulfill, keep ; behoove, 
be meet, be necessary ; llegar a 
~ catorce años to reach one's 
fourteenth birthday 

cundir to spread {of news) 

cuñado m. brother-in-law 

curar to cure 

curiosidad / curiosity 

curioso curious 

custodiar to guard, take care of, 
preserve 

cuyo or cuyo whose, of which 

chalina /. scarf 
chantre m. precentor 



178 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



chanza f. joke, jest 

chapuzón m. plunge 

chelín m. shilling 

cheque m. check 

chico small; m. boy, lad, child; 
//. children, little ones ; {in ad- 
dressing a person familiarly) my 
boy, old chap 

chiquilla /. girl 

chiquillo m. child, little one 

chiquitín m. little one 

chiribitil m. garret 

chirrido m. creaking 

chispa /. spark 

chiste m. joke, jest 

chiton hush, not a word 

chocar to strike, collide 

choza /. hut 

D abbrev, ofñan 

D.* abbrev. ofáolña 

dado see dar ; c^ a given to, in- 
clined to 

dama /. lady 

daSo m. harm, injury ; hacer cw a 
to disagree with {of food) 

dar to give, strike, open ; cw por to 
consider, acknowledge to be ; «v 
vueltas to turn ; ev compafUa to 
keep one company; «« un tro- 
pezón to stumble ; ev al gatillo 
to pull the trigger ; ~ muerte to 
kill ; ~ saltos to leap, jump ; «^> 
las boqueadas to be at the last 
gasp, be djring ; ~ a luz to pub- 
lish; «V en rostro to confront, 
challenge ; ~ con to find ; ~ con 
algo en loB ojos to apply some- 
th'ing to the eyts; ~8e a to start 



to, begin to ; e^^se mafia to con- 
trive, manage ; «^^se tono to put 
on airs; no se dará el caso it will 
not happen 

datOB m.pl, data, information 

de of, from, with 

dé see dar 

debajo de under 

deber to owe; ought, must, should; 
debla was to, should, ought 

deber m. duty 

débil weak, small 

debilidad /. weakness 

decaer to decay, fail 

decepción /. deception, fraud, mis- 
take 

decidido decided, determined 

decidir or decidirse to decide, de- 
cide on 

décimo tenth ; m. tenth part of a 
lottery ticket {in Spain each ticket 
is divided into ten partsy sold 
separately) 

decir to say, tell ;* c^ para si to say 
to one's self; quereres tornean; 
A9 que no (si) to say no (yes); 
quedar por «« to remain to be 
said; dices bien all right, you are 
right; esto dicho having said this; 
mejor dicho rather 

declarar to declare 

decrépito decrepit 

dechado m. pattern, model 

dedicar to dedicate, devote 

dedo m. finger 

deducir to deduct 

defender to defend 

defensa /. defense 

defensor m. defender 



VOCABULARY 



179 



degollar to behead, butcher 

dehesa f, pasture ground 

dejar to leave, let, lay aside, allow, 
bequeath ; ~ caer to drop ; ~ de 
to cease, stop, fail ; no deja de ser 
it certainly is ; déjeme usted let 
go of me, leave me alone 

delante adv. before, ahead, in front; 
«V de prep, before, in front of, in 
the presence of; por «« de in 
front of 

delantera /. lead, advantage 

delegar to delegate 

deleite m. pleasure 

delicadeza /. delicacy 

delicioso delicious, delightful 

demacrado emaciated 

demanda /. demand 

demás other; los ~ the rest, the 
others 

demasía f. excess, insolence 

demonio m. demon, devil; de un 
humor de mil «^^s in a frightfully 
bad humor 

demora /. delay 

demostrar to demonstrate, show 

den see dar 

dentadura /. set of teeth; c^ de 
rumiante teeth like an ox 

dentro adv. inside, within ; ~ de 
prep, inside of; cw de poco in a 
short time ; por «« de within 

departamento m. compartment; 
cv de primera first-class compart- 
ment 

depender (de) to depend (on) 

dependiente m. clerk 

deplorar to deplore, regret 

deponer to lay aside 



depositar to deposit, place 
depósito m. deposit 
depusieran see deponer 
derecho right, straight; m. right 
derechura f. straightness ; en «v a 

straight toward 
derramar to pour out, scatter 
derredor : en ~ round about 
derretirse to melt 
derribar to knock down, throw 

down; ~ por tierra to knock 

down ; ~ por el suelo to throw 

to the ground 
derritió see derretir 
derruir to demolish, destroy, ruin 
desabrochar or desabrocharse to 

unbutton 
desafiar to challenge, defy, dare 
desaliento m. discouragement 
desalmado merciless, inhuman 
desaparecer to disappear 
desarmado disarmed 
desastrosamente disastrously 
desayunarse to breakfast 
desbaratar to destroy, upset, turn 

upside down 
desbocado see desbocarse; caballo 

«^9 runaway horse ; correr ~ to 

run away 
desbocarse to run away [of a 

horse) 
descalabrado injured, wounded on 

the head 
descansar to rest 
descanso m. rest; landing place 

{of stairs) 
descamado emaciated 
descendiente m. descendant 
descerrajar to break the lock 



1 8o 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



dMComponer to disarrange ; •»•• 

to be changeá, be distorted 
descompuesto icr deBcompaoer 
desconfiania / distnist 
desconocer not to kncn*; to di>- 

desconocido unknown ; m. unknown 

desconsolado disconsolate, grief- 
stricken 
descoiiei to draw back, open 

describir to describe 
descripción /. description 
descubierto jfidsscubilr; ponarsl 

iv to expose, reveal 
dsBcabrii to discover, disclose, 

bring to light 
descnidado on one's guard, una- 

desde fnf. from, from the time of, 
since, after; "i que con/, since; 
cu mnjr nlBo from infancy ; •» 
■lit from the other world 

desdén m. di sdain,scOrn, contempt 

desdeBai to disdain, scorn 

desdicha /. misfortune 

desdichado unfortunate, unhappy 

desear to desire, wish 

desembara/ai to free, clear 

daoembarcai to land 

desembolsaT to disburse, spend 

desencajar to break loose, loosen 

desenganchar to unhitch 

desengaSo m. disillusion 

deseo m. desire 

deseoso desirous 

desesperación/ despair 

desesperadamente desperately, in 



dewsperado desperate 
desfallecido dim, faint 

desfiladero m. denle, tiarrow pass 
desgracia/, misfortune 
deagiaciadamente unfortunately 
dMgradado unhappy, unfortu- 
nate ; e« de mi unfortunate man 

fortunate men that we are 
deshacer to undo, shatter, break 
dealiecho see deahacer 
deabelar nr deshelaioe to thaw, 

deshilo Jit deshacer 
desierto m. desert 
designar to designate 
deaignal unequal i lo « the in- 
equality 
desigualdad /. inequality, uneven- 

desinteiesado disinterested 

desistir to desist 

deslizar to slide, slip 

deslumbramiento m. glare, con- 
fusion of mind 

deslumbiaate dazzling 

deslnmbiar to dazzle 

desmayarse to faint 

desmedrada broken down, wasted 

dflsmestuadamente very wide, ex- 
cessively 

desmontar to dismount ; clear 

desmonte m. mound, hillock, frag- 
ments of earth and rock 

desobedecer to disobey 

desobediente disobedient 

desolado desolate, lonely, unin- 
habited; disconsolate, grieved 



VOCABULARY 



I8l 



len m, disorder 

bilarse to wake up, use one's 



char to dispatch, send, sell 

:ho m. spite, malevolence, 

'ed, rage 

lazar to cut to pieces 

iida f. farewell 

lir to dismiss, take leave 

g^ve up ; <!OB% to take leave, 

good-by 

gar to unglue ; open {the lips) 

Uejar to flay 

rtar ^r despertarse to awaken 

)gar to display 

Bciar to despise, scorn 

Bnderse to extricate one's 



eyenido unprepared, off one's 

rd 

oveer to deprive 

oristo see desproveer 

les ctdv. afterwards; ~ de 

>. after; e« que conj. after; 

> e« shortly afterwards 

intar to begin to dawn 

iciar to unhinge, take out 

car to detach; ««ee to pro- 

:, stand out 

parse to be uncovered 

ar to distill 

)za /. dexterity, cunning, 

1 

)zar to destroy 

lir to destroy 

lido destitute, unprotected 

nturay. misfortune, calamity 

nturado unfortunate 

) m. aversion, indifference 



detención /. detention, imprison- 
ment 

detener or detenerse to stop 

detente see detenerse 

determinar to determine, fix, ap- 
point 

detestar to detest, hate 

detractor m. detractor 

detrás adv. behind, in the rear; 
cv de prep, behind 

detuviera, detuvo see detener 

deudo m. relative 

devolver to return, give back 

devorar to devour 

devoto devout, devotional 

di see dedr 

di see dar 

dfa m. day; medio c^ midday 
quince ~s two weeks ; todos los 
e«B every day ; el mejor «^ some 
fine day; ~ de San Juan mid- 
summer day (June 24) ; de cw by 
day, daylight ; hasta muy entrado 
el ev until long after daylight; 
en «^98 así in days like this ; de 
aquí a cuatro «^^8 four days from 
now 

diablo m. devil, fellow 

diamante m. diamond 

diario daily 

dibujar to draw 

dice, dicen, dices see decir 

diciembre m. December 

diciendo see decir 

dicterio m. taunt, sarcasm, insult 

dicha /. happiness, good luck ; 
por ~ fortunately, by chance 

dicho see decir 

dichoso ha^^^ 



I82 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



diente m. tooth 

diera, dieron, diese, diesen see dar 

diez ten ; c^ y seis sixteen ; cw y 

siete seventeen ; a las cw at ten 

o'clock 
difamar to defame, discredit 
diferenciarse to differ 
diferente different 
diferir to defer, put off 
dif ícU difficult 
difunto deceased, late 
diga see dedr 
digerir to digest 
digiriendo see digerir 
dignarse to deign, condescend 
digno worthy 
digo, dije, dijeron, dijiste, dijo 

see decir 
dilatar to defer, put off 
diligencia /. stagecoach 
diluvio m. deluge, flood 
dinero m. money 
dio see dar 
Dios m. God ; por e« for heaven's 

sake 
diploma m. diploma ; patent, cre- 
dential 
dirá see dedr 
dirección /. direction 
director m, director, editor 
dirfa see dedr 
dirigir to direct, address ; «^^se a 

to apply to, go toward, go to; 

adonde «^^se what direction to 

take 
discípulo m. disciple 
disculpable excusable 
discusión /. discussion 
discutir to discuss 



disensión /. dissension 

disfraz m. disg^se 

disfrazar to disguise, conceal 

disgustar to displease 

disgusto m. displeasure, annoy- 
ance, trouble 

disimuladamente slyly, secretly 

disimular to conceal; overlook, 
excuse 

disparar to fire 

disparate m. absurdity, reckless 
act 

disponer to dispose, prepare, ar- 
range, provide, order; ~se to 
prepare, get ready 

dispuesto see disponer; prepared, 
ready 

dispuso see disponer 

disputar to dispute 

distancia /. distance 

distinguido distinguished • 

distinguir to disting^sh 

distinto distinct, different 

distraer to distract, amuse, enter- 
tain 

distrajeran see distraer 

distribuir to distribute 

distrito m. district 

diván m. divan, sofa 

divertido amusing 

divinamente divinely, perfectly, 
admirably 

divino divine 

divisar to descry, perceive 

dobladizo folding 

dobiar to fold 

doble double 

doblilla /. old Spanish gold coin 
worth twenty reales 



VOCABULARY 



183 



doce twelve; lascv twelve o'clock 

docto learned 

doctor m. doctor 

doctrina /. doctrine, catechism 

documento m. document 

dolor m. pain, grief, anguish. 

dolorido painful, mournful, aching, 
in pain 

doloroso painful 

domeSar to tame, subdue 

domicilio m. home 

dominar to dominate 

domingo m. Sunday 

dompedro m. morning-glory 

don m.i a title preceding Christian 
names of men 

doncella /. maid 

donde (7r dónde where, in which ; a 
«V where, to what place ; en <« 
where, in what place; en <» quiera 
que wherever; por ~ through 
which, wherever ; por «« quiera 
everywhere 

doña y., a title preceding Christian 
names of women 

dorado gilt, gilded 

dormido asleep, sleeping 

dormir to sleep; «^^ee to go to 
sleep 

dormitorio m. bedroom 

doe two ; «V veces twice 

doscientos two hundred 

dote /. dowry; //. gifts, endow- 
ments 

dragón m. dragon 

duda /. doubt ; no cabe e^» there is 
no doubt 

dudar (de) to doubt, hesitate 

duelo m. sorrow, mourning 



dueSa /. owner, mistress 
dueño m. owner 
dulce sweet, gentle 
dulcemente sweetly 
duque m. duke 
durante during 
durar to last, endure', wear 
dureza /. hardness, harshness 
durmiendo see dormir 
durmiente sleeping 
durmió see dormir 
duro hard, harsh, hard-hearted; 
m. dollar 

e {used instead of y before i or hi) 
and 

ébano m. ebony 

ebrio intoxicated 

eco m. echo 

echar to cast, throw, throw off, 
throw out; ««ee to throw one's 
self down ; «v una carrera to be- 
gin to run ; ev a la calle to pub- 
lish; ~ ana siesta to take a nap; 
cv en olvido to forget; «v flojo 
sueño to have a comfortable 
sleep; cs? a uno en el rostro to 
throw in one's face ; «« rayos por 
la boca to become furious with 
anger ; evia de majo to play the 
gallant; «^^sepor to turn into, go 
by {a road) ; se me echó encima 
he rushed upon me; «cásela de 
generoso to play the generous 

edad f age 

edificar to build 

edificio m. building 

editor m. publisher 

educación /. educoitiAtL 



1 84 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



educando m. pupil, student 

educar to educate 

efectiyamente indeed 

efecto m. effect ; en e^ indeed 

efusión /. effusion, expression 

egoísta selfish, egoistic 

eh excl. here 

ejecución / execution 

ejecutar to execute, perform 

ejemplar m. copy 

ejemplo m. example 

ejercer to exercise, practice 

ejercicio m. exercise, practice 

ejército m. army 

el the ; ~ que who, he who, the 

one who ; c^ de that of 
él he ; (after a preposition) him, it 
elector m. elector 
electoral electoral 
elefante m. elephant 
elegancia f, elegance 
elevado elevated, high 
elocuente eloquent 
ella she; {after a preposition) her, it 
ellas they ; {after a preposition) 

them 
ello it, that 
ellos they ; {after a preposition) 

them 
embajada /. embassy 
embajador m, ambassador 
embarcación /. boat 
embarcar or embarcarse to embark 
embargo : sin ~ notwithstanding, 

nevertheless 
embelesado fascinated, delighted 
embeleso m. rapture, ecstasy 
embobado enchanted, fascinated 
emboacaáo in ambush 



embozar to muffle ; ^se to mufOe 
one's self up 

embrollar to entangle, confuse 

emigrar to emigrate 

emitir to send forth, set forth, 
Í8$ue 

emoción /. emotion 

empedernido confirmed, inveterate 

empeSarse to insist 

empeSo m, insistence, determina* 
tion 

emperatriz /. empress 

empezar to begin 

empleado m. employee 

emplear to employ, use 

empleo m. position, office 

emprender to undertake 

empujar to push, impel, drive 

empujón m. push, shove 

empuSar to g^asp, seize 

en in, on 

enagua f. underskirt, petticoat 

enajenar to sell, dispose of 

enamorado (de) in love (with) 

enamorarse to fall in love 

encadenar to chain, fetter 

encantamiento m, enchantment 

encantar to enchant, bewitch 

encanto m. enchantment, charm, 
spell 

encararse con to face, confront 

encarecer to dwell upon, empha- 
size 

encargar to charge, commission, 
order 

encargo m. charge, order 

encamado red 

encarnizado fierce, bitter 

encender to light 



VOCABULARY 



185 



encendido lighted, burning, glow- 
ing 

encerrar to lock up, imprison, con- 
tain 

encima adv. above ; «^ de prep, on, 
upon; porcN^de over; seme echó 
c<o he rushed upon me 

encoger to contract, shrink; «^^se 
to shrink, huddle up; «^^se de 
hombros to shrug one's shoulders 

encomendar to charge, recom- 
mend, commit, intrust 

encontrar to find, meet; c^se to 
find one's self, be ; c^se con to 
meet, come upon; «^ase con la 
horma de so zapato to meet one's 
match 

encorvado bending over, stooping 
down 

encorvar or encorvarse to bend, 
curve 

encrespado standing on end 

enemigo adj. enemy's ; m. enemy 

energía /. energy 

enérgico energetic 

enfadarse to become angry 

énfasis m. emphasis 

enfermedad /. disease, illness 

enfermo ill, sick; m. sick man, 
patient 

enfrente opposite, in front ; de «« 
opposite ; «^9 de in front of 

enfriar to cool 

enfurecer to infuriate 

enganchar to hook, hitch, harness 

engaSar to deceive 

engaSo m. deceit, deception 

engendrar to engender, produce, 
create 



engrosar to swell, increase 

enjaezar to caparison, harness, 
equip 

enjalma /. packsaddle 

enjalmar to saddle, put the pack- 
saddle on 

enjuto dried, lean, thin 

enojo m. anger, irritation 

enorme enormous 

enriquecerse to become rich 

enriquezca see enriquecer 

enriscado mountainous, craggy 

ensaladera / salad dish 

ensangrentado blood-stained, 
bleeding 

ensaSar to enrage ; c^se to vent 
one's fury 

enseSar to show, teach 

entablar to start, begin 

entender to understand ; ev en to 
be familiar with 

enterar to inform ; c^se to be in- 
formed, find out 

entereza f. firmness 

entero entire, whole ; sound, un- 
injured 

enterrar to bury, conceal 

entibiar to cool 

entierro m. burial, funeral 

entonar to intone 

entonces then 

entorpecimiento m. torpor, stupor 

entrada /. entrance 

entrar (en) to enter; cw en fuego 
to come under fire ; hasta muy 
entrado el día until long after 
daylight 

entre between, among, in ; por «^ 
among ; cw tanto meanwhüfi. 



1 86 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



entrega /. delivery, surrender 

entregar to deliver, hand over, 
surrender 

entrenzado winding in and out 

entretanto meanwhile 

entretelar to interline, pad 

entretener to amuse, entertain 

entretenimiento m, amusement, 
pastime 

entretuvo see entretener 

entusiasmado enthusiastic, en- 
raptured 

enviado m, envoy, messenger 

enviar to send 

envidia /. envy 

envidiar to envy 

envidioso envious 

envío m. sending, shipment 

envoltorio m. bundle 

envolver to wrap up 

envuelto see envolver 

época /. time, period 

equilibrio m. balance 

equipaje m. baggage 

equivocación m, mistake 

equivocarse to be mistaken 

era, eran, eras, eres see ser 

erguirse to stand erect, rise 

errar to err ; miss {a mark) ; «« el 
golpe to miss one's shot 

es see ser ; ~ que the fact is that 

escala /. ladder, scaling ladder 

escalera /. stairs 

escama /. scale 

escándalo m. scandal 

escapar or escaparse to escape 

escaparate m. show window 

escape m. escape ; a «« quickly 

escena y. scene 



esclarecido illustrious, noble 
esclava /. slave 
esclavitud /. slavery 
escoger to choose, select 
escombro m. ruin 
esconder to hide, conceal 
escondrijo m. hiding place 
escopeta /. musket, shotgun; 

piedra de ~ gunflint ,* cv de piston 

percussion gun 
escribano m. notary public 
escribir to write 
escrito see escribir; m. writing; 

por e« in writing 
escritor m. writer, author 
escrúpulo m. scruple 
escuálido squalid, dirty 
escnchar to listen 
escudero m. squire 
escudo m. shield, coat of arms 
escudriSar to scrutinize, search 
escuela /. school; maestro de <«> 

school-teacher 
esculpir to sculpture, engrave 
ese that 
ése that one, he 
esencia /. essence 
esfuerzo m. effort 
esmaltar to enamel, adorn 
esmalte m. enamel 
esmeralda /. emerald 
esmero m. care 
eso that 

espacio m. space, period 
espacioso spacious, roomy 
espada /. sword 
espalda /. back, shoulder; //. 

back ; de «^as on one's back 
espantar to frighten, terrify 



VOCABULARY 



187 



O m. fright, consternation, 

or 

080 frightful, terrible 

a/. Spain 

*1 Spanish; m. Spaniard 

ir to scatter 

3 m. esparto, rush-like grass 

Ü special 

dista m. specialist 

límente specially 

) /. species, kind 

Iculo m, spectacle 

f, expectation, wait, wait- 

a la ~ de waiting for 

Qza /. hope, expectation 

r to hope, expect, wait, 

for, await 
limo very thick 

thick 

ra /. thickness, thicket 
m. spy 

to spy on 

f. thorn 
n m. spirit 
iido splendid 
dor m. splendor 

/. wife 

m. husband 
080 foaming 
a f. corner 
rough, rugged 
»cer to establish 
acimiento m. establishment, 

% 



f. stake, pole 

EO m, blow with a stick 

in f. season, station; ~ de 

ndeja fruit season 

lo m. small state 



estado m. state 

estampar to stamp, imprint 

estanque m. pond 

estar to be, be in, be at home ; «^se 
to remain; ~ por to be inclined to 

estatua /. statue 

estatura /. stature 

este this, the latter 

éste this one, this man, he, the 
latter 

estéril sterile, 'fruitless 

estirar to stretch out 

esto this ; en ev hereupon ; a todo 
<>» meanwhile; por<« therefore, 
for this reason 

estoico stoical 

estómago m. stomach; boca del «^ 
pit of the stomach 

estorbar to hinder, obstruct 

estorbo m. impediment, obstruc- 
tion, nuisance 

estoy see estar 

estrago m. ravage, ruin, destruc- 
tion 

estratagema /. stratagem, trick 

estrechar to clasp, press 

estrechísimo very narrow 

estrecho narrow, strict 

estrella /. star 

estremecer to shake, agitate, stir; 
~se to tremble, quiver, thrill 

estremezco see estremecer 

estrépito m. din, noise 

estrepitoso noisy, loud, clamorous 

estribo m. stirrup ; step, footboard 

estropear to lame, mutilate 

estudio m. study 

estúpido stupid 

estupor m. stupor, amazement 



i88 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



estnyieron, estuvo see estar 

eterno eternal 

eyadir to evade ; ^%it to escape 

eyangélico evangelical, Christian 

eyento m. event ; preparado a todo 
«^ prepared for anything that 
might happen 

eyidente evident 

evitar to avoid, prevent 

eyocación /. evocation, reincarna- 
tion 

exactamente exactly 

examinar to examine 

excavación /. excavation 

excelente excellent 

excepción /. exception 

excepto except 

excitar to excite, move 

exclamación /. exclamation 

exclamar to exclaim 

excluir to exclude, shut out 

exclusivamente exclusively 

exclusivo exclusive 

excursión / excursion, trip 

exigir to exact, demand 

existir to exist, live, be 

éxito m. success 

expedición /. expedition 

expediente m. expedient 

experiencia /. experience 

experimentar to experience, feel 

expirar to expire 

explicación /. explanation 

explicar to explain 

explorar to explore, investigate, 
find out 

exponer to expose ; explain, state ; 
abandon {a child) 

expósito m, fouDdhng 



expresar to express 
expresión /. expression 
expresivo cordial, appreciative 
expuso see exponer 
exquisito exquisite, delicious 
extender to extend ; «^^se to stretch 

one's self out 
extensión /. extension 
extenso extensive 
exterior exterior, outside 
extraSar to surprise, astonish, 

wonder, find strange 
extraSo strange, odd, foreign 
extraordinariamente extraordi- 
narily 
extraordinario extraordinary 
extraviado out of the way 
extraviarse to be mislaid, be lost 
extremar to carry to an extreme ; 

«V la velocidad to run at high 

speed 
extremo extreme ; m. extreme, 

limit, end ; por cv extremely, in 

the extreme 

fábrica / factory 

fabricante m. manufacturer 

fabricar to manufacture 

facción /. feature 

fácil easy 

faena /. task 

faja /. belt, sash 

falda /. skirt 

falso false 

falta /. lack; fault, offense; hacer 

~ to need 
faltar to be deficient, lack, be 

lacking, be missing, fail, die; 

ev a to fail in ; no faltaba mat 



VOCABULARY 



189 



I the last straw, that caps 
:limax ; no faltaba más sino 
iiat would be a nice thing 
It would be « the limit " if 

reputation ; es cw it is said, 
•e ported 

y. family 
ridad /. familiarity, inti- 

famous 
oa m, phantom, vision 
ital, ominous 
wearied, tired, labored 

to tire, weary, harass 
/.//. fauces, throat 
«. favor ; por ~ please, as 
or 
a /. favorite 

favorite ; m. favorite 
ith 

feverish 

1 date 

id /. happiness 

mo very happy 

ción /. congratulation 

r to congratulate 

appy, fortunate 

inte happily, fortunately 

L feminine 

y 

m. coffin, bier 
. fair 

do m. Ferdinand 
ad /. ferocity, fierceness, 
reness 
erce, savage, terrible 

iron, of iron; via férrea 
>ad 
Imo very fertile 



festejo m. feast, entertainment 

festín m. feast, banquet 

fiado trusting 

fiar to trust 

fiebre /. fever 

fiel faithful 

fiera /. wild beast 

fiereza /. fierceness 

fiesta /. feast, festivity 

figura /. figure, appearance 

figurar to figure, appear; ev«e to 
imagine 

fijamente fixedly 

fijar to fix; ~8e (en) to fix one's 
attention (on), pay attention (to) 

fijo fixed 

filantropía /. philanthropy, hu- 
manity 

filiación /. description 

filial filial 

filosofía /. philosophy 

filósofo m. philosopher 

filtrar to filter 

fin m. end, purpose ; por ~ ¿7^ al ~ 
finally ; a ~ de in order to ; a «^ de 
que in order that ;" en ~ in short ; 
hasta ~es until about the end 

final final ; m. end ; al «^ finally 

fino fine 

firma/, signature ; firm, firm name 

firmar to sign 

firme firm, steadfast; andar cv to 
be steady 

firmeza /. firmness 

fisonomía /. face 

flanco m. side 

flaqnear to weaken, give way 

flaqueza /. weakness, lack of 
jresolutipn 



190 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



flecha /. arrow 

flojo loose, slack, lazy; echar e^» 
suefio to have a comfortable 
sleep 

flor /. flower 

florido flowery ; choice, elegant 

florin m. florin 

flotar to float 

fonda /. hotel 

fondo m, bottom, background 

forma f. form, shape 

formar to form 

formidable formidable, tremen- 
dous 

fornido robust 

fortaleza /. fortress 

fortificar to fortify 

fortisimo very strong 

fortuna /. fortune; por ~ fortu- 
nately 

forzar to force, break open 

forzoso necessary; heredero «« 
general heir 

fosa /. grave, hole 

foso m. moat, ditch 

fragoso craggy, rough, uneven 

francés French ; m. Frenchman 

Francia /. France 

franco free 

franco m. franc 

franja /. fringe 

frasco m. flask 

frasquito tn,^ dim, o/fnBCO 

fraternal fraternal, brotherly 

fratricida m. fratricide 

frecuencia /. frequency; con ~ 
frequently 

frecnentar to frequent 
fregAÜo m, entanglement, " fix " 



freno m. brake 

frente/, forehead, head ; m. front, 
alcN^de in front of ; e» a oppo- 
site 

frescura /. freshness, coolness 

frialdad /. coldness 

fricción /. friction, rubbing 

frio cold ; m, cold ; hace <» it is 
cold; cada vez más cw coldei 
and colder 

friolera /. trifle 

frondoso leafy, luxuriant 

frontera f, frontier 

fruición /. enjoyment, satisfac- 
tion, relish 

fruncir to contract ; <%> el ceño to 
frown 

fruta /. fruit 

fruto m. fruit, product 

fué see ser or ir ; que e%> former 

fuego m. fire; (exc/.) fire; entrar 
en «^9 to come under fire 

fuente /. spring, fountain 

fuera out, outside; «« de outside 
of, besides; por «v outside, on 
the outside 

fuera, fueran see ser or ir 

fuero m, law 

fueron see ser or ir 

fuerte strong, loud; casa ~ 
stronghold 

fuerza /. force, strength, vigor, 
power ; a e» de by dint of ; con <^' 
vigorously 

fuese see ser or ir 

fugitivo m. fugitive 

fui, fuiste see ser or ir 

fumar to smoke 

funda /. sheath 



VOCABULARY 



191 



to found; fundándose en 
II the ground that, for the 
Q that 

funeral, funereal 

lamentable, fatal 

fury, rage 

nente furiously 

furious 

!. fury 

to shoot 

f. lateener, lateen-rigged 

1 

n. overcoat 

e m. reception room, 
5 room, study, office 
f. gazelle, antelope 
'I //. ornaments, adorn- 
», finery; glory [of dreams) 
f. gfalley 
/. gallery 

m. gallop, galloping ; a ~ 
e gallop 

) graceful, elegant, high- 
3d 

m. Galician 
f. hen 
t. buck, deer 
inclination, desire 
m. live stock, cattle, herd 
a /. profit, gain 
o gain, win, earn 
m. loafer, idler, vaga- 

n. rustic, day laborer 

a /. throat 

, claw, talon 

EO m. blow with a club 

to spend, use 



gasto m. expense 

gatear to go upon all fours 

gatillo m. trigger; dar al ~ to 
pull the trigger 

gato m. cat 

gatuperio m. fraud, trickery 

gemir to groan 

general m. general 

género m. cloth, stuff, material 

generosamente generously 

generosidad /. generosity 

generoso generous 

genio m. genius, disposition; //. 
genii, spirits 

gente /. people, persons 

gentío m. crowd 

geranio m. geranium 

germen m. germ, seed 

gesticular to gesticulate 

gesto m. gesture 

gigante gigantic, huge 

gigantesco gigantic 

gimió see gemir 

gimnasia f, gymnastics 

girar to turn ; draw ; cw contra to 
draw on 

gloria /. glory, renown 

gloriosamente gloriously 

glorioso glorious 

gobernador m. governor 

gobernar to govern, rule 

gobierno m. government, adminis- 
tration, management 

goleta /. schooner 

golpe m, blow, dash, gust of wind ; 
crowd, company; de on solo ~ 
with a single blow; errar el «¡^ 
to miss one's shot 

golpear to beat^ IvaxxvKsftx ^qpwc\ 



192 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



gordo fat ; tener gorda la letra to 
be ignorant ; éí «^ or premio «^ 
first prize 

gorra /. cap ; ~ de pelo cap made 
of skins 

gota /. drop 

gotita /., dim. o/gattL 

gozo m. joy 

gozoso joyful, glad 

grabar to engrave, imprint 

gracias /. //. thanks ; e« a Dios 
thank God 

gracioso gracious, pleasing, funny 

grada /. step 

gran seí grande 

grande great, large, tall 

grandemente greatly 

grandeza /. greatness, grandeur 

granel m. heap of grain; a «^ ad 
lib., at pleasure 

grano m. grain 

gratitud /. gratitude 

grave grave, serious 

gravedad /. gravity, seriousness 

grefioso unkempt 

gris gray; «^^ uniforme unbroken 
gray 

gritar to shout, cry 

grito m. shout, cry 

grosero coarse, rough, unculti- 
vated 

grueso thick, large, big, fat 

gruñir to growl, grumble, creak 

grupo m. group 

guapísimo very elegant, quite 
dashing 

guapo handsome, gallant 

guardar to keep, guard ; lay up, 
put away, put in one's pocket 



guardia m. and f. guard ; <« civil 
rural police, gendarme 

guardián m. guardian; superior 
{of a convent) 

guardilla /. garret, attic 

guarecerse to take refuge 

guarismo m. figure 

guarnición /. garrison 

guerra /. war 

guerrero martial, warlike; m, war- 
rior 

guiar to guide 

guisado tn. stew 

gules m, pi. gules, {term used in 
heraldryy meaning red) ; sobre 
campo de na on sT field gules 

gusano m. worm 

gustar to please, like; me gusta 
I like it; le gustaba he (she) 
liked it 

gusto m. pleasure 

guzla /. one-stringed musical in- 
strument among the Greeks 

haber to have ; he de I am to, I 
shall, I have to, should I ; ha de 
he is to, he must; has de you 
are to, you have to, you must; 
habían de they were to ; había de 
¿^rhubo de was to, had to, must; 
no había de was not to, would not; 
hay there is, there are; había 
or hubo there was, there were ; 
habrá there will be ; hubiese 
there was, there were, there 
might be ; ha habido there has 
been ; hay que it is necessary, 
one must ; había que or hubo que 
itvi^L&tiece&sarY*^ qué hay what's 



VOCABULARY 



193 



the news ; pooo ha a short time 
ago ; ha siglos centuries ago ; 
habia V. de veroos you should 
have seen us; hubo de recelar 
must have suspected 

hábil capable, fit 

habitación /. room 

habitante m. inhabitant 

habitar to inhabit, live 

hábito m. habit 

hablar to speak, talk ; oir «« de to 
hear spoken of 

habrá, habrás, habrían see haber 

hacer to do, make; «^^se to be- 
come, get ; hace or hada ago ; 
hace poco a short time ago ; hace 
machos aflos many years ago; 
hará mil aflos it must have been 
a thousand years ago ; hace tiempo 
for a long time ; hace frío it is 
cold ; hada mucho calor or hizo 
un gran calor it was very hot; e^» 
(+ infin.) to have done, get done ; 
«V llegar to send, get through ; 
«w alzar to have erected ; mandar 
A9 to have made ; c%a caso de to 
heed, pay attention to ; c%a falta 
to need; qué «v» what was to 
be done; no hago memoria I 
don't remember; Me compaflia 
to keep him company; cm daño 
a to disagree with {of food) ; 
ae le hace agua la boca his 
mouth waters ; e^»se cuenta to 
bear in mind, take note, con- 
sider; hecho a accustomed to, 
famiUar with 

hacia toward ; e^» adelante forward ; 
ro todos lados in all directions 



hacienda /. property, estate, for- 
tune, wealth 

hacha y. ax 

hada /. fairy 

haga, hagas, hago see hacer 

halagar to ñatter 

hallar to find; ««ase to find one^s 
self, be 

hambre /. hunger 

Hamburgo m. Hamburg 

hará, haré, haremos see hacer 

harto sufficiently, well, quite, 
enough 

has see haber 

hasta adv. even; prep, till, until, 
to, even to, up to, as far as ; <v» 
que conj. until; «^ fines until 
about the end ; «n» muy entrado el 
día until long after daylight ; «v» 
poder until he could 

hatillo m. bundle 

hay, haya, hayan see haber 

haz see hacer 

he see haber 

hé : e^» aquí (que) behold 

hecho see hacer 

hecho m, feat, deed 

helar or helarse to freeze 

helécho m, fern 

hembra /. female 

hercúleo herculean 

heredar to inherit 

heredero m. heir ; e^» forzoso gen- 
eral heir 

herencia f. inheritance 

herida /. wound 

herir to wound, strike ; affect, 
touch 

hermana /. sister 



194 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



hermano m. brother ; //. brother 

and sister; ~ mayor elder brother 
hermosear to beautify 
hermosísimo very beautiful 
hermoso beautiful 
hermosura /. beauty 
héroe m. hero 
heroicidad / heroic act 
heroico heroic 
heroína /. heroine 
heroísmo m. heroism 
herradura /. horseshoe 
herramienta /. tool 
herrero m. blacksmith 
hice, hiciera, hicieran, hicieron, 

hiciste see hacer 
hiedra /. ivy 
hierro m. iron 
higo m, fíg 
higuera /. fig tree 
hija /. daughter 
hijo m, son ; //. children ; ~ mayor 

eldest son; el «v» de su corazón. 

her beloved son ; c%a del alma my 

dear boy 
hilar to spin 
hilo m. thread 
himno m. hymn 
hinchar to swell 
hirió see herir 
historia /. history, story 
hizo see hacer 

hogar m. hearth, house, home 
hoguera /. bonfire 
hoja /. leaf 
hola hello 

holg^a /. ease, repose 
hombre m. man, sir; e^» de bien 

honest man 



hombro m. shoulder; encogerse 
de «>a8 to shrug one's shoulders 

homenaje m. homage ; torre del «^ 
tower where the governor took 
the oath of fidelity 

homeopatía /. homeopathy 

honor m. honor 

honorario m. fee 

honra /. honor, glory 

honradez /. honesty 

honrado honest, upright, just 

honrar to honor 

hora /. hour ; a las altas <>as de la 
noche late at night 

horma /. shoemaker's last ; encon- 
trarse con la ~ de su zapato to 
meet one's match 

hormiga /. ant 

hormiguero m. ant hill 

homo m. oven, kiln 

horquilla /. fork rest 

horrible horrible, terrible 

horror m. horror 

horroroso horrible, frightful 

hospital m. hospital 

hotel m, hotel 

hoy to-day 

hubiera, hubieran, hubiese, hubo 
see haber 

hueco m, hollow, opening 

huele see oles 

huella /. track, trail 

huerta/, vegetable garden; irri- 
gated garden district 

hueso m. bone; e^ de cerexa 
cherry stone 

hueste /. host, army 

huevo m. c%%\ oaB duros hard- 
boUed eggs 



VOCABULARY 19S 

imitar to imitate 

impaciencia y impatience 

impaciente impatient 
;kness impacientemente impatiently 

impedir to prevent 

impenetrable impenetrable 
I impetar to rule 

liumble, impetativamente imperatively 

imperecedero imperishable 

imperioso imperious, commanding 
J ~ ill- impiden see impedli 
mil de- implorar to implore 
lly bad imponente imposing 

importancia f. importance 
:lone importante important ; la ~ the 

important thing 

importantísimo very important 
he was importar to be important, concern 

importe m. amount 

imposible impossible; nn ~ an 
ip impossibility 

imprecación/^ curse 
impresión/ impression 
impreso see imprimir 
impresor m. printer 
imprevisto unforeseen 
imprimit to print 
be ig- improbable improbable 

improperio m. insulting remark 
; ; es ~ improriso unexpected ; de cv un- 
;ter expectcdly, suddenly 

imprudente imprudent, rash 
impulsar to impel, urge, drive, 

impulso HI. impulse 

inaudito unheard of, extraordinary 
n incantarae to take possession 

o ¡mag- Incidente m. incident 



196 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



inclinar to incline, influence; c^>se 
to be inclined; bow, bend down, 
stoop 
incluso including 
incomprensible incomprehensible 
incorporado m. soldier 
incorporarse to sit up, get up 
increpar to reproach, rebuke 
indeleble indelible 
indemnizar (de) to indemnify, com- 
pensate (for) 
India /. India 
indicar to indicate 
indigestión / indigestion 
indigno unworthy 
indirecta /. innuendo, hint 
indispensable indispensable 
indistintamente indiscriminately, 

without distinction 
individuo m. individual, person, 

member 
indole /. disposition, inclination 
industrial industrial; socios work- 
ing partner 
inédito unedited, unpublished 
inefable ineffable, unspeakable 
inesperadamente unexpectedly 
inesperado unexpected 
inexpugnable impregnable 
infamante dishonoring, shameful 
infamatorio defamatory, accusing 
infame infamous, vile ; f^. wretch; 

unos c»s a set of rascals 
infanta / infanta, princess 
infeliz unhappy, unfortunate; «« 

de ml unhappy man that I am 
infestar to infest 
infiel faithless, infidel 
informe m. report ;//. information 



infortunio m. misfortune 

infundir to inspire, cause 

ingenioso ingenious 

ingénito innate 

inglés English; m. Englishman 

inicial initial ; /. initial 

injuria/, insult, insulting language 

injuriar to insult, wrong, outrage 

inmediatamente immediately 

inmediato adjoining, next 

inmensamente immensely 

inmenso immense 

inmovilidad /. immobility, fixed- 
ness 

inmunidad /. immunity 

innumerable innumerable 

inocencia /. innocence 

inocente innocent 

inquebrantable unflinching 

inquietud /. uneasiness, anxiety 

insinuante insinuating, ingratiat- 
ing 

insistir to insist 

insolente insolent 

insomnio m, insomnia, sleeples» 
ness 

insoportable unbearable 

inspirado inspired 

instancia /. petition, request 

instante m. instant; ale^ immedi 
ately 

instigador m. instigator 

instintivamente instinctively 

instinto m. instinct 

instruido enlightened, educated 

instruir to instruct 

instrumento m, instrument 

insulto m. insult 

intAligisncia /. intelligence 



VOCABULARY 



197 



intención/, intention; con la ~ in 
intent 

intentar to try, attempt; intend, 
purpose 

interés m. interest 

interior interior, inner; m. interior, 
inside 

interminable interminable 

interno internal ; alumno «^ interne 

interponer to interpose; «^»8e to 
interpose, go between 

intérprete m, interpreter 

interpuso see interponer 

interrogar to ask, question, inves- 
tigate 

interrumpir to interrupt 

interrenir to intervene 

interyino see intervenir 

intranquilo uneasy 

intrincado intricate, entangled, 
complicated 

introducir to introduce, usher in ; 
cN9se to penetrate, get (into) 

inútil useless 

inútilmente uselessly, in vain 

invadir to invade 

invasión /. invasion 

inventar to invent, contrive 

invernáculo m. greenhouse, con- 
servatory 

invierno m. winter 

invisible invisible 

invitación /. invitation 

invitar to invite 

invocar to invoke 

ir to go, go along; cs^se to go 
away; e^ a to go and, be going 
to ; «« followed by the present 
participle expresses progressive 



action t as, iba dejando caer kept 
dropping; fué .hablando he got 
to talking ; «^ a perderse to get 
lost; vamos come, come on, 
let's go; vamos a ver let us see; 
vaya come; vaya un amigo that's 
a friend for you ; vaya si estoy 
segura you can just bet I am 
sure; vaya por la Virgen it is the 
will of the Virgin (Mary) 

ira /. anger, wrath 

iracundo angry, wrathful 

irguieron, irguió(se) see erguir(se) 

ironía /. irony 

irreflexivo unreflecting 

irresistible irresistible 

irritar to irritate ; <>9se to be irri- 
tated, be inflamed 

Isabel /. Isabella 

isla /. island 

istmo m. isthmus 

izquierdo left 

jactarse to boast 

jadeante panting 

jamás never 

Japón m. Japan 

japonés Japanese 

jardín m, garden 

jaula /. cage 

jauría /. pack 

jefe m. chief, leader, manager, 

commanding ofíicer ; e^> del tren 

guard, conductor 
Jesús m, Jesus ; (excl.) heavens ; 

en un dedr e^> in an Instant 
jornada/, one-day march, journey, 

travel 
José m. 3osei^b. 



198 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



JomOIo I»., dim. o/JiMt 

joren young #1- young man; / 

young woman, girl 
jovenciuy!, Ji'/wj. u/JoTon 
joya / jewel, gem 
jtuna /. Joanna 
júbilo m. jubilee, joy 
jubiloso jubilant 
jnez m. judge 
jnsador m. gambler 
jugar to play ; ™ a madia* to go 

jugo m juice 

juicio O), judgment; «» de Dioa 

judgment of God, ordeal 
junio Ht. June 

junta /. council, conference 
juntar tu 4imass, get together 
junto near, close, together 
juaticia /. justice, magistrate 
justicíelo rigidly just 
Jnsto just, exact 
juventud /. youth 
juigai to judge 

la the ; ™ que she who, the one 

who ; ~ de that of 
la her, it 

labeiinto m. labyrinth 
labio m. lip 

labrador m. farmer, peasant 
lado m. side; al ~ de beside; 

liacla todoB '>« in all directions ; 

poi el otro ~ on the other side 
ladrar to bark 
ladrido m. barking 
ladrillo m. brick 
ladrón m, thief, robber 
JagriittM/: tear 



latuentodón /. lamentation 

lámpara / lamp 

lance m. quarrel, dispute 

laudó m. landau 

lama / lance, spear 

lanxar to throw, hurl ; uttet \ 

largar to loosen, let go; <» nas 

patada to give a kick 
largo long; a lo ~ at full length; 

i» ~ long, in length 
largueza /. liberality, generosity 
las the ; ~ de those of 
las them 

Ustima /. pity, compassion 
lastimar to hurt, wound 
lastimero sad. mournful 
latigazo m. lash, whipping 
latin m. Latin ; ~ bárbaro Low 

latino Latin 
UtiT to beat 
lavar to wash 
laiO tn. bond 
le him, you, to him, to her, to 

leal loyal 
lealtad /. loyalty 
lebrel m. greyhound 
lección / lesson 
lector m. reader 
lecho m. bed 
leer to read 
legado fH. legacy 
legar 1,0 bequeath 
legendario legendary 
legitimo legitimate, genuine 
legua /. league 



VOCABULARY 



199 



lejos far ; a to «» in the distance, 
afar ; de <« from a distance 

lengua f, tongue; mala «^ slan- 
derer, backbiter 

lentes m, pi, eyeglasses 

lento slow 

león m. lion 

les them, to them, to you 

letra /. letter, handwriting; //. 
letters, learning; tener gorda la 
ew to be ignorant; con todas sus 
c^^e in full 

levadizo : puente «^ drawbridge 

levantar to raise, lift; stir up; 
break {camp) ; e^^se to rise, get 
up, be erected; no levantaba 
dos palmos he did n*t stand two 
span 

leve light, slight 

levita /. frock coat 

ley /. law 

liar to tie ; roll {a cigarette) 

libertad /. liberty ; con a» freely ; 
poner en «^ to set free 

libra /. pound 

librar to free, deliver; ~se de to 
get rid of ; ev la (licencia) abso- 
luta to give an honorable dis- 
charge 

libre free 

libremente freely 

librería /. bookstore 

librero m. bookseller 

libro m. book 

licencia /. license, furlough; •«> 
absoluta honorable discharge 

lid /. conflict, contest 

ligereza /. lightness, swiftness, 
agility 



ligero light, slight, quick, swift 

limitar to limit, reduce, 'slacken 

limite tn. limit, bound 

limón m. lemon 

limonero m. lemon tree 

limpiar to clean, clear, rid, wipe off 

limpio clean, clear, free 

lindo pretty 

lira/, lyre 

lírica /. lyric poetry 

lisonja/, flattery; tributar «v^s to 
flatter 

lisonjear to flatter, attract 

lista / list ; <v) grande big list 

listo ready, clever 

literario literary 

literatura /. literature 

litigio m, lawsuit 

lo the, that; ~ que what, that 
which, which; en «^9 de in the 
matter of ; todo «^» que all that 

lo him, it, so 

lobo m. wolf 

localidad / locality, place 

loco crazy, mad, insane ; <m rema- 
tado stark mad 

locomotora / locomotive 

lograr to gain, possess, enjoy, 
succeed in 

los the ; «V de those of 

los them 

losa /. flagstone, slab 

lotería / lottery 

lozano luxuriant, sprightly 

luciente shining, bright 

luciérnaga / glowworm, firefly 

Lucrecia /. Lucretia 

lucha / struggle, contest 

luchar to struggle, fight 



200 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



luego then, afterwards, ixnmedi- 

ately; presently ; «« que or tan ~ 

oomo as soon as 
lugar m. place 
lujo m. luxury 
lumbre /. fire 
luna /. moon 
lunar m. mole; e^> de pelo hairy 

mole 
luto m. mourning 
Iva/, light ; a la <v) by the light ; ver 

la <v) to be published ; dar a «^» to 

publish 

llama /. flame 

llamar to call, summon, knock; 
c^>8e to be called, be named; 
y. se llama your name is ; «v» la 
atención to attract the attention; 
mandar «v» to send for ; «v» con la 
mano to beckon 

llano plain, simple, unaffected; 
m. plain 

llanto m, weeping 

llanura /. plain 

llave /. key; cerrar con «n^ to 
lock 

llegada /. arrival 

llegar to arrive, reach, come ; at- 
tain a purpose, succeed; «vtse 
to arrive, approach ; hacer «^9 to 
send, get through ; ~ a ser to 
become 

llenar to fill 

lleno full 

llevar to carry, take, bring, wear ; 
««se to carry off, take with one 

llorar to weep, cry 
flttYÍA/. rain, stqnn 



macizo massive ; m. flower bed 

madera /. wood 

madre /. mother 

madrileSo ad/, Madrid; m, native 
of Madrid 

madrugada/, dawn, early morning 

maestro m. master; <m de escuela 
school-teacher 

mágico magic ; m. magician 

magnanimidad /. magnanimity 

magnánimo magnanimous 

magnate m. magnate 

magnífico magnificent 

Mahoma m. Mohammed, Mahomet 

majestad /. majesty 

majestuoso majestic 

majo m. gallant, dandy ; echarla de 
e^» to play the gallant 

mal bad, evil ; adv. badly, ill ; m. 
evil, harm 

malagueño m. native of Malaga 

maldad /. wickedness 

maldecir to curse 

maldiciendo se¿ maldecir 

maldito cursed, confounded 

maleta /. valise 

malicioso shrewd, s^y, mischievous 

malo bad, evil ; ill, sick 

maltrecho damaged, injured 

malvado m. evildoer 

mamá /. mamma, mother 

mancebo m. clerk 

mancha /. spot, stain 

manchar to spot, stain 

mandar to command, order; send; 
[followed by the infinitive) to 
have done, get done; eo hacer 
to have made; e^»la buscar to 
order her to fe^ iQQkcd for; 



VOCABULARY 



20I 



e^matar toordertobekilled»have 
killed; «» ahorcar to have hanged; 
ev> poner en libertad to have set 
free ; ~ pintar to have painted ; 
ev> Uamar to send for ; oomo Dioa 
manda properly, as it ought to 
be ; Me a paseo to let him go hang 

mandíbula /. jawbone, jaw 

manera /. manner ; de esta «^ in 
this manner ; de ~ que so that ; 
de otra e^» otherwise 

manga /. sleeve 

mania f. mania, madness, whim, 
fancy 

maniatar to manacle, handcuff 

manifestar to state, declare 

maniobra/, maneuver, movement 

manjar m. food, dish 

mano f. hand ; de «^»8 a boca sud- 
denly ; llamar con la ~ to beckon 

mansedumbre /. meekness, mild- 
ness 

manso tame, gentle, mild 

manta y. blanket, shawl {worn by 
men) ; traveling rug 

mantener to maintain; «^^se to 
continue, remain 

mantón m, cloak, mantle 

mantuvo see mantener 

manzana/*, apple; block [of houses) 

maSa f. skill, dexterity ; darse c%a 
to contrive, manage 

maffana to-morrow ; /. morning ; 
por ia «^» in the morning ; todas 
las «»s every morning 

mañanita/., dim. ^mafiana; early 
in the morning ; «^ de San Joan 
morning of midsummer day 
(June 24) 



maquinalmente mechanically 

mar m. andf. sea 

maravilla /. marvel, wonder 

marayilloso wonderful 

marca /. mark, stamp 

marcar to mark, designate 

marcha /. march, walking, run, 
course, speed; en ~ in mo- 
tion; a ~s forzadas by forced 
marches 

marchar to march, go ; <>ase to go 
away 

marginal marginal; c%a a in the 
margin of 

Maria/. Mary 

marido m. husband 

marino marine, sailor 

mariposa / butterfly 

mármol m. marble 

marquesa / marchioness 

martirio m, martyrdom 

mas but 

más more, most, other; e^ de 
more than ; c%a bien rather ; qué 
e^» what else; nada e^» nothing 
else ; e^ allá farther ; «^ allá de 
beyond, on the other side of; 
poco crómenos about; por ~ que 
however much 

masa / mass 

máscara / mask 

mascota m.. andf» mascot 

matanza / slaughter, massacre 

matar to kill ; mandar e^» to order 
to be killed, have killed 

matemáticas / //. mathematics 

matrimonio m, matrimony, mar- 
ried couple 

maxims / maxim 



202 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



mayor greater, greatest, larger, 
elder, eldest, principal; hijo «» 
eldest son; hermano ««a elder 
brother ; cosa «^ important mat<* 
ter 

mayoral m. stage driver 

mayordomo m. major-domo 

mayoría /. majority 

me me, to me, myself 

mecer to rock 

medicamento m. medicine 

medicina f. medicine 

médico m. doctor 

medida /. measure ; a e^ que ac- 
cording as, while, in proportion 
as 

medio half, mid; m. middle, cen- 
ter, means; e^» dia midday; en 
e^9 in the middle ; en e^> de in the 
middle of, in the midst of, right 
between ; por ««a de by means of, 
through ; jugar a medias to go 
halves 

mediodía m, noon, midday 

medir to measure 

meditación /. meditation 

meditar to meditate, reflect 

medroso terrible, dreadful 

Méjico m. Mexico 

mejilla/, cheek 

mejor better, best; ««a dicho rather; 
a lo e\» when least expected ; el 
e%a dia some fine day 

mejorar to improve, favor, benefit 

melancólico melancholy 

melena f. mane 

mellizo m. twin 

memoria /. memory ; no hago ~ I 
doD^t remember 



mención/, mention 
Mendarillo m., dim. ^Mendaio 
Mendaro i»., proper name 
menester m. necessity ; ser <« to 

be necessary 
menor smaller, younger, least, 

slightest, diminished 
menos less, except; e^> de less 

than; aloev¿7ralev at least; poco 

mAs «» about; la ooaa no era 

para «^ there was reason enough 

for it; no pude (pudo) ~ de 1 

(he) could n't help 
mensaje m. message 
mentalmente mentally 
mente /. mind 
mentira /. lie 
menudo small ; a ~ often 
mercader m, merchant 
mercancías /. //. merchandise, 

goods 
mercante adj. trading, merchant 
merced /. gift, favor, grace ; «w a 

thanks to 
merecedor deserving 
merecer to deserve 
mes m. month ; al «» de a month 

after 
mesa /. table; «« redonda table 

d'hote 
mesita /., dim. ofiiubw. ; «» de noche 

night table 
metal m. metal 
meter to put, insert, introduce; 

<^0se en to get into, plunge into ; 

cvse por to enter; c^aae con to 

pick a quarrel with 
metralla /. grapeshot 
metro m. meter, rule 



VOCABULARY 



203 



mezclar or mezclarse to mix, 

mingle 
mezquino mean, paltry» poor 
mi my 

mi me, myself ; a e^ (come) here 
midiendo see medir 
miedo m* fear 
mientras whue ; <« que while ; c%a 

tanto meanwhile 
Mignelete m,^ the name given to 

the main tower of the cathedral 

of Valencia 
mil one thousand 
militar to serve in the army 
militar military 
millón m, million 
millonario m. millionaire 
ministro m, minister 
minuciosamente minutely 
minuto m, minute 
mío my, mine ; el «^» mine 
mirada /. look, glance 
mirar to look, look on, look at, 

see ; «» a uno a la cara to look 

in one's face 
mirlo m, blackbird 
mirra / m3rrrh 
miserable wretched, unhappy 
miserablemente miserably, un- 
happily 
miseria /. wretchedness, poverty 
misericordia /. mercy 
misericordioso compassionate 
misión f mission 
mismo same, very, self; yo «^ I 

myself; él e^ he himself; ella 

misma she herself; el e^ D. 

Fernando D. Fernando himself; 

el «^» ooiregidor the magistrate 



himself ; ahora «^ right now, this 
very moment ; lo «^ . . . que as 
well ... as, both . . . and 

misterio m, mystery 

misteriosamente mysteriously, 
secretly 

misterioso mysterious 

místico mystic, spiritual 

mitad /. half 

mocedad /. youth 

mocoso snivelly ; m, child, brat 

moda /. fashion, style ; de e^ fash- 
ionable, the fashion 

modelo m, model 

modestia /. modesty, difiidence, 
humility 

modestísimo very modest 

modesto modest 

modo m. mode, manner; de este 
e^3 in this manner ; de (tal) «^ que 
so that ; del mismo c%a in the same 
way ; de ningún e^> by no means ; 
de todos esas at all events 

modulación /. modulation 

mojar to wet, moisten 

molestar to trouble, bother 

molino m, mill ; piedra de ~ mill- 
stone 

momento m. moment; al e^ at 
once, right away 

monarca m. monarch 

monasterio m. monastery 

moneda /. coin ; batir «« to coin 
money 

monja /. nun 

monje m, monk 

monstruo m. monster 

monstruoso monstrous 

montaSa /. mountain 



204 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



montar (en) to mount, ride 
jnontera /. cap ; roof 
montero m. hunter, huntsman 
montón m. heap 
morada /. habitation, abode, 

dwelling 
mordaza /. gag 
morder to bite 

moribundo dying; m. dying man 
morir to die ; <^0te to die, be dying 
moro m. Moor 
mortal mortal 
mortandad /. mortality 
mosca /. fly 
mostrar to show 
motivo m. motive, reason; con a» 

de by reason of, owing to 
mover or moverse to move 
movimiento m. movement, stir 
mozo m. lad, youth, porter 
muchacha /. girl 
muchacho m. boy 
muchedumbre /. crowd, multitude 
muchísimo very much; ~ tiempo 

hace a very long time ago 
mucho much ; //. many ; muchas 

veces often; lo e^ que how 

much ; ni poco ni ~ not at all 
mudar (de) to change, alter ; e^ie 

to move (to another house) 
mudo dumb, silent, mute 
muebles m.pL furniture 
jnueca /. grimace, wry face 
muera see morir 
muerte/, death; de «^deadly; dar 

~ to kill 
muerto see morir ; dead ; m. dead 

man ; «^9 de dying with 
maestra /: sign 



mugriento dirty, greasy 

mujer /. woman, wife 

mula /. mule 

mulo m, mule 

multitud /. multitude 

mundano mundane, worldly 

mundo m. world ; todo el «^ every- 
body ; andar por el <» to be upon 
earth 

muriendo, murió see morir 

murmurar to murmur 

muro m. wall 

musa /. muse 

músculo m. muscle ' 

musculoso muscular 

música f. music 

muslime m, Moslem 

mutuamente mutually 

mutuo mutual 

muy very 

•nacer to be bom ; rise, appear 

naciente growing, recent 

nacimiento m. birth 

nacional national 

nada nothing, anything ; no ... ~ 
nothing, not at all ; e^ más noth- 
ing else; «» de particular nothing 
special 

nadar to swim 

nadie no one ; casi <~ hardly any- 
body 

naipe m, card, playing card 

Ñapóles m, Naples 

naranjo m. orange tree 

nariz /. nose, nostril 

natal native 

natural natural; m, native 

naturaleza /. nature 



VOCABULARY 



20S 



naturalmente naturally, of course 
nauseabundo nauseous, loatíisooie 
navegar to navigate, sail; «amacho 

to sail a long time 
nayiero m. ship owner 
navio m. ship 
necesariamente necessarily 
necesario necessary 
necesidad /. necessity, need 
necesitar to need 
negar to deny; «^^se a to refuse, 

decline 
negativa /. refusal 
negocio m, occupation, business; 

//. business 
negra/, negress 
negro black, dark, gloomy; ver 

muy ~ el final to see a disastrous 

end 
nervudo vigorous 
nevada f. snowfall 
ni nor, not even ; e« . . . «» neither 

. . . nor 
nicho m. niche, recess 
nichtverstehen {German) not to 

understand 
nido tn, nest 

nieto m. grandson; //. grand- 
children 
nieve / snow 
ningún see ninguno 
ninguno no, none ; neither one, 

no one 
niSa /. girl 
niSez /. childhood 
niSo m. boy, child ; desde muy «» 

from infancy 
no no, not 
nobilísimo very noble 



noble noble ; tn, noble 

nobleza /. nobility 

noche /. night, eve; buenas c«>s 
good night ; de ~ at night, by 
night ; por las <>as at nighttime ; 
todas las ~s every night 

nodriza /. nurse 

nombrar to name, appoint 

nombre m, name 

nordeste m. northeast 

Noruega /. Norway 

nos us, to us, ourselves 

nosotros we ; {after a preposition) us 

nostalgia /. Iiomesickness ; tener 
la ev de to be homesick for 

nota /. note 

notable notable, remarkable 

notar to note, observe 

noticia /. news, piece of news, in- 
formation 

novecientos nine hundred 

novedad /. novelty ; sin «« safely 

noventa ninety 

novicio m. novice 

nube / cloud 

nuestro our ; el ««a ours 

nueva /. news 

nueve nine ; las «^ nine o'clock 

nuevo new ; de <» again 

número m. number, member 

numerosísimo very numerous 

numeroso numerous 

nunca never, ever 

nuncio m, messenger, harbinger 



or; «« . . . ~ either 

bien or, or perhaps 
obedecer to obey 
objecito /. objection 



. or; «« 



2o6 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



objetar to object, remonstrate 

objeto m, object, purpose 

oblicno oblique, slanting 

obligar to oblige, compel 

obra /. work, act 

obrar to work, act 

obrero m. workman 

obscuridad/, obscurity, darkness 

obscuro obscure, dark 

observar to observe, remark, watch 

obstáculo m. obstacle 

obstante : no «^ notwithstanding, 
nevertheless 

obstinación /. obstinacy, stub- 
bornness 

obstinado obstinate 

obstruir to obstruct, block 

obtener to obtain 

obtuvieron, obtuvo see obtener 

ocasión /. occasion, opportunity 

ocasionar to cause 

oculista tn. oculist 

ocultar to hide, conceal 

oculto hidden, concealed 

ocupado occupied, busy 

ocupar to occupy; cs^se to busy 
one's self, make it one's busi- 
ness, pay attention 

ocurrir to occur, happen; qué 
ocurre what's the matter 

ocho eight ; a las ~ at eight o'clock 

odiar to hate 

odio m. hatred 

ofender to offend 

oficial m. officer 

oficina /. office 

oficio m. trade, business 

ofrecer to offer 

ofrecimiento m. offer, promise 



ofresca, ofrezco see ofrecer 

oh oh 

oido m, hearing, ear; pegar ele^a 
to put one's ear to; aplicar el «w or 
poner ~ atento to listen intently 

oigan, oigo see oir 

oir to hear; ~ hablar de to hear 
spoken of 

ojal m. buttonhole 

Ojalá would that, oh that 

ojo m. eye ; «^ de la cerradura key- 
hole ; a ~8 vistas visibly 

ola /. wave 

oler (a) to smell (of), scent 

olfatear to smell, scent, sniff 

olvidar to forget 

olvido m. forgetfulness ; echar en 
~ to forget 

once eleven ; las e^» eleven o'clock 

ondear to wave 

onza /. ounce; gold coin worth 
sixteen duros 

Operación/, operation 

opinión / opinion 

opuesto opposite 

opulencia / wealth 

ora : e« . . . cv now . . . now 

orden m. order, course; /. com- 
mand, order {of knighthoods etc.) 

ordenanza m. messenger, office 
boy 

ordenar to order, command 

organizar to organize 

orgullo tn. pride 

orgulloso proud 

origen m. origin 

original original 

orilla / bank, shore ; a ev>8 on the 
banks 



VOCABULARY 



207 



orlar to border 

oro m, gold ; como «^ en pallo with 
the utmost care 

orquídea /. orchid 

08 you, yourselves 

osadía /. audacity, boldness 

osar to dare, venture 

otorgar to grant 

otro other, another, former, next ; 
e>3S tantos as many ; el «^ (dia) the 
next day, some other day ; otra 
vez again; qué otra cosa what 
else 

oveja /. sheep 

oye, oyó see oir 

Pablito m,^ dim, ofVéJtA» 

Pablo m. Paul 

paciencia /. patience 

paciente patient 

pacífico peaceful 

Pactólo m. Pactolus 

padecer to suffer 

padre m, father ; //. parents 

pagar to pay, pay for 

pago m. payment 

pais m, country 

paisano m. fellow countr3rman 

paja /. straw; techumbre de es» 

thatched roof 
pajarito m., dim. ^pájaro 
pájaro m. bird 
paje m, page 
pajecillo m.y dim. o/'pajt 
palabra /. word ; de ~ by word 
palacio m. palace 
paladin m. paladin, knight 
palenque m. lists 
pálido pale 



palma/ palm 

palmo fn. span 

palpitación /, palpitation, quiv- 
ering 

pan m. bread; venderse como «^ 
bendito to sell like hot cakes 

pánico m, panic 

panocha /, ear of com 

pantalón m. pair of trousers ; //. 
trousers 

paSo m. cloth ; «^ de Into mourn- 
ing; como oro en ~ with the 
utmost care 

papá m, papa, father 

papel m. paper ; «^ de seda tissue 
paper ; ««ses viejos waste paper 

papelito m., dim, of papel 

paquete m. package 

paquetito /v., dim. ^paquete 

par m. pair, couple 

para for, toward, in order to; 
bueno <« kind to ; e^» qne in order 
that; cv qué why, for what 
reason ; dedr «^ al to say to 
one's self ; «^a aqni here 

paraíso m. paradise 

parar to stop ; parry ; ««^se to stop 

parásito m, parasite 

parcial partial; m, adherent, 
partisan 

parecer to seem, appear; e^sse a 
to look like, resemble; al «^9 
apparently ; si te parece if you 
think well of it 

parecido see parecer ; such, similar 

pared /. wall 

pareja/, pair {of soldiers or police- 
men) 

parezca, ^t«iiCA see \fKn»tfi. 



208 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



pariente m. relative 

parisiense m. Parisian 

parlanchína/, chatterer, chatter- 
box 

párpado m, eyelid 

parque m. park 

parra /. grapevine 

parte m. report, message 

parte /. part, side ; de mi «^ on 
my side; por otra <« on the 
other hand; por sn ~ on his 
part ; por todas «^as on all sides, 
ever3rwhere, from all directions ; 
en todas «*se ever3rwhere; en «^» 
ninguna nowhere; en cs» algnna 
anywhere 

particular particular, special ; 
nada de «>» nothing special 

partidario m. adherent 

partido : a brazo «« without weap- 
ons 

partido m, resolution 

partir to divide, split; to depart; 
a e>» de aquel dfa from that day on 

pasa /. raisin 

pasamano m. handrail, railing 

pasar to pass, go, pass through; 
happen; e>» de to pass by, get 
by ; e>» . por to be considered ; 
qué pasa what 's the matter 

pasear ^r pasearse to take a walk, 
ride, drive 

paseo m. walk, promenade, drive ; 
en el e>» out walking ; mandarle a 
ew to let him go hang 

pasmoso marvelous, wonderiul 

paso m. step, pace ; way, passage ; 

a buen «^^ at a good gait ; apretar 

Jaa t^B to run faster; cortar e\ ««o 



to cut off, head off ; cerrar fA. ~ 

to block the way 
pasto m. pasture, pasture ground, 

field; food 
pastor m, shepherd 
patada f. kick ; largar ana «« to 

give a kick 
paternal paternal 
patio m, court, yard 
pato m, duck' 
patria /. native country 
patrón m. skipper, master 
pausadamente slowly, deliberately 
paz /. peace 
pecado m. sin 
pechero m, commoner 
pedazo m, piece 
pedido m. order 
pedir to ask, request, demand 
pedrusco m. rough stone 
pegar to join, stick; «^ el ofdo a to 

put one*s ear to 
pelear to fight 
peligro m, danger 
peligroso dangerous 
pelo m, hair; coat {of animáis)', 

gorra de «>» cap made of skins ; 

con e^38 y séllales giving minute 

details 
peluca /. wig 
pelucona/. double doubloon {about 

sixteen dollars) 
pellejo m. skin ; no caber en el «« 

de gozo not to be able to con- 
tain one*s self for joy 
pena/, penalty, punishment; pain, 

sorrow, grief ; no valer la «^ not 

to be worth while 
"penA^n. m. standard, banner 



VOCABULARY 



209 



ptnetrar to penetrate 

penosamente painfully 

pensamiento m. thought 

pensar to think, intend ; <« en to 
think of 

pensión /. pension, allowance 

penumbra /. semidarkness 

peor worse, worst 

pequeño small, little 

percha /. hatrack 

perder to lose, ruin ; ««^se to miss 
{of a shot) ; ir a e^^se to get lost 

perdigón m, young partridge ; //. 
small shot, bird shot ; ~e8 zorre- 
ros small shot, bird shot 

perdón m, pardon 

perdonar to pardon, spare, over- 
look 

perecer to perish ; «^ase por to be 
dying for 

perentoriamente peremptorily 

pereza /. laziness, negligence 

perezoso lazy 

perfección /. perfection 

perfectamente perfectly, quite 
right 

periódico ««.periodical, newspaper 

perjudicar to damage, injure, im- 
pair 

perjuicio m. prejudice, injury, 
damage, harm 

perla f, pearl 

permanecer to remain 

permanezcamos, permanezcas see 
permanecer 

permiso m. permission 

permitir to permit, allow 

pero but 

perra /. bitch 



perrito m., dhn. o/pem; puppy 

perro m. dog 

perseguidor m. pursuer 

perseguir to pursue, persecute 

persiguieron see perseguir 

persona/, person, figure, appear- 
ance 

personal personal 

pertenecer to belong 

perteneciente belonging 

pesado heavy 

pesadumbre /. sorrow, trouble, un- 
pleasantness 

pésame m. condolence 

pesar to weigh; cause regret, be 
sorry 

pesar m. sorrow, £^ef ; a «« de in 
spite of 

pescador m. fisherman 

pescadorcito m., ¿¿im. ^pescador 

pescar to fish, catch 

peseta /. peseta, franc 

peso m. weight ; dollar ; en ev 
bodily ; tomar al «« to try the 
weight, heft 

pesquis m. acumen, cleverness 

pestaSear to wink, blink 

petaca /. cigar case 

petate m, baggage ^ 

petrificar to petrify 

pez m. fish 

picara /. malicious, crafty woman 

picaro m, rogue, rascal; a on «^ 
otro mayor meeting one*s match 

pico m. beak, peak; cortado a <<» 
perpendicular, precipitous 

pidieron, pidió see pedir 

pie m. foot ; a ««, de «v, en <n9 on 
foot, standing 



2IO 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



piedad (de) /. pity (on), piety 

piedra/, stone; «^^ de escopeta gun- 
flint ; <v de molino millstone ; «^ 
benoqnefia granite 

piel /. skin, hide 

pierna /. leg 

pihuela /. leash 

pilón tn. watering trough 

piloto tn, mate 

pillar to pillage, catch 

pinar m, pine grove 

pincelada /. stroke with a brush 

pintar to paint, picture, repre- 
sent 

pintor m, painter 

piqueta /. pickax 

pirata m, pirate 

piratear to pirate, play the pirate 

Pirineos m.pl. Pyrenees 

pisar to tread (on), trample (on), 
walk (on) 

pistola /. pistol 

pistón m. piston ; percussion cap ; 
escopeta de «^a percussion gun 

plácido placid, calm 

plan m. plan 

plancha /. plate 

piano m. plan, draft 

planta /^ plant 

plantar to plant, erect, set up; 
mejor plantado best set up 

plata /. silver 

plataforma /. platform 

playa /. shore 

plaza /. square, plaza, market 
place ; ayudante de «>» post ad- 
jutant 

plazo tn, terms, time, date, period 
set 



pleitear to litigate, contend, con- 
test 

pleito tn. lawsuit 

pleno full 

pliego tn. sheet of paper, package 
of letters, official letter 

pluma f, feather, plume, pen 

plumaje m. plumage 

población /. town 

poblado m. town 

pobre poor 

pobrecito, pobrecita ditn. ^ pebre; 
tn, poor fellow 

poco little, a little ;//. few, a few ; 
ev envidioso not at all envious; 
<^3 a «a little by little, gradually ; 
«V más menos about ; hace «^ or 
e>» ha a short time ago ; «>» antes 
de shortly before; <n9 después 
shortly afterwards ; tXfoortl^ 
tiempo after a while ; a «^ ^r a <v 
rato in a little while; a los e^ss 
dias after a few days ; a los «^as 
segundos after a few seconds; 
de allí a «^ shortly afterward; 
dentro de ~ in a short time; ni 
A» ni macho not at all 

podenco tn, hound 

poder to be able, can; no pude (pudo) 
menos de I (he) could n*t help 

poder tn. power, possession 

poderosísimo very powerful 

poderoso powerful 

podrá, podría see poder 

poeta tn. poet 

policía /. police 

política /. politics 

político political, politic ; ivf. poli- 
t\c\ai\ 



VOCABULARY 



211 



polvo m. dust, powder 

pólvora /. powder 

pompa /. pomp, splendor 

pomposo pompous 

pon, pondrá, pondré see poner 

poner to put ; rest {the eyes) ; «^aee 
to become, get, turn, put on; 
e»8e a to set to work, begin ; «^ en 
alto to hold up ; cv al descubierto 
to disclose, reveal ; «^ bueno to 
make well, cure; «^ oído atento 
to listen intently ; «^^ la cara triste 
to look sad; «^ preso to seize; 
e>» en libertad to set free; ««^se 
en camino to set out ; e^» a pndrir 
tierra to put out of the way 

ponga, pongo see poner 

popular popular 

poquísimo very little ; //. very few 

por by, through, for, on account 
of, for the sake of, to, at; <n9 
aqni here, around here, this 
way; «^ entre among; «>» u 
maftana in the morning ; «^ más 
qne however much ; «^ . . . que 
however ; ~ qué why 

Porcia /. Portia 

pordiosero m. beggar 

pormenor m. particular, detail 

porque because, for, that 

porqué or por qué why 

portapliegos m. portfolio, mes- 
senger 

portarse to behave, act 

portentoso wonderful, marvelous 

portería /. porter's lodge 

portero m. porter, messenger 

portef uela /. carriage door, car 
door 



portugués Portuguese 

porvenir m. future 

pos : en <v de after, in pursuit of 

poseer to possess, own 

posible possible 

posición /. position 

posta /. drop shot, bird shot 

poste m, post 

postillón m. postilion 

postrarse to prostrate one's self 

potencia /. power, authority ; de 
<N9 a cv on equal terms 

potentado m. potentate 

pozo m. well 

precaución f. precaution 

preceder to precede 

precio m. price 

precioso precious, beautiful 

precipitación /. haste 

precipitadamente hurriedly 

precisamente precisely, neces- 
sarily 

precisión /. precision 

preciso necessary ; precise, exact 

predecir to foretell, predict 

predicho see predecir 

preferir to prefer 

pregunta f. question 

pregimtar to ask, question 

premiar to reward 

premio m. prize; «^a gordo first 
prize ; sacar «>» to draw a prize 

prenda /. pledge, security, token 

prender to seize, catch {fire) 

prensa /. press 

preocupar to preoccupy, bother 

preparar to prepare ; preparado a 
todo evento prepared for any- 
thing that might ha^^en 



212 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



preparativo m. preparation 

presa/*, capture, booty; <« de a 
prey to, a victim of 

prescribir to prescribe 

presencia /. presence 

presenciar to witness 

presentar to present 

presente m, present 

preservar to preserve, protect 

presidencia f. presidency 

presidente m, president 

preso imprisoned, caught ; m, pris- 
oner ; poner «^a to seize 

prestar to lend; «>» servicio to 
render service 

presteza /. haste, speed 

prestigio m. prestige 

pretender to pretend, claim; at- 
tempt, endeavor 

pretendiente m. pretender, suitor, 
candidate, claimant ; <« qne fué 
former suitor 

pretensión /. pretension, claim, 
demand 

pretexto m. pretext 

prevención/, prevention; guard- 
room, cell 

prevenir to prepare, foresee 

prever to foresee 

previamente previously 

previsto see prever 

prima /. premium ; de <« as a pre- 
mium 

prima/, cousin 

primer, primero first ; de primera 
dase first-class ; de buenas a pri- 
meras suddenly, without warn- 
ing 
primoToao exquisite 



princesa/*, princess 

principal principal, main ; m, prin- 
cipal, head 

principalmente principally 

príncipe m. prince 

principio m, beginning ; en <« de 
afio early in the year ; al «^^ in 
the beginning, at first 

prisa /. haste, hurry ; de «>» quickly 

prisión /. prison 

privar to deprive 

privativo special, exclusive ; oosa 
privativa exclusive privilege 

pro m.andf, profit, benefit; ene^ 
de in behalf of 

probado tried, tested, proved 

probar to prove, try, taste 

probidad /*. honesty, uprightness 

procedencia /. orig^, source 

procedente proceeding 

proceder to proceed, come 

procedimiento m. procedure 

procer m, noble, grandee 

procesión /*. procession 

proclamar to proclaim 

procurar to prociure, obtain, get 

prodigio m, prodigy 

producir to produce 

producto f»* product 

produjo see producir 

profesión /. profession 

profundamente deeply 

profundidad /. depth 

profundísimo very deep 

profundo deep 

prójimo m, fellow creature, neigh 
bor 

prolongado prolonged 

ptomesa /. promise 



VOCABULARY 



213 



prometer to promise 

promoyer to promote, raise, cause 

pronto adj, prompt, ready; adv. 
promptly, quickly, soon; de 
~ suddenly ; por el <*» for the 
moment; tan «^ oomo as soon 
as; tan «^a . . . oomo now . . . 
now 

pronunciación /. pronunciation 

pronunciar to pronounce 

propiedad /.ownership; property; 
de su «>» belonging to him 

propietario m, proprietor, land- 
owner 

propio own, proper, himself; ele>» 
Mendarillo Mendarillo himself 

proponer to propose ; e>»8e to pur- 
pose, plan, resolve 

proporción /. proportion 

proposición f. proposal^ scheme 

propósito m, purpose ; a «^ apro- 
pos, suitable, by the way 

propuso see proponer 

proseguir to continue, proceed 

prosigue, prosiguieron see prose- 

. guir 

proteger to protect 

protesta /. protest 

protestar to protest 

provechosamente profitably, ad- 
vantageously 

proveer to provide, furnish 

provisto see proveer 

provocar to provoke, cause 

proximidad f, nearness 

próximo next, neighboring, close, 
nearest ; «^ a about to 

prudencia /. prudence 

prueba /. proof, test 



publicar to publish 

público public ; m. public 

puchero m. pot 

pude, pudiendo see poder 

pudiente powerful, wealthy 

pudiera, pudieron, pudo see poder 

pudrir to rot ; poner a «>» tierra to 
put out of the way 

pueblo m. village, town ; nation, 
people 

puente /». bridge; cs» levadizo draw- 
bridge 

puerta /. door, gate, threshold; 
en la e>» at the door 

puerto m. port, harbor 

pues adv, well, then, therefore; 
conj. for, since, as ; «>» bien well, 
well then 

puesto see poner; cs» que since; 
m. place, position 

pugna f. conflict, struggle 

pugnar to fight, struggle 

pulmonía /. pneumonia, inflam- 
mation of the lungs 

punta /. point, top 

punto m, point ; al «>» at once ; a 
«^9 de on the point of, about to ; 
cochecito de ~ cab, hack 

puntualmente punctually, exactly 

punzante sting^g, bitter 

pu2ado m, handful 

puñetazo m. blowinrith the fist 

puño m. fist 

puramente purely, entirely 

puro pure 

puse, pusiera, pusieron, pusiste, 
puso see "goaer 

putativo reputed 

putrefacción /. ^^(atx«í».c^<e^TL 



214 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



que conj. that, for, than, as ; <« . . . 
o» whether ... or ; por . . . «^^ 
however ; decir e^» no (si) to say 
no (yes) 

que rel. pron. who, that, which ; el 
~ he who, the one who ; la «^ 
she who, the one who ; loc^» what, 
that which, which ; con lo «>» by 
means of which 

qué what, how; «^ade what a num- 
ber of, how many ; para «^ why; 
poro» why; a<^3 to what purpose; 
c^3 hay what 's the news ; <n9 más 
what else ; «« tal what kind of 

quedar to remain, be ; ~se to re- 
main ; e>»8e con to keep ; «>» por 
decir to remain to be said ; no 
saber a qué carta «^ase not to 
know what course to take ; que 
le quedaba which she had left 

quedo quiet, soft, gentle 

quejarse to complain, lament 

quemadura /. bum 

quemar to bum 

querella/, complaint, quarrel, feud 

querer to wish, want, love ; «>» decir 
to mean ; cs» cada vez más to love 
better and better; en donde quiera 
que wherever ; por donde quiera 
ever3rwhere; como quiera que 
fuese however it might be 

querido dear, beloved 

quia excl. nonsense 

quien or quién who, one who, he 
who ; dc ~ whose ; a <>> whom 

químico m. chemist 

quince fifteen ; cs» diaa two weeks 

quinqué m. lamp 
quinta /. countryseat, villa 



quise, quisieron, quiso see querer 
quitar or quitarse to take off, re- 
move 
quizá ^quizás perhaps 

rabia /. rage, fury ; dar ~ to enrage 

rabillo m., dim, ofxtOan 

rabo m, tail 

rac rac imitation of the croaking 

of frogs 
ración /. ration, supply, charge ; 

a CS3 on short rations 
radiante (de) radiant (with) 
raído threadbare 
Raimundo m. Raymond 
raíz /. root 

ramito m., dim, ofiBmn 
ramo m. branch 
rana /. frog 
rapacidad /. rapacity 
rápidamente rapidly 
rápido rapid, swift 
raro rare, strange, odd 
rasgar to tear, rend 
rastro m. trace 
rata / rat 
rato m. moment, while ; a (^r al) 

poco ~ in a little while 
rayo m. thunderbolt, flash of 

lightning ; echar e^ss por la boca 

to become furious with anger 
razón/, reason; tener «^^ to be right 
real royal 
real m., one quarter of a peseta^ or 

about five cents 
realidad /. reality 
realización /. realization 
realizar to realize, perform, carry 



VOCABULARY 



215 



realmente really 

reanudar to renew, resume 

rebelde m, rebel 

rebelión /. rebellion 

rebuscar to search again 

recelar to fear, suspect 

receta /. recipe, formula 

recetar to prescribe 

recibir to receive 

recién (used for recientemente be- 
fore the past participle) recently; 
e» naddo newborn 

recientemente recently 

recio strong, thick 

recitar to recite 

recobrar to recover 

recoger to receive, shelter; pick 
up, take up, gather, get 

recompensa /. reward 

recompensar to reward 

reconocer to recognize, inspect, 
examine 

reconozco see reconocer 

reconqnense m, native of Re- 
cuenca 

reconvención /. accusation, re- 
proach 

recordar to remember 

recorrer to run over, go over, ex- 
amine, pass through 

recreo m, recreation, amusement 

recuerdo m. remembrance, mem- 
ory, recollection 

recurrir to resort, have recourse 

recurso m. recourse, resource, 
means 

rechinar to creak, grate 

red /. net ; comisa de <« baggage 
rack of netting 



redacción /. editorial rooms 

redactor m, editor 

redil f». sheepfold 

redondo round; mesa redonda 
table d*h6te 

reducir to reduce, subdue 

referir to refer, relate; «^ase to 
refer 

refiriese, refirió see referir 

reflejar to reflect 

reflexión/, reflection 

reflexionar to reflect 

reforzar to strengthen, reenforce 

refregar to rub 

refrescar to refresh 

refuerzo m, reenforcement 

refugiarse to take refuge 

regalar to present, give 

regalo m. present ; pleasure, com- 
fort, luxury ; «N» de la boda wed- 
ding present 

regaSar to scold, reprimand 

regar to water, irrigate 

regimiento m. regiment 

regio royal, regal, sumptuous, 
magnificent 

región / region 

registrar to search, examine 

regla /. rule 

regocijarse to rejoice 

regocijo m. rejoicing 

rehusar to refuse 

reina /. queen 

reinado m, reign 

reinar to reig^, rule 

reino m. kingdom 

reintegro m. restitution, reim- 
bursement 

reir or reirse to laugh 



204 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



montar (en) to mount, ride 
montera /. cap ; roof 
montero m. hunter» huntsman 
montón m. heap 
morada /. habitation, abode, 

dwelling 
mordaza /. gag 
morder to bite 

moribundo dying; m, dying man 
morir to die ; «^ase to die, be dying 
moro tn. Moor 
mortal mortal 
mortandad /. mortality 
mosca /. fly 
mostrar to show 
motivo m. motive, reason; con cs» 

de by reason of, owing to 
mover or moverse to move 
movimiento m. movement, stir 
mozo m, lad, youth, porter 
muchacha /. girl 
muchacho m. boy 
muchedumbre /. crowd, multitude 
muchísimo very much ; <>» tiempo 

hace a very long time ago 
mucho much; //. many; muchas 

veces often; lo e^» que how 

much ; ni poco ni «>» not at all 
mudar (de) to change, alter ; «^ase 

to move {to another house) 
mudo dumb, silent, mute 
muebles m,pl. furniture 
mueca /. grimace, wry face 
muera see morir 
muerte/, death; de ««deadly; dar 

o» to kill 
muerto see morir ; dead ; m. dead 

man ; cs» de dying with 
muestra /. sign 



mugriento dirty, greasy 

mujer /. woman, wife 

mula /. mule 

mulo m. mule 

multitud /. multitude 

mundano mundane, worldly 

mundo m. world; todo el <« every- 
body ; andar per el «>» to be upon 
earth 

muriendo, murió sée morir 

murmurar to murmur 

muro m. wall 

musa /. muse 

músculo m. muscle ' 

musculoso muscular 

música /. music 

muslime m. Moslem 

mutuamente mutually 

mutuo mutual 

muy very 

•nacer to be bom ; rise, appear 

naciente growing, recent 

nacimiento m. birth 

nacional national 

nada nothing, anything ; no ... «^ 
nothing, not at all ; cs» más noth- 
ing else ; ~ de particular nothing 
special 

nadar to swim 

nadie no one ; casi c^» hardly any- 
body 

naipe m, card, playing card 

Ñapóles m, Naples 

naranjo m. orange tree 

nariz /. nose, nostril 

natal native 

natural natural ; m. native 

naturaleza /. nature 



VOCABULARY 



.205 



naturalmente naturally, of course 
nauseabundo nauseous, loathsome 
nayegar to navigate, sail; ««a macho 

to sail a long time 
nayiero m, ship owner 
nayio m. ship 
necesariamente necessarily 
necesario necessary 
necesidad f. necessity, need 
necesitar to need 
negar to deny; e^^ee a to refuse, 

decline 
negatiya /. refusal 
negocio m. occupation, business ; 

//. business 
negra / negress 
negro black, dark, gloomy; ver 

muy ~ el final to see a disastrous 

end 
neryudo vigorous 
neyada /. snowfall 
ni nor, not even ; ev , . , e» neither 

. . . nor 
nicho m. niche, recess 
nichtyerstehen {.German) not to 

understand 
nido m, nest 

nieto m. grandson; //. grand- 
children 
nieve f. snow 
ningún see ninguno 
ninguno no, none; neither one, 

no one 
niSa /. girl 
niSez /. childhood 
niSo m. boy, child ; desde may <» 

from infancy 
no no, not 
nobilísimo very noble 



noble noble ; m. noble 

nobleza /. nobility 

noche /. night, eve; buenaa ~8 
good night ; de o» at night, by 
night ; por las «^as at nighttime ; 
todas las ~s every night 

nodriza f. nurse 

nombrar to name, appoint 

nombre m, name 

nordeste m. northeast 

Nomega /. Norway 

nos us, to us, ourselves 

nosotros we ; {after a preposition) us 

nostalgia /. 'homesickness ; tener 
la e>» de to be homesick for 

nota / note 

notable notable, remarkable 

notar to note, observe 

noticia /. news, piece of news^ in- 
formation 

novecientos nine hundred 

novedad / novelty ; sin cs> safely 

noventa ninety 

novicio m, novice 

nube / cloud 

nuestro our ; el <« ours 

nueva /. news 

nueve nine ; las cs» nine o'clock 

nuevo new ; de cs> again 

número m, number, member 

numerosísimo very numerous 

numeroso numerous 

nunca never, ever 

nuncio m, messenger, harbinger 

or ; «^ . . . o» either . . . or ; o» 

bien or, or perhaps 
obedecer to obey 
objeción f. objection 



2o6 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



objetar to object, remonstrate 

objeto m. object, purpose 

oblicuo oblique, slanting 

obligar to oblige, compel 

obra /. work, act 

obrar to work, act 

obrero m. workman 

obscuridad/, obscurity, darkness 

obscuro obscure, dark 

Obseryar to observe, remark, watch 

obstáculo- m, obstacle 

obstante : no cs> notwithstanding, 
nevertheless 

obstinación /. obstinacy, stub- 
bornness 

obstinado obstinate 

obstruir to obstruct, block 

obtener to obtain 

obtuvieron, obtuvo see obtener 

ocasión y. occasion, opportunity 

ocasionar to cause 

oculista m, oculist 

ocultar to hide, conceal 

oculto hidden, concealed 

ocupado occupied, busy 

ocupar to occupy; ~se to busy 
one's self, make it one's busi- 
ness, pay attention 

ocurrir to occur, happen; qué 
ocurre what's the matter 

ocho eight ; a las cv at eight o'clock 

odiar to hate 

odio m. hatred 

ofender to offend 

oficial m. officer 

oficina /. office 

oficio m. trade, business 

ofrecer to offer 
ofrecimiento m. offer, promise 



ofrezca, ofrezco see ofrecer 

oh oh 

oído m. hearing, ear ; pegar el «o a 
to put one's ear to ; aplicar el «^ or 
poner «^ atento to listen intently 

oigan, oigo see oír 

Oir to hear; <« hablar de to hear 
spoken of 

ojal m. buttonhole 

ojalá would that, oh that 

ojo tn. eye ; <» de la cerradura key- 
hole ; a e^as vistas visibly 

ola y. wave 

oler (a) to smell (of), scent 

olfatear to smell, scent, sniff 

olvidar to forget 

olvido m. forgetfulness ; echar en 
<>> to forget 

once eleven ; las cs» eleven o'clock 

ondear to wave 

onza f. ounce; gold coin worth 
sixteen duros 

operación f. operation 

opinión /. opinion 

opuesto opposite 

opulencia /. wealth 

ora : ev . . . «sa now . . . now 

orden m. order, course; /. com- 
mand, order {of knight^oody etc.) 

ordenanza m. messenger, office 
boy 

ordenar to order, command 

organizar to organize 

orgullo m. pride 

orgulloso proud 

origen m, origin 

original original 

orilla /. bank, shore ; a c^^s on the 
banks 



VOCABULARY 



207 



orlar to border 

oro m, gold ; como «^ en pallo with 
the utmost care 

orquídea /. orchid 

08 you, yourselves 

osadía /. audacity, boldness 

osar to dare, venture 

otorgar to grant 

otro other, another, former, next ; 
e^as tantos as many ; el «^ (dia) the 
next day, some other day ; otra 
vez again; qué otra cosa what 
else 

oveja/, sheep 

oye, oyó see oir 

Pablito m,y dim, ofPaJtío 

Pablo tn. Paul 

paciencia /. patience 

paciente patient 

pacífico peaceful 

Pactólo m. Pactolus 

padecer to suffer 

padre m. father ; //. parents 

pagar to pay, pay for 

pago m. payment 

pais m, country 

paisano m, fellow countryman 

paja /. straw; techumbre de es» 

thatched roof 
pajarito m., dim. ^pájaro 
pájaro m. bird 
paje m, page 
pajecillo m., dim. ^paje 
palabra /. word ; de ~ by word 
palacio m. palace 
paladin m. paladin, knight 
palenque m. lists 
pálido pale 



palma / palm 

palmo nt. span 

palpitación /. palpitation, quiv- 
ering 

pan m. bread; venderse como «^ 
bendito to sell like hot cakes 

pánico m, panic 

panocha /. ear of com 

pantalón m. pair of trousers ; //. 
trousers 

pa3o m. cloth ; «^ de luto mourn- 
ing; como oro en ew with the 
utmost care 

papá m, papa, father 

papel m. paper ; «^9 de seda tissue 
paper ; e^aes viejos waste paper 

papelito m.y dim. of papel 

paquete m, package 

paquetito m., dim. ^paquete 

par m. pair, couple 

para for, toward, in order to; 
bueno «^a kind to ; «^ que in order 
that; <« qué why, for what 
reason ; dedr «>» si to say to 
one*s self ; cs» aquí here 

paraíso m. paradise 

parar to stop ; parry ; e^sse to stop 

parásito m. parasite 

parcial partial; m. adherent, 
partisan 

parecer to seem, appear; e^sse a 
to look like, resemble; al «^^ 
apparently ; si te parece if you 
think well of it 

parecido see parecer ; such, similar 

pared / wall 

pareja/, pair (of soldiers or police- 
men) 

parexca, ^areico ut ^kumci 



208 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



pariente m. relative 

parisiense m. Parisian 

parlanchína/, chatterer, chatter- 
box 

párpado m, eyelid 

parque m. park 

parra /. grapevine 

parte m. report, message 

parte /. part, side ; de mi «>» on 
my side; por otra <« on the 
other hand; por sn «^ on his 
part ; por todas «^as on all sides, 
ever3rwhere, from all directions ; 
en todas ~e everywhere; en esa 
ninguna nowhere ; en cs» algnna 
anywhere 

particular particular, special ; 
nada de <n> nothing special 

partidario m. adherent 

partido : a brazo «« without weap- 
ons 

partido m. resolution 

partir to divide, split; to depart; 
a e>» de aquel dfa from that day on 

pasa /. raisin 

pasamano m. handrail, railing 

pasar to pass, go, pass through; 
happen; e>» de to pass by, get 
by; ev.por to be considered; 
qué pasa what 's the matter 

pasear or pasearse to take a walk, 
ride, drive 

paseo m. walk, promenade, drive ; 
en el cs» out walking ; mandarle a 
cv to let him go hang 

pasmoso marvelous, wonderful 

paso m. step, pace ; way, passage ; 

a buen ~ at a good gait ; apretar 

Joa <^0 to run faattr; cortar e\ ««o 



to cut off, head off ; cerrar éí ~ 

to block the way 
pasto m. pasture, pasture ground, 

field; food 
pastor m, shepherd 
patada /. kick ; largar una «« to 

give a kick 
paternal paternal 
patio m, court, yard 
pato M, duck' 
patria /. native country 
patrón m. skipper, master 
pausadamente slowly, deliberately 
paz /. peace 
pecado m. sin 
pechero m. commoner 
pedazo m. piece 
pedido m. order 
pedir to ask, request, demand 
pedmsco m. rough stone 
pegar to join, stick; «^ el ofdo a to 

put one's ear to 
pelear to fight 
peligro m, danger 
peligroso dangerous 
pelo m, hair ; coat {of anima/s) ; 

gorra de ~ cap made of skins ; 

con e^as y séllales giving minute 

details 
peluca /. wig 
pelucona/. double doubloon {aóout 

sixteen dollars) 
pellejo m, skin ; no caber en el «o 

de gozo not to be able to con- 
tain one's self for joy 
pena /.penalty, punishment; pain, 

sorrow, grief ; no valer la «^ not 

to be worth while 
"penAiGin. m. standard, banner 



VOCABULARY 



209 



ptnetrar to penetrate 

penosamente painfully 

pensamiento m. thought 

pensar to think, intend ; <« en to 
think of 

pensión /. pension, allowance 

penumbra/, semidarkness 

peor worse, worst 

pequeño small, little 

percha /. hatrack 

perder to lose, ruin ; «^ase to miss 
(0/ a shot) ; ir a e^^se to get lost 

perdigón m, young partridge ; //. 
small shot, bird shot ; ~es zorre- 
ros small shot, bird shot 

perdón m, pardon 

perdonar to pardon, spare, over- 
look 

perecer to perish ; «^ase por to be 
dying for 

perentoriamente peremptorily 

pereza /. laziness, negligence 

perezoso lazy 

perfección /. perfection 

perfectamente perfectly, quite 
right 

periódico m. periodical, newspaper 

perjudicar to damage, injure, im- 
pair 

perjuicio m. prejudice, injury, 
damage, harm 

perla /. pearl 

permanecer to remain 

permanezcamos, permanezcas see 
permanecer 

permiso tn, permission 

permitir to permit, allow 

pero but 

perra /. bitch 



perrito m,, dim. 0/ yerro; puppy 

perro m. dog 

perseguidor m. pursuer 

perseguir to pursue, persecute 

persiguieron see perseguir 

persona/, person, figure, appear- 
ance 

personal personal 

pertenecer to belong 

perteneciente belonging 

pesado heavy 

pesadumbre/ sorrow, trouble, un- 
pleasantness 

pésame m, condolence 

pesar to weigh ; cause regret, be 
sorry 

pesar m. sorrow, £^ef ; a •» de in 
spite of 

pescador m, fisherman 

pescadorcito m., dim. ^pescador 

pescar to fish, catch 

peseta / peseta, franc 

peso m. weight ; dollar ; en «v 
bodily ; tomar al «« to try the 
weight, heft 

pesquis m. acumen, cleverness 

pestaSear to wink, blink 

petaca / cig^ case 

petate m, baggage ^ 

petrificar to petrify 

pez m. fish 

picara / malicious, crafty woman 

picaro m. rogue, rascal; a an «^ 
otro mayor meeting one's match 

pico m. beak, peak; cortado a cs> 
perpendicular, precipitous 

pidieron, pidió see pedir 

pie m. foot ; a ««, de c^, en «n» on 
foot, standing 



2IO 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



piedad (de) /. pity (on), piety 

piedra/*, stone ; «^ de escopeta gun- 
flint ; e» de molino millstone ; <» 
berroqaefia granite 

piel /. skin, hide 

pierna /. leg 

pihuela /. leash 

pilón m, watering trough 

piloto m, mate 

pillar to pillage, catch 

pinar m, pine grove 

pincelada /. stroke with a brush 

pintar to paint, picture, repre- 
sent 

pintor m, painter 

piqueta /. pickax 

pirata m. pirate 

piratear to pirate, play the pirate 

Pirineos m.pl, Pyrenees 

pisar to tread (on), trample (on), 
walk (on) 

pistola /. pistol 

pistón m, piston ; percussion cap ; 
escopeta de «^ percussion gun 

plácido placid, calm 

plan m, plan 

plancha /. plate 

piano m. plan, draft 

planta /, plant 

plantar to plant, erect, set up; 
mejor plantado best set up 

plata /. silver 

plataforma /. platform 

playa / shore 

plaza /. square, plaza, market 
place ; ayudante de «« post ad- 
jutant 

plazo m. terms, time, date, period 
set 



pleitear to litigate, contend, con> 
test 

pleito m. lawsuit 

pleno full 

pliego m, sheet of paper, package 
of letters, official letter 

pluma /. feather, plume, pen 

plumaje m. plumage 

población /. town 

poblado m. town 

pobre poor 

pobrecito, pobrecita dim. o/pohre ; 
m, poor fellow 

poco little, a little ; //. few, a few ; 
«V envidioso not at all envious; 
«« a «« little by little, gradually ; 
«V más menos about ; hace <» cr 
~ ha a short time ago ; «^ antes 
de shortly before; «^ después 
shortly afterwards ; al ev ^r al «^ 
tiempo after a while ; a ~ ^r a ~ 
rato in a little while; a los «vs 
diss after a few days ; a los «vs 
segundos after a few seconds; 
de allí a «^ shortly afterward; 
dentro de ~ in a short time; ni 
es9 ni macho not at all 

podenco m. hound 

poder to be able, can; no pude (pudo) 
menos de I (he) could n*t help 

poder m. power, possession 

poderosísimo very powerful 

poderoso powerful 

podrá, podría see poder 

poeta m, poet 

policía /. police 

política /. politics 

político political, politic ; m, poli- 
ticlatv 



VOCABULARY 



211 



polvo m. dust, powder 

pólvora /. powder 

pompa /. pomp, splendor 

pomposo pompous 

poOy pondrá, pondré see poner 

poner to put ; rest {tÁe eyes) ; «o%t 
to become, get, turn, put on; 
e>3se a to set to work, begin ; <» en 
alto to hold up ; «^ al descubierto 
to disclose, reveal ; <» bueno to 
make well, cure; <» oldo atento 
to listen intently ; «^ la cara triste 
to look sad; «^ preso to seize; 
ev en libertad to set free; e^se 
en camino to set out ; ~ a pudrir 
tierra to put out of the way 

ponga, pongo see poner 

popular popular 

poquísimo very little ; //. very few 

por by, through, for, on account 
of, for the sake of, to, at; «^ 
aquí here, around here, this 
way; «^ entre among; «^ la 
mafiana in the morning ; «^ más 
que however much ; e^» . . . que 
however ; ~ qué why 

Porcia /. Portia 

pordiosero m. beggar 

pormenor m, particular, detail 

porque because, for, that 

porqué or por qué why 

portapliegos m, portfolio, mes- 
senger 

portarse to behave, act 

portentoso wonderful, marvelous 

portería /. porter's lodge 

portero m. porter, messenger 

porteiuela /. carriage door, car 
door 



portugués Portuguese 

porvenir m. future 

pos : en «V de after, in pursuit of 

poseer to possess, own 

posible possible 

posición /. position 

posta /. drop shot, bird shot 

poste tn. post 

postillón m. postilion 

postrarse to prostrate one's self 

potencia /. power, authority ; de 
«^9 a «V on equal terms 

potentado tn, potentate 

pozo tn. well 

precaución /. precaution 

preceder to precede 

precio m. price 

precioso precious, beautiful 

precipitación /. haste 

precipitadamente hurriedly 

precisamente precisely, neces- 
sarily 

precisión /. precision 

preciso necessary; precise, exact 

predecir to foretell, predict 

predicho see predecir 

preferir to prefer 

pregunta f. question 

preguntar to ask, question 

premiar to reward 

premio m. prize; ~ gordo ñrst 
prize ; sacar e^» to draw a prize 

prenda / pledge, security, token 

prender to seize, catch {fire) 

prensa /. press 

preocupar to preoccupy, bother 

preparar to prepare ; preparado a 
todo evento prepared for any- 
thing that might happen 



212 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



preparativo m. preparation 

presa/, capture, booty; «« de a 
prey to, a victim of 

prescribir to prescribe 

presencia /. presence 

presenciar to witness 

presentar to present 

presente m. present 

preservar to preserve, protect 

presidencia /. presidency 

presidente m, president 

preso imprisoned, caught ; m. pris- 
oner ; poner «^ to seize 

prestar to lend; ~ servicio to 
render service 

presteza /. haste, speed 

prestigio m. prestige 

pretender to pretend, claim; at- 
tempt, endeavor 

pretendiente m. pretender, suitor, 
candidate, claimant ; «^ que fué 
former suitor 

pretensión /. pretension, claim, 
demand 

pretexto m, pretext 

prevención/, prevention; guard- 
room, cell 

prevenir to prepare, foresee 

prever to foresee 

previamente previously 

previsto see prever 

prima /. premium ; de «^ as a pre- 
mium 

prima/ cousin 

primer, primero first; de primera 
clase first-class ; de buenas a pri- 
meras suddenly, without warn- 
ing 
primoroso exqvásitt 



princesa/ princess 

principal principal, main ; m. prin- 
cipal, head 

principalmente principally 

príncipe m. prince 

principio m, beginning ; en ~ de 
año early in the year ; al «« in 
the beginning, at first 

prisa / haste, hurry ; de ~ quickly 

prisión / prison 

privar to deprive 

privativo special, exclusive ; oosa 
privativa exclusive privilege 

pro m. andf. profit, benefit ; en ~ 
de in behalf of 

probado tried, tested, proved 

probar to prove, try, taste 

probidad / honesty, uprightness 

procedencia / origin, source 

procedente proceeding 

proceder to proceed, come 

procedimiento m. procedure 

procer m. noble, grandee 

procesión / procession 

proclamar to proclaim 

procurar to procure, obtain, get 

prodigio m. prodigy 

producir to produce 

producto m» product 

produjo see producir 

profesión / profession 

profundamente deeply 

profundidad /. depth 

profundísimo very deep 

profundo deep 

prójimo tn, fellow creature, neigh 
bor 

prolongado prolonged 

ptomesa /. promise 



VOCABULARY 



213 



prometer to promise 

promover to promote, raise, cause 

pronto adj. prompt, ready; adv. 
promptly, quickly, soon; de 
«v> suddenly; por el «« for the 
moment; tan «^ oomo as soon 
as; tan «^ . . . oomo now . . . 
now 

prommciación f. pronunciation 

prommciar to pronounce 

propiedad /. ownership ; property ; 
de an «« belonging to him 

propietario m, proprietor, land- 
owner 

propio own, proper, himself ; el«v 
Mendarillo Mendarillo himself 

proponer to propose ; «^ae to pur- 
pose, plan, resolve 

proporción f. proportion 

proposición f. proposal, scheme 

propósito m. purpose ; a ~ apro- 
pos, suitable, by the way 

propnso see proponer 

proseguir to continue, proceed 

prosigue, prosiguieron see proae- 

. gtxir 

proteger to protect 

protesta /. protest 

protestar to protest 

provechosamente profitably, ad- 
vantageously 

proveer to provide, furnish 

provisto see proveer 

provocar to provoke, cause 

proximidad /. nearness 

próximo next, neighboring, close, 
nearest ; «^ a about to 

prudencia f. prudence 

prueba /. proof, test 



publicar to publish 

público public ; m. public 

puchero m. pot 

pude, pudiendo see poder 

pudiente powerful, wealthy 

pudiera, pudieron, pudo see poder 

pudrir to rot ; poner a «« tierra to 
put out of the way 

pueblo tn. village, town ; nation, 
people 

puente m. bridge; «^ levadizo draw- 
bridge 

puerta /. door, gate, threshold; 
en la «V at the door 

puerto tn. port, harbor 

pues adv. well, then, therefore; 
conj. for, since, as ; ~ bien well, 
well then 

puesto see poner; e^» que since; 
m. place, position 

pugna /. conflict, struggle 

pugnar to fight, struggle 

pulmonía /. pneumonia, inflam- 
mation of the lungs 

punta /. point, top 

punto tn. point ; al «^ at once ; a 
«« de on the point of, about to ; 
cochecito de «^ cab, hack 

puntualmente punctually, exactly 

punzante stinging, bitter 

puSadO tn, handful 

puSetazo tn. blow ^ith the fist 

puSo tn. fist 

puramente purely, entirely 

puro pure 

puse, pusiera, pusieron, pusiste, 
puso see poner 

putativo reputed 

putrefacción /. putrefactÍQii 



214 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



que conj, that, for, than, as ; «^ . . . 
«« whether ... or ; por . . . «« 
however ; dedr e^» no (si) to say 
no (yes) 

que r^/./w/f. who, that, which; el 
ev he who, the one who ; la «^ 
she who, the one who ; lo«v what, 
that which, which ; con lo «« by 
means of which 

qué what, how; «^ de what a num- 
ber of, how many ; para «« why; 
per «« why; a «« to what purpose; 
~ hay what's the news ; ~ más 
what else ; e^» tal what kind of 

quedar to remain, be ; «^^ee to re- 
main ; «^se con to keep ; «^ por 
decir to remain to be said ; no 
saber a qué carta c^^se not to 
know what course to take ; que 
le quedaba which she had left 

quedo quiet, soft, gentle 

quejarse to complain, lament 

quemadura /. bum 

quemar to bum 

querella/, complaint, quarrel, feud 

querer to wish, want, love ; «« dedr 
to mean ; «^ cada vez más to love 
better and better; en donde quiera 
que wherever ; por donde quiera 
everywhere; como quiera que 
fuese however it might be 

querido dear, beloved 

quia excL nonsense 

quien or quién who, one who, he 
who ; de «« whose ; a «« whom 

químico m. chemist 

quince fifteen ; ~ días two weeks 

quinqué m. lamp 
quinta /. countiyseat, villa 



quise, quisieron, quiso see querer 
quitar or quitarse to take off, re- 
move 
quizá or quizás perhaps 

rabia /, rage, fury ; dar ~ to enrage 

rabillo m., dim, o/tt^ 

rabo m, tail 

rac rac imitation of the croaking 

of frogs 
ración /. ration, supply, charge ; 

a ~ on short rations 
radiante (de) radiant (with) 
raido threadbare 
Raimundo m, Raymond 
raíz /. root 

ramito m., dim, of tamo 
ramo m. branch 
rana / frog 
rapacidad /. rapacity 
rápidamente rapidly 
rápido rapid, swift 
raro rare, strange, odd 
rasgar to tear, rend 
rastro m. trace 
rata /. rat 
rato m. moment, while ; a {or al) 

poco ~ in a little while 
rayo m, thunderbolt, flash of 

lightning ; echar ««• por la boca 

to become furious with anger 
razón/, reason; teneres to be right 
real royal 
real m.^ one quarter of a peseta^ or 

about five cents 
realidad /. reality 
realización /. realization 
realizar to realize, perform, carry 



VOCABULARY 



215 



rate really 

lar to renew, resume 

e m. rebel 

&11 f. rebellion 

:ar to search again 

r to fear, suspect 
f, recipe, formula 

r to prescribe 

r to receive 
{used for recientemente be- 

the past participle) recently; 

acido newborn 

temente recently 

strong, thick 

r to recite 

ar to recover 

\x to receive, shelter; pick 

take up, gather, get 

pensa/*. reward 

pensar to reward 

>cer to recognize, inspect, 

[nine 

>zco see reconocer 

[uense m. native of Re- 

ica 

rención /. accusation, re- 

ich 

ar to remember 

Br to run over, go over, ex- 

[le, pass through 
m. recreation, amusement 

do m. remembrance, mem- 
recollection 

ir to resort, have recourse 

m. recourse, resource, 

.ns 

lar to creak, grate 
net; comisa de <~ baggage 

L of netting 



redacción f. editorial rooms 

redactor m. editor 

redil m. sheepfold 

redondo round; mesa redonda 
table d*h6te 

reducir to reduce, subdue 

referir to refer, relate; ~8e to 
refer 

refiriese, refirió see referir 

reflejar to reflect 

reflexión y. reflection 

reflexionar to reflect 

reforzar to strengthen, reenforce 

refregar to rub 

refrescar to refresh 

refuerzo m. reenforcement 

refugiarse to take refuge 

regalar to present, give 

regalo m. present ; pleasure, com- 
fort, luxury ; e^» de la boda wed- 
ding present 

regañar to scold, reprimand 

regar to water, irrigate 

regimiento m. regiment 

regio royal, regal, sumptuous, 
magnificent 

región/ region 

registrar to search, examine 

regla /. rule 

regocijarse to rejoice 

regocijo m. rejoicing 

rehusar to refuse 

reina /. queen 

reinado m. reign 

reinar to reign, rule 

reino m, kingdom 

reintegro m. restitution, reim- 
bursement 

reir or reirse to laugh 



2l6 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



reja /. grating 

rejuvenecerse to grow young 

again 
relación /. narrative, story 
relampaguear to lighten, flash 
relativamente relatively 
relevante excellent, eminent 
relevar to relieve 
religioso religious ; m. monk 
relinchar to whinny, neigh 
reliquia /. relic 
reluciente shining, glittering, 

bright 
remar to row 

rematado ended ; loco <~ stark mad 
remediar to remedy 
remedio m, remedy; qué e^» what 

help for it; no tener ~ to be 

unavoidable, not to be able to 

help ; no tuvo más ~ que there 

was no help for it but 
remendar to mend 
remitir to remit, send 
remo m. oar 

remontar to elevate, bring up 
remordimiento m. remorse 
remover to remove 
remusguillo keen wind ; ~ barbero 

stinging wind 
rencor m. rancor, animosity 
rendido worn out 
rendimiento m. income, receipts 
rendir to conquer, subdue 
renegar de to deny, disown 
reSir to quarrel, fight, wage 

{battle) ; scold, reprimand 
reo m. offender, criminal 
reparar to repair, recover ; ~ en to 

notice^ pay attention to 



repartir to distribute 

repente : de <~ suddenly 

repentinamente suddenly 

repentino sudden 

repetido repeated 

repetir to repeat 

repita, repite, repitió, repito set 
repetir 

replicar to answer, reply 

reponer to reply 

reposar to rest 

reposo m. repose, rest 

reprender to reprove, scold 

representar to represent 

reprimir to repress 

reptil m. reptile 

república /. republic 

repugnancia /. repugnance 

repugnar to loathe 

repuso see reponer 

requerir to request, require, de< 
mand 

resbalar to slip, slide, glide 

resentimiento m. grudge, resent- 
ment 

reservadamente secretly 

reservado reserved 

reservar to reserve 

residencia /. residence 

resignación /. resignation 

resignar to resign 

resistencia /. resistance 

resistir to resist, tolerate ; ~8e to 
resist, withstand 

resolución /. resolution 

resolver or resotverse to resolve 

resoplido m, puffing, blowing, 
panting 

reaorte m. spring; resource, motive 



VOCABULARY 



217 



tivo respective 

;tO a {or de) regarding 

ju: to respect 

JO m. respect 

liosamente respectfully 

ación /. respiration, breath- 

ar to breathe 

ndecer to shine, glitter 

ider to answer, reply ; «« de 

nswer for 

isabilidad /. responsibility 

»ta /. reply 

iecer to restore 

ite remaining 

to remain 
irant m. restaurant 
uto m.^ proper name 
m. remainder 

to j^^ resolver; resolved, de- 
lined 

ado m. result 
ar to result, turn out to be 
en m. summary; en «^9 in 
rt, briefly 
to challenge 
r to retain, detain, keep 
ia /. retreat 
r or retirarse to withdraw 

m. retreat 
ar to delay 

ar to paint, photograph ; e^ase 
ave one's photog^ph taken 
m. portrait 

Bder to go back, draw back 
\ see retener 
lo gathered together 
m /. meeting, council ; «« de 
lanza informal meeting 



reunir to gather, collect; c^^se to 

meet, assemble 
revelación /. revelation 
revelar to reveal 
reventar to burst 
revestir to dress, clothe, put on; 

~se de to put on 
revista /. review; pasar «« a to 

examine carefully 
revístete see revestirse 
revólver m. revolver 
rey m. king 
rezar to pray 
rezo m, prayer, devotions 
ribazo m. sloping bank 
ricahembra /. wife of a grandee 
ricamente richly, luxuriously 
rico rich ; ~ de rich in 
riego m. irrigation, water 
rienda /. rein 
riendo see reir 
riesgo m. risk 

rigor m. rigor, severity, intensity 
rincón m. comer, recess 
rinoceronte m, rhinoceros 
riSa f. quarrel, dispute 
riSen, riSera see refiir 
río tn. river 

riqueza /. riches, wealth 
riquísimo very rich 
risco m, crag, cliff 
robar to rob, steal, kidnap 
robledal m. oak gprove 
robo tn, robbery 
robustez /. robustness 
rocín m. nag, horse 
rodar to roll 
rodear to surround 
rodela /. buckler 



2l8 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



rodilla /. knee ; de e^ on one*s 
knees 

rogar to beg, request 

rogativa /. supplication, prayer 

rojo red 

Roldan m. Roland 

rollo m, roll 

romance m. historic ballad 

romano Roman 

romper to break, break forth, wear 
out ; come out {of the sun) ; «^ el 
alba daybreak 

rondar (por) to patrol, walk about 

ropa /. clothes 

roquero rocky, built on rocks 

rostro m, face ; dar en e^» to con- 
front, challenge ; echar a one en 
el e^» to throw in one's face 

roto see romper 

rubí m. ruby 

rubio fair, blond 

ruda/, rue 

rudamente rudely, roughly 

rudo rough, hard, severe 

rueda /. wheel 

rugir (de) to roar (with) 

ruido m. noise 

Rumania /. Roumania 

rumbo m. course, direction 

rumiante m. ruminant; dentadura 
de o» teeth like an ox 

Rusia/. Russia 

ruso m. Russian 

8. A. abbrev. of Su Alteza your 

Highness 
88. AA. abbrev. of Sus Altezas 

your (their) Highnesses 
sábado m. Saturday 



sábana /. sheet 

saber to know, know how, learn ; 

taste ; no e« a qué carta quedarse 

not to know what course to take ; 

86 supo it was learned 
saber m, learning, knowledge, 

lore 
sabio wise ; m, wise man, sage 
sabrá, sabria see saber 
sacar to take out, bring out, bring 

forth, obtain ; «^ premio to draw 

a prize ; «« la conversación de to 

turn the conversation to 
sacerdote m. priest 
sacrificar to sacrifice 
sacrificio m. sacrifice 
sacudir to shake ; <« por la ventana 

to shake out of the window 
sagrado sacred, holy; ~ asilo 

sanctuary ; acogerse a e^ to take 

sanctuary 
sala / parlor, drawing-room; <« 

baja parlor on the ground floor 
saldrá, saldrás, saldremos, salga, 

salgo see salir 
salida / departure 
salir to come out, go out, set out, 

get out, appear ; «« de to leave ; 

«V afuera to come out, be ex- 
pressed 
salmo m. psalm 
Salomón m. Solomon 
salón m. salon, parlor, hall ; «sa de 

recibir reception room 
saltar to leap, jump, jump out, 

burst, come off ; «o en tierra to 

land 
salto m, jump; dar ««s to leap 

yunp 



VOCABULARY 



2ig 



saludar to salute, greet 

salvación /. salvation, deliverance 

salvador m* Saviour 

salvaje savage, barbarous 

salvar to save 

salvo save, except 

san see santo 

San Benito m. Saint Benedict 

San Juan m» Saint John; dia 
(mafiana) de «^ midsummer day 
(June 24) 

San Petersburgo m, St Peters- 
burg 

sangre /. blood 

sangriento bloodthirsty, cruel 

sanguinario sanguinary, blood- 
thirsty 

sano healthy ; bueno y «^ safe and 
sound 

santidad /*. sanctity, holiness 

santísimo most holy 

santo hely ; m, saint 

sapo m. toad 

saquear to plunder 

satélite m. satellite, follower 

satisfacción /. satisfaction 

satisfacer to satisfy 

satisfactorio satisfactory 

satisfecho (de) satisfied, pleased 
(with) 

sazón /. season ; a la «« at that 
time 

se pers,pron. It is used as a sub- 
stitute/orXe or Its when these are 
immediately followed by another 
pronoun of the third person: 
thus se lo means it to him (her, 
them, you) ; se lo doy I give it 
to him (her, them, you) 



se reflex, pron. himself, herself, 
4tself, themselves, yourself, your- 
selves ; to himself, etc. ; each 
other 

sé see saber 

sea, sean see ser 

sebo m, tallow 

secar to dry ; «vea to go dry, dry up 

seco dry ; ama seca dry nurse 

secretario m, secretary 

secreto m. secret, secrecy 

sed /. thirst 

seda f silk; papel de «« tissue 
paper 

segar to mow, cut down 

seguida : en «^ immediately 

seguidita dim, of seguida ; en «« 
all at once 

seguir to follow, continue ; de «^ if 
he continued 

según according to, according as 

segundo second ; m, second ; a loe 
pocos ««s after a few seconds 

seguramente certainly, assuredly 

seguridad /. security, certainty 

seguro secure, safe, sure, certain ; 
de ev (que) for certain, certainly 

seis six ; a las «V at six o'clock 

selva /. forest 

sellar to seal, close, cover 

semana /. week 

semejante similar, such, like 

semejar to resemble 

senador m, senator 

sencillamente simply 

sencillo simple 

senda/, path 

sendero m. path 

seno m, bosom, deptKa 



220 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



áéátado seated, sitting 

sentar to seat ; n»8e to sit down 

sentencioso sententious 

sentido m, sense 

sentimiento m. feeling, sentiment 

sentir to perceive, feel, hear, re- 
gret; (M en el alma to regret 
deeply 

seSa /. sign, mark ; //. address 

seSal /. signal, sign, indication, 
warning; con pelos y e^aes giving 
minute details 

•effalar to point out, name, appoint 

seSor m. gentleman, sir, Mr.; 
lord, master, owner ; LfOrd ; «« 
mío my dear sir, sir 

seSora /. lady, madam, Mrs., wife 

seSorio m. seigniory, domain, 
manor 

seSorito m, young gentleman, 
gentleman, sir 

sepa, sepan see saber 

separación /. separation 

separar to separate, withdraw 

sepas see saber 

sepulcral sepulchral, deathlike 

sepulcro m. tomb, grave 

sequedad /. dryness 

sequía /. drought 

ser to be ; «V de to become of, be- 
long to ; llegar a «« to become ; 
es que the fact is that ; era una 
vez or este era una vez once upon 
a time there was; no sea que 
lest; no era cosa de it was not 
suíñcient cause ; oomo quiera que 
fuese however it might be 

ser m. being 
aerejuuneat» serenely, calmly 



serenidad /. serenity, calmness 

sereno serene, calm 

seriedad /. seriousness, earnest- 
ness 

serio serious 

serpentear to wind 

serpiente /. serpent, snake 

servicio m. service ; prestar <» to 
render service 

servidor m. servant; <« de Yd. 
your servant, at your service 

servidumbre /, service 

servir to serve, be of use; «o de 
to act as, serve as; no <« para 
not to be fit for ; para qué sirve 
what use is it, what is it for; 
e^ase de to make use of 

sesenta sixty 

setenta seventy 

severidad /. severity 

severo severe 

sezo m. sex 

si if ; ev bien although 

si frjiex. pron, himself, herself, 
themselves; dedr paraca» to say 
to one's self 

si adv. yes, indeed, certainly 

sicario m. hired assassin 

siempre always; <~que whenever 

sien /. temple 

siervo tn, servant 

siesta f. afternoon nap ; echar una 
o» to take a nap 

siete seven ; a las ~ at seven 
o'clock 

siga see seguir 

sigilosamente silently, secretly 

siglo m. century; haeve centuries 



VOCABULARY 



221 



significatiyo expressive, meaning 

sigue j^^ seguir 

siguiente following 

siguieron, siguiese, siguió see se- 
guir 

silbar to whistle 

silencio m. silence 

silencioso silent 

silvestre wild 

silla /. chair 

simbolizar to symbolize 

simpatía /. sympathy 

simpático sympathetic, attractive 

sin prep, without; «^ que conj, 
without 

sinceramente sincerely, earnestly 

sincope tn, fainting fit 

singularmente singularly, particu- 
larly 

sino but, except; ««que but; no . . . 
CO only 

sintiendo, sintieron, sintió see 
sentir 

siquiera at least ; ni «« ^rno . . . 
«« not even 

sirya, sirve, sirviendo, sirvió see 
servir 

sitio m. place, position, spot 

situación /. situation 

situado situated, located 

soberanía f, sovereignty, majesty 

soberano supreme, majestic; m, 
sovereign 

soberbia /. pride, arrogance 

sobre on, upon, over, about, in 
addition to; «« todo above all, 
especially 

sobrecoger to surprise ; «^«se to be 
surprised 



sobrellevar to bear, endure 

sobreponerse to master, overcome 

sobresalir to protrude, stick out 

sobresaltarse to be startled 

sobrino m» nephew 

sociedad f, society 

socio m, partner; «^ industrial 
working partner 

socorro m, aid, help 

sol m, sun 

solamente only 

solariego manorial; casa solariega 
ancestral mansion 

solas : a «« alone 

soldado m, soldier 

soldar to solder, weld together 

soledad /. solitude 

solemnemente solemnly 

solemnidad /. solemnity 

soler to be accustomed 

solicitar to solicit, seek 

solo alone, single, lonesome, un- 
inhabited 

sólo only ; no e^» . . . sino not only 
. . . but 

soltar to loosen, turn loose, let go, 
cast off, give, give up 

soltero single, unmarried 

soltura /. freedom, ease 

solución /. solution 

sollozar to sob 

sombra /. shade, shadow 

sombrero «p». hat 

sombrío gloomy, somber, dark 

someter to submit, subdue; «s^se 
to submit, humble one's self 

somnolencia /. sleepiness, drowsi- 
ness 

somos, ton ut vtx. 



222 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



sonar to sound, make a noise, ring 

sonido m, sound 

sonoro sonorous 

sonreír to smile 

sonriendo s^e sonreír 

sonriente smiling 

sonrió see sonreír 

sonrisa /. smile 

sonrisita /., dim. of sonrisa 

sonrojar to make blush 

sonrosado rosy, red 

soSador m, dreamer 

soñar to dream, be dreaming 

SÓO whoa 

soplar to blow 

soplo tn, blowing, g^st 

soportal tn. portico 

soportar to bear, endure 

sordo deaf 

sorprender to surprise, take una- 
wares 

sorpresa /. surprise 

sospecha f. suspicion 

sospechar to suspect 

sospechoso suspicious, open to 
suspicion 

sostener to sustain, support 

sótano m. cellar 

soy see ser 

Sr. abbrev. ofñttxa 

8. R. M. abbrev. of^jx Real Majes- 
tad your Royal Majesty 

su his, her, its, your, their 

siiaye smooth, soft, gentle 

suavemente gently 

subir to go up, climb, rise, get in, 
raise, put up, bring up ; acatui de 
~ get right in 
aúbitamente suddealy 



súbito sudden, unexpected ; de «v 
suddenly 

subterráneo subterranean; m. un- 
derground passage 

subyugar to subdue, overcome 

suceder to succeed, follow; happen 

sucesivamente successively, one 
after another 

sucesivo successive 

suceso m. event, incident, outcome 

sucesor m. successor 

sucio dirty, soiled 

sucumbir to succumb, yield 

sudar to sweat 

sudor m. sweat 

suela /. sole 

sue^o m. salary 

suelo m. ground, floor 

suelto m. newspaper paragraph 

sueSo m, sleep, dream ; conciliar el 
~ to go to sleep, succeed in 
going to sleep ; echar flojo «^ to 
have a comfortable sleep 

suerte /. luck, good luck, fate ; de 
tal o» in such a way ; de ev que 
so that 

suficiente sufficient, enough 

sufrido long-suffering, patient 

sufrir to suffer, bear 

sugerir to suggest 

sujeto subject; m. subject, person 

sumamente extremely 

sumergir to submerge; «vee to 
dive, plunge 

sumir to sink, submerge, plunge, 
bury ; n»se to plunge, bury one's 
self 

sumiso submissive, compliant 

suntaoto sumptuous, luxuriant 



VOCABULARY 



223 



superior superior 

supersticioso superstitious 

supiera, supieron, supiese, supo 
see saber 

suponer to suppose 

supongo see suponer 

supremo supreme, ñnal 

surgir to issue, arise 

suspender to suspend 

susto m, scare, fright 

suyo his, hers, yours, theirs; of 
his, etc. ; el «« his, etc. ; los ««s 
his men ; lo ~ his property 

taberna /. tavern, saloon, public 
house 

tabique m. partition 

tablita /. tablet, panel 

tacaSerla /. closeness, stinginess 

taco m. wad 

tal such, so, so and so ; el (la) «« 
the said, the aforesaid; e^» vez 
perhaps ; con ~ de provided, on 
condition that ; qué e^» what kind 
of ; ~ coal some or other 

talar to lay waste 

talento m. talent 

tallar to cut, carve 

taller m. workshop ; ~ de carpin- 
tería carpenter shop 

tamaSo m, size 

también also, too 

tampoco neither, not either 

tan so, as, such 

tanto as much, so much ; otros «ve 
as many ; número ~s number 
so and so ; per (lo) «^ therefore ; 
un ~ a littie, a trifle ; mientras 
ev or entre <« meanwhile 



tapa /. top, lid, cover 

tapabocas m. muffler 

tapete m. rug, cover, spread 

tardanza /. delay 

tardar to delay, be long 

tarde late ; f, afternoon, evening ; 
buenas «^^e good afternoon ; a la 
«*9 in the afternoon 

tarea /. task 

te you, to you, yourself 

teatro m. theater 

techumbre f. roof; «^ de paja 
thatched roof 

tejer to weave 

tejido m. textile 

telegráfico telegraphic, teleg^ph 

temblar to tremble, shake 

tembloroso trembling 

temer to fear 

temible terrible 

temor m, fear 

temperatura f, temperature 

tempestad /. storm 

temprano early 

tender to extend, stretch,, stretch 
out; «^se to stretch one's self 
out 

tendrá, tendrás, tendré see tener 

tenencia /. tenure ; en <» in fief 

tener to have, possess, hold, keep ; 
«V por to consider ; <« cuidado to 
be careful ; e^» quince afioe to be 
fifteen years old ; ~ de costum- 
bre to be accustomed, be one's 
custom ; e^» en cuenta to take into 
consideration; «^ que to have 
to ; qué tienes what is the matter 
with you ; <» razón to be right ; 
no e^ lemAAi^ \x^\^>sDaN^v^:fidsft^ 



224 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



not to be able to help ; no turo 
mAs remedio que there was no 
help for it but 

tenga, tengamos, tengo see tener 

tentar to feel, grope 

teólogo m. theologian 

tercer, tercero third 

terciopelo m. velvet 

terminar to terminate, finish 

término m. end, term; en primer 
«« in the first place 

ternura /. tenderness, love 

terreno m. land, soil, ground 

terrible terrible 

territorio m. territory 

terrón m. bit of land, field 

terror m. terror, dread 

terroso earthy, of earth 

tertulia /. party, informal meet- 
ing, social gathering 

tesoro m. treasure 

testamento m. testament, will 

testarudo obstinate, stubborn ; 
m. obstinate man 

testimonio m. testimony 

ti you 

tiempo m. time ; weather ; a ~ in 
time, at the right time ; al poco 
«« in a little while ; hace «^^ for 
a long time; hace mucho ev> a 
long time ago ; muchísimo e^» 
hace a very long time ago ; con 
el o» in the course of time; 
en sus buenos e^as in his young 
days 

tienda /. tent 

tienta see tentar 

tiernamente tenderly 
tierno tender 



tierra /. land, earth, ground, 
country, region ; derribar por <« 
to knock down 

tijeras /.//. scissors 

timbre m. bell 

tímidamente timidly 

tinieblas /. pL darkness 

tinta /. ink 

tinte m. tinge, hue, color 

tintineo m. tinkling 

tío m. uncle ; old fellow, old man ; 
el ev Batiste Uncle Batiste 

tirar to throw, cast ; draw, pull ; 
fire ; ~ de to draw, pull at 

tiro m. shot; horses, team; a «« 
within shot; de nn solo ~ at a 
single shot 

títere m, puppet; pi. pantomime 

titular to entitle; cómo se titula 
what is the title of 

título m. title 

tiznar to stain, smear 

tocar to touch, play, be one's turn 

todavía still, yet ; e^» no ¿^rno . . . ev> 
not yet 

todo all, whole, entire, every; 
everything; ~ el mondo every- 
body ; a «V esto meanwhile ; ~8 
los días every day; todas las 
noches every night; todas las 
mañanas every morning; con 
«« however; sobre «« above all, 
especially 

toito = todito dim, of todo 

tolerar to tolerate 

tomar to take, take up, acquire; 
«V el camino to set out ; <>:> al peso 
to try the weight, heft 



VOCABULARY 



225 



tono m, tone; darse «« to put on airs 
tontería f, foolishness, nonsense 
tonto foolish, silly ; m, fool 
topar to collide; «« con to run 

across, come across 
toque m, peal, ringing; blowing 

(0/ a horn) 
torbellino m. whirlwind 
tordo gray {o/a horse) 
tomar to turn, return ; e^»M to turn, 

become 
torno m. winch, lathe; en <v (sayo) 

round about (him) 
torpeza /. slowness 
torre /. tower; eo del homenaje 

tower where the governor took 

the oath of fidelity 
torrente m. torrent 
torreón m, tower 
tortuga /. tortoise 
trabajador laborious, industrious, 

painstaking ; m, worker 
trabajar to work 
trabajo m, work ; difficulty, trial 
trabajosamente laboriously, slowly 
trabar to join ; ~ conyersadón to 

enter into conversation 
trabucazo m, report (of a blunder- 
buss) 
trabuco m, blunderbuss 
tradición /. tradition 
traer to bring 
tragadero m. gullet, jaws 
tragar to swallow 
traición /. treason 
traiga seeixMt 
traje m. suit, clothes, outfit 
traje, trajeron, trajesen, trajo see 

traer 



trance m, peril, danger, critical 
moment, last stage of life ; a todo 
«« at any risk, resolutely 

tranquilamente tranquilly 

tranquilidad /. calmness, com- 
posure 

tranquilo tranquil, quiet, undis- 
turbed 

transeúnte m, passer-by 

transmitir to transmit 

transportar to transport 

traqueteo m. shaking, jolting 

tras behind 

trasladar to move, transfer; e^e 
to move, go 

trastornar to upset, disturb 

tratamiento m. treatment; title 
of courtesy [ 

tratar to treat, discuss, deal, asso- 
ciate with, have relations with; 
~ de to try 

trato m. treatment, dealing, agree- 
ment, bargain; »» de friendly in- 
tercourse with; «« hecho it*s a 
bargain 

través : a «« de through 

trecho m. space, distance; buene» 
for some time 

treinta thirty 

tremendo tremendous, huge, aw- 
ful 

trémulo trembling 

tren m. train; <^>-correo mail train; 
jefe del ~ guard, conductor 

trepar to climb 

tres three 

tribu/, tribe 

tributar to pay {taxes^húmage^ etc.) ; 

. eo UtoiL|ByS tA fiSL^XftX 



226 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



tributo m, tribute 

trillar to thrash ; frequent 

trinchera /. trench 

trineo m, sleigh 

triste sad; poner la cara «« to look 

sad 
tristeza / sadness, grief 
triturar to crush, grind, mangle 
triunfante triumphant, in triumph 
triunfo m. triumph 
trocar to change, exchange 
trompa /. horn 
trompeta /. trumpet, bugle 
tronco m, trunk 
trono m. throne 
tropa /. troop 

tropezar to strike against, stum- 
ble ; c^9 con to come across, light 

upon 
tropezón m, stumbling ; dar un ~ 

to stumble 
trozo m. piece, bit 
trueno m, thunder 
trueque m. exchange ; a ~ de in 

exchange for, in return for 
tu your 
tú you 
Tule /. Thule; última ~ ultima 

Thule 
tumba /. tomb, grave 
tuno m. rascal 
turbación /. confusion 
turbar to disturb, upset 
turco tn, Turk 

tumo m. turn ; por ~ in turn 
Turquía /. Turkey 
toYdy tuyieron, tuviste, tuyo see 

tener 
tuyo yourSf of yours; el <« youia 



U {used instead o/q before o or ho) or 

ubre /. udder 

uf excL of disgust 

último last, latter, highest, utmost; 

por «V finally ; may en los e^»8 at 

the last ej^tremity 
umbría /. shady place, shadow, 

darkness 
un see uno 
uncir to yoke 
únicamente only 
único only ; lo «^ the only thing 
uniforme uniform, unbroken; m. 

uniform 
unión /. union 
unir to join, unite, bind 
universal universal 
uno a, an, one ; el <« al otro each 

other, one another 
unos some, a pair of, a lot of; c» 

quince días about two weeks; 

«^ infames a set of rascals 
urgencia /. urgency 
urgir to be urgent 
usanza /. usage, custom 
usted you 
utensilio m, tool 
utilidad /. utility, expediency 

V. abbrev, justed you 

y. A. abbrev,ofYutt^X9iálttt9L youir 

Highness 
va see ir 
yaca /. cow 
vaciar to empty 
vacilante hesitating 
vacilar to hesitate ; stagger 
vacío empty 



VOCABULARY 



227 



yago vagrant, loitering, lax 

vagón m. passenger car 

yaiA see ir 

valdrá see valer 

valentía /. valor 

valer to be worth; avail, serve; 
yield, produce ; e^e de to make 
use of, avail one's self of; de 
nada e>3 to avail nothing ; no c^s 
la pena not to be worth while 

valeroso brave, gallant 

valiente valiant, brave; m, brave 
man 

valioso valuable 

valor m, value ; courage, valor 

vallado m. stockade 

valle m. valley 

vamos, van see ir 

vanidoso vain 

vano vain, in vain 

vara f. yard ; rod, stick 

varear to beat 

vario different, varied;//, several 

varón m. male 

vas see ir 

vasallo m. vassal 

vascongado Basque 

vaso m. glass 

vasto vast 

vaya, vayáis, vayan, vayas see ir 

Vd. abbrev. «t/* usted you 

vecino neighboring ; m. neighbor, 
inhabitant 

Vddera mispronunciation o/^ti^áñ. 

vega /. plain 

vegetar to vegetate 

vehemencia f, vehemence 

veinte twenty 

vejete m, little old man 



vejez /. old age 

vela /. candle 

velar to watch, watch over 

veleta /. weathercock, vane 

velo m. veil, curtain 

velocidad /. velocity, speed ; ex- 
tremar la cv> to run at high 
speed ; a toda <v at full speed 

vellón m. fleece 

ven see venir 

vena /. vein 

venablo m. javelin 

veneer to conquer, overcome 

vendedor m. seller; «« ambulante 
peddler 

vendeja /. (in Andalusian dialect) 
fruit season 

vender to sell; ~ en to sell for; 
e^sse como pan bendito to sell like 
hot cakes 

vendimiador m, vintager, har- 
vester 

vendrían see venir 

venenoso poisonous 

venerable venerable 

veneración /. veneration 

venga, vengan see venir 

venganza /. revenge, vengeance 

vengar to revenge, avenge 

vengo see venir 

venidero future 

venir or venirse to come; venga 
para aquí come here 

venta /. sale ; inn 

ventaja /. advantage 

ventana /. window ; sacudir por la 
«V to shake out of the window 

ventanilla /. small window, car 
window 



228 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



yentura/. happiness, luck, fortune 

Ydnturoao fortunate, happy 

yer to see ; a «« let me see, let us 
see ; «« may negro el final to see 
a very disastrous end 

yer m» aspect, appearance 

yeracidad /. truthfulness 

yerano m, summer 

yerdad /. truth; la e« to tell you 
the truth ; «« ormi es «v is n't it so 

yerdaderamente truly, really 

yerdadero true, real, genuine 

yerdd green 

yerdugo m, executioner 

yereda /. path 

yergoenza f. shame 

yerso m, verse 

yerter to pour, shed {tears) 

yestidnra /. clothes 

yestir to dress, wear ; ~se to dress ; 
~ de to dress like, dress one's 
self up as 

yete see irse 

yetusto ancient 

yez /. time, turn ; una «« once ; 
dos veces twice; una ~ sola a 
single time ; muchas veces often ; 
cada «^ each time ; cada ~ más 
more and more ; cada co más trio 
colder and colder; cada «« que 
whenever ; era una «^ there was 
once ; otra «^ again ; tal «« per- 
haps ; a la e« at the same time ; 
a su ~ in his (her) turn ; de ana 
c^a once for all, at a draft; al- 
guna ~ ever ; en ~ de instead of 

yia /. way, road, track ; «« férrea 
railroad 
rULJar to travel 



yiaje m, trip, journey 

yiajero m^ traveler, passenger 

yibrar to vibrate 

yictoria /. victory 

yida /. life 

yidrio m. glass 

yidrioso glassy, glazed 

yidja / old woman 

yiejo old ; m, old man 

yiento m, wind 

yientre m, abdomen, stomach 

yiga /. beam 

vigilancia /. vigilance 

vigilia /. wakefulness 

vigoroso vigorous 

villorrio m. small village 

viniera, vinieron, viniesen see 

venir 
vinillo m. thin wine 
vino see venir 
vino m, wine 
violar to violate 
violencia /. violence, force 
violento violent 
virgen /. virgin, Virgin Mary; 

vaya por la «« it Is the will of the 

Virgin (Mary) 
Virginia /. Virginia 
viril virile 
virtud /. virtue 
virtuoso virtuous 
visera /. vizor 
visible visible 
visita /. visit 
visitar to visit 
víspera /. eve, day before ; //. 

vespers 
vista /. sight, view; eyes, eye- 

s\1^X\ vfi^A va^ <sk on seeing this, 



VOCABULARY 



229 



at sight of this ; en «^ de in view 
of; Yolyer la «« atrás to look 
back ; a ojos «^»s visibly 

yistazo m. glance 

yistió see vestir 

yisto see ver ; obvious, evident 

vítor m, hurrah 

yiuda f, widow 

Yivienda / dwelling, house 

viviente living 

vivir to live 

vivo alive, quick, hasty; los «^ 
the living 

vocear to cry out, shout, proclaim ; 
oir ~ to hear shouted out 

vociferar to shout 

volumen m, volume, size ; book 

voluntad /. will, purpose, deter- 
mination, good will 

voluptuosamente voluptuously, 
luxuriously 

volver to turn, return; ~8e to 
turn, turn around, return, go 
back, become; «*^ a denotes a repe- 
tition of the action expressed by 
the following infinitive^ as volvió 
a hablar he spoke again ; vuelve 
a presentarse he presents him- 
self again ; ~ por to defend ; «^ 
la espalda a to turn one's back 
on; ~ la vista atrás to look 
back 

voraz voracious 

vos you 



vosotros you 

voy see ir 

voz /. voice 

Yuelta /. turn, rotation, return; 

dar e^ to turn, keep turning; 

el camino de «^ the way back 
vuelto see volver 
vuestro your; los «^ your men, 

your people 
vulgarmente vulgarly, commonly 

y and ^ 

ya already, now, presently ; {in a 

negative sentence) any longer; 

«o "no or no . . . «o no longer ; «*^lo 

creo (que) to be sure ; «« que now 

that, since 
yendo see ir 
yérgnese see erguirse 
yermo m, uninhabited country 
yerno m. son-in-law 
yerto stiff, rigid 
yo I ; c^9 mismo I myself 

zagal m. shepherd lad 

zamarra /. sheepskin jacket 

zapato m. shoe 

zapatón m. heavy shoe 

zarza /. bramble 

zarzal m, bramble-patch, bramble 

zorrero slow, lagging; perdigones 

e^ss small shot, bird shot 
zorro m, fox 
zozobrar to upset, capsize 



CLASSROOM SPANISH 



USEFUL VOCABULARY, EXPRESSIONS, AND IDIOMS 



school escuela/. 

teacher maestro m, 

pupil discípulo m., alumno m. 

room cuarto m, 

classroom sala de clase/. 

desk {for ike pupils) pupitre m, 

desk {for the ieachet) mesa (de 

escribir)/, bufete m. 
chair silla/ 

revolying chair silla giratoria/ 
seat asiento m, 
radiator calorífero m. 
ceiling cielo raso m, 
floor suelo m, 
door puerta/ 
window ventana/ 
blackboard pizarra/ 
wall pared/ 
book libro m, 
reader libro de lectura m, 
exercise book cuaderno m, 
pen pluma/ 
pencil lápiz m, 
paper papel m. 

To call the roll 

Where does the lesson begin ? 

On what page ? 

Where does the lesson end ? 



Please 



blotting paper papel secante m., 

teleta/ 
grammar gramática/ 
dictionary diccionario m, 
chalk tiza/ 
ruler regla/ 
eraser {for the blackboard) cepillo 

m,y borrador m, 
ink tinta/ 
inkstand tintero m, 
page página/ 
line linea/, renglón m. 
exercise ejercicio m., tema m, 
penknife cortaplumas m. 
handwriting letra/ 
examination examen m. 
abbreviation abreviatura/ 
present presente 
absent ausente 
to fold doblar 
to study estudiar 
to learn aprender 
to forget olvidar 



Pasar lista 

I Dónde empieza la lección ? 
I En qué página ? 
I Dónde acaba la lección ? 
Sírvase 

Tenga la bondad de ^ + infinitive 
^Hi^ame fX favor de 



230 



CLASSROOM SPANISH 



231 



Open your books at page 25 

Take out your ezercise books 
All right 1 
Goodl 

To learn by heart 
Do you understand ? 
I don't understand you 
What does that mean ? 
I don't know 
What did you say ? 
Again 

Go on ; continue 
Write that on the board 
Read the sentence 
Conjugate this verb 
Translate 
I cannot 
Sign your name 
Erase 
Thank you 

Don't mention it; yon are wel- 
come 
It is correct 
Stand up 
Sit down 
Put that away 
Prepare from page 8 to page zo 

Go to the board 

Excuse me 

No talking 

Too much noise 

Silence 1 

Leave a margin 

Neztl 

Correct the mistakes 

To cross out 

To copy 



Sírvanse abrir {or Abran Vds.) los 

libros en la página 25 
Saquen Vds. los cuadernos 
( Está bien ! 
I Bueno I 

Aprender de memoria 
¿ Entiende Vd. ? 
No le entiendo 
¿ Qué quiere decir eso ? 
No lo sé 

i Qué ha dicho Vd. ? 
Otra vez 

Siga Vd. ; adelante 
Escriba Vd. eso en la pizarra 
Lea Vd. la frase 
Conjugue Vd. este verbo 
Traduzca Vd. 
No puedo 

Firme Vd. su nombre 
Borre Vd. 
Muchas gracias 
{ No hay de qué I 

Es correcto 

Levántese Vd. 

Siéntese Vd. 

Guarde Vd. eso 

Estudien Vds. desde la página 8 

hasta la (página) 10 
Pase Vd. {or Vaya Vd.) a la pizarra 
Dispense Vd. 
No hablen Vds. 
Demasiado ruido 
I Silencio I 

Deje Vd. un margen 
El que sigrue ; el (señor) inmediato 
Corrijan Vds. las faltas 
Borrar; tachar 
Copiar 



232 



INTERMEDIATE SPANISH READER 



To tmderline 

The claM it ditmisied 

To write from dictation 
Period, new paragraph {in dictai- 

Period, same paragraph {in die- 
ieUing) 

How do yon spell ? 

How do yon say in Spanish ? 

I have lost the place 

You have skipped a line 

Speak londer 

Pay attention 

For the next lesson 

Please answer me in Spanish 

Pronounce carefully 
The h is silent 

The adjective must agree with 
the noun in nimiber and gender 
Count from z to zo 



Subrayar 

Laclase (está) dispensada; laclase 

ha terminado 
Escribir al dictado 
Punto y aparte 

Punto y seguido 

I Cómo se escribe {or se deletrea) 
? 



I Cómo se dice en español ? 

He perdido el lugar 

Ha saltado Vd. un renglón 

Hable Vd. más alto 

Pongan Vds. atención 

Para la próxima lección 

Hágame el favor de contestarme 

en español 
Pronuncie Vd. con cuidado 
La h es muda 
£1 adjetivo debe concordar con el 

nombre en número y género 
Cuente Vd. desde i hasta lo 



GRAMMAR 



letter 

capital {Utter) 
small letter 
accent, accent mark 
word 
syllable 
paragraph 
chapter 
weak vowel 
strong vowel 
diphthong 
diminutive 
augment&tiye 



letra/, 
mayúscula/ 
minúscula/ 
acento m, 
palabra/ 
silaba/ 
párrafo m, 
capitulo m, 
vocal débil/ 
vocal fuerte/ 
diptongo m. 
diminutivo m. 



CLASSROOM SPANISH 



233 



parts of speech 

article, noun, pronoun, adjective, 
verb, participle, adverb, prepo- 
sition, conjunction, interjection 



present participle 
past participle 
direct object 

indirect object 

number 

singular, plural 

gender 

masculine, feminine, neuter 

positive, comparative, superla- 
tive 

personal, demonstrative, posses- 
sive, relative, indefinite 

numeral 

zero 

even, odd 

conjugation of the verb 

regular, irregular 

reflexive, impersonal, auxiliary 

person 

tense 

present, imperfect, preterit, fu- 
ture, conditional, perfect, plu- 
perfect, preterit perfect, future 
perfect, conditional perfect 

mode, mood 

indicative, subjunctive, impera- 
tive, infinitive 
voice 
active, passive 



partes de la oración/*. 

artículo m,t sustantivo {or nombre) 
m,, pronombre m.., adjetivo m,, 
verbo m,, participio m., adverbio 
m.i preposición/., conjunción/., 
interjección/ 

gerundio m. 

participio pasivo m. 

complemento directo m,; acusa- 
tivo m, 

complemento indirecto m, ; dativo 
m. 

número m. 

singular m., plural m, 

género m, 

masculino, femenino, neutro 

positivo, comparativo, superlativo 

personal, demostrativo, posesivo, 
relativo, indefinido 

numeral m. 

cero m. 

par, impar 

conjugación del verbo/ 

regular, irregular 

reflexivo, impersonal, auxiliar 

persona/ 

tiempo m. 

presente, imperfecto, pretérito, 
futuro, condicional, peifecto, 
pluscuamperfecto, pretérito per- 
fecto, futuro perfecto, condi- 
cional perfecto 

modo m, 

indicativo, subjuntivo, imperativo, 
infinitivo 

voz/ 

activa, pasiva 



234 INTERMEDIATE SPANISH READER 

PUNCTUATION 

Coma/. ( y ), punto y coma m,{;)f dos puntos m. ( : ), punto final m.{,), 
puntos suspensivos m. ( . . . ), principio de interrogación m. ( ¿ ), fin de 
interrogación m. {?), principio de admiración m. ( ¡ ), fin de admiración 
m. (1), paréntesis m. (), diéresis/, or crema/. {"), guión m, (-), 
comillas/. («»), raya/. (— ), dos rayas/. ( = ). 

ACCENT 

All words ending in a vowel or in n or 8, which are accented on the 
penult, bear no accent mark. 

All words ending in a consonant other than n or 8, which are ac- 
cented on the last syllable, bear no accent mark. 

All words not included in the preceding paragraphs have an accent 
mark on the accented syllable. 



^B 








To &vúii] filie, this book should be returned on 
or before the date last atamped below 










1 




















.# Miosis 



♦ 



/^